Cantar del destierro

 
 

1

f.1r
De los sos ojos | tan fuerte mientre lorando
tornava la cabeça | y estava los catando.
Vio puertas abiertas | e uços sin cañados,
alcandaras vazias | sin pielles e sin mantos

5
e sin falcones e sin adtores mudados.
Sospiro mio Çid | ca mucho avie grandes cuidados.
Ffablo mio Çid | bien e tan mesurado:
«¡Grado a ti, señor, | padre que estas en alto!
¡Esto me an buelto | mios enemigos malos!»

2

10
Alli pienssan de aguijar, | alli sueltan las riendas.
A la exida de Bivar | ovieron la corneja diestra
y entrando a Burgos | ovieron la siniestra.
Meçio mio Çid los ombros | y engrameo la tiesta:
«¡Albriçia, Albar Ffañez, | ca echados somos de tierra!»

3

15
Mio Çid Ruy Diaz | por Burgos entrava,

16
en su compaña | .lx. pendones levava.

16b
Exien lo ver | mugieres e varones,

17
burgeses e burgesas | por las finiestras son,
plorando de los ojos | tanto avien el dolor.
De las sus bocas | todos dizian una razon:

20
«¡Dios, que buen vassalo! | ¡Si oviesse buen señor!»

4

Conbidar le ien de grado| mas ninguno non osava;
el rey don Alfonsso | tanto avie la grand saña,
antes de la noche | en Burgos del entro su carta
con grand recabdo | e fuerte mientre sellada,

25
que a mio Çid Ruy Diaz | que nadi nol diesse(n) posada,

f.1v
e aquel que gela diesse | sopiesse - vera palabra -
que perderie los averes | e mas los ojos de la cara
e aun demas | los cuerpos e las almas.
Grande duelo avien | las yentes christianas;

30
asconden se de mio Çid | ca nol osan dezir nada.
El Campeador | adeliño a su posada;
asi commo lego a la puerta | falola bien çerrada
por miedo del rey Alfonsso | que assi lo avien parado
que si non la quebrantas por fuerça | que non gela abriese nadi.

35
Los de mio Çid | a altas vozes laman,
los de dentro | non les querien tornar palabra.
Aguijo mio Çid, | a la puerta se legava,
saco el pie del estribera, | una feridal dava;
non se abre la puerta | ca bien era çerrada.

40
Una niña de nuef años| a ojo se parava:
«¡Ya Campeador | en buen ora çinxiestes espada!
El rey lo ha vedado, | anoch del entro su carta
con grant recabdo | e fuerte mientre sellada.
Non vos osariemos abrir | nin coger por nada;

45
si non, perderiemos | los averes e las casas
e demas | los ojos de las caras.
Çid, en el nuestro mal | vos non ganades nada;
mas ¡el Criador vos vala | con todas sus vertudes santas!»
Esto la niña dixo | e tornos pora su casa.

f.2r
Ya lo vee el Çid | que del rey non avie graçia.
Partios de la puerta, | por Burgos aguijava,
lego a Santa Maria, | luego descavalga,
finco los inojos, | de coraçon rogava.
La oraçion fecha | luego cavalgava;

55
salio por la puerta | e (en) Arlançon p[a]sava.
Cabo essa villa | en la glera posava,
fincava la tienda | e luego descavalgava.
Mio Çid Ruy Diaz | el que en buen ora çinxo espada
poso en la glera | quando nol coge nadi en casa,

60
derredor del | una buena conpaña.
Assi poso mio Çid | commo si fuesse en montaña.
Vedada l'an compra | dentro en Burgos la casa
de todas cosas | quantas son de vianda;
non le osarien vender | al menos dinarada.

5

65
Martin Antolinez | el burgales complido
a mio Çid e a los suyos | abastales de pan e de vino;
non lo conpra, ca el selo avie consigo;
de todo conducho | bien los ovo bastidos.

69
Pagos mio Çid | el Campeador [conplido]

69b
e todos los otros | que van a so çervicio.

70
Fablo Martin Antolinez, | odredes la que a dicho:
«¡Ya Canpeador | en buen ora fuestes naçido!
Esta noch y[a]gamos | e vay[a]mos nos al matino,
ca acusado sere | de lo que vos he servido;

f.2v
en ira del rey Alfonsso | yo sere metido.

75
Si con vusco | escapo sano o bivo
aun çerca o tarde | el rey querer me ha por amigo;
si non, quanto dexo | ¡no lo preçio un figo!»

6

Fablo mio Çid | el que en buen ora çinxo espada:
«¡Martin Antolinez | sodes ardida lança!

80
Si yo bivo| doblar vos he la soldada.
Espeso e el oro | e toda la plata;
bien lo vedes | que yo no trayo [nada],
e huebos me serie | pora toda mi compaña;
fer lo he amidos, | de grado non avrie nada.

85
Con vuestro consego | bastir quiero dos archas;
incamos las d'arena | ca bien seran pesadas,
cubiertas de guadalmeçi | e bien enclaveadas.

7

Los guadameçis vermejos | e los clavos bien dorados.
Por Rachel e Vidas | vayades me privado;

90
quando en Burgos me vedaron compra | y el rey me a airado,
non puedo traer el aver | ca mucho es pesado,
enpeñar gelo he | por lo que fuere guisado.
De noche lo lieven | que non lo vean christianos;
vealo el Criador | con todos los sos santos,

95
yo mas non puedo | e amidos lo fago.»

8

Martin Antolinez | non lo detar[da]va,
por Rachel e Vidas | a priessa demandava.
Passo por Burgos, | al castiello entrava,
por Rachel e Vidas | a priessa demandava.

9

f.3r
Rachel e Vidas | en uno estavan amos
en cuenta de sus averes, | de los que avien ganados.
Lego Martin Antolinez | a guisa de menbrado:
«¿O sodes, Rachel e Vidas, | los mios amigos caros?
En poridad | f(l)ablar querria con amos.»

105
Non lo detardan, | todos tres se apartaron:
«Rachel e Vidas: | amos me dat las manos
que non me descubrades | a moros nin a christianos;
por siempre vos fare ricos, | que non seades menguados.
El Campeador | por las parias fue entrado,

110
grandes averes priso | e mucho sobejanos;
retovo dellos | quanto que fue algo,
por en vino a aquesto | por que fue acusado.
Tiene dos arcas | lennas de oro esmerado.
Ya lo vedes | que el rey le a airado.

115
Dexado ha heredades | e casas e palaçios;
aquelas non las puede levar, | si non, ser ien ventadas;
el Campeador dexar las ha | en vuestra mano,
e prestalde de aver | lo que sea guisado.
Prended las archas | e meted las en vuestro salvo;

120
con grand jura | meted i las fes amos
que non las catedes | en todo aqueste año.»
Rachel e Vidas | seyen se consejando:
«Nos huebos avemos | en todo de ganar algo.

f.3v
Bien lo sabemos | que el algo gaño,

125
quando a tierra de moros entro | que grant aver saco;
non duerme sin sospecha | qui aver trae monedado.
Estas archas | prendamos las amas,
en logar las metamos | que non sean ventadas.
Mas dezid nos del Çid: | ¿de que sera pagado,

130
o que ganançia nos dara | por todo aqueste año?»
Respuso Martin Antolinez | a guisa de menbrado:
«Mio Çid querra lo que ssea aguisado,
pedir vos a poco | por dexar so aver en salvo;
acogen sele omnes | de todas partes menguados;

135
a menester | seis çientos marcos.»
Dixo Rachel e Vidas: | «Dar gelos [hemos] de grado.»
«Ya vedes que entra la noch, | el Cid es presurado;
huebos avemos | que nos dedes los marchos.»
Dixo Rachel e Vidas: | «Non se faze assi el mercado.

140
si non primero prendiendo | e despues dando.»
Dixo Martin Antolinez: | «Yo desso me pago.
Amos tred | al Campeador contado,
e nos vos ayudaremos | que assi es aguisado
por aduzir las archas | e meter las en vuestro salvo,

145
que non lo sepan | moros nin christianos.»
Dixo Rachel e Vidas: | «Nos desto nos pagamos;
las archas aduchas, | prendet seyes çientos marcos.»

f.4r
Martin Antalinez | cavalgo privado
con Rachel e Vidas | de voluntad e de grado.

150
Non viene a la pueent | ca por el agua a passado
que gelo non venta(n)ssen | de Burgos omne nado.
Afevos los a la tienda | del Campeador contado:
assi commo entraron | al Çid besaron le las manos,
sonrrisos mio Çid, | estavalos fablando:

155
«¡Ya don Rachel e Vidas | avedes me olbidado!
Ya me exco de tierra | ca del rey so airado;
a lo quem semeja | de lo mio avredes algo,
mientras que vivades | non seredes menguados.»
Don Rachel e Vidas | a mio Çid besaron le las manos.

160
Martin Antolinez | el pleito a parado
que sobre aquelas archas | dar le ien .vi. çientos marcos
e bien gelas guardarien | fasta cabo del año;
ca assil dieran la fe | e gelo avien jurado
que si antes las catassen | que fuessen perjurados,

165
non les diesse mio Çid | de la ganançia un dinero malo.
Dixo Martin Antolinez: | «Cargen las archas privado.
Levaldas, Rachel e Vidas, | poned las en vuestro salvo;
yo ire con vus[c]o | que adugamos los marcos,
ca a mover a mio Çid | ante que cante el gallo.»

170
Al cargar de las archas | veriedes gozo tanto:
non las podien poner en somo | mager eran esforçados.

f.4v
Gradan se Rachel e Vidas | con averes monedados,
ca mientra que visquiessen | refechos eran amos.

10

Rachel a mio Çid | la manol ba besar:

175
«¡Ya Campeador | en buen ora çinxiestes espada!
De Castiella vos ides | pora las yentes estrañas;
assi es vuestra ventura, | grandes son vuestras ganançias,
una piel vermeja | morisca e ondrada
Çid, beso vuestra mano | en don que la yo aya.»

180
«Plazme», dixo el Çid, | «D'aqui sea mandada;
si vos la aduxier d'alla; | si non, contalda sobre las arcas.»
En medio del palaçio | tendieron un almofalla,
sobr'ella una savana | de rançal e muy blanca;
a tod el primer colpe | .iii.ccc marcos de plata echa[va]n,

185
notolos don Martino, | sin peso los tomava;
los otros .ccc. | en oro gelos pagavan.
Cinco escuderos tiene don Martino, | a todos los cargava.
Quando esto ovo fecho | odredes lo que fablava:
«Ya don Rachel e Vidas | en vuestras manos son las arcas;

190
yo, que esto vos gane, | bien mereçia calças.»

11

Entre Rachel e Vidas | aparte ixieron amos:
«Demos le buen don | ca el no' lo ha buscado.
Martin Antolinez | un burgales contado
vos lo mereçedes, | darvos queremos buen dado

195
de que fagades calças | e rica piel e buen manto;
damos vos en don | a vos .xxx. marchos.

f.5r
Mereçer no' lo hedes, | ca esto es aguisado,
atorgar nos hedes | esto que avemos parado.»
Gradeçiolo don Martino | e reçibio los marchos;

200
grado exir de la posada | y espidios de amos.
Exido es de Burgos | e Arlançon a passado,
vino pora la tienda | del que en buen ora nasco;
reçibiolo el Çid | abiertos amos los braços:
«¿Venides, Martin Antolinez, | el mio fiel vassalo?

205
¡Aun vea el dia | que de mi ayades algo!»
«Vengo, Campeador, | con todo buen recabdo;
vos .vi. çientos | e yo .xxx. he ganados.
Mandad coger la tienda | e vayamos privado,
en San Pero de Cardeña | i nos cante el gallo;

210
veremos vuestra mugier | menbrada fija dalgo;
mesuraremos la posada | e quitaremos el reinado,
mucho es huebos | ca çerca viene el plazo.»

12

Estas palabras dichas, | la tienda es cogida,
Mio Çid e sus conpañas | cavalgan tan aina.

215
La cara del cavallo | torno a Santa Maria,
alço su mano diestra, | la cara se santigua:
«¡A ti lo gradesco, Dios, | que çielo e tierra guias!
¡Valan me tus vertudes | gloriosa Santa Maria!
D'aqui quito Castiella | pues que el rey he en ira;

220
non se si entrare i mas | en todos los mios dias.
¡Vuestra vertud me vala | Gloriosa, en mi exida,

f.5v
e me ayude e(l) me acorra | de noch e de dia!
Si vos assi lo fizieredes | e la ventura me fuere complida
mando al vuestro altar | buenas donas e ricas;

225
esto e yo en debdo | que faga i cantar mill missas.»

13

Spidios el caboso | de cuer e de veluntad.
Sueltan las riendas | e pienssan de aguijar.
Dixo Martin Antolinez: | «Vere a la mugier a todo mio solaz,
castigar los he | commo abran a far.

230
Si el rey melo quisiere tomar | ¡a mi non m'inchal!
Antes sere con vusco | que el sol quiera rayar.»

14

Tornavas Martin Antolinez a Burgos | e mio Çid aguij[o]
pora San Pero de Cardeña | quanto pudo a espol[on]
con estos cavalleros | quel sirven a so sabor.

235
A priessa cantan los gallos | e quieren quebrar albores
quando lego a San Pero | el buen Campeador.
El abbat don Sancho | christiano del Criador
rezava los matines | abuelta de los albores;
i estava doña Ximena | con çinco dueñas de pro

240
rogando a San Pero | e al Criador:
«¡Tu que a todos guias | val a mio Çid el Campeador!»

15

Lamavan a la puerta, | i sopieron el mandado;
¡Dios, que alegre fue | el abbat don Sancho!
Con lumbres e con candelas | al corral dieron salto,

245
con tan grant gozo reçiben | al que en buen ora nasco:
«¡Gradesco lo a Dios, mio Çid!» | dixo el abbat don Sancho;

f.6r
«Pues que aqui vos veo | prendet de mi ospedado.»
Dixo el Çid: «Graçias, don abbat, | e so vuestro pagado.
Yo adobare conducho | pora mi e pora mis vassallos;

250
mas por que me vo de tierra | dovos .l. marchos,
si yo algun dia visquier | servos han doblados.
Non quiero fazer en el monesterio | un dinero de daño;
evades aqui pora doña Ximena | dovos .c. marchos,
a ella e a sus fijas e a sus dueñas | sirvades las est año.

255
Dues fijas dexo niñas | e prendet las en los braços,
aquellas vos acomiendo a vos, | abbat don Sancho;
dellas e de mi mugier | fagades todo recabdo.
Si essa despenssa vos falleçiere | o vos menguare algo,
bien las abastad, | yo assi vos lo mando;

260
por un marcho que despendades | al monesterio dare yo quatro».
Otorgado gelo avie | el abbat de grado.
Afevos doña Ximena | con sus fijas do va legando,
señas dueñas las traen | e aduzen las adelant.
Ant'el Campeador | doña Ximena finco los inojos amos,

265
lorava de los ojos, | quisol besar las manos:
«¡Merçed, Campeador, | en ora buena fuestes nado!
Por malos mestureros | de tierra sodes echado.

16

¡Merçed, ya Çid, | barba tan complida!

269
Fem ante vos | yo e vuestras fijas

269b
- iffantes son | e de dias chicas -

270
con aquestas mis dueñas | de quien so yo servida.

f.6v
Yo lo veo | que estades vos en ida
e nos de vos | partir nos hemos en vida:
¡Da(n)d nos consejo | por amor de Santa Maria!»
Enclino las manos | [el de] la barba velida,

275
a las sus fijas | en braço' las prendia,
legolas al coraçon | ca mucho las queria.
Lora de los ojos, | tan fuerte mientre sospira:
«¡Ya doña Ximena | la mi mugier tan complida,
commo a la mi alma | yo tanto vos queria!

280
Ya lo vedes | que partir nos emos en vida,
yo ire | e vos fincaredes remanida.

282
¡Plega a Dios | e a Santa Maria

282b
que aun con mis manos | case estas mis fijas,
o que de ventura | e algunos dias vida
e vos, mugier ondrada, | de mi seades servida!»

17

285
Grand yantar le fazen | al buen Campeador.
Tañen las campanas | en San Pero a clamor.
Por Castiella | oyendo van los pregones
commo se va de tierra | mio Çid el Campeador;
unos dexan casas | e otros onores,

290
en aques dia | a la puent de Arlançon
çiento quinze cavalleros | todos juntados son;
todos demandan | por mio Çid el Campeador.
Martin Antolinez | con ellos cojo;
vansse pora San Pero | do esta el que en buen punto naçio.

18

295
Quando lo sopo | mio Çid el de Bivar
quel creçe compaña | por que mas valdra,
a priessa cavalga, | reçebir los sal(i)e,

f.7r
tornos a sonrisar, | legan le todos, le manol ban besar.
Fablo mio Çid | de toda voluntad:

300
«Yo ruego a Dios | e al Padre spirital,
vos, que por mi dexades | casas y heredades,
enantes que yo muera | algun bien vos pueda far,
lo que perdedes | doblado vos lo cobrar.»
Plogo a mio Çid | por que creçio en la yantar,

305
plogo a los otros omnes todos | quantos con el estan.
Los .vi. dias de plazo | passados los an,
tres an por troçir | sepades que non mas.
Mando el rey | a mio Çid (a) aguardar,
que si despues del plazo | en su tierral pudies tomar

310
por oro nin por plata | non podrie escapar.
El dia es exido, | la noch querie entrar,
a sus cavalleros | mandolos todos juntar:
«¡Oid, varones, | non vos caya en pesar!
Poco aver trayo, | dar vos quiero vuestra part.

315
Sed membrados | commo lo devedes far;
a la mañana | quando los gallos cantaran
non vos tardedes, | mandedes ensellar;
en San Pero a matines | tandra el buen abbat,
la missa nos dira, | esta sera de Santa Trinidad;

320
la missa dicha, | penssemos de cavalgar,
ca el plazo viene açerca, | mucho avemos de andar.»
Cuemo lo mando mio Çid | assi lo an todos ha far.
Passando va la noch, | viniendo la man;
a los mediados gallos | pienssan de [ensellar].

f.7v
Tañen a matines | a una priessa tan grand;
mio Çid e su mugier | a la eglesia van.
Echos doña Ximena | en los grados delant'el altar
rogando al Criador | quanto ella mejor sabe
que a mio Çid el Campeador | que Dios le curias de mal:

330
«¡Ya Señor glorioso, | Padre que en çielo estas!
Fezist çielo e tierra, | el terçero el mar
fezist estrelas e luna | y el sol pora escalentar;
prisist encarnaçion | en Santa Maria madre,
en Belleem apareçist | commo fue tu veluntad;

335
pastores te glorifficaron, | ovieron [t]e a laudare,
tres reyes de Arabia | te vinieron adorar
- Melchior | e Gaspar e Baltasar -
oro e tus e mirra | te offreçieron commo fue tu veluntad;
[salvest] a Jonas | quando cayo en la mar,

340
salvest a Daniel | con los leones en la mala carçel,
salvest dentro en Roma | al señor San Sabastian,
salvest a Santa Susanna | del falso criminal;
por tierra andidiste .xxxii. años, | Señor spirital,
mostrando los miraclos | por en avemos que fablar:

345
del agua fezist vino | e de la piedra pan,
resuçitest a Lazaro | ca fue tu voluntad;
a los judios te dexeste prender; | do dizen monte Calvarie
pusieron te en cruz | por nombre en Golgota,
dos ladrones contigo, | estos de señas partes,

350
el uno es en paraiso | ca el otro non entro ala;

f.8r
estando en la cruz | vertud fezist muy grant:
Longinos era çiego | que nunquas vio alguandre,
diot con la lança en el costado | dont ixio la sangre,
corrio la sangre por el astil ayuso, | las manos se ovo de untar,

355
alçolas arriba, | legolas a la faz,
abrio sus ojos, | cato a todas partes,
en ti crovo al ora | por end es salvo de mal;
en el monumento | resuçitest,
fust a los infiernos | commo fue tu voluntad,

360
quebrantaste las puertas | e saqueste los santos padres.
Tu eres rey de los reyes | e de tod el mundo padre,
a ti adoro e creo | de toda voluntad,
e ruego a San Peydro | que me ayude a rogar
por mio Çid el Campeador | que Dios le curie de mal,

365
¡quando oy nos partimos | en vida nos faz juntar!»
La oraçion fecha, | la missa acabada la an,
salieron de la eglesia, | ya quieren cavalgar.
El Çid a doña Ximena | iva la abraçar,
doña Ximena al Çid | la manol va besar,

370
lorando de los oios | que non sabe que se far.
Y el a las niñas | torno las a catar:
«A Dios vos acomiendo, fijas, | e a la mugier e al Padre spirital;
agora nos partimos, | Dios sabe el ajuntar.»

f.8v
Lorando de los ojos | que non viestes atal,

375
asis parten unos d'otros | commo la uña de la carne.
Mio Çid con los sos vassallos | pensso de cavalgar;
a todos esperando | la cabeça tornando va.
A tan grand sabor | fabio Minaya Albar Fañez:
«Çid ¿do son vuestros esfuerços? | En buen ora nasquiestes de madre!

380
Pensemos de ir nuestra via, | esto sea de vagar.
Aun todos estos duelos | en gozo se tornaran;
Dios que nos dio las almas | consejo nos dara.»
Al abbat don Sancho | tornan de castigar
commo sirva a doña Ximena | e a la[s] fijas que ha,

385
e a todas sus dueñas | que con ellas estan;
bien sepa el abbat | que buen galardon dello prendra.
Tornado es don Sancho | e fabio Albar Fañez:
«Si vieredes yentes venir| por connusco ir, abbat,
dezildes que prendan el rastro | e pienssen de andar,

390
ca en yermo o en poblado | poder nos han alcançar.»
Soltaron las riendas, | pienssan de andar;
çerca viene el plazo | por el reino quitar.

393
Vino mio Çid yazer | a Spinaz de Can;

395
grandes yentes sele acogen | essa noch de todas partes.

394
Otro dia mañana | pienssa de cavalgar.

396
Ixiendos va de tierra | el Campeador leal;
de siniestro Sant Estevan | - una buena çipdad -

f.9r
de diestro Alilon las torres | que moros las han,
passo por Alcobiella | que de Castiella fin es ya,

400
la Calçada de Quinea | iva la traspassar, sobre Navas de Palos el Duero va pasar,
a la Figeruela | mio Çid iva posar.
Vanssele acogiendo | yentes de todas partes.

19

I se echava mio Çid | despues que fue çenado.

405
Un sueñol priso dulçe, | tan bien se adurmio.
El angel Gabriel | a el vino en [vision]:
«Cavalgad, Çid, | el buen Campeador,
ca nunqua en tan buen punto | cavalgo varon;
mientra que visquieredes | bien se fara lo to.»

410
Quando desperto el Çid | la cara se santigo;
sinava la cara, | a Dios se acomendo.

20

Mucho era pagado | del sueño que a soñado.
Otro dia mañana | pienssan de cavalgar;
es dia a de plazo, | sepades que non mas.

415
A la sierra de Miedes | ellos ivan posar.

21

Aun era de dia, | non era puesto el sol,
mando ver sus yentes | mio Çid el Campeador;
sin las peonadas | e omnes valientes que son
noto trezientas lanças | que todos tienen pendones

22

f.9v
«¡Temprano dat çebada, | si el Criador vos salve!
El que quisiere comer; | e qui no, cavalge.
Passaremos la sierra | que fiera es e grand;
la tierra del rey Alfonso | esta noch la podemos quitar.
Despues qui nos buscare | fallar nos podra.»

425
De noch passan la sierra, | venida es la man,
e por la loma ayuso | pienssan de andar;
en medio d'una montaña | maravillosa e grand
fizo mio Çid posar | e çevada dar.
Dixoles a todos | commo querie trasnochar;

430
vassallos tan buenos | por coraçon lo an,
mandado de so señor | todo lo han a far.
Ante que anochesca | pienssan de cavalgar,
por tal lo faze mio Çid | que no lo ventasse nadi.
Andidieron de noch | que vagar non se dan.

435
O dizen Castejon | el que es sobre Fenares
mio Çid se echo en çelada | con aquelos que el trae.

23

Toda la noche yaze en çelada | el que en buen ora nasco
commo los consejava Minaya Albar Fañez.
«¡Ya Çid | en buen ora çinxiestes espada!

440
Vos con .c. | de aquesta nuestra conpaña
pues que a Castejon | sacaremos a çelada. . .»
«Vos con los .cc. | id vos en algara;

443
ala vaya Albar A[l]barez e | Albar Salvadorez sin falla,


443b
e Galin Garçia | - una fardida lança -

444
cavalleros buenos | que aconpañen a Minaya.

f.10r
Aosadas corred | que por miedo non dexedes nada.

446
Fita ayuso | e por Guadalfajara

446b
fata Alcala | legen las alg[aras],

447
e bien acojan | todas las ganançias,
que por miedo de los moros | non dexen nada.
E yo con lo[s] .c. | aqui fincare en la çaga;

450
terne yo Castejon | don abremos grand enpara.
Si cueta vos fuere | alguna al algara
fazed me mandado | muy privado a la çaga;
¡d'aqueste acorro | fablara toda España!»
Nonbrados son | los que iran en el algara,

455
e los que con mio Çid | ficaran en la çaga
Ya quiebran los albores | e vinie la mañana,
ixie el sol, | ¡Dios, que fermoso apuntava!
En Castejon | todos se levantavan,
abren las puertas, | de fuera salto davan

460
por ver sus lavores | e todas sus heredades.
Todos son exidos, | las puertas abiertas han dexadas
con pocas de gentes | que en Castejon fincar[a]n;
las yentes de fuera | todas son deramadas.

464
El Campeador | salio de la çelada,

464b
corrie | a Castejon sin falla.

465
Moros e moras | avien los de ganançia,
e essos gañados | quantos en derredor andan.
Mio Çid don Rodrigo | a la puerta adeliñava;
los que la tienen | quando vieron la rebata

f.10v
ovieron miedo | e fue desemparada.

470
Mio Çid Ruy Diaz | por las puertas entrava,
en mano trae | desnuda el espada,
quinze moros matava | de los que alcançava.
Gaño a Castejon | y el oro e la plata.
Sos cavalleros | legan con la ganançia,

475
dexan la a mio Çid, | todo esto non preçia nada.
Afevos los .cciii. | en el algara,
e sin dubda corren; | fasta Alcala lego la seña de Minaya,
e desi arriba | tornan se con la ganançia
Fenares arriba | e por Guadalfajara.

480
Tanto traen | las grandes ganançias

481
muchos gañados | de ovejas e de vacas

481b
e de ropas | e de otras riquizas largas.

482
Derecha viene | la seña de Minaya;
non osa ninguno | dar salto a la çaga.
Con aqueste aver | tornan se essa conpaña,

485
fellos en Castejon | o el Campeador estava.
El castielo dexo en so poder; | el Campeador cavalga,
saliolos reçebir | con esta su mesnada.
Los braços abiertos | reçibe a Minaya:
«¿Venides, Albar Fañez, | una fardida lança?

490
¡Do yo vos enbias | bien abria tal esperança!
Esso con esto | sea ajuntado;
dovos la quinta | si la quisieredes, Minaya.»

24

f.11r
«Mucho vos lo gradesco, | Campeador contado;
d'aquesta quinta | que me avedes mand[ad]o

495
pagar se ia della | Alfonsso el Castellano.
Yo vos la suelt[o] | e avello quitado.
A Dios lo prometo, | a aquel que esta en alto:
fata que yo me page | sobre mio buen cavallo
lidiando | con moros en el campo,

500
que enpleye la lança | e al espada meta mano
e por el cobdo ayuso | la sangre destelando
ante Ruy Diaz | el lidiador contado,
non prendre de vos | quanto vale un dinero malo.
Pues que por mi ganaredes | ques quier que sea d'algo

505
todo lo otro | afelo en vuestra mano.»

25

Estas ganançias | alli eran juntadas.
Comidios mio Çid | el que en buen ora fue nado
al rey Alfonsso | que legarien sus compañas,
quel buscarie mal | con todas sus mesnadas.

510
Mando partir | tod aqueste aver [sin falla]
sos quiñoneros | que gelos diessen por carta.
Sos cavalleros | i an arribança,
a cada uno dellos | caen .c. marchos de plata
e a los peones | la meatad sin falla;

f.11v
toda la quinta | a mio Çid fincava.
Aqui non lo pueden vender | nin dar en presentaja,
nin cativos nin cativas | non quiso traer en su compaña;
fablo con los de Castejon | y envio a Fita e a Guadalfagara,
esta quinta | por quanto serie conprada;

520
aun de lo que diessen | oviessen grand ganançia.
Asmaron los moros | .iii. mill marcos de plata;
plogo a mio Çid | d'aquesta presentaja.
A terçer dia | dados fueron sin falla.
Asmo mio Çid | con toda su conpaña

525
que en el castiello | non i avrie morada,
e que serie retenedor | mas non i avrie agua.
«Moros en paz, | ca escripta es la carta,
buscar nos ie el rey AlEonsso | con toda su mesnada.
Quitar quiero Castejon: | ¡oid, escuellas e Min(y)aya!

26

530
Lo que yo dixier | non lo tengades a mal.
En Castejon | non podriemos fincar;
çerca es el rey Alfonsso | e buscar nos verna.
Mas el castielo | non lo quiero hermar;
çiento moros e çiento moras | quiero las quitar,

535
por que lo pris dellos | que de mi non digan mal.
Todos sodes pagados | e ninguno por pagar.
Cras a la mañana | pensemos de cavalgar,

f.12r
con Alfonsso mio señor | non querria lidiar.»
Lo que dixo el Çid | a todos los otros plaz.

540
Del castiello que prisieron | todos ricos se parten;
los moros e las moras | bendiziendol estan.
Vansse Fenares arriba | quanto pueden andar,
troçen las Alcarias | e ivan adelant,
por las Cuevas d'Anquita | ellos passando van,

545
passaron las aguas, | entraron al campo de Torançio,
por essas tierras ayuso | quanto pueden andar,
entre Fariza e Çetina | mio Çid iva albergar.
Grandes son las ganançias que priso | por la tierra do va.
Non lo saben los moros | el ardiment que an.

550
Otro dia movios | mio Çid el de Bivar
e passo a Alfama, | la Foz ayuso va,
passo a Bovierca | e a Teca que es adelant
e sobre Alcoçer | mio Çid iva posar
en un otero redondo | fuerte e grand;

555
açerca corre Salon, | agua nol pueden(t) vedar.
Mio Çid don Rodrigo | Alcoçer cueda ganar.

27

Bien puebla el otero, | firme prende las posadas,
los unos contra la sierra | e los otros contra la agua.
El buen Canpeador | que en buen ora nasco

560
derredor del otero, | bien çerca del agua,

f.12v
a todos sos varones | mando fazer una carcava
que de dia nin de noch | non les diessen arebata,
que sopiessen que mio Çid | alli avie fincança.

28

Por todas esas tierras | ivan los mandados

565
que el Campeador mio Çid | alli avie poblado,
venido es a moros, | exido es de christianos.
En la su vezindad | non se treven ganar tanto.
Agardando se va mio Çid | con todos sus vasallos;
el castiello de Alcoçer | en paria va entrando.

29

570
Los de Alcoçer a mio Çid | yal dan parias de grado
e los de Teca e los de Ter[rer] la casa;
a los de Calatayuth | sabet, ma[l] les pesava.
Ali yogo mio Çid | complidas .xv. semanas.
Quando vio mio Çid | que Alcoçer non sele dava

575
el fizo un art | e non lo detardava:
dexa una tienda fita | e las otras levava,
cojo[s] Salon ayuso | la su seña alçada,
las lorigas vestidas | e cintas las espadas
a guisa de menbrado | por sacar los a çelada.

580
Veyen lo los de Alcoçer, | ¡Dios, commo se alabavan!
«Falido a a mio Çid | el pan e la çevada.
Las otras abes lieva, | una tienda a dexada;

f.13r
de guisa va mio Çid | commo si escapasse de arrancada
Demos salto a el | e feremos grant ganançia

585
antes quel prendan | los de Ter[rer] [la casa];

585b
si non, | non nos daran dent nada.

586
La paria qu'el a presa | tornar nos la ha doblada.»
Salieron de Alcoçer | a una priessa much estraña;
mio Çid quando los vio fuera | cogios commo de arrancada,
cojos Salon ayuso, | con los sos abuelta [anda].

590
Dizen los de Alcoçer: | «¡Ya se nos va la ganançia!»
Los grandes e los chicos | fuera salto da[valn,
al sabor del prender | de lo al non pienssan nada;
abiertas dexan las puertas | que ninguno non las guarda.
El buen Campeador | la su cara tornava,

595
vio que entr'ellos y el castiello | mucho avie grand plaça;
mando tornar la seña, | a priessa espoloneavan:
«¡Firid los, cavalleros, | todos sines dubdança,
con la merçed del Criador | nuestra es la ganançia!»
Bueltos son con ellos | por medio de la laña,

600
¡Dios, que bueno es el gozo | por aquesta mañana!
Mio Çid e Albar Fañez | adelant aguijavan,
tienen buenos cavallos | sabet, a su guisa les andan,
entr'ellos y el castiello | en essora entravan.
Los vassallos de mio Çid | sin piedad les davan,

605
en un ora e un poco de logar | .ccc. moros matan.

f.13v
Dando grandes alaridos | los que estan en la çelada
dexando van los delant, | por el castiello se tornavan,
las espadas desnudas | a la puerta se paravan;
Luego legavan los sos | ca fecha es el arrancada.

610
Mio Çid gaño a Alcoçer, | sabe(n)t, por esta maña.

30

Vino Pero Vermuez | que la seña tiene en mano,
metiola en somo | en todo lo mas alto.
Fablo mio Çid Ruy Diaz | el que en buen ora fue nado:
«¡Grado a Dios del çielo | e a todos los sos santos:

615
ya mejoraremos posadas: | a dueños e a cavallos!

31

¡Oid a mi, Albar Fañez | e todos los cavalleros!
En este castiello | grand aver avemos preso;
los moros yazen muertos, | de bivos pocos veo.
Los moros e las moras | vender non los podremos,

620
que los descabeçemos | nada non ganaremos;
cojamos los de dentro. | ca el señorio tenemos,
posaremos en sus casas | e dellos nos serviremos.»

32

Mio Çid con esta ganançia | en Alcoçer esta;
fizo enbiar por la tienda | que dexara alla.

625
Mucho pesa a los de Teca | e a los de Ter[rer] non plaze,
e a los de Calatayuth | [sabet, pesando va].
Al rey de Valençia | enbiaron con mensaje:
que a uno que dizien | mio Çid Ruy Diaz de Bivar

f.14r
airolo el rey Alfonsso, | de tierra echado lo ha,

630
vino posar sobre Alcoçer | en un tan fuerte logar,
sacolos a çelada, | el castiello ganado a.
«Si non das consejo | a Teca e a Ter[rer] perderas,
perderas Calatayuth | que non puede escapar,
ribera de Salon | todo ira a mal,

635
assi ffera lo de Siloca | que es del otra part.»
Quando lo oyo el rey Tamin | por cuer le peso mal:
«Tres reyes veo de moros | derredor de mi estar;
non lo detardedes, | los dos id pora alla,
tres mill moros levedes | con armas de lidiar,

640
con los de la frontera | que vos ayudaran
prendet melo a vida, | aduzid melo deland;
por que entro en mi tierra | derecho me avra a dar.»
Tres mill moros cavalgan | e pienssan de andar;
ellos vinieron a la noch | en Sogorve posar.

645
Otro dia mañana | pienssan de cavalgar,
vinieron a la noch | a Çelfa posar;
por los de la frontera | pienssan de enviar,
non lo detienen, | vienen de todas partes.
Ixieron de Çelfa | la que dizen de Canal,

650
andidieron todo'l dia | que vagar non se dan,
vinieron essa noch | en Calatayu[t]h posar.
Por todas essas tierras | los pregones dan,

f.14v
gentes se ajuntaron | sobejanas de grandes
con aquestos dos reyes | que dizen Ffariz e Galve;

655
al bueno de mio Çid | en Alcoçer le van çercar.

33

Fincaron las tiendas | e prenden(d) las posadas,
creçen estos virtos | ca yentes son sobejanas.
Las arobdas | que los moros sacan
de dia e de noch | enbueltos andan en armas;

660
muchas son las arobdas | e grande es el almofalla.
A los de mio Çid | ya les tuellen el agua;
mesnadas de mio Çid | exir quieren a la batalla,
el que en buen ora nasco | firme gelo vedava.
Tovieron gela en çerca | complidas tres semanas.

34


665
A cabo de tres semanas, | la quarta querie entrar,
mio Çid con los sos | tornos a acordar:
«El agua nos an vedada, | exir nos ha el pan;
que nos queramos ir de noche | no nos lo consintran.
Grandes son los poderes | por con ellos lidiar;

670
dezid me, cavalleros, | commo vos plaze de far.»
Primero fablo Minaya | un cavallero de prestar:
«De Castiella la gentil | exidos somos aca;
si con moros non lidiaremos | no nos daran del pan.
Bien somos nos .vi. çientos, | algunos ay de mas;

f.15r
¡en el nombre del Criador | que non pase por al,
vayamos los ferir | en aquel dia de cras!»
Dixo el Campeador: | «A mi guisa fablastes.
Ondrastes vos, Minaya, | ca aver vos lo iedes de far.»
Todos los moros e las moras | de fuera los manda echar

680
que non sopiesse ninguno | esta su poridad.
El dia e la noche | pienssan se de adobar.
Otro dia mañana | el sol querie apuntar,
armado es mio Çid | con quantos que el ha.
Fablava mio Çid | commo odredes contar:

685
«Todos iscamos fuera, | que nadi non raste
si non dos peones solos | por la puerta guardar;
si nos murieremos en campo | en castiello nos entraran,
si vençieremos la batalla | creçremos en rictad.
E vos, Pero Vermuez, | la mi seña tomad;

690
commo sodes muy bueno | tener la edes sin ar[t]h;
mas non aguijedes con ella | si yo non vos lo mandar.»
Al Çid beso la mano, | la seña va tomar.
Abrieron las puertas, | fuera un salto dan;
vieron lo las arobdas de los moros, | al almofalla se van tornar.

695
¡Que priessa va en los moros! | e tornaron se a armar;
ante roido de atamores | la tierra querie quebrar;
veriedes armar se moros, | a priessa entrar en az.
De parte de los moros | dos señas ha cabdales,

f.15v
e fizieron dos azes de peones mezclados, | ¿qui los podrie contar?

700
Las azes de los moros | yas mueven adelant
por a mio Çid e a los sos | a manos los tomar.
«Quedas sed, me[s]nadas, | aqui en este logar;
non deranche ninguno | fata que yo lo mande.»
Aquel Pero Vermuez | non lo pudo endurar,

705
la seña tiene en mano, | conpeço de espolonear:
«¡El Criador vos vala, | Çid Campeador leal!
Vo meter la vuestra seña | en aquela mayor az;
¡los que el debdo avedes | veremos commo la acorr[a]des!»
Dixo el Campeador: | «¡Non sea, por caridad!»

710
Respuso Pero Vermuez: | «¡Non rastara por al!»
Espolono el cavallo | e metiol en el mayor az;
moros le reçiben | por la seña ganar.
dan le grandes colpes | mas nol pueden falssar.
Dixo el Campeador: | «¡Valelde, por caridad!»

35

715
Enbraçan los escudos | delant los coraçones,
abaxan las lancas | abue[l]tas de los pendones,
enclinaron las caras | de suso de los arzones,
ivan los ferir | de fuertes coraçones.
A grandes vozes lama | el que en buen ora na[çi]o:

720
«¡Ferid los, cavalleros, | por amor de caridad!
¡Yo so Ruy Diaz el Çid | Campeador de Bivar!»
Todos fieren en el az | do esta Pero Vermuez;

f.16r
trezientas lanças son, | todos tienen pendones;
seños moros mataron, | todos de seños colpes;

725
a la tornada que fazen | otros tantos son.

36

Veriedes tantas lanças | premer e alçar,
tanta adagara | foradar e passar,
tanta loriga | falsa[r e] desmanchar,
tantos pendones blancos | salir vermejos en sangre,

730
tantos buenos cavallos | sin sos dueños andar.
Los moros laman «¡Mahomat!» | e los christianos «¡Santi Yagu[e]!
Cayen en un poco de logar | moros muertos mill e .ccc. ya.

37

¡Qual lidia bien | sobre exorado arzon
mio Çid Ruy Diaz | el buen lidiador!

735
Minaya Albar Fañez | que Çorita mando,
Martin Antolinez | el burgales de pro,
Muño Gustioz | que so criado fue,
Martin Muñoz | el que mando a Mont Mayor
Albar Albarez | e Albar Salvadorez,

740
Galin Garçia | el bueno de Aragon,
Felez Muñoz | so sobrino del Campeador:
desi adelante | quantos que i son
acorren la seña | e a mio Çid el Campeador.

38

A Minaya Albar Fañez | mataron le el cavallo,

745
bien lo acorren | mesnadas de christianos;
la lança a quebrada, | al espada metio mano,
mager de pie | buenos colpes va dando.

f.16v
Violo mio Çid | Ruy Diaz el Castelano:
acostos a un aguazil | que tenie buen cavallo,

750
diol tal espadada | con el so diestro braço
cortol por la çintura | el medio echo en campo.
A Minaya Albar Fañez | ival dar el cavallo:
«¡Cavalgad, Minaya, | vos sodes el mio diestro braço!
Oy en este dia | de vos abre grand bando;

755
firme[s] son los moros, | aun nos van del campo.»
Cavalgo Minaya | el espada en la mano,
por estas fuerças | fuerte mientre lidiando;
a los que alcança | valos delibrando.
Mio Çid Ruy Diaz | el que en buen ora nasco

760
al rey Fariz | .iii. colpes le avie dado,
los dos le fallen | y el unol ha tomado,
por la loriga ayuso | la sangre destellando;
bolvio la rienda | por ir se le del campo.
Por aquel colpe | rancado es el fonssado.

39

765
Martin Antalinez | un colpe dio a Galve,
las carbonclas del yelmo | echo gelas aparte,
cortol el yelmo | que lego a la carne;
sabet, el otro | non gel oso esperar.
Arancado es | el rey Fariz e Galve:

770
¡Tan buen dia | por la christiandad
ca fuyen los moros | de la [e de la] part!
Los de mio Cid | firiendo en alcaz,
el rey Fariz | en Ter[rer] se fue entrar,

f.17r
e a Galve | nol cogieron alla;

775
para Calatayu[t]h | quanto puede se va.
El Campeador | ival en alcaz,
fata Calatayu[t]h | duro el segudar.

40

A Minaya Albar Fañez | bien l'anda el cavallo,
d'aquestos moros | mato .xxxiiii.;

780
espada tajador, | sangriento trae el braço,
por el cobdo ayuso | la sangre destellando.
Dize Minaya: | «Agora so pagado,
que a Castiella | iran buenos mandados
que mio Çid Ruy Diaz | lid campal a [arrancada].»

785
Tantos moros yazen muertos | que pocos vivos a dexados,
ca en alcaz | sin dubda les fueron dando.
Yas tornan | los del que en buen ora nasco.
Andava mio Çid | sobre so buen cavallo,
la cofia fronzida: | ¡Dios, commo es bien barbado!

790
Almofar a cuestas, | la espada en la mano.
Vio los sos | commos van alegando:
«¡Grado a Dios | aquel que esta en alto,
quando tal batalla | avemos arancado!»
Esta albergada | los de mio Çid luego la an robada

795
de escudos e de armas | e de otros averes largos;

796
de los moriscos | quando son legados

796b
ffallaron | .dx. cavallos.

797
Grand alegreya | va entre essos christianos;
mas de quinze de los sos | menos non fallaron.
Traen oro e plata | que nón saben recabdo,

f.17v
refechos son todos esos christianos | con aquesta ganançia.
A sos castiellos a los moros | dentro los an tornados;
mando mio Çid | aun que les diessen algo.
Grant a el gozo mio Çid | con todos sos vassalos.
Dio a partir estos dineros | y estos averes largos,

805
en la su quinta | al Çid caen .c. cavallos;
¡Dios, que bien pago | a todos sus vassallos
a los peones | e a los encavalgados!
Bien lo aguisa | el que en buen ora nasco;
quantos el trae | todos son pagados.

810
«¡Oid, Minaya, | sodes mio diestro braço!
D'aquesta riqueza | que el Criador nos a dado
a vuestra guisa | prended con vuestra mano.
Enbiar vos quiero | a Castiella con mandado
desta batalla | que avemos arancada.

815
Al rey Alfonsso | que me a airado
quierol enbiar | en don .xxx. cavallos
todos con siellas | e muy bien enfrenados,
señas espadas | de los arzones colgadas.»
Dixo Minaya Albar Fañez: | «Esto fare yo de grado.»

41

820
«Evades aqui | oro e plata,
una uesa leña, | que nada nol minguava:
en Santa Maria de Burgos | quitedes mill missas,
lo que romaneçiere | daldo a mi mugier e a mis fijas,

f.18r
que rueguen por mi | las noches e los dias;

825
si les yo visquier | seran dueñas ricas.»

42

826
Minaya Albar Fañez | desto es pagado;

826b
por ir con el | omnes son contados.

827
Agora davan çevada, | ya la noch era entrada,
mio Çid Ruy Diaz | con los sos se acordava:

43

«¿Hides vos, Minaya, | a Castiella la gentil?

830
A nuestros amigos | bien les podedes dezir:
Dios nos valio | e vençiemos la lid(it).
A la tornada | si nos fallaredes aqui;
si non, do sopieredes que somos | indos conseguir.
Por lanças e por espadas | avemos de guarir;

835
si non, en esta tierra angosta | non podriemos bivir.»

44

Ya es aguisado, | mañanas fue Minaya,
y el Campeador | con su mesnada.
La tierra es angosta | e sobejana de mala.
Todos los dias | a mio Çid aguardavan

840
moros de las fronteras | e unas yentes estrañas;
sano el rey Fariz, | con el se consejavan.
Entre los de Techa | e los de Terlrer] la casa
e los de Calatayut | que es mas ondrada
asi lo an asmado | e metudo en carta:

845
vendido les a Alcoçer | por tres mill marchos de plata.

45

Mio Cid Ruy Diaz | a Alco(l)çer [ha] ven[d]ido;
¡que bien pago | a sus vassalos mismos!
A cavalleros e a peones | fechos los ha ricos,

f.18v
en todos los sos | non fallariedes un mesquino.

850
Qui a buen señor sirve | siempre bive en deliçio.

46

Quando mio Çid | el castiello quiso quitar
moros e moras | tomaron se a quexar:
«¿Vaste, mio Çid? | ¡Nuestras oraçiones vayante delante!
Nos pagados finca[m]os | señor, de la tu part.»

855
Quando quito a Alcoçer | mio Çid el de Bivar
moros e moras | compeçaron de lorar.
Alço su seña, | el Campeador se va;
paso Salon ayuso, | aguijo cabadelant,
al exir de Salon | mucho ovo buenas aves.

860
Plogo a los de Terer | e a los de Calatayut mas;
peso a los de Alcoçer | ca pro les fazie grant.
Aguijo mio Çid, | ivas cabadelant
y ffinco en un poyo | que es sobre Mont Real;
alto es el poyo, | maravilloso e grant,

865
non teme guerra | sabet, a nulla part.
Metio en paria | a Daroca enantes,
desi a Molina | que es del otra part,
la terçera Teruel | que estava delant;
en su mano tenie | a Çelfa la de Canal.

47

870
¡Mio Çid Ruy Diaz | de Dios aya su graçia!
Ido es a Castiella | Albar Fañez Minaya;
treinta cavallos| al rey los enpresentava.

f.19r
Violos el rey, | fermoso sonrrisava:
«¿Quin los dio estos? | ¡Si vos vala Dios, Minaya!»

875
«Mio Çid Ruy Diaz | que en buen ora çinxo espada
vençio dos reyes de moros | en aquesta batalla;
sobejana es, señor | la su ganançia.
A vos, rey ondrado, | enbia esta presentaja;
besa vos los pies | e las manos amas

880
quel ay[a]des merçed, | ¡si el Criador vos vala!»
Dixo el rey: | «Mucho es mañana
omne airado | que de señor non ha graçia
por acogello | a cabo de tres semanas.
Mas despues que de moros fue | prendo esta presentaja;

885
aun me plaze de mio Çid | que fizo tal ganançia.
Sobr'esto todo | a vos quito, Minaya,
honores e tierras | avellas condonadas;
hid e venit, | d'aqui vos do mi graçia;
mas del Çid Campeador | yo non vos digo nada.

48

890
Sobre aquesto todo | dezir vos quiero, Minaya:
de todo mio reino | los que lo quisieren far
buenos e valientes | por a mio Çid huyar
suelto les los cuerpos | e quito les las heredades.»
Beso le las manos | Minaya Albar Fañez:

895
«¡Grado e graçias, rey, | commo a señor natural!
Esto feches agora. | al feredes adelant.»

49

«Hid por Castiella | e dexen vos andar, Minaya;
si[n] nulla dubda | id a mio Çid buscar ganançia.»

f.19v
Quiero vos dezir | del que en buen ora (nasco e) çinxo espada:

900
aquel poyo | en el priso posada;
mientra que sea el pueblo de moros | e de la yente christiana
el Poyo de mio Çid | asil diran por carta.
Estando alli | mucha tierra preava,
el [val] de rio Martin | todo lo metio en paria.

905
A Saragoça | sus nuevas legavan,
non plaze a los moros, | firme mientre les pesava.
Ali sovo mio Çid | conplidas .xv. semanas.
Quando vio el caboso | que se tardava Minaya
con todas sus yentes | fizo una trasnochada;

910
dexo el Poyo, | todo lo desemparava,
alen de Teruel | don Rodrigo passava,
en el pinar de Tevar | don Roy Diaz posava.
Todas essas tierras | todas las preava,
a Saragoça | metuda l'a en paria.

915
Quando esto fecho ovo | a cabo de tres semanas
de Castiella | venido es Minaya,
dozientos con el | que todos çiñen espadas;
non son en cuenta | sabet, las peonadas.
Quando vio mio Cid | asomar a Minaya

920
el cavallo corriendo | valo abraçar sin falla;
beso le la boca | e los ojos de la cara,
todo gelo dize | que nol encubre nada.
El Campeador | fermoso sonrrisava:

f.20r
«¡Grado a Dios | e a las sus vertudes santas!

925
¡Mientra vos visquieredes | bien me ira a mi, Minaya!»

50

¡Dios, commo fue alegre | todo aquel fonssado
que Minaya Albar Fañez | assi era legado,
diziendo les saludes | de primos e de hermanos
e de sus compañas | aquelas que avien dexadas!

51

930
¡Dios, commo es alegre | la barba velida
que Albar Fañez | pago las mill missas
e quel dixo saludes | de su mugier e de sus fijas!
¡Dios, commo fue el Çid pagado | e fizo grant alegria!
«¡Ya Albar Fañez | bivades muchos dias!»

52

935
Non lo tardo | el que en buen ora nasco:
tierras d'Alcañ[i]z | negras las va parando
e a derredor | todo lo va preando.
Al terçer dia | don ixo i es tornado.

53

Hya va el mandado | por las tierras todas.

940
Pesando va a los de Monçon | e a los de Huesca;
por que dan parias | plaze a los de Saragoça,
de mio Çid Ruy Diaz | que non temien ninguna fonta.

54

Con estas ganançias | a la posada tornando se van;
todos son alegres, | ganançias traen grandes.

945
Plogo a mio Çid | e mucho a Albar Fañez.
Sonrrisos el caboso | que non lo pudo endurar:
«¡Ya cavalleros! | dezir vos he la verdad:
qui en un logar mora siempre | lo so puede menguar;

f.20v
cras a la mañana | penssemos de cavalgar,

950
dexat estas posadas | e iremos adelant.»
Estonçes se mudo el Çid | al puerto de Alucat,
dent corre mio Çid | a Hues(c)a e a Mont Alvan;
en aquessa corrida | .x. dias ovieron a morar
Fueron los mandados | a todas partes

955
que el salido de Castiella | asi los trae tan mal.
Los mandados son idos | a todas partes.

55

Llegaron las nuevas | al conde de Barçilona
que mio Çid Ruy Diaz | quel corrie la tierra toda;
ovo grand pesar | e tovos lo a grand fonta.

56

960
El conde es muy folon | e dixo una vanidat:
«¡Grandes tuertos me tiene | mio Çid el de Bivar!
Dentro en mi cort | tuerto me tovo grand:
firiom el sobrino | e non lo enmendo mas.
Agora correm las tierras | que en mi enpara estan;

965
non lo desafie | nil torne enemistad,
mas quando el melo busca | ir gelo he yo demandar.»
Grandes son los poderes | e a priessa se van legando;
gentes se le alegan grandes | entre moros e christianos.
Adeliñan tras mio Çid | el bueno de Bivar,

970
tres dias e dos noches | penssaron de andar,
alcançaron a mio Çid | en Tevar y el pinar;
asi viene esforçado | que el conde a manos sele cuido tomar.
Mio Çid don Rodrigo | trae ganançia grand;

f.21r
diçe de una sierra | e legava a un val.

975
Del conde don Remont | venido l'es mensaje;
mio Çid quando lo oyo | enbio pora alla:
«Digades al conde | non lo tenga a mal;
de lo so non lievo nada, | dexem ir en paz.»
Respuso el conde: | «¡Esto non sera verdad!

980
Lo de antes e de agora | todom lo pechara;
¡sabra el salido | a quien vino desondrar!»
Tornos el mandadero | quanto pudo mas;
essora lo connosçe | mio Çid el de Bivar
que a menos de batalla | nos pueden den quitar.

57

985
«¡Ya cavalleros | apart fazed la ganançia!
A priessa vos guarnid | e metedos en las armas;
el conde don Remont | dar nos ha grant batalla,
de moros e de christianos | gentes trae sobejanas,
a menos de batalla | non nos dexarie por nada.

990
Pues adellant iran tras nos, | aqui sea la batalla;
apretad los cavallos | e bistades las armas.
Ellos vienen cuesta yuso | e todos trahen calças,
e las siellas coçeras | e las çinchas amojadas;
nos cavalgaremos siellas gallegas | e huesas sobre calças.

995
¡Çiento cavalleros | devemos vençer aquelas mesnadas!
Antes que ellos legen a[l] laño | presentemos les las lanças;
por uno que firgades | tres siellas iran vazias.
¡Vera Remont Verengel | tras quien vino en alcança
oy en este pinar de Tevar | por toler me la ganançia!»

58

f.21v
Todos son adobados | quando mio Çid esto ovo fablado;
las armas avien presas | e sedien sobre los cavallos.
Vieron la cuesta yuso | la fuerça de los francos;
al fondon de la cuesta, | çerca es de[l] laño,
mando los ferir mio Çid | el que en buen ora nasco;

1005
esto fazen los sos | de voluntad e de grado,
los pendones e las lanças | tan bien las van enpleando
a los unos firiendo | e a los otros derocando.
Vençido a esta batalla | el que en buen ora nasco;
al conde don Remont | a preson le an tomado.

59

1010
Hi gaño a Colada | que mas vale de mill marcos de plata,
i bençio esta batalla | por o ondro su barba;
priso lo al conde, | pora su tie[nd]a lo levava,
a sos creenderos | guardar lo mandava.
De fuera de la tienda | un salto dava,

1015
de todas partes | los sos se ajunta[valn;
plogo a mio Çid | ca grandes son las ganançias.
A mio Çid don Rodrigo | grant cozinal adobavan;
el conde don Remont | non gelo preçia nada,
aduzen le los comeres, | delant gelos paravan,

1020
el non lo quiere comer, | a todos los sosañava:
«¡Non combre un bocado | por quanto ha en toda España,
antes perdere el cuerpo | e dexare el alma
pues que tales malcalçados | me vençieron de batalla!»

60

Mio Çid Ruy Diaz | odredes lo que dixo:

f.22r
«Comed, conde, deste pan | e beved deste vino;
si lo que digo fizieredes | saldredes de cativo
si non, en todos vuestros dias | non veredes christianismo.»

61

Dixo el conde don Remont: | «Comede, don Rodrigo, e penssedes de folgar,
que yo dexar m'e morir, | que non quiero comer.»

1030
Fasta terçer dia | nol pueden acordar;
ellos partiendo | estas ganançias grandes
nol pueden fazer comer | un muesso de pan.

62

1033
Dixo mio Çid: | «Comed, conde, algo,

1033b
ca si non comedes | non veredes christianos;

1034
e si vos comieredes | don yo sea pagado

1035
a vos | e dos fijos dalgo

1035b
quitar vos he los cuerpos | e darvos e de mano.»

1036
Quando esto oyo el conde | yas iva alegrando:
«Si lo fizieredes, Çid, | lo que avedes fablado,
tanto quanto yo biva | sere dent maravillado.»
«Pues comed, conde, | e quando fueredes yantado

1040
a vos e a otros dos | dar vos he de mano;
mas quanto avedes perdido | e yo gane en canpo
sabet, non vos dare | a vos un dinero malo,
mas quanto avedes perdido | non vos lo dare
ca huebos melo he | e pora estos mios vassallos

1045
que conmigo andan lazrados, | ¡e non vos lo dare!
Prendiendo de vos e de otros | ir nos hemos pagando;
abremos esta vida | mientra plogiere al Padre santo,
commo que ira a de rey | e de tierra es echado.»
Alegre es el conde | e pidio agua a las manos,

1050
e tienen gelo delant | e dieron gelo privado.

f.22v
Con los cavalleros | que el Çid le avie dados
comiendo va el conde | ¡Dios, que de buen grado!
Sobr'el sedie | el que en buen ora nasco:
«Si bien non comedes, conde, | don yo sea pagado

1055
aqui feremos la morada, | no nos partiremos amos.»
Aqui dixo el conde: | «¡De voluntad e de grado!»
Con estos dos cavalleros | a priessa va yantando;
pagado es mio Çid | que lo esta aguardando
por que el conde don Remont | tan bien bolvie las manos.

1060
«Si vos ploguiere, mio Çid, | de ir somos guisados;
mandad nos dar las bestias | e cavalg[a]remos privado.
Del dia que fue conde | non yante tan de buen grado,
el sabor que dend e | non sera olbidado.»
Dan le tres palafres | muy bien ensellados

1065
e buenas vestiduras | de peliçones e de mantos.
El conde don Remont | entre los dos es entrado;
fata cabo del albergada | escurriolos el Castelano:
«¡Hya vos ides, conde, | a guisa de muy franco!
¡En grado vos lo tengo | lo que me avedes dexado!

1070
Si vos viniere emiente | que quisieredes vengalo
si me vinieredes buscar | fallar me podredes;
e si non, mandedes buscar. | o me dexaredes
de lo vuestro | o de lo mio levaredes algo»
«¡Folgedes, ya mio Çid, | sodes en vuestro salvo!

1075
Pagado vos he | por todo aqueste año
de venir vos buscar | sol non sera penssado.»

63

Aguijava el conde | e penssava de andar

f.23r
tornando va la cabeça | e catandos atras
miedo iva aviendo | que mio Çid se repintra

1080
lo que non ferie el caboso | por quanto en el mundo ha
- una deslea[l]tança - | ca non la fizo alguandre.
Hido es el conde, | tornos el de Bivar;
juntos con sus mesnadas, | conpeçolas de legar
de la ganançia que an fecha | maravillosa e grand.

___________________________

Recopiado
de Enciclonet:
Basada en la Enciclopedia Universal editada por Micronet brinda acceso a artículos sobre distintas ramas del conocimiento: artes plásticas, arquitectura, cine, ...y webs de internet

 

                                  Principal Fernando de Rojas Don Juan Manuel Juan Ruiz - El Arcipreste de Hita Íñigo López de Mendoza Alfonso X - El Sabio El poema de Mío Cid Cantar del destierro Cantar de las bodas Literatura española del Romanticismo Jorge Manrique Literatura de la ilustración