Santiago de Compostela - Catedral

El camino de Santiago

 

Principal
Acerca de Hispania
Acerca del idioma
Lengua castellana
Cultura española
El arte y la historia
Patrimonio histórico
Cocina con arte
Poesías sin fronteras
El mundo hispano
Diccionarios gratis
Páginas amigas

 

 

Santiago de Compostela - Catedral

   

EL CAMINO DE SANTIAGO - PERIGRINAJE - PEREGRINOS - RUTAS

¿No encuentras lo que buscas? HAZLO EN EL BUSCADOR GOOGLE

   

¿No encuentras lo que buscas? HAZLO EN EL BUSCADOR GOOGLE

CURIOSIDADES - EL CAMINO DE SANTIAGO -  PEREGRINOS -  VIAJEROS

El camino de Santiago atrajo numerosos peregrinos hasta mediados del siglo XVI, pero ya en el XVII, la gente comenzó a olvidar al Apóstol y el número de devotos que llegaban a Compostela comenzó a disminuir a de forma alarmante, y así continuó los siglos posteriores.

Este retroceso tan fuerte de la peregrinación provocó además que los caminos se fueran abandonando por falta de uso.

Esta tendencia cambió a finales de los años 50 del siglo pasado gracias entre otros al Padre Elías Valiña, sacerdote de la parroquia lucense de Cebreiro, que impulsó la restauración del Hospital y Santuario de Santa María del Cebreiro, y renovó la tradicional acogida al pregrino.

Más tarde, en los años 70, el Padre Valiña, comenzó a señalizar el Camino de Santiago, y tramo a tramo, fue marcando con flechas amarillas la ruta desde los Pirineos hasta Santiago, después de esta ardua labor publicó la primera guía sobre el Camino, en los años 80.

La peregrinación comenzó a resurgir en los años 80 del siglo pasado, aunque su explosión se produjo en la década de los 90, con la celebración del Año Santo de 1993, el Xacobeo, una fiesta que se celebró por todo lo alto en España y con la que se quiso conmemorar una peregrinación que representaba el regreso no sólo a nuestras raíces sino a las de toda Europa.

Un síntoma de la relevancia que ha vuelto a recobrar el Camino de Santiago fue su declaración como patrimonio de todos los hombres por parte de la UNESCO en 1993. Pero la celebración del peregrinaje jacobeo no terminó con el Año Santo, en 1999 se culminó el Xacobeo'99, un plan destinado ha modernizar infraestructuras, recuperar gran parte del patrimonio artístico gallego en el olvido, y la rehabilitación de los itinerarios que conducen a Santiago por tierras gallegas. El milenio 2000 ha terminado rescatando del olvido a su gran protagonista, el Camino de Santiago.

PEREGRINAJE EN COCHE

Tradicionalmente el peregrinaje se hace a pie, aunque actualmente también se puede realizar a caballo o en bici, pero lo que no es corriente es recorrer el Camino de Santiago en coche.

Desde que Carl Benz construyó en 1885 el primer automóvil a gasolina hasta nuestros días, varios aventureros se han acercado a Compostela al volante de innumerables modelos y marcas de coches con el objetivo de unificar la historia moderna con la antigua.

Los últimos en apuntarse a esta poco tradicional forma de realizar el camino han sido el "Historical Vehicle Club" de Bélgica, que organizó un rally turístico que recorrió la Ruta Jacobea.

Empezaron el camino en Bruselas, donde tienen la sede los más de 250 socios de toda Europa, a los que solamente se les pide como requisito el poseer un vehículo con más de cuarenta años de antigüedad.

Partieron desde Bélgica veintinueve coches antiguos - conservados en excelente estado, y cuya velocidad media no sobrepasa los 60 kilómetros por hora- con destino a París, donde tomaron el tren hasta Biarritz, y una vez desembarcados con sumo cuidado, iniciaron el camino con dirección a Pamplona y Logroño.

Durante su trayecto por La Rioja encontraron algún pequeño problema como la falta de señalización por parte de la organización en algún cruce, lo que llevó a más de un piloto a dirigirse hacia el Monasterio de Valvanera.

En el Monasterio de Yuso tenían concertado el alojamiento y la visita al conjunto monástico de San Millán. Mientras los pilotos y sus acompañantes realizaban la visita, los turistas y los habitantes de la localidad pudieron disfrutar y hacerse fotografías junto a los coches de nombres tan míticos como "Porsche" o "Ferrari", aunque los más solicitados fueron los decanos del rally, un "Delage" francés de 1927 y un "Bugatti" italiano de 1938.

Su recorrido por tierras riojanas finalizó con la visita a una bodega donde apreciaron el vino, aunque con moderación ya que el límite de alcohol no varía con la antigüedad del vehículo.

LOS MILAGROS DEL CAMINO

Un acto tan religioso como la peregrinación no pude sustraerse de los milagros, siempre hay leyendas que hacen referencia a alguno. El Camino de Santiago no es una excepción.

Existen varias narraciones que recogen hechos prodigiosos sucedidos a peregrinos durante su recorrido del camino santo. El milagro más renombrado -hay testimonios que indican que era conocido hasta en Europa central- sucedió en Santo Domingo, hacia el siglo XV.

Un matrimonio alemán de Santis, cerca de Wesel y Res, en el arzobispado de Colonia, decidió, en virtud de una promesa, venir en peregrinación a Compostela, acompañado de un hijo suyo, Hugonell, bello mancebo de 18 años.

Por ser etapa del Camino, y ante la fama de los milagros del glorioso sepulcro, se detuvieron y visitaron la iglesia de Santo Domingo, orando muy devotamente ante él.  Cansados del viaje, hallaron una posada, donde estuvieron dos días; la hija del patrón, se enamoró ciegamente del joven peregrino, le declaró su amor, pero fue rechazada.

Ella tornó entonces el amor en venganza y tomando una taza de plata, la introdujo en la valija del peregrino secretamente, mientras dormía. Ya en ruta, fue denunciado el robo ante el corregidor, la justicia encuentra la copa y el joven es condenado a la horca. Los padres llegan hasta Compostela y rezan por su hijo ante Santiago.  A su vuelta, lo encuentran aún colgado pero vivo por la intercesión del Apóstol, y de sus labios escuchan que Santo Domingo le ha conservado la vida. Cuando van a contar el milagro al juez, que estaba comiendo en una mesa en la que había un gallo y una gallina asada, incrédulo contestó: 'Tu hijo está vivo lo mismo que estas aves que aquí ves en el plato', momento en que los pájaros se cubrieron de plumas, saltaron del plato y cantaron" para dar fe del portentoso milagro.

LOS PEREGRINOS EN LA CATEDRAL

El fin para realizar el Camino de Santiago es la de llegar a la Catedral de Compostela y venerar al Apóstol Mártir. Una vez alcanzado su destino los peregrinos además de cumplir con su misión espiritual pueden disfrutar de uno de los centros más importantes de arte sacro, repleto de numerosos rincones de excepcional belleza, algunos de singular importancia.

La Puerta Santa, que se abre sólo en Año Santo, esto es, cuando la festividad de Santiago cae en domingo. Está en la cabecera, en la parte opuesta a la plaza del Obradoiro y tiene elementos de lo que fue el Coro Pétreo del Maestro Mateo. Por aquí deben entrar los peregrinos.

La tumba del apóstol -auténtica razón de ser del Camino- a ella se accede en la actualidad a través de dos puertas laterales en la girola. En el arca de plata están depositados los restos de Santiago y de sus discípulos Teodoro y Anastasio.
Los restos estuvieron desaparecidos tres siglos, tras esconderlos -de forma muy eficaz- en 1589 el arzobispo San Clemente movido por el miedo a un desembarco del pirata Drake.

La imagen del Apóstol que preside la Capilla Mayor -obra del Maestro Mateo-, la tradición manda abrazarlo.

El Pórtico de la Gloria, la mayor joya arquitectónica y escultural del conjunto. El rito de los coscorrones. Una vez en el Pórtico, hay que cumplir con el rito pagano de los coscorrones. Consiste en intentar aprehender una rama en el parteluz, bajo la figura del apóstol sedente. Se piden tres deseos. El contacto de tantísimas manos a lo largo de siglos ha horadado y pulido la piedra.

Tras la misma columna hay una figura que la tradición asimila al Maestro Mateo y al que se le dan tres coscorrones con la cabeza "para que transmita su sabiduría y talento". Finalmente, es necesario contemplar el Botafumeiro, la Berenguela -campana hoy ya jubilada-, el Santiago ecuestre y el Altar Mayor.

El botafumeiro, un espectacular incensario de latón plateado, merece una mención especial. Con ocasión de ciertas celebraciones, los peregrinos pueden asistir ar la singular ceremonia del botafumeiro, cuya función ancestral fue aromatizar el templo.  El botafumeiro pende de lo alto del crucero y mediante un empujón a modo de impulso se desvía de la vertical. Mientras se balancea como un péndulo los tiraboleiros sueltan cuerda en el punto más alto del movimiento y tiran de ella en el más bajo. La ceremonia es verdaderamente digna de ver, ya que el incensario, de ochenta kilos de peso, baja a ras de suelo y pasa a una velocidad de unos setenta kilómetros por hora dejanto tras de sí un penetrante aroma humo e incienso.

Precisamente la estela de aroma que deja tras de sí es el motivo de su origen, ya que cuando la peregrinación a Santiago comenzó a ser masiva, la gran cantidad de personas que abarrotaban la catedral provocaban un desagradable olor, por lo que se decidió instalar el botafumeiro.

EL CAMINO DE SANTIAGO

Conjunto de rutas seguidas por los peregrinos europeos que se dirigían a la tumba del apóstol Santiago, en Santiago de Compostela.

La peregrinación constituía una versión cristianizada de las más antiguas tradiciones religiosas de la Europa pre-cristiana. Santiago se convirtió en el más importante centro de peregrinación de la Edad Media. Las peregrinaciones se iniciaron en el siglo IX, alcanzando tanto auge que llegó a competir con otros importantes centros de peregrinación como Jerusalén y Roma. El Camino de Santiago estaba jalonado de iglesias y hospederías religiosas, siendo uno de los vehículos de difusión de la cultura y del arte románico. La Orden Militar de Santiago, fundada en la segunda mitad del siglo XII, fue la responsable de la seguridad de los peregrinos.

El Camino de Santiago ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2004 (septiembre de 2004), "... como lugar de peregrinación y de encuentro entre personas y pueblos que, a través de los siglos, se ha convertido en símbolo de fraternidad y vertebrador de una conciencia europea".

LAS RUTAS DEL CAMINO DE SANTIAGO EN ESPAÑA

La peregrinación quedó recogida y ordenada en el Codex Calixtinus o Liber Sancti Jacobi, obra del siglo XII en cinco libros, atribuida al papa Calixto II, que fue compilada, revisada y redactada, en gran parte, por el clérigo Aymeric Picaud. Su lectura permite reconstruir las rutas del Camino de Santiago, además de conocer con detalle los viajes y vivencias de los peregrinos medievales.

Según el Codex, en aquel entonces llegaban a España desde Europa, a través de Francia, cinco vías que confluían en dos puntos concretos del Pirineo aragonés y navarro: Somport y Roncesvalles. Estas cinco vías son la vía de Arles, que recorre el S de Francia desde la ciudad que da nombre a esta ramal del Camino hasta Jaca, pasando por lugares como Saint Guilhern y Toulouse; la vía de París, muy probablemente extensible hasta Aquisgrán, tal y como ponen de manifiesto las últimas investigaciones realizadas al respecto, que desemboca en Roncesvalles; la vía Puy-en-Velay, que, al igual que la anterior, enlaza con Roncesvalles; la vía de Vézelay, que se une con la vía de Puy-en-Velay poco antes de llegar a Roncesvalles; y el conocido como Camino Francés, que recorre el norte de España, uno de los más transitados, y que a continuación vamos a intentar describir pueblo a pueblo.

La vía de Arles penetra en España a través del único paso abierto en el Pirineo aragonés, el puerto de Somport (1.640 m). Esta ruta descendía hasta Jaca, una vez dejadas atrás poblaciones oscenses tan destacadas como Canfranc, Villanúa y Castiello de Jaca. Desde Jaca la ruta prosigue siguiendo el curso del río Aragón, penetra en Navarra, junto al monasterio de Leire, y concluye en Puente la Reina. En este trayecto se encuentran las poblaciones de Santa Cilia de Jaca, Canal de Berdún, Mianos, Artieda, Undués de Lerda, Sangüesa y Monreal.

Las vías de Puy-en-Velay y Vézelay entran en España por el angosto puerto de Valcarlos, ya conformando una sola vía, hasta Roncesvalles. Los peregrinos que entraban por Roncesvalles seguían a Pamplona y en Puente la Reina coincidían con quienes habían optado por la vía anteriormente descrita. Sin duda, el paraje más emblemático de esta parte del Camino es Roncesvalles, donde fue muerto Roldán luchando contra los sarracenos; desde aquí se avanza hasta Auritz/Burguete, Vizcarret, Lizoáin y, a través del Alto de Erro, se alcanzan sucesivamente las poblaciones de Zubiri, Ilárraz, Esquíroz y, tras cruzar el río Arga, Larrasoaña, Arquerreta, Zuriáin, Iroz, Arre -donde existió un pequeño hospital dependiente del de Roncesvalles-, Villava y Pamplona. Desde la ciudad navarra y una vez atravesados Cizur, Uterga, Muruzábal y Obanos, los ramales del Camino procedentes de Somport y Roncesvalles convergen en Puente la Reina, junto a la ermita de San Salvador, para proseguir como itinerario único.

Tras abandonar Puente la Reina por el Puente de los Peregrinos se alcanzan Mañeru, Cirauqui, Villatuerta, Estella -lugar de paso obligado en cuyas proximidades se encuentra el monasterio de Irache-, Villamayor, Los Arcos, Sansol, Torres del Río y Viana. A partir de aquí el Camino prosigue por La Rioja, concretamente en Logroño, donde los peregrinos caminan por la rua Vieja y la calle Mayor no sin antes detenerse ante la catedral gótica de Santa María la Redonda. A continuación se llega a Navarrete y, sucesivamente, a la histórica Nájera -donde se encuentra el convento de Santa María la Real-, a Azofra, San Millán de la Cogolla -en cuyas cercanías se levantan los monasterios de Suso y Yuso-, Cirueña y Santo Domingo de la Calzada. Una vez pasado Grañón, el Camino abandona la provincia de La Rioja para entrar en la de Burgos por Redecilla del Camino y continuar por Castildelgado, Belorado, Tosantos, Espinosa del Camino, Villafranca Montes de Oca -donde el paisaje se muestra más agreste, con riscos escarpado, angostos desfiladeros, bosques de pinos, hayas y robles con abundantes manantiales-, Barrios de Colina -en cuyo término se encuentra el monasterio de San Juan de Ortega fundado por San Juan de Ortega a principios del siglo XII, que contribuyó notablemente a la seguridad de los peregrinos-, Atapuerca, Orbaneja, y Burgos. En la capital burgalesa el itinerario se inicia en la calle de las Calzadas y continúa por la de San Juan, la de los Avellanos y la de Fernán González hasta alcanzar la catedral, de obligada visita antes de proseguir camino. Seguidamente, y ya enmarcado por un paisaje típicamente castellano, se suceden en el Camino las poblaciones de Villalbilla, Tardajos, Rabé de las Calzadas, Hornillos del Camino, Hontanas, Castrojeriz e Itero de la Vega. Boadilla del Camino marca la entrada del Camino en la provincia de Palencia que continúa en Frómista -donde sobresale la excepcional iglesia románica de San Martín-, Población de Campos, Villovieco, Villarmentero de Campos, Villalcázar de Sirga, Carrión de los Condes, Ledigos y concluye en Sahagún, ya en tierras leonesas. Desde Sahagún hasta la ciudad de León, el Camino pasa por Calzada del Coto, Bercianos, Burgo Ranero, Mansilla de las Mulas -localidad muy ligada a las peregrinaciones-, y una vez superado el Alto del Portillo, León, donde la catedral y la Colegiata de San Isidoro bien merecen una parada para ser admiradas. A partir de aquí el Camino se dirige hacia Astorga atravesando Valverde de la Virgen, Villadangos del Páramo y el lugar de San Martín del Camino, desde donde se alcanza otro de los más famosos puentes de la ruta jacobea, el denominado puente del Paso Honroso sobre el río Órbigo, que permite seguir camino hacia Hospital de Órbigo y, finalmente, Astorga. A partir de esta ciudad el Camino atraviesa, primero, la Maragatería y después, El Bierzo hasta desembocar en Ponferrada.

Desde Ponferrada continúa hacia Villafranca del Bierzo, y siguiendo el curso del río Valcarce pasa por Trabadelo, Vega de Valcarce y O Cebreiro, en la provincia de Lugo, donde los peregrinos se detienen en la iglesia de Santa María la Real para dar gracias por haber llegado a este punto.

Ya en tierras gallegas avanza por los lugares de Fonfría -en cuyas proximidades se levanta un monumento al peregrino-, Viduedo, Filloval, As Pasantes, Triacastela (undécima etapa del Camino según el Codex Calixtinus), Sarria -donde tiene dos pequeñas bifurcaciones, una hacia San Xil y otra a Samos y su monasterio de San Julián- y Portomarín, habiendo dejado atras numerosas aldeas y el puente que atraviesa el embalse de Belesar.

Desde Portomarín hasta Palas del Rei proliferan las aldeas y pequeños pueblos como Gonzar, Castromayor, Hospital, Ventas de Narón, Ligonde, Eirexe, Lestedo y Valos. En el trayecto que queda hasta alcanzar Santiago de Compostela, el Camino ya no tiene pérdida y avanza serpenteante dejando atras San Julián del Camino, Casanova, Leboreiro, Fueros, Melide, Boente, Ribadiso, Arzúa, Calzada, Calle, Salceda, Empalme, Rúa, Arca, Lavacolla, San Marcos y finalmente Santiago de Compostela, donde concluye en la mismísima Catedral.

La vía de París, por su parte, entra en España por Irún y recorre toda la costa hasta desembocar en Santiago de Compostela, si bien a partir de esta ruta costera se desarrollan una serie de ramales que enlazan aquella con la ruta del interior, la más segura y, consiguientemente, la más transitada.

Desde Irún se puede seguir por Vitoria hasta Burgos, o bien avanzar por la costa. El peregrino que decide tomar el sendero hacia el interior atraviesa la provincia de Guipúzcoa dejando atrás las poblaciones de Oiartzun, Hernani, Villabona, Tolosa, Ordizia, Beasaín y Segura; continúa por tierras vascas, ya en la provincia de Álava, y pasa por Zalduondo, Salvatierra, Gaceo y Vitoria-Gasteiz. Poco antes de llegar a Miranda de Ebro el Camino se bifurca, uno de los desvios entra en La Rioja, atraviesa Haro, Casalarreina y en Santo Domingo de la Calzada enlaza con la ruta interior; el otro, continúa por tierras burgalesas hasta alcanzar la ciudad de Burgos, donde confluye con el Camino interior, una vez dejadas atrás destacadas poblaciones como Briviesca y Monasterio de Rodilla.

Si por el contrario, desde Irún se toma el Camino que va por la costa se avanza por el territorio vasco atravesando las poblaciones de Rentería, Donostia-San Sebastián, Getaria, Deba, Markina y Bilbao. Seguidamente entra en Cantabria por el lugar de Ontón, para atravesar sucesivamente Castro-Urdiales, Laredo, Santoña, Agüero -perteneciente a Marina de Cudeyo y desde donde se prolonga hasta la ciudad de Santander-, Camargo y Santillana del Mar.

Precisamente, en Santillana del Mar el Camino de la costa enlaza con el del interior mediante el nuevo ramal que atraviesa la provincia de Palencia de norte a sur hasta desembocar en Carrión de los Condes, una vez superados Cartes, Bárcena de Pie de Concha, Reinosa, Aguilar de Campoo, Alar del Rey y Herrera de Pisuerga.

De nuevo en la ruta que sigue la costa, y tras pasar Comillas y San Vicente de la Barquera, se avanza por Asturias atravesando Ribadesella, Lastres, Villaviciosa y Valdediós, población del concejo de Aller, donde, nuevamente, el Camino se bifurca para pasar por Gijón, Avilés y Muros, desde aquí baja hasta Grado y enlaza con el tramo que une Oviedo con Valdediós. En la ciudad de Oviedo el Camino vuelve a desviarse dibujando por el interior dos tramos bien diferenciados; uno de ellos une la citada ciudad con León, tras pasar por Mieres, Pola de Lena, La Pola de Gordón y La Robla; el otro une Oviedo con Melide, una vez superados Grado, Cornellana, Tineo, Pola de Allande, Grandas de Salime, A Fonsagrada, O Cádabo, Castroverde y Lugo.

El último tramo de la ruta costera, desde Muros, pasa por Soto de Luiña, Luarca, San Tirso de Abres, Trabada y Vilanova (Sarria), desde donde se prolonga hasta Ribadeo y a partir de donde se aleja del litoral para avanzar hacia Santiago por tierras del interior, atravesando las poblaciones de Mondoñedo, Abadín, Villalba, Guitiriz, Sobrado y Arzúa, desde aquí prosigue como Camino único hasta llegar a Santiago de Compostela.

Tras abandonar Puente la Reina por el Puente de los Peregrinos se alcanzan Mañeru, Cirauqui, Villatuerta, Estella -lugar de paso obligado en cuyas proximidades se encuentra el monasterio de Irache-, Villamayor, Los Arcos, Sansol, Torres del Río y Viana. A partir de aquí el Camino prosigue por La Rioja, concretamente en Logroño, donde los peregrinos caminan por la rua Vieja y la calle Mayor no sin antes detenerse ante la catedral gótica de Santa María la Redonda. A continuación se llega a Navarrete y, sucesivamente, a la histórica Nájera -donde se encuentra el convento de Santa María la Real-, a Azofra, San Millán de la Cogolla -en cuyas cercanías se levantan los monasterios de Suso y Yuso-, Cirueña y Santo Domingo de la Calzada. Una vez pasado Grañón, el Camino abandona la provincia de La Rioja para entrar en la de Burgos por Redecilla del Camino y continuar por Castildelgado, Belorado, Tosantos, Espinosa del Camino, Villafranca Montes de Oca -donde el paisaje se muestra más agreste, con riscos escarpado, angostos desfiladeros, bosques de pinos, hayas y robles con abundantes manantiales-, Barrios de Colina -en cuyo término se encuentra el monasterio de San Juan de Ortega fundado por San Juan de Ortega a principios del siglo XII, que contribuyó notablemente a la seguridad de los peregrinos-, Atapuerca, Orbaneja, y Burgos. En la capital burgalesa el itinerario se inicia en la calle de las Calzadas y continúa por la de San Juan, la de los Avellanos y la de Fernán González hasta alcanzar la catedral, de obligada visita antes de proseguir camino. Seguidamente, y ya enmarcado por un paisaje típicamente castellano, se suceden en el Camino las poblaciones de Villalbilla, Tardajos, Rabé de las Calzadas, Hornillos del Camino, Hontanas, Castrojeriz e Itero de la Vega. Boadilla del Camino marca la entrada del Camino en la provincia de Palencia que continúa en Frómista -donde sobresale la excepcional iglesia románica de San Martín-, Población de Campos, Villovieco, Villarmentero de Campos, Villalcázar de Sirga, Carrión de los Condes, Ledigos y concluye en Sahagún, ya en tierras leonesas. Desde Sahagún hasta la ciudad de León, el Camino pasa por Calzada del Coto, Bercianos, Burgo Ranero, Mansilla de las Mulas -localidad muy ligada a las peregrinaciones-, y una vez superado el Alto del Portillo, León, donde la catedral y la Colegiata de San Isidoro bien merecen una parada para ser admiradas. A partir de aquí el Camino se dirige hacia Astorga atravesando Valverde de la Virgen, Villadangos del Páramo y el lugar de San Martín del Camino, desde donde se alcanza otro de los más famosos puentes de la ruta jacobea, el denominado puente del Paso Honroso sobre el río Órbigo, que permite seguir camino hacia Hospital de Órbigo y, finalmente, Astorga. A partir de esta ciudad el Camino atraviesa, primero, la Maragatería y después, El Bierzo hasta desembocar en Ponferrada.

(Véase El Camino de Santiago en La Maragatería en el artículo La Maragatería y Camino de Santiago en El Bierzo en la voz El Bierzo).

Desde Ponferrada continúa hacia Villafranca del Bierzo, y siguiendo el curso del río Valcarce pasa por Trabadelo, Vega de Valcarce y O Cebreiro, en la provincia de Lugo, donde los peregrinos se detienen en la iglesia de Santa María la Real para dar gracias por haber llegado a este punto.

Ya en tierras gallegas avanza por los lugares de Fonfría -en cuyas proximidades se levanta un monumento al peregrino-, Viduedo, Filloval, As Pasantes, Triacastela (undécima etapa del Camino según el Codex Calixtinus), Sarria -donde tiene dos pequeñas bifurcaciones, una hacia San Xil y otra a Samos y su monasterio de San Julián- y Portomarín, habiendo dejado atras numerosas aldeas y el puente que atraviesa el embalse de Belesar.

Desde Portomarín hasta Palas del Rei proliferan las aldeas y pequeños pueblos como Gonzar, Castromayor, Hospital, Ventas de Narón, Ligonde, Eirexe, Lestedo y Valos. En el trayecto que queda hasta alcanzar Santiago de Compostela, el Camino ya no tiene pérdida y avanza serpenteante dejando atras San Julián del Camino, Casanova, Leboreiro, Fueros, Melide, Boente, Ribadiso, Arzúa, Calzada, Calle, Salceda, Empalme, Rúa, Arca, Lavacolla, San Marcos y finalmente Santiago de Compostela, donde concluye en la mismísima Catedral.

La vía de París, por su parte, entra en España por Irún y recorre toda la costa hasta desembocar en Santiago de Compostela, si bien a partir de esta ruta costera se desarrollan una serie de ramales que enlazan aquella con la ruta del interior, la más segura y, consiguientemente, la más transitada.

Desde Irún se puede seguir por Vitoria hasta Burgos, o bien avanzar por la costa. El peregrino que decide tomar el sendero hacia el interior atraviesa la provincia de Guipúzcoa dejando atrás las poblaciones de Oiartzun, Hernani, Villabona, Tolosa, Ordizia, Beasaín y Segura; continúa por tierras vascas, ya en la provincia de Álava, y pasa por Zalduondo, Salvatierra, Gaceo y Vitoria-Gasteiz. Poco antes de llegar a Miranda de Ebro el Camino se bifurca, uno de los desvios entra en La Rioja, atraviesa Haro, Casalarreina y en Santo Domingo de la Calzada enlaza con la ruta interior; el otro, continúa por tierras burgalesas hasta alcanzar la ciudad de Burgos, donde confluye con el Camino interior, una vez dejadas atrás destacadas poblaciones como Briviesca y Monasterio de Rodilla.

Si por el contrario, desde Irún se toma el Camino que va por la costa se avanza por el territorio vasco atravesando las poblaciones de Rentería, Donostia-San Sebastián, Getaria, Deba, Markina y Bilbao. Seguidamente entra en Cantabria por el lugar de Ontón, para atravesar sucesivamente Castro-Urdiales, Laredo, Santoña, Agüero -perteneciente a Marina de Cudeyo y desde donde se prolonga hasta la ciudad de Santander-, Camargo y Santillana del Mar.

Precisamente, en Santillana del Mar el Camino de la costa enlaza con el del interior mediante el nuevo ramal que atraviesa la provincia de Palencia de norte a sur hasta desembocar en Carrión de los Condes, una vez superados Cartes, Bárcena de Pie de Concha, Reinosa, Aguilar de Campoo, Alar del Rey y Herrera de Pisuerga.

De nuevo en la ruta que sigue la costa, y tras pasar Comillas y San Vicente de la Barquera, se avanza por Asturias atravesando Ribadesella, Lastres, Villaviciosa y Valdediós, población del concejo de Aller, donde, nuevamente, el Camino se bifurca para pasar por Gijón, Avilés y Muros, desde aquí baja hasta Grado y enlaza con el tramo que une Oviedo con Valdediós. En la ciudad de Oviedo el Camino vuelve a desviarse dibujando por el interior dos tramos bien diferenciados; uno de ellos une la citada ciudad con León, tras pasar por Mieres, Pola de Lena, La Pola de Gordón y La Robla; el otro une Oviedo con Melide, una vez superados Grado, Cornellana, Tineo, Pola de Allande, Grandas de Salime, A Fonsagrada, O Cádabo, Castroverde y Lugo.
El último tramo de la ruta costera, desde Muros, pasa por Soto de Luiña, Luarca, San Tirso de Abres, Trabada y Vilanova (Sarria), desde donde se prolonga hasta Ribadeo y a partir de donde se aleja del litoral para avanzar hacia Santiago por tierras del interior, atravesando las poblaciones de Mondoñedo, Abadín, Villalba, Guitiriz, Sobrado y Arzúa, desde aquí prosigue como Camino único hasta llegar a Santiago de Compostela.

ETAPAS DEL CAMINO DE SANTIAGO

De las rutas medievales que se dirigían en la península ibérica a Santiago de Compostela, el llamado camino francés era el más importante. Por su paso a través de importantes centros religiosos y civiles muchos de los cuales crecieron a la sombra de las peregrinaciones, nos ha dejado una espectacular muestra de testimonios artísticos.

Con motivo del Año Santo compostelano que se celebró en 1999, el CVC le ofrece una exposición donde podrá apreciar los principales puntos del Camino. Esta exposición constituye un paseo fotográfico por sus lugares más destacados, desde un punto de vista artístico que no descuida la importancia de los paisajes como marco esencial de la ruta. Se pretende, así, ofrecer a los visitantes del Centro Virtual Cervantes una información básica, aunque rica, sobre cada uno de los puntos importantes del itinerario.

Las etapas se han realizado siguiendo la división que ofrece el Codex Calixtinus, el manuscrito que contiene el testimonio escrito más fiel de la vida del peregrino medieval. Toda una «guía de viajes» titulada Liber peregrinationis.

Para ilustrarse sobre los aspectos más generales del camino medieval, debe empezar por el prólogo que ha preparado Luis Carandell. A partir de ese punto, sumérjase en el arte del camino jacobeo, y disfrute de las obras que han dejado siglos de peregrinación en su marco natural, social y cultural.

Esperamos que la exposición sirva de acicate para que usted, peregrino virtual, se decida a calzarse las botas y revivir en persona las peripecias de sus aventurados predecesores. Este año es una excelente ocasión para ello.

1a. Etapa - Somport - Jaca - Roncesvalles - Viscarret


 


Esta primera etapa del Camino de Santiago corresponde a dos posibles itinerarios. Tomando como guía el Codex Calixtinus, el peregrino puede elegir como punto de partida Roncesvalles (donde podrá visitar la Real Colegiata de Santa María, así como las capillas de Santiago y del Espíritu Santo); si así lo hace, llegará hasta el bello pueblo de Viscarret.
O puede también iniciar el viaje en la localidad oscense de Somport, en cuyo caso contemplará, más adelante, la imponente Catedral de Jaca y el Monasterio de las Benedictinas.

Pero nuestro peregrino virtual, gracias a las posibilidades que le ofrece Internet, también puede, si lo desea, emprender los dos caminos, uno tras otro o incluso ambos simultáneamente. Sólo ha de avanzar pulsando los diferentes parajes o monumentos, y tendrá la oportunidad de recorrerlos.

2a. Etapa - Jaca - Santa Cruz de la Serós - San Juan de la Peña - Leyre - Sangüesa - Sos del Rey Católico - Monreal

Viscarret - Pamplona
 


La segunda etapa del Camino de Santiago corresponde a la continuación de las dos opciones que al emprenderlo podía tomar el peregrino (basándose en el Codex Calixtinus), según se muestra en la primera etapa. Si tomó como punto de partida Roncesvalles y pasó por Viscarret, se encamina ahora a la hermosa capital navarra: Pamplona. Allí disfrutará de los Sanfermines, singular fiesta pamplonica de fama mundial, y de los diversos monumentos y museos que adornan la ciudad.

En caso de haber elegido Somport como inicio del recorrido, y después de detenerse en Jaca, el viajero no podrá disfrutar de los Sanfermines, pero verá compensada la pérdida con una serie de poblaciones dignas de visitarse, que albergan monumentos de todos los estilos arquitectónicos. Desde las antiquísimas iglesias de Santa María y San Caprasio de Santa Cruz de la Serós, pasando por el inmenso monasterio de San Juan de la Peña o el de San Salvador (en Leyre), sin dejar de lado el castillo de Sangüesa o el bello enclave de Sos del Rey Católico (así denominado porque en esta población aragonesa nació don Fernando), hasta la iglesia gótica de Monreal.

Pero recordemos que nuestro peregrino virtual podrá, si lo desea, realizar ambos recorridos, pulsando los diferentes parajes o monumentos.

3a. Etapa - Monreal - Eunate - Puente de la Reina - Cirauqui - Irache - Estella

Pamplona - Puente de la Reina - Cirauqui - Irache Estella

En esta tercera etapa del Camino de Santiago se unen (en Puente la Reina) los dos caminos que podía tomar el peregrino al iniciar el recorrido. En esta localidad se encontrarán tanto aquel que decidió comenzar en Roncesvalles y pasó por Viscarret y Pamplona, como el que inició el viaje en Somport y dejó atrás Jaca, Santa Cruz de la Serós, San Juan de la Peña, Leyre, Sangüesa, Sos del Rey Católico, Monreal y —ya en esta etapa— Eunate (donde puede admirar la hermosa iglesia de Santa María).

Después de asomarse al antiquísimo puente sobre el río Arga que da nombre a Puente la Reina y tras visitar sus iglesias medievales, el caminante se aproximará a Cirauqui y a su iglesia de San Román, de estilo gótico. Allí podrá descansar y reunir fuerzas para el siguiente objetivo, Estella, repleta de monumentos y vestigios históricos que el peregrino no se puede perder. Desde allí puede acercarse, si así lo desea, al monasterio benedictino de Santa María de Irache.

4a. Etapa - Estella - Torres del Rio - Viana - Logroño - Albelda Clavijo - Navarrete - San Millán de la Cogolla - Nájera

En la cuarta etapa del Camino de Santiago el peregrino entrará en tierras de La Rioja, y tendrá la oportunidad de visitar importantes localidades y monumentos.

Desde Estella, la bella población navarra en la que concluía la tercera etapa, el caminante alcanzará Torres del Río, de la misma provincia, donde no ha de perderse la iglesia del Santo Sepulcro, una de las construcciones más armónicas del Camino de Santiago. Tras esta imprescindible parada, y después de atravesar la próspera y monumental localidad de Viana, se llega a Logroño, ciudad que en sus orígenes se articuló en torno al camino. El viajero ha de acercarse, sin falta, a las iglesias medievales de Santiago y de Santa María del Palacio. De ahí puede desviarse hasta Albelda, lugar donde se encuentran las ruinas de la fortaleza de Clavijo, cuyo nombre tiene resonancias legendarias de antiguas batallas. Volviendo a la ruta principal, enseguida se divisará Navarrete, a nueve kilómetros de Logroño, con su enorme iglesia de tres naves. Por último, Nájera (donde la colegiata de Santa María la Real se impone con su grandeza) y el monasterio de San Millán de la Cogolla (entre cuyos muros hilvanó sus versos Gonzalo de Berceo) constituyen el colofón de esta poblada etapa del Camino.

5a. Etapa - Nájera - Cañas - Santo Domingo de la Calzada - Redecilla del Camino - Belorado - Villafranca Montes de Oca - San Juan de Ortega - Burgos
 

En la quinta etapa del camino nos adentraremos en tierras de la vieja Castilla, recorreremos sus campos, disfrutaremos con la grandeza de sus monumentos y con la historia de sus poblaciones.

Desde Nájera, punto final de la cuarta etapa, y todavía en tierras de La Rioja, el caminante llegará a Cañas, población donde se encuentra el monasterio cisterciense de Santa María de San Salvador, que acoge en el interior de su sala capitular uno de sus monumentos más preciados: el sepulcro de doña Urraca. Andando el camino se encuentra Santo Domingo de la Calzada; visitas obligadas en la ciudad calceatense serán el puente y la catedral, donde se hallan el sepulcro de Santo Domingo y el gallinero, testimonio de un famoso milagro del santo. Entramos ya en tierras de Burgos: Redecilla del Camino es la primera población de la ruta que pertenece a esta provincia; en la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Camino podremos ver uno de los mejores ejemplares de pilas bautismales románicas aún conservados. De allí continuaremos hasta Belorado, importante lugar durante la Edad Media citado en el «Poema de Fernán González», y llegaremos a Villafranca Montes de Oca, comienzo de Castilla y Tierra de Campos, donde se encuentra el Hospital de San Antón Abad. Poco después divisaremos la localidad de San Juan de Ortega, nacida en el siglo XII al calor de la alberguería allí establecida por el santo que le da nombre; en su magnífico conjunto monacal, el peregrino podrá admirar la iglesia, en ella se encuentran los dos sepulcros del santo, el claustro reglar, la capilla de San Nicolás y la hospedería. Y, por fin, Burgos, una de las poblaciones más importantes de Castilla desde la Edad Media y corazón del Camino de Santiago. Su imponente catedral será visita más que obligada, al igual que el Hospital de Rey, la cartuja de Miraflores o el monasterio de Santa María de las Huelgas, que alberga en su interior el Museo de Telas Medievales en el que el viajero podrá admirar el famosísimo pendón de las Navas, uno de los trofeos logrados por Fernando III el Santo en sus campañas andaluzas.

6a. Etapa - Burgos - Castrojeriz - Boadilla del Camino - Frómista


 

Comenzamos la sexta etapa del Camino, atrás ha quedado la magnífica ciudad de Burgos, su catedral, su curioso papamoscas y el pendón de las Navas; nos adentraremos ahora en poblaciones más pequeñas, pero no por ello menos ricas en la historia del Camino. Nuestra primera parada de peregrinos será Castrojeriz, donde podremos visitar el Hospital de San Antón, el de San Nicolás y la iglesia de San Juan, y rememorar frente a la imagen de la Virgen del Manzano, en la colegiata que lleva su nombre, las cantigas que le dedicó el sabio rey, Alfonso X. Continuaremos hacia Boadilla del Camino, población palentina que conserva junto a la iglesia un famoso rollo jurisdiccional; finalmente llegaremos a Frómista, término de esta sexta etapa, y en cuya iglesia de San Martín, tuvo lugar, según cuenta la leyenda, el milagro del penitente arrepentido, y donde se encuentra el famoso capitel de la Orestíada, de resonancias clásicas.

7a. Etapa - Frómista - Villalcázar de Sirga - Carrión de los Condes - Sahagún

En la cerealista comarca de Tierra de Campos se halla Villalcázar de Sirga, la primera población de esta séptima etapa del Camino, que cuenta con uno de los templos más interesantes del arte gótico en España: la iglesia de Santa María; muchas son las obras de arte que atesora, entre ellas destacan: el retablo Mayor, los sepulcros del infante don Felipe y su mujer doña Leonor de Castro y la imagen de la Virgen Blanca, cantada por el rey Alfonso X.

De Villalcázar llegaremos a Carrión de los Condes, ciudad en la que podremos visitar el monasterio de San Zoilo, que cuenta con una magnífica portada románica, la parroquia de Santa María del Camino y la iglesia de Santiago, una de las obras más sobresalientes del final de románico en la península.

La etapa acaba en la población de Sahagún, fundada según la leyenda por Carlomagno, y famosa por su arquitectura del barro. De las al menos nueve iglesias con las que llegó a contar se han conservado tres de considerable importancia: la iglesia de San Tirso, la de San Lorenzo y el santuario de la Peregrina.

8a. Etapa - Sahagún - Mansilla de las Mulas - Sandoval - San Miguel de Escalada - León


En esta octava etapa del camino de Santiago el peregrino se adentrará, avanzando hacia el Norte, en la provincia leonesa, mientras disfruta de los bellos paisajes castellanoleoneses y de sus impresionantes monumentos.

Desde la comarca de Tierra de Campos, donde finalizó la anterior etapa, el romero alcanzará la hermosa población de Mansilla de las Mulas, en la que podrá admirar su encintado de murallas. Tras visitar este precioso ejemplo de arquitectura medieval, seguirá el camino hasta la ciudad de Sandoval, cuyo monasterio, iniciado en 1167, deleitará sin duda a los caminantes más exigentes. A unos de diez kilómetros al este de Mansilla de las Mulas, otro bellísimo monasterio, el de San Miguel de Escalada constituye otra obligada visita; su famosa galería meridional de arcos de herradura bien merece el desvío.

De nuevo en el camino principal, la ruta continúa hasta León, magnífica ciudad fundada por el gobernador romano Galba, que hoy presenta al viajero todo el esplendor y la riqueza de su interesantísima historia.

9a. Etapa - Órbigo - Astorga - Castrillo de Polvazares - Rabanal del Camino

Comenzamos la novena etapa del Camino. ¿Convocaría usted una justa para probarle amor a su dama? Eso fue lo que hizo don Suero de Quiñones en el puente de Hospital de Órbigo, primera población de nuestro recorrido. En Astorga, el palacio episcopal, obra del arquitecto Gaudí, muestra en su interior el Museo de los Caminos y su catedral invita al peregrino a admirar el retablo de la capilla mayor. Sigue el Camino, continúa por Castrillo de Polvazares, típica población de la comarca leonesa de la Maragatería para terminar en Rabanal del Camino, donde un peregrino real, Felipe II, en la llamada casa de las Cuatro Esquinas, hizo noche en su viaje a Compostela.

10a. Etapa - Rabanal del Camino - Monte Irago - Ponferrada - Cacabelos - Carracedo - Villafranca del Bierzo


En Monte Irago, primera población de esta décima etapa, se encuentra la llamada Cruz de Ferro, erigida sobre un montículo de piedras depositadas por los peregrinos. Sigue el Camino y llega a Ponferrada, que aún conserva pasos de templarios en su magnífica fortaleza. Desde esta importante localidad leonesa avanzamos hasta Cacabelos, villa medieval ya citada en el siglo X. Después, nuestro itinerario continúa hasta el monasterio de Carracedo, para, más adelante, finalizar esta etapa en Villafranca del Bierzo, en cuya iglesia de Santiago los peregrinos que atravesaban la Puerta del Perdón, vigilados por los apóstoles y una imagen de la Majestad, obtenían indulgencias.

11a. Etapa - Cebrero - Triacastela

Iniciamos esta undécima etapa en El Cebrero, población gallega situada a 1.300 metros sobre el nivel del mar, que guarda en su iglesia el cáliz y la patena que fueron testigos, según cuenta la tradición, de cómo se convirtieron el pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo una fría noche de invierno allá por el siglo XIV; este milagro, que los peregrinos difundieron por toda Europa, según parece, inspiró a Wagner para escribir su Parsifal. Seguiremos hasta Triacastela, punto final de la etapa, en donde podremos visitar la iglesia tardorrománica de Santiago y algunos restos de su Hospital de San Pedro.

12a. Etapa - Triacastela - Samos - Sarria - Barbadelo - Portomarín - Palas de Rey



Ya en el siglo XIII en el monasterio de Samos, primera población de esta duodécima etapa, unos monjes se encargaban de atender al peregrino en su camino a Santiago. Este monasterio, reconstruido en el siglo XVI, posee uno de los mayores claustros de España, el llamado Claustro grande; comunicado con éste se encuentra el claustro de las Nereidas, con la curiosa inscripción de una de sus claves: «Qué miras Bobo». La siguiente población del Camino es Sarria, cuyos orígenes se remontan a época romana, y en la que destacan la iglesia del Salvador, el convento de la Magdalena y el Hospital de San Antonio; los monjes de este hospital entregaban ocho maravedís a los peregrinos que regresaban de Santiago, pero los tiempos han cambiado..., en fin, seguimos hacia Barbadelo, donde podremos visitar la iglesia de Santiago. El Camino llega hasta Portomarín, localidad que aparece ya en documentos del siglo X, donde merecen una visita la iglesia de San Pedro y la de San Nicolás. La etapa finaliza en Palas de Rey. A la salida de esta población, en el Campo dos romeiros, se reunían los peregrinos al amanecer para iniciar la última jornada que les llevaría a Santiago.

13a. Etapa - Palas de Rey - Mellid - Lavacolla - Monte del Gozo - Santiago de Compostela.


 


Mellid es la primera población que nos encontramos en esta última jornada del Camino; las iglesias de San Pedro y Santa María bien merecen una visita. Tan sólo a diez kilómetros de Santiago se encuentra Lavacolla, en cuyo río, el Lavamentula, los peregrinos tenían la costumbre de asearse antes de ir al santuario del Apóstol. Llegamos al Monte del Gozo, su nombre expresa claramente el júbilo que los peregrinos sienten al contemplar desde esta colina la ciudad y la catedral del Apóstol. Y por fin... Santiago de Compostela, término de nuestro viaje, ya casi convertido en iniciático. Atravesamos la plaza del Obradorio y entramos en la catedral por el pórtico de la Gloria, donde el Santo dos Croques mirando hacia el altar mayor, parece orar; a él es a quien los peregrinos golpean con su cabeza al pedirle conocimiento y sabiduría. Queda darle nuestro deseado abrazo al apóstol Santiago y ganar el jubileo.

Finisterre

En el extremo más occidental del litoral gallego, su abrupta costa era uno de los puertos elegidos por todos aquellos peregrinos que llegaban a España por mar desde las Islas Británicas, o de los franceses que embarcaban en el puerto de La Rochelle.
Aunque en principio no forma parte del Camino, ya desde fines del siglo XIV, pero sobre todo a lo largo de la siguiente centuria, se convierte en destino obligado de los peregrinos llegados hasta Santiago, quienes desde la ciudad del Apóstol se dirigían aquí con el fin de visitar el santuario dedicado a Nuestra Señora y que, según la tradición, había mandado construir el propio san Pablo.

GALERÍA DE IMÁGENES

Fuente de este artículo y Fotos: cvc.cervantes.es / caminosantiago.com/

_______________________________

Estos son los mejores datos del idioma español que he encontrado en internet. Los mismos no son de mi autoría y tampoco me pertenecen, los he recopilado desde de la red. He intentado dentro de mis posibilidades poner todas las fuentes posibles, sin embargo puede que inadvertidamente me haya olvidado de alguna, si es así, podéis enviarme un correo a: esf@espanolsinfronteras.com

_______________________________ 

CLASES  DE  ESPAÑOL  POR  INTERNET -  TUTORÍA Y  ETC -  Otras informaciones  a través  del  correo electrónico  de esta  página  web

 

NOTICIAS EN PORTADA - GOOGLE NOTICIAS

Noticias de Recursos Didácticos

 

Noticias de Cultura Española

 
Noticias de Literatura Española
 
Noticias de Lengua Castellana
 
Noticias de Hispania
 
Noticias de Deportes
 
Noticias de Arte e Historia
 
Noticias del Patrimonio Mundial de la Humanidad
 
Noticias de Gastronomía
 
Noticias del Idioma Español
 
Noticias de Poetas y Autores
 
Noticias del Mundo Hispano
 
Noticias de Economía
 
Noticias de Recursos Didácticos
 
Noticias de Ciencia y Tecnología
 
Noticias de Espectáculos
 

 

CLASES  DE  ESPAÑOL  POR  INTERNET -  TUTORÍA Y  ETC -  Otras informaciones  a través  del  correo electrónico  de esta  página  web

 

                                                                        Principal Arriba Historia de la música Los carnavales El flamenco La cocina española Historia de la Navidad El camino de Santiago El Museo del Prado El museo Guggenheim Los Castillos Los casinos y los juegos RENFE  y los trenes La Historia del Seat La televisión española Historia de la moda Historia de los deportes La tauromaquia La literatura española La historia del libro Historia del cine español Las plazas mayores El rastro de Madrid El periódico español

Este sitio se actualizó por última vez el 04/05/2014 gif5