Cristóbal Balenciaga

 

 

 

 

 

Conoce los demás diseñadores a pie de página

Hijo de un humilde pescador y de una costurera, Cristóbal Balenciaga nació en 1895 en Getaria, una pequeña localidad del País Vasco. Maestro entre maestros, es considerado el creador del arte de la alta costura.

Ya de pequeño soñaba con ser modisto, y pasaba las horas muertas dibujando los diseños de las grandes agujas de la época. 

Cuenta la leyenda que, siendo un chaval de 13 años, Cristobal Balenciaga quedó extasiado ante la elegancia de la marquesa de Casa Torres, vecina de Getaria, y que ésta, conmovida ante la ilusión del muchacho por aprender el noble oficio de la aguja, le envió a casa un pedazo de tela y uno de sus más exclusivos trajes para que lo copiara y pudiera así demostrar sus dotes.

Ni que decir tiene que el joven salió airoso de la prueba y que la marquesa, madre de la que sería futura reina Fabiola de Bélgica, desde entonces se convirtió en su mecenas.

Tras un decisivo viaje en 1912 a París estancia financiada por la marquesa de Casa Torres- Balenciaga comenzó su carrera, en serio, en el mundo de la moda. En 1916 abrió un taller de costura y sastrería en San Sebastián, donde comezó a hacerse un nombre que a principios de los años 30 era ya de enorme prestigio en España. Pero los ojos de Balenciaga estaban puestos en París, donde abrió otro atelier en 1937 y, desde donde sus volúmenes y el corte casi arquitectónico de sus prendas que le habían hecho famoso en España, se asomaron al mundo para deslumbrarlo.

Si en 1939 presentaba una línea de hombros caídos, de cintura pinzada y caderas redondas -un estilo que anticipaba el new look de Dior de 1947- años después se permitió el lujo de reinventar la silueta femenina con sus vanguardistas vestidos saco, las mangas tres cuartos, las faldas balón, el talle alto, las caídas en forma de túnica, y la manga murciélago, formas todas ellas sostenidas gracias a su magistal tijera y adornadas con grandes botones.

Su lema arquitecto para las líneas, escultor para la forma, pintor para el color, músico para la armonía y filósofo para la medida, y su afán de perfeccionismo le convirtieron en un clásico en vida, a pesar de lo cual decidió retirarse en 1968. Balenciaga, enemigo de hacer vida social, hizo su última aparición pública en el entierro de Coco Chanel, en 1971. Su muerte no tardaría mucho en llegar. Le aconteció en 1972 tras terminar el vestido de novia de Carmen Martínez Bordiú para la boda de ésta con el Duque de Cádiz. Falleció en Valencia el 24 de marzo de 1972.

Hubert de Givenchy, presidente de patronato de la Fundación Balenciaga, ha dicho de él: "Balenciaga fue el creador del arte de la alta costura. Elegante en su vida y en su obra, su pasión por la vida le llevó a convertirla en arte. Cada una de sus creaciones tuvo siempre algo de escultura, de música y de pintura, expresadas en trajes de impecable y serena armonía".

EL MISTERIO DE CRISTÓBAL BALENCIAGA

Un documental que se estrenará a principios de 2008 desvelará los aspectos menos conocidos de la vida y la obra del diseñador fallecido hace 35 años - DIARIOVASCO.COM - ELENA VIÑAS

«Pretendo mantener vivo el legado del modisto de los modistos, y descubrir a través de su obra el misterioso personaje que representaba; ortodoxo en la forma, pero lleno de vida en su interior». Así define el realizador Oskar Tejedor (Legazpi, 1968) el objetivo del proyecto en el que trabaja desde noviembre de 2006, cuando la productora vasca Idem Producción Audiovisual y la francesa Pyramide Production le propusieron ponerse al frente de un documental basado en la vida y la obra de Cristóbal Balenciaga.

Entonces, el nombre del diseñador de Getaria representaba para él apenas una referencia, la de un personaje de renombre nacido en el País Vasco. Hoy, un año después, Tejedor es un auténtico erudito en la trayectoria personal y profesional de Balenciaga. «He hecho un estudio profundo con expertos en el tema y escuchando a todas esa gente que tuvo alguna relación directa con éste», indica.

El resultado de su investigación es el documental para televisión Cristóbal Balenciaga, permanecer en lo efímero, que aún se haya en fase de rodaje. Su autor destaca, principalmente, la estructura en la que se basa. Según explica, «he establecido un paralelismo entre la vida y la carrera del modisto y la construcción de un vestido diseñado por él mismo. La concepción de este vestido funciona como un testigo que me permite pasar por sus colaboradores y conocer su entorno. A través de ellos descubrimos cómo era Balenciaga, su personalidad, su trato, las técnicas propias desarrolladas que luego hicieron escuela ».

Entre esas personas entrevistadas por Oskar Tejedor se encuentran colaboradores de la talla de Emanuel Ungaro o Courrèges, amigos como Hubert de Givenchy, clientas y trabajadores. Ese es el caso de las dos modelos que en París le sirvieron de maniquíes o el de Juan Emilas, quien trabajó en EISA, la Casa Balenciaga de Madrid, desde 1948 hasta su cierre, ejerciendo de cortador en la sección de sastrería y colaborador más cercano del modisto.

Universo de recuerdos

Sus testimonios encajan como las piezas de un inmenso puzzle que promete mostrar, una vez completado, el universo de Balenciaga; un universo hecho de recuerdos e infinidad de anécdotas, como las narradas por el estadounidense Norman Marcus. «Hay miles y yo he tratado de recuperarlas», asegura el realizador guipuzcoano. «Marcus recuerda cómo en varias ocasiones se le concedió un premio en América y nunca fue a recogerlo. Era un hombre muy humilde, generoso, contrario al marketing y a la publicidad. Ni siquiera concedía entrevistas. Todo eso creaba una aureola de misterio».

Junto a los relatos referidos a la relación que mantenía con su familia, discípulos, empleados y otros grandes diseñadores -«Chanel le respetaba y también envidiaba, mientras Dior le profesaba una gran admiración»-, el documental recoge, a lo largo de sus 56 minutos de duración, cuatro intervenciones correspondientes a otras tantas voces calificadas de «pilares científicos». Se trata de Pamela Golbin, conservadora del Museo de Artes Decorativas de París; Lesley Ellis Miller, conservadora jefe del Departamento de Mobiliario, Textiles y Moda del Museo de Artes Aplicadas Victoria & Albert de Londres; Myra Walker, directora de la colección de moda de Texas y comisaria de la muestra expuesta en el Museo de Dallas; y Miren Arzalluz, curator del Museo Balenciaga.

Según explica Tejedor, «cada una de ellas nos permite descubrir, a pinceladas, el contexto sociopolítico de las distintas épocas de su vida. Desde su inicios en España a su posterior llegada en 1937 a París, pasando por el éxito en los años 50 de sus creaciones en Europa y la repercusión de éstos en América».

Rodaje complejo

El rodaje de Cristóbal Balenciaga, permanecer en lo efímero no está resultando una tarea nada sencilla. «Tenemos que entrevistar a muchas personas célebres y su acceso es complicado», admite Oskar Tejedor. «Tampoco nos está siendo fácil poder disponer de los archivos fílmicos de la Casa Balenciaga, cuando éstos son fundamentales para ilustrar el documental. Llevamos un año intentándolo, aunque ahora podría solucionarse si firmamos finalmente un acuerdo».

Tejedor sostiene que el suyo es «un rodaje atípico», ya que a diferencia de otros, éste no se está produciendo de un modo «continuo», ni en «un plazo de tiempo cerrado», sino «en función de eventos, como la inauguración de exposiciones, que se celebran en diferentes partes del mundo». Sus cálculos le hacen pensar que el documental podría estar terminado hacia finales de enero de 2008 -«ya hemos grabado el 40%»-, y su presentación oficial tendría lugar a principios del próximo año, probablemente durante la celebración de Festival Internacional de Programas Audiovisuales de Biarritz (FIPA).

En esta coproducción francoespañola, que cuenta con el apoyo del Gobierno Vasco y la participación de la Fundación Balenciaga, ya se han embarcado varias cadenas de televisión como ETB, France 3 y Avro, de Holanda, a las que en breve se sumará la Forta, la Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos, por lo que su difusión está más que asegurada.

Permanecer en lo efímero

El título del documental dirigido por Oskar Tejedor, Cristóbal Balenciaga, permanecer en lo efímero, es un fiel reflejo de la intemporalidad de su producción. A su juicio, «es sorprendente comprobar cómo un hombre que se dedica a algo tan efímero como es el mundo de la moda ha sabido mantenerse, incluso después de muerto».

En este sentido, Tejedor recuerda que «sus prendas se siguen vendiendo», ya que «todos los años se reeditan modelos de archivo creados por él a un precio altísimo». Añade, asimismo, que Balenciaga «elevó la alta costura a la perfección y con su desaparición, desapareció también ésta».

GENIO Y VESTIDO - ELPAIS.COM - ROGER SALAS

No está de más desfrivolizar a Cristóbal Balenciaga del tono habitual en que suele moverse la crítica del vestido. El donostiarra es el único de los nombres legendarios de la alta costura que lo merece y que resiste el paso del tiempo y del rodillo de la razón, algo que la moda, en su obsesión por innovarse, olvida. Algo así como que las personas que visten alta moda también, por lo general, apoyan sus pies en suelo real:Con Balenciaga acabó el que la alta costura marcara el rumbo. Ahora en tal égida los cerebros individuales han sido sustituidos por los equipos de las grandes firmas internacionales, lapiceros anónimos (muchas veces mercenarios del pasado) que diseñan al propio consumidor y lo que hay que consumir.

Balenciaga basó su éxito en no hacerle demasiadas carantoñas a la fama (sólo las necesarias que le exigía su propio trabajo), en cultivar -con prudentes distancias- una pléyade de santas mujeres de inagotable talonario y sobre todo en el arte de reaccionar siempre cartesianamente con. sus hallazgos formales.

El modista explotaba cada línea conseguida (del dos, piezas al sari) hasta la saciedad temporada tras temporada: no tenía la obsesión de cambiar, y eso le hacía jugar con ventaja, profundizar como nadie en aquello de "la voluntad de estilo".

La cruda verdad es que su espíritu profesional no pasa hoy día de eso: el aura venerada y mitificada a la distancia de un concepto de la labor de hacer ropa a la medida que ya no volverá jamás. La propia alta costura cambia apresuradamente de fisonomía para subsistir entre tanto prêt-à-porter que no lo es. Balenciaga intuyó esa decadencia y ese final de una época y del vestido de élite. El primer apogeo del prêt-à-porter fue precisamente su tiro de gracia, y así, entonces cerró en silencio, sin avisar, las puertas del estudio de la avenida Georges V, algo así como una elegante manera de morir para las pasarelas.

GIVENCHY DICE QUE BALENCIAGA ERA SU DIOS

El modisto francés recuerda en San Sebastián al gran creador vasco - ELPAIS.COM - CRISTINA ANGULO

"Balenciaga no era solamente un creador extraordinario, sino también un ser humano excepcional. En un oficio como el de la costura, donde se ven toda clase de cosas, encontrar a una persona con tanta integridad y disciplina como él no es nada fácil", aseguró ayer en San Sebastián Hubert de Givenchy. El modista recientemente retirado no escatimó elogios para el creador guipuzcoano afincado en París, y llegó a afirmar que "Balenciaga era un dios para mí". Givenchy fue el ponente estrella del curso Cristóbal Balenciaga y el diseño de hoy de la Universidad de Verano del País Vasco, que ha querido celebrar también el centenario del nacimiento del modista en la localidad pesquera de Getaria.

Vestido con un traje beis y una corbata oscura, Givenchy provocó gran expectación en el palacio Miramar, donde le esperaban Teresa Cormenzana y Kontxu Uzkudun, diseñadoras vascas de moda y miembros de la Fundación Cristóbal Balenciaga, y Ramón Esparza, colaborador y amigo de Balenciaga durante 25 años, a quien Givenchy abrazó emotivamente. Givenchy, que abrió su casa de modas hace 43 años en París, reconoció que su gran pena fue no poder trabajar con Balenciaga.Visiblemente emocionado, el creador francés recordó que conoció al modista en una fiesta en Nueva York en 1953, y "me di cuenta de que no sabía nada, aunque ya tenía abierto mi taller". "Tuve el privilegio de contar con su amistad, y me dijo entonces: 'No ponga una flor para que quede bonito, busque la sencillez". Las lecciones del llamado "arquitecto de la moda" alcanzaron su cenit cuando, según relató Givenchy, en una visita a San Sebastián "montó un vestido sobre una mujer que estaba gorda y era un poco jorobada, transformándola en una mujer esbelta y elegante".

El modista parisiense repasa la obra de Balenciaga Junto a tres modelos del artista cedilos para la ocasión. "Nunca les aparecerá su imagen. porque era un modista completo". Givenchy, que se considera discípulo de Balenciaga, ha mantenido durante sus 43 años de carrera las claves que in su día le aportó el creador , guipuzcoano. El mismo Balenciaga recomendó a sus clientas que acudieran a casa le Givenchy cuando llegaba el prêt-à-porter y sintió que había ,asado su momento.

El carácter perfeccionista de Balenciaga, que vivió en sus inicios los años dorados de la alta costura en París, le llevaban a desmontar y montar un vestido innumerables veces. "El señor Balenciaga llegaba a hacer cien pruebas en un día, y por la noche no podía mover los hombros", apuntó Givenchy.

Colección de 130 trajes

La pasión de Givenchy por el trabajo de Balenciaga le ha llevado a atesorar una colección de 150 trajes de Balenciaga, que calificó de "eternos". Crivenchy, que se despidió del mundo de la moda recientemente, durante la presentación de las colecciones de otoño-invierno en París, comparó a su maestro con el actual mundo del diseño. "La moda actualmente va en cualquier dirección. Utiliza tejidos inadecuadamente y las telas tienen vida, se rebelan si las tratas mal. En Balenciaga, en cambio, no hay nada superfluo, no hay vulgaridad. Tenía una línea de pureza y elegancia que hoy es muy difícil de encontrar", comentó. El creador parisiense dedicará ahora su tiempo a preparar una gran exposición de la obra de Balenciaga, prevista para 1998. "París tiene que celebrar el talento y genio de Cristóbal Balenciaga", aseguró tajante.

El Carácter introvertido de Balenciaga, que huyó de los homenajes y las fiestas, y sólo concedió una entrevista en su vida, parece perseguir ahora a los miembros de la asociación Pro Fundación Cristóbal Balenciaga. Los actos más relevantes programados en homenaje a Balenciaga tuvieron que suspenderse por falta de subvenciones institucionales del Ministerio de Cultura, el Gobierno vasco y la diputación foral guipuzcoana. Los organizadores, que contaban con el apoyo incondicional de Givenchy, tenían previstas las celebraciones de una gala de la moda con una top model luciendo las creaciones del creador de Getaria y la presentación de la fundación en París.Pese a las dificultades, el principal objetivo de los admiradores del modista -la creación de un museo dedicado a Balenciaga en su Getaria natal- sigue en pie. El Ayuntamiento de Getaria ha cedido la casa de la marquesa de Casa Torres, madre de la reina Fabiola y adalid de un adolescente Balenciaga, para el museo; el Gobierno vasco ha donado 30 vestidos del modista y Chillida ha realizado un logotipo para el proyecto en homenaje al ilustre guipuzcoano.

FRASES SOBRE MODA

"A las mujeres les gusta la moda porque toda novedad es siempre un reflejo de la juventud." Madelaine Scudery (1607-1701), escritora francesa.

"Algunos diseñadores han acabado con el buen gusto aceptando los disfraces como buenos, derribando todas las barreras del conformismo y echando por tierra cualquier tipo de salvaguarda." Hans Magnus Enzensberger (nacido en 1934), poeta y ensayista alemán.

"Contra la moda, toda lucha es inútil." Joseph Pla (1897-1981), escritor español.

"El caballero mejor vestido es aquel que no llama la atención de nadie." Anthony Trollope (1815-1882), escritor británico.

"El mal gusto consiste en confundir la moda, que no vive sino de los cambios, con bellos y duradero."  Marie Henri Beyle, Stendhal (1783-1842), escritor francés.

"El vestido es la característica de las maneras, y las maneras son el espejo de las ideas." William Allison (1829-1908), político estadounidense.

"Esclavizarse a la moda es una cobardía y una necesidad. Prescindir de ella es una inútil quiquiriquí que sólo conduce al ridículo." Leon Daudet (1867-1942), escritor y político francés.


"La autoridad de la moda es tan absoluta que nos fuerza a ser ridículos para no parecerlo." Joseph Sanial-Dubay (1754-1817), escritor francés

"La devastadora ideología de la imagen y de lo grotesco que ha señoreado en los ochenta y principios de los noventa, ha conseguido desposeer a muchas víctimas de la moda de su personalidad." Giorgio Armani (nacido en 1934), diseñador italiano.

"La moda es cultura por que es forma de expresión tan útil o inútil como el arte." Antonio González de Cosío (nacido en 1965), cronista mexicano de moda.

"La moda es el arma que los diseñadores damos a las mujeres para que se vean y se sienta jóvenes y actuales siempre." Sarah Bustani (nacida en 1965), diseñadora mexicana.

"La moda es el escenario apropiado para individuos que son interiormente dependientes y cuya estima necesita cierta distinción, peculiarización." George Simmel (1858-1918), sociólogo alemán.

"La moda es la muy particular necesidad que tengo de expresarme y de expresarse de la gente que compra lo mío." Edoardo Roca (nacido en 1968), diseñador mexicano.

"La moda es una actitud, una forma de expresión, un estado anímico, una manera de diversión… La moda es eso y muchas cosas más." Emilio Trad (nacido en 1970), diseñador mexicano

"La moda no es sólo divertimiento, un juego, sino una presencia de civilización y, por tanto, una parte del arte." Pierre Cardin (nacido en 1922), diseñador francés.

"La moda no es una imposición, sino una elección por placer en la que cada uno debe encontrar aquello con lo que se siente identificado." Gianfranco Feré (nacido en 1935), diseñador italiano.

"La moda primero llama la atención, deviene popular y al poco tiempo cansa y pasa." Manuel Méndez (nacido en 1930), diseñador mexicano.

"Uno de los grandes diseñadores de moda fue Napoleón, que cambió los uniformes del ejército para hacerlos más funcionales." Nino Cerruti (nacido en 1930), diseñador italiano.

 

 
   
Google
 
Web www.espanolsinfronteras.com

Principal Arriba Ágatha Ruiz de la Prada Cristóbal Balenciaga Custo Barcelona Jesús del Pozo Manolo Blahnik Paco Rabanne Victorio y Luchinno Calvin Klein André Courrèges Angel Sánchez Carolina Herrera