Murcia

Ciudad de España, capital de la provincia del mismo nombre, situada en la ribera del río Segura, en el centro de la famosa huerta murciana, a 45 m de altitud sobre el nivel del mar. Cuenta con 370.745 habitantes (2001), conocidos bajo el gentilicio de murcianos, sobre una extensión de 936,21 km². Además de capital es sede episcopal y ciudad universitaria. Dista de la capital nacional 391 km.

 

Murcia - Plaza de Colón

 

HISTORIA DE MURCIA

Si clicas en la foto podrás acceder a la galería de imágenes de esta ciudad.

 

Fundada por el emir árabe de Córdoba Abd-Al-Rahman II allá por el año 825. Pese a que la presencia de musulmanes en la región, se remonta al año 713

 

cuando el general Abdelaziz entró por el paso natural del valle del Guadalentín, camino de Cartagena, para enfrentarse a los hispano-visigodos. Esto supuso en los primeros cien años un completo caos pues se producían continuas guerras civiles entre las etnias que habitaban el territorio murciano. Es por eso que el citado emir envió a su ejército para pacificar la zona y fundar una ciudad en el centro del valle del rio Segura que favoreciera el desarrollo de toda la provincia. El lugar elegido fué una pequeña elevación del terreno que había junto al rio. Posiblemente justo en esa elevación hubiese antes un poblado ibérico y algunas villas romanas, tal como lo revelan los numerosos hallazgos arqueológicos encontrados, entre otros emplazamientos, bajo la actual Gran Vía Escultor Salcillo. La ciudad se creó cercada por una muralla de 15 metros de altura jalonada con 95 torres defensivas, así como 9 puertas que la comunicaban con el exterior. Además, la ciudad quedó resguardada por el cauce del rio y por la acequia mayor que discurría por su lado norte. De todo aquello hoy solo queda en pie lo que se conocen como algunos "trozos de muralla" de las que la más importante es, visiblemente restaurada, una de sus torres y un trecho de muralla situada a la espalda del conocido Mercado de Verónicas, a la derecha del Palacio del Almudí. Otros muchos restos se encuentran diseminados por la ciudad pero dada su escasa relevancia histórico-arqueológica quedan relegados a permanecer ocultos, cuando no demolidos, en los sótanos y garajes de las nuevas edificaciones que han propiciado su afloramiento. 

Retomando la historia, y ya en el siglo XIII, el desorden impera por todo el reino, lo cual mueve a la sublevación de poblaciones como Lorca, Mula, Cartagena y Aledo. Por otro lado, el emir de Granada puja en la frontera con Murcia por invadir el reino y, a su vez, la Corona de Castilla tiene reconquistada desde 1213 la mayor parte de Albacete, provincia castellana entonces y durante toda la Edad Media, gracias a su anexión a las de Toledo y Cuenca. Esto mueve a los últimos emires árabes a pactar con la Corona y convertir Murcia en un reino dependiente y protegido de la Corona, pasando a depender de guarniciones castellanas las principales ciudades de la región pero respetando la autoridad del emir moro. Así, entre 1243 y 1244 se lleva a cabo tal compromiso. En 1266 (febrero) Jaime I de Aragón entra en la ciudad anexionándola al reino de Castilla y, finalmente, hacia finales de siglo, Murcia pasa a ser no solo reino protegido sino también gobernado por la Corona de Castilla. A partir de entonces, Murcia sufrió una transformación gradual orientada a adaptarse al modelo cristiano. Una de estas obras fué llevada a cabo por el propio Jaime I, que ordenó abrir una calle ancha y recta a través del zoco árabe que conectara la mezquita con la llamada "plaza del Mercado", típico enclave medieval donde se llevaba a cabo el comercio de la ciudad. En aquel entonces, la mezquita se hallaba situada en lo que hoy es la catedral, y la plaza del Mercado es la actual Plaza de Santo Domingo. La calle ancha y recta a la que hacía referencia es hoy Trapería. Esta calle, junto a la perpendicular calle Platería forman una encrucijada que recorre el casco viejo de la ciudad de un extremo al otro. Durante siglos, el punto donde ambas calles se intersectan formando una cruz fué conocido como las Cuatro Esquinas de San Cristóbal, por figurar una imagen del santo en una hornacina. Hoy se ha quedado en las "Cuatro Esquinas" aunque ni siquiera hay un letrero indicador: solo tres sucursales bancarias y una heladería conforman el enclave. Los nombres de Trapería y Platería han permanecido hasta la actualidad y vienen de los días medievales de comercio con los talleres y negocios que trataban con malteses, genoveses, catalanes, etc. Curiosamente hoy la calle denominada Trapería esta jalonada de numerosas entidades bancarias y financieras, mientras que la llamada Platería esta salpicada a izquierda y derecha de comercios dedicados a la venta de modas y textiles. 

Muralla Arabe  Santa Eulalia   

Hacia finales del s.XIV y durante el s.XV fueron expulsados todos los moriscos de la región y pacificado los territorios tanto de la zona como de las fronteras con regiones vecinas, lo cual dió un período de estabilidad que se reflejó en el desarrollo de Murcia. Así, en el s. XVI, florecieron todas las ciudades del reino. El arte y la cultura también se vio revitalizado y se proyectaron magnas obras como la construcción de la Iglesia de La Merced (actualmente adyacente al edificio del Campus Universitario de La Merced, en la capital).

El s.XVII fué especialmente duro en Murcia por diversos factores: el clima que arrasaba cosechas enteras, epidemias que diezmaban la población y la presencia de piratas berberiscos que saqueaban sus costas impidiendo todo contacto exterior por mar.

El s.XVIII no fué mucho mejor en este sentido, pero comenzó el desarrollo de una economía minera e industrial que vendría a sumarse a la tradicional de siglos anteriores basada en los sectores agrario, artesanal y comercial. Después de esta época un tanto favorable, el siglo XIX se inaugura con una nueva crisis motivada por un período de sequías, seguido de importantes inundaciones, de la guerra contra Napoleón y la ocupación en 1809 de la ciudad de Murcia por las tropas francesas.

Además, las fiebres palúdicas asolaban ciudades como Cartagena y Caravaca, la fiebre amarilla causaba estragos en Mazarrón y Cartagena y el cólera hacía lo propio en Puerto Lumbreras y Lorca. Habrá que esperar a la mitad de siglo para que se invierta la situación. Políticamente, las ideas republicanas movieron a la revolución de 1868 y al estallido secesionista del 73 en el cual se proclamó el cantón murciano.

Murcia entra en el s.XX en un manifiesto subdesarrollo marcado por la imposibilidad de la región por incorporarse al mercado nacional e internacional pues se hallaba en una situación precaria, basada en una nada destacada industria de capital extranjero y un comercio que no había sido capaz de traspasar las fronteras regionales. No obstante, el apoyo por parte del General Primo de Rivera (1923-1929) y su política puso en marcha una gestión eficaz en estas tierras. Así, Murcia se incorpora definitivamente al ritmo del país impulsando la industria, potenciando los sectores de conservas, cítricos y pimentón y modernizando su agricultura.  

Con posterioridad se implantara la Republica en todo el Estado y tras la Guerra Civil, se configura una nueva España bajo la atenta mirada del General Francisco Franco. La Región es ampliada con la provincia de Albacete. 

Tras el régimen, y la llegada de la democracia, la Región recupera su carácter uniprovincial y se intentan igualar las actividades económicas y políticas de sus ciudades mas importantes, que son Cartagena y Murcia. En la década de los 80 y 90 la ciudad de Murcia hace un gran esfuerzo y se sitúa en unos niveles socio económicos de los que había carecido hasta entonces, en comparación a otras ciudades de la geografía nacional de similares características. 

La ciudad de Murcia encara el desafío del siglo XXI con retomadas fuerzas. Un vigoroso impulso económico que hace de esta zona un importante enclave de modernizadas estructuras, tanto económicas y de comunicación, que se expanden y entrelazan con las poblaciones de su entorno y las de mas allá de sus fronteras geográficas.

 

MONUMENTOS

Casino,  Catedral de Santa María,  Convento de Santa Clara,  Iglesia de San Esteban,  Museo de Arqueología,  Museo de Bellas Artes,  Palacio Almudí,  Palacio Episcopal, Teatro Romea.

 

FIESTAS

Fiestas de Primavera,  Romería de la Virgen de la Fuensanta, Semana Santa, Navidad y Reyes, Carnavales, Festivales.

 

ECONOMÍA

 

COCINA CON ARTE

La Región de Murcia atesora una gastronomía que es punto de encuentro de productos de excepcional calidad, hasta ocho de ellos ostentan la prestigiosa denominación de origen, con unas recetas variadas e imaginativas, en las que se reflejan las influencias de los múltiples pueblos que se han asentado en la región a lo largo de los siglos.

La diversidad  geográfica murciana se traduce en una enorme variedad de recetas integradas por productos autóctonos, entre los que podemos encontrar los pescados y mariscos del Mar Menor y del Mediterráneo, las frutas y verduras de la huerta, las carnes y embutidos tradicionales y los excelentes vinos que ofrece la tierra, cuyas virtudes y calidad son reconocidas a nivel  nacional e internacional.

La Región produce y exporta productos tan intensamente demandados como el arroz de Calasparra, de enormes potencialidades para la absorción de sabores o los vinos de Bullas, Jumilla y Yecla, que aúnan cuerpo, sabor y aroma. Legumbres , hortalizas,  cítricos,  alimentos en conserva, mermeladas, confituras   y embutidos elaborados con cerdo completan la nómina de alimentos que la región brinda.

INFLUENCIAS

El paso de distintas civilizaciones por nuestras tierras ha dejado una influencia gastronómica perdurable, aún presente en nuestras cocinas. Así, podemos encontrar claras semejanzas entre platos típicos actuales y comidas del antiguo mundo greco-romano. Ocurre por ejemplo con las migas ruleras, el arrope calabazote o con los salazones. Además, cabría añadir que muchos de los cultivos tradicionales de la Región de Murcia, eran ya practicados en época romana, como la vid, el olivo, la higuera, el melocotonero o la alcachofa.

Posteriormente la cultura árabe asentada en el Mediterráneo, también legó una tremenda herencia de sabores y aromas al recetario murciano. Aunque ésta fue durante algún tiempo magnificada en menoscabo de la romana, creyéndose que todo en la Región era de origen árabe, es bien cierto que muchos de los productos de nuestra despensa poseen un nombre derivado del árabe. Así, por ejemplo aceituna, albóndiga, albahaca, el almíbar y un largo etcétera de alimentos y recetas fueron nombrados por los musulmanes y han perdurado hasta nuestros días.

Tras el descubrimiento de las Américas, se asimilaron una serie de productos llegados del nuevo continente, destacando el tomate o el pimiento, hasta el punto de hacerlos emblemáticos del Levante. Estos nuevos ingredientes, rápidamente se hicieron imprescindibles en nuestra gastronomía.

No cesan aquí las influencias, ya que las nuevas técnicas y formas de elaboración de la cocina actual aplicadas a nuestros platos tradicionales permiten seguir disfrutando de un aire renovado en la cocina tradicional que tanto arraigo tiene en la Región de Murcia

PRODUCTOS

La Región de Murcia es rica en contrastes, lo cual se refleja en su gastronomía. Cada comarca, en función de sus características edafo-climáticas, la composición del suelo y el régimen térmico y de lluvias, tenía acceso a unos alimentos determinados. Se hallan tres tipologías fundamentales: costa, huerta e interior.

El mar de los mil sabores

Los pueblos ribereños han desarrollado una cocina más mediterránea, utilizando productos procedentes del mar.

La Región de Murcia posee una laguna interior salada, conocida como el Mar Menor. En este pequeño mar se capturan especies autóctonas muy apreciadas por su calidad y sabor característico: el langostino, salmonete, la dorada o el mújol son algunas de las más valoradas. En estas zonas se practican artes de pesca ancestrales como las encañizadas.

Además, Murcia posee casi 170 kilómetros de costa bañada por el Mar Mediterráneo. La calidad de sus aguas y la disposición de la plataforma continental, que alcanza importantes profundidades a escasa distancia del litoral, permite la abundancia de pescado.

Se conservan artes y flota de pesca artesanal, lo cual supone una menor amenaza al mantenimiento de estos recursos faunísticos. El jurel, la lecha, el chanquete, las pescadillas, sardina, boquerón, bonito, caballa, lenguado, gallo o merluza son algunas de las especies que se capturan en el Mediterráneo.

La cocina ha creado multitud de recetas a partir de estas especies, adaptándose a la idiosincrasia de cada una. Así, el caldero usa peces de roqueo, la denominada morralla, para sus caldos. Los guisos usan bacalao desalado. Las sardinas se usan como guarnición en las migas ruleras. La dorada se hornea con sal obtenida en nuestras abundantes salinas.

La huerta generosa

Las poblaciones de la huerta asentadas a lo largo de la cuenca del río Segura desarrollaron la agricultura, que suministra una rica variedad de frutas, legumbres y hortalizas. Entre los frutales destacan considerablemente las frutas de hueso como el melocotón, el albaricoque o la ciruela; entre las legumbres destacan las habas, las judias o los guisantes; y entre las hortalizas cabe destacar los tomates, las alcachofas, los pimientos, lechugas y berenjenas que son los productos tradicionales que se pueden hallar en los huertos regados por las antiquísimas acequias.

Uno de los productos más singulares es el pimentón, elaborado a partir de ñoras, pimientos de bola secados y molidos. Además, la huerta de Murcia es una excelente productora de cítricos, destacando el limón sobre la naranja y la mandarina.

El interior

En las poblaciones del interior el clima es menos benigno, la altitud es mayor y todo se vuelve más rudo y consistente.

En estas zonas nos encontramos con cultivos de cereal, legumbres (garbanzos, lentejas...), olivos, almendros, vid y un entorno donde coexiste la carne de caza (liebre, perdiz o conejo) con la de los animales domésticos como el cerdo, el cordero, el conejo o el pollo.

Con todo ello la gastronomía se adapta al medio y se hace densa, calórica y rica. El caracol es un complemento de la carne para algunos platos como el gazpacho o los arroces. Aparece una gran variedad de embutidos típicos que se elaboran a partir de las matanzas, como el morcón, la morcilla o la longaniza. En la olla se conjugan todos estos ingredientes con verduras como el cardo o la chirivía. La condimentación también se hace más recia y montaraz, con comino y tomillo, laurel u orégano presentes en el entorno.

Los productos con sello de garantía

La variedad gastronómica de la Región se fundamenta, por tanto, en la de sus espacios geográficos, entre los que destacan algunos de sus productos frescos o elaborados, obteniendo un reconocimiento internacional mediante la obtención de la calificación de denominaciones de origen y diversas certificaciones de calidad.

Los abanderados de las denominaciones de origen murcianas son el arroz de Calasparra; el pimentón de Murcia; los vinos de Bullas, Yecla y Jumilla; la pera de Jumilla, el queso de Murcia y el queso de Murcia al vino

Además se encuentran entre los productos con Marcas de Garantía de Calidad Agroalimentaria u otras certificaciones europeas el Vino del Campo de Cartagena, el Jamón Serrano, el Aceite de Oliva Virgen Extra y el Cordero Segureño, una especie autóctona del noroeste murciano.

ELABORACIÓN

El proceso de elaboración de los ingredientes determina en mucho el sabor y acabado de los alimentos. Por tanto, no es casualidad, sino una pura cuestión práctica que en Murcia se sigan utilizando utensilios tradicionales de cocina, como las ollas de barro o los calderos de hierro, para cocinar algunas recetas.
 

RECETAS

 

Abanico de Aguacate con Salmón Ahumado,  Almogrote,  Ensalada Murciana,  Gachas Murcianas,  Llobarro del Mar Menor al Ajillo,  Paparajotes Murcianos,  Pipirrana,  Potaje Murciano,  Zarangollo.   

 

PERSONAJES CÉLEBRES

 

Abd al-Rahman II
Alfonso X El Sabio
Anastasio Martínez Valcarcel
Antonio Pérez Gómez
Bartolomé Pérez Casas
Alfonso Escámez
Al-Ricotí
Antonio Gálvez Arce
Azorín
Beata Piedad de la Cruz
Belluga, 300 años después
Diego de Saavedra Fajardo
Don Juan Manuel
Emilio Castelar
Familia Garrido
Bernabé Gil Riquelme
Domingo Valdivieso y Henarejos
El Marqués de Corvera
Emilio Pérez Piñero
Gil Francisco de Molina y Junterón
Ginés Pérez de Hita
Ibn Sabín                                               Isidoro Máiquez
José Matrán
 

 
José Musso Valiente
Ibn Al-Arabi (Abenarabi)
Isaac Peral
Jerónimo Molina García
José Moñino Redondo (Conde de Floridablanca)
José Ortega Cano
José Planes
Juan de la Cierva Peñafiel
La Reina Isabel la Católica en Murcia
Manuel Coronado
Pedro Jara Carrillo
Juan de la Cierva Codorníu
Julián Romea
Manolo Belzunce
Narciso Yepes
Pepín Liria
Rafael Tejeo
Ricardo Codorníu y Stárico
Salvador García Jiménez
Wssel de Guimbarda
Ramón Barba
Roque López
Vicente Medina

 

TURISMO

La ciudad, los monumentos históricos, los restaurantes con comidas típicas.

 

ESCUDO DE MURCIA

 

 

Volver al inicio

 
Búsqueda personalizada
MAPA DE ALMERÍA POR GOOGLE MAPS

 
Ver mapa más grande

 

Principal Arriba Monumentos y Fiestas