Fuerte Ventura

Apenas cien kilómetros separan Fuerteventura, la segunda isla en extensión del Archipiélago, de la costa africana. Más de ciento cincuenta playas, la mayor plataforma costera del Archipiélago y tres mil horas de sol al año invitan al visitante a disfrutar de Fuerteventura.

Fuerteventura - Acantilado - Costa del Cotillo

 

 

HISTORIA DE FUERTEVENTURA

Si le das en la foto, accederás a la galería de imágenes de Fuerteventura.

El primer nombre de la isla conocido es el de Herbania, que hace referencia a la antigua muralla que dividía el territorio en dos y separaba las dos tribus indígenas que la habitaban. La muralla estaba situada en el istmo de la Pared: al norte se encontraban los seguidores de Ayoze y al sur los de Guize.

Más tarde, aparece la forma arcaica mahorero o majorero para denominar a los habitantes de la isla (término estrechamente relacionado con las cuevas que les sirvieron de morada: "majos" o "mohod"), así como los de Mahorato o Maxorata, invención culta y latinizante de la misma raíz acuñada para designar la tierra de los majoreros.

Es en el año 1339, en un mapa de Angelino Dulcet, donde aparece por vez primera el nombre de Forte Ventura.

Antes de la conquista castellana de la isla de Fuerteventura se llevaron a cabo una serie de expediciones por parte de mallorquines, catalanes, andalusíes, vascos y portugueses, en asociación con genoveses, florentinos, venecianos y otros navegantes y comerciantes de la Península Italiana, que partieron principalmente de los puertos peninsulares.

Es evidente que antes de las expediciones de los mallorquines en 1342 ya se conocía la existencia de las Islas, pues aparecían representadas en el mapa de Dulcet, famoso cartógrafo balear.

Jean de Béthencourt alcanza las islas orientales en 1402, y entra en Fuerteventura por el Puerto de la Peña (Ajuy).

El primer recuento de población, realizado entre 1440 y 1450, da un censo de 1.200 habitantes, concentrados básicamente en la capital y sus alrededores. Los primeros asentamientos se situaron en el Valle de la Vega de Río Palmas y Bentancuria. A principios del siglo XVI aparecen otros nuevos en el Valle de Santa Inés, los Llanos de La Concepción y posteriormente en Antigua.

La conquista de la isla duró unos tres años, pero no fueron años de violencia y enfrentamientos, sino más bien de paulatina convivencia pacífica y acomodo entre los conquistadores y conquistados. A mediados del siglo XVII se tienen noticias de que la ocupación territorial llega a la zona de El Cotillo, lo que hace suponer que ya era utilizado como refugio pesquero. Asimismo, hay noticias de la existencia de la ermita de Vallebrón.

Las frecuentes incursiones piratas que padeció la isla tenían como motivo el aprovisionamiento de agua y carne. Tan sólo tuvo carácter de invasión la capitaneada por Xabán de Arráez, en 1593; la isla quedó bajo dominio berberisco durante seis meses y, al finalizar éste, quedó destruida la capital y sus archivos. Ante el riesgo de posibles futuras incursiones se levantaron puntos de defensa como el del Barranco de la Torre, el de El Cotillo y la Caleta de Fustes.

Entre los siglos XV y XVI se producen diferentes ventas de los distintos señoríos y, a principios del siglo XVII, se consolida el Señorío de Fuerteventura con la casa de Arias y Saavedra, que, al igual que en la Península y el resto de las islas, se mantiene hasta la abolición de los señoríos por las Cortes de Cádiz.

El despegue económico de Fuerteventura se produce al final del siglo XVIII, con el inicio del comercio de la barrilla, la cochinilla, la orchilla, la cascarilla y el jicanejo, tras dos siglos de estéril esfuerzo centrado en la economía cerealista.

La barrilla es una especie vegetal que, al igual que el cosco, se recolectaba y dejaba secar para quemarse después, quedándose convertida en unas piedras negras y compactas llamadas "piedras de barrilla". En este estado se exportaba a Inglaterra, donde se obtenía la sosa para la fabricación de jabones.

La cochinilla es un insecto que vive y se desarrolla sobre las hojas de la tunera; luego se recoge, con unas cucharillas especiales, en un duro y meticuloso trabajo. De la cochinilla se obtiene un valioso carmín que se emplea para fabricar el lápiz de labios y para teñir telas. Durante el XIX se añade el comercio de la cal. Ello se traduce en la proliferación de hornos de cal.

Durante los siglos XVIII y XIX se conocen años de hambruna, provocados por notables sequías en la isla; esto da lugar a emigraciones importantes: primero hacia Gran Canaria y Tenerife, y posteriormente hacia el continente Americano (Montevideo, Buenos Aires, México, Venezuela y Cuba).

Hasta después de la Guerra Civil de 1936 se siguen roturando las tierras, realizando cadenas de piedras para evitar la erosión y aterrazando el suelo para cultivar. Se fomentan las actividades de intercambio comercial, haciendo de Puerto Cabras la capital insular, promoviéndose el desarrollo del norte y la creación del primer puerto mercantil. También se abre el puerto de Gran Tarajal, que favorece la producción y exportación del tomate.

La aparición del fenómeno turístico invierte el sentido demográfico. La tradicional ocupación en el interior se desplaza hacia las costas, hecho éste que se traduce en una transformación social importante.

 

MONUMENTOS

Iglesia de Betancuria, Convento de San Buenaventura, Iglesia de La Oliva, Casa de Los Coroneles, Molino de Antigua, Iglesia de Pájara, Torre del Tostón, Iglesia de Nuestra Señora de la Antigua...

 

FIESTAS

Carnavales - La de la Virgen de la Peña - La romería de El Tanquito

 

ECONOMÍA

Fuerteventura es una de las islas del Archipiélago más atrasadas económicamente. Pero es sobre todo la falta de recursos hidráulicos el motivo principal que ha imposibilitado el desarrollo económico de la misma, y que históricamente ha dado lugar a terribles épocas de hambre, que han producido frecuentes emigraciones. Su riqueza económica se encuentra en el Sol y sus playas, gran atractivo para los habitantes de los países del norte.

Actualmente, La actividad principal de la isla se localiza en el turismo. En los últimos años Fuerteventura se ha dotado de grandes complejos hoteleros y zonas turísticas que han dado un impulso notable al sector servicios.

Otros sectores económicos que pueden citarse, aunque con un desarrollo escaso, son la ganadería (cabras) y la agricultura (cereales y hortalizas) y la pesca.

  • Agricultura

    Es escasa y en continua amenaza, La agricultura de secano se reduce a cultivos herbáceos en las zonas medias, Los cereales (trigo, cebada, maíz), base de la elaboración del gofio, las hortalizas (tomate, cebolla, ajo, papas) y la alfalfa son los principales cultivos.

    Existe en algunos lugares la explotación de la cochinilla.

  • Ganadería

    Los pastos son escasos. Por este motivo el ganado existente está condicionado por este hecho y por las características del terreno.

    Las cabras y los camellos tienen cierta importancia, el resto del ganado está reducido a ciertas zonas y tiene un carácter de subsistencia familiar.

    La producción lechera es destacable en la isla de Fuerteventura.

  • Pesca

    Más importancia que el ganado tiene la pesca, pues dada su cercanía al banco pesquero más rico del Archipiélago.

    En la zona de Barlovento, los mares son caladeros, frecuentados por ciertas especies de bacalao, En la zona de Sotavento, por corvinas. Sin embargo los núcleos pesqueros se localizan en pequeñas playas y faenan con medios rudimentarios.
     

 

COCINA CON ARTE

El origen volcánico de la isla, su vegetación casi desértica, su clima cálido, la casi ausencia de árboles y a pesar de todo la incomparable belleza de unos paisajes poco frecuentes, influyen en su cocina sobria pero muy sabrosa, no muy variada pero muy natural.

En el Recetario práctico de la cocina canaria, Alma Hernández recoge tres recetas típicas de la isla: la ensalada guanchinerfe, que se hace con cebollas y “pimientas piconas”, el potaje franciscano, de garbanzas y yemas de huevos cocidas y machacadas en el mortero y la gallina del cura, que una vez asada se espolvorea con azúcar y canela. La sencillez queda patente hasta en los aderezos extraordinarios que se permitía el Sr. Cura.

En la isla de Fuerteventura el pescado es el protagonista y sobre todos ellos la vieja sancochada. También es muy típico la cazuela de pescado con escaldón de gofio, a la que se incorporan modestos moluscos, como lapas, mejillones, burgados y caracolillas

Recetas

Aguacates rellenos de Atún,  Escalopes de Lomo Chinois,  Langostinos a la menta,  Mousse de Gofio,  Pechuga de Pollo al Mojo,  Plátanos al hojaldre,  Quesillo de coco.

 

RESTAURANTES DE FUERTEVENTURA

 

 

PERSONAJES ILUSTRES

Manuel Velázquez Cabrera: nacido en Tiscamanita en 1863, fue promotor y artífice de la creación de los cabildos insulares.

Juan Ismael: pintor, dibujante y poeta nacido en La Oliva en 1907, considerado como uno de los grandes del surrealismo canario.

Eustaquio Gopar: nacido en Tuineje en 1866, fue uno de "Los Últimos de Filipinas", entre los que se encontraba el también majorero,

Rafael Alonso Mederos, fallecido de beri-beri durante el sitio. A su regreso, Eustaquio, llegó a alcalde de su pueblo natal, tanto durante la república como durante el franquismo.

 

MUNICIPIOS DE FUERTEVENTURA

Antigua - Betancuria - La Oliva - Pájara - Puerto del Rosario - Tuineje - Morro Jable - Correalejo - Costa Calma

  • ANTIGUA

  • Es uno de los poblamientos más antiguos de Fuerteventura ya que su existencia data de antes de 1485. Tras la conquista se convirtió en lugar de asentamiento de familias andaluzas y normandas, procedentes de Europa, que se dedicaron a las tareas agrícolas y ganaderas.

    Si bien la existencia de una ermita modesta dedicada a la Virgen de Antigua, se constata desde los primeros momentos, sin embargo, la tenaz oposición de Betancuria impidió que se declarase parroquia independiente hasta finales del siglo XVIII (1784, con ratificación episcopal en 1789).

    Desde mediados del siglo XVI la vecindad de Antigua intenta librarse del centralismo de la villa betancuriana. Y cuando en el XIX se decide que la sede de la Junta Gubernativa Subalterna se instale en esta localidad, esgrimiendo los argumentos de situación geográfica y prosperidad económica, las tensiones alcanzan altos grados, produciéndose manifestaciones con encierros armados incluidos. Ello obligó a una intervención de milicias para imponer el orden.

    En 1812 consigue Antigua declararse municipio independiente, llegando incluso a ostentar la capitalidad insular durante un corto período de tiempo.

    Visitas de interes cultural

    Aparte del yacimiento arqueológico del Junquillo, es del mayor interés la iglesia de Antigua, que sustituye a la primitiva ermita y su ampliación; data del siglo XVIII y conserva las características de las obras de los franciscanos.

    Otras ermitas del término municipal también son dignas de mencionarse, como ocurre con la de Nuestra Señora de Guadalupe, en Agua de Bueyes.

    Como construcción militar figura el Castillo de Caleta Fuste, construido en el siglo XVIII, del que decía Viera y Clavijo que era 'una buena torre con alguna artillería mandada por un sargento.

    Finalmente, son característicos del paisaje los molinos que se elevan sobre la llanura.

    Economía

    La economía del municipio de basa fundamentalmente en la agricultura, con zonas de secano y de regadío; en 1989, se dedicaban 16 hectáreas al primer tipo y 30 al segundo. Los productos consisten en trigo, cebada, millo, lentejas, garbanzos, papas, tomates y forrajeras. Sin embargo, la agricultura va en retroceso, destinándose cada vez menos superficie a este menester.

    También en dicho año 1989 figuran seis industrias en el término municipal, todas en torno a las actividades económicas básicas.

    Es igualmente importante la actividad ganadera, dispersa por todo el municipio, figurando en la costa el típico ganado de la zona.

    La actividad pesquera es escasa, localizándose principalmente en Pozo Negro.

    El desarrollo turístico se centra hoy en Caleta Fuste, donde ha cristalizado un proyecto que en otras zonas ha fracasado

    Aspectos geográficos

    Abierto al mar del este majorero, ocupa una posición central dentro de la isla, siendo sus límites los municipios de Puerto del Rosario al norte, Betancuria al oeste, y Tuineje al sur. Aparecen en Antigua materiales geológicos correspondientes a las diferentes fases de formación de la isla. De hecho, su frontera oeste, la constituyen las cumbres de Maninubre, que pertenecen al macizo de Betancuria, donde se hallan las rocas que constituyen el basamento insular. Sin embargo, son las amplias extensiones de la llanura interior majorera, las que definen buena parte del término. Es el modelado erosivo el que ha marcado decididamente el paisaje, presentándose en el oeste y sur, cuchillos y morros, que delimitan valles que llegan a ser de gran amplitud. Puede suceder que alguno de estos valles en "U", a falta de agua, sirvan de cauce para las lavas de erupciones posteriores. Es el caso del barranco de Pozo Negro, que se encuentra ocupado por las lavas recientes del Malpaís Grande. Estos materiales jóvenes, así como los del Malpaís Chico, procedentes de la Caldera de Gairía, y el de los Toneles, terminan de dibujar el relieve. Las coladas de este último volcán llegarían a la costa, ganándole terreno al mar. El litoral se muestra recortado, con abundantes, pero pequeñas playas.

    Antigua participa de las características climáticas generales de la isla, marcadas por la aridez, derivado todo ello de la escasa importancia del relieve.

    Algunos grupos de tarajales, la esbelta presencia de las palmeras, asociadas mayormente a las áreas de cultivo, y una especie introducida, las tuneras, vienen a ser los principales elementos de la vegetación.

    Visitas de interes natural

    La Caldera de Gairía, con su Malpaís Chico, es un espacio natural protegido, que permite contemplar un edificio volcánico y sus correspondientes coladas lávicas, pertenecientes a las últimas erupciones habidas en la isla. Asimismo, el Malpaís Grande, que ocupa el barranco de Pozo Negro, en el Parque Natural de este mismo nombre, es de la misma edad.

    El barranco de Antigua, supone un espacio de valor paisajístico, y de gran interés para entender la evolución geomorfológica de la isla.

    En el litoral, se alternan pequeñas playas, en áreas de costa baja, e incluso acantilada.

    Las amplias extensiones del interior, ocupadas por gavias y molinos de viento, con sus dispersos caseríos (Agua de Bueyes, Valles de Ortega, ... ), tienen interés paisajístico.

    Cultura popular

    En el llano de Mafasca, y en otras zonas cercanas, se produce un extraño fenómeno natural, conocido por Luz de Mafasca, que ha dado lugar a un buen número de cuentos populares, relacionados mayormente con las almas en pena. Lógicamente su singularidad y la falta de una explicación clara sobre su origen ha hecho volar la imaginación. Se le ha querido dar a las historias planteadas, una relación con la moral cristiana, ejemplarizante para los que no se comportan según sus preceptos.

    Son de destacar los diferentes aspectos que presentan las artesanías locales, destacándose los calados.

    No falta la presencia de un Rancho de Pascuas, que actúan con su particular instrumental y canciones, en la Navidad.

    Fiestas del municipio son, entre otras, las de Antigua, Valles de Ortega, Agua de Bueyes, ...

    Festividades locales

    Martes de Carnaval y 8 de septiembre, N'.5'. de Antigua.

  • BETANCURIA

  • La villa de Santa María de Betancuria fue fundada en 1404 por el conquistador Jean de Béthencourt, de quien lleva el nombre, siendo la segunda ciudad en importancia de las Canarias cristianizadas.

    El día 14 de junio de 1405 fue incorporada a la Corona de Castilla, conservándose el Pendón de la Conquista en su catedral, elevada a tal rango en 1424 por el Papa Martín IV; aunque llegó el Sumo Pontífice a nombrar obispo, nunca llegó a residir en ella un prelado.

    A lo largo de sus años de existencia se ha visto arrasada varias ocasiones por los ataques piráticos provenientes en su mayoría de la vecina costa africana.

    Hasta 1836 fue la capital residencia de los Señores Territoriales que vivían en ella desde 1667. Y hasta 1837 habitaron en Betancuria los franciscanos, que tan importantes obras materiales y espirituales realizaron en toda la isla.

    Fue también sede del Concejo Insular y luego Cabildo Insular, que dirigió, juntamente con los Señores, los destinos de Fuerteventura hasta 1820.

    Deja de ser Betancuria capital insular en 1834, quedando constituida como ayuntamiento independiente en 1812.

    Visitas de interés cultural

    Toda la villa ha sido declarada Conjunto Histórico Artístico con justicia y un recorrido por ella constituye un disfrute artístico.

    Destaca sobre todo la iglesia parroquial, con algún bellísimo artesonado, en cuyo interior se conservan un hermosos retablo barroco y varias piezas de orfebrería, así como antiguas imágenes, alguna de gran valor.

    También se pueden contemplar las ruinas del que fuera el primer convento de las islas, autorizado por el Papa Benedicto XIII en las primeras décadas del siglo XV. La iglesia conventual se levanta cerca de la ermita de San Diego de Alcalá.

    Cuenta además la villa con un museo en e! Que se guardan piezas históricas.

    También son de interés las ermitas de! Valle de Santa Inés y, sobre todo, la de la Virgen de la Peña, patrona de la isla, en Vega de! Río Palmas.

    Economía

    La actividad fundamental del municipio es la agricultura y ganadería. La población se concentra en los dos barrancos principales: El Valle y Betancuria-Río Palmas; el fondo de estos dos barrancos y sus vaguadas aparecen cubiertos de gavias en las que se ha practicado una agricultura de regadío de considerable importancia, gracias a los pozos de la zona. Todavía hoy se cultivan papas, millo y, sobre todo alfalfa.

    Los terrenos de secano se extienden por las partes más altas de! Barranco, las vaguadas y, antiguamente, por lomas de poca pendiente con suelo suficiente para las tareas agrícolas.

    La ganadería se centra en montañas y majadas; en ellas, los pastores intentan conservar las tuneras existentes que sirvan de alimento al ganado.

    No tiene actividad pesquera, ya que sus costas no permiten asentamientos marineros. El turismo no es residente, sino que se limita a visitar sobre todo e! Casco antiguo, a fin de admirar sus bellezas.

    Aspectos geográficos

    Situado hacia el centro de la isla, abierto por e! Oeste al mar, en una costa acantilada, supone uno de los municipios majoreros de más accidentada topografía, así como el de menor extensión superficial. El barranco de los Mozos, sirve de límite norteño con Puerto del Rosario, mientras que al sur linda con Pájara por el barranco de Ajuy; para seguir luego una línea hasta la cumbre de la Gran Montaña, donde también llega e! Vértice superior de Tuineje. Al este, la cumbre de Maninubre, es la divisoria con Antigua.

    Ocupa el Macizo de Betancuria la parte central de toda un área en que aparecen los materiales que constituyen el Complejo Basal, y que en su conjunto lleva el nombre del municipio. Esta formación geológica, la más antigua de la isla, presenta un aspecto de lomos redondeados, debido a la prolongada actividad erosiva que la ha ido modelando. En contados puntos, la actividad eruptiva ha dejado su impronta, con la presencia de series basálticas posteriores.

    Sin embargo, es el complejo basal el elemento más destacado, donde es posible apreciar sedimentos que forman parte de la corteza oceánica. La datación de estos materiales por su microfauna ha dado una edad de 100 millones de años. Además aparecen formaciones volcánicas submarinas, intrusiones plutónicas y también sieníticas. Estas últimas, definen áreas como Risco Blanco y Las Peñas, con un roque do de coloración característica, a menudo confundido por su aspecto con el granito.

    La Villa, la capital municipal, se asienta en la cabecera del barranco del mismo nombre, canal que pasa a denominarse de Río Palmas en su recorrido por esta localidad, donde se encuentra la mayor concentración poblacional del término. Es lugar de cultivo en gavias, donde abundan las palmeras, y los tarahales.

    El relieve determina que el clima de Betancuria sea más húmedo que en el resto de la isla. Las lluvias, escasas pero casi siempre torrenciales, y la desprotección del suelo, conducen a una fuerte erosión, que en poco tiempo colmaría de tierra la presa de Las Peñitas.

    Visitas de interés natural

    Prácticamente todo el término está incluido en el Parque Natural de Betancuria. La singularidad de la formación geológica aquí existente determina su catalogación, junto con su valor paisajístico. En pocos lugares del mundo es posible contemplar, por ejemplo, materiales correspondientes a la corteza oceánica, caso del área del Puerto de la Peña.

    En Morro Velos a está previsto construir un mirador, lugar desde donde se tienen amplias perspectivas de un amplio sector del municipio y de la isla.

    Vega de Río Palmas es un espacio de alto valor natural, donde al tradicional cultivo en gavia s se une la presencia de un importante palmeral y tarajales.

    Cultura popular

    En Vega de Río Palmas, se celebra la fiesta insular de la Virgen de la Peña (tercer sábado de septiembre), cuya tradición es una de las más antiguas de las islas. Sobre esta imagen existe una curiosa leyenda en torno a su descubrimiento y en cuanto a la fiesta, supone una romería que atrae a peregrinos y romeros de toda la isla. Hay carrozas, ventorrillos y animadas parrandas.

    De los escasos centros loceros que han tenido vigencia hasta nuestros días, se señala el de Valle de Sta Inés, con producción de hornos, togios, ... También cabe señalar los trabajos de cestería.

    Festividades locales

    14 de Julio: San Buenaventura y 24 de Agosto San Bartolomé.
     

  • LA OLIVA

  • Parece haber sido esta población la sede del antiguo reino prehispánico de Maxorata. Su poblamiento occidental es de los más antiguos, pues data de principios del siglo XIV.

    El creciente número de habitantes reclama la edificación de una ermita y la asistencia de un capellán, un fraile del convento de Betancuria, al que se le levanta una pequeña casa.

    Pese a ello, pierde importancia hasta el siglo XVIII en que recupera su perdido esplendor. En 1708 ya tiene ayuda de parroquia, consiguiendo su autonomía parroquial en abril de 1711.

    Un hecho trascendental para La Oliva fue el haber sido elegida residencia permanente de los coroneles, del Regimiento de Milicias, con facultades de Gobernador de las Armas, con dependencia del Capitán General y no del Señor Territorial. En sus manos recayeron facultades civiles también, que perdieron al ser disuelto el Regimiento en el siglo XIX. Sin esta institución, familiarmente muy cerrada con matrimonios dentro de la misma familia, comenzó La Oliva a ceder importancia en favor de Puerto Cabras, que obtendría la capitalidad insular.

    Como municipio adquiere su independencia en 1812.

    Visitas de interés cultural

    Como yacimientos arqueológicos destacan los petroglifos de Tindaya, en una zona con numerosos restos, construcciones, cuevas de habitación y funerarias y los restos de un conchero. Parece que esta montaña fue un lugar de culto de los aborígenes.

    La Casa de los Coroneles es un edificio de especial relieve. Constituida por dos plantas, con fachada principal rematada por especies de torres almenadas, tiene un amplio portalón coronado por el escudo heráldico de la estirpe Cabrera, primeros propietarios de la mansión.

    El templo parroquial, bajo la advocación de la Virgen de Candelaria, es uno de los más amplios de la isla, en el que se guardan algunas pinturas de interés.

    El Castillo del Tostón, en El Cotilla, y el monumento a Unamuno en Tindaya son también puntos dignos de mención.

    Economía

    La actividad económica del municipio de La Oliva se basa en el turismo, la pesca y la ganadería.

    El turismo se encuentra al norte, en las playas de Corralejo y la zona dunar; ha habido intentos de potenciar turísticamente otros puntos, tales como El Cotillo, Tabeto y El Jablito, con diferente fortuna.

    La pesca se sitúa en Corralejo y El Cotillo, lugares de gran tradición, aunque haya descendido en el primero a causa de la dedicación al turismo.

    La ganadería, singularmente la caprina, cobra especial relieve en este municipio, que no tiene rival en la isla en cuanto a número de cabezas de ganado.

    La agricultura se limita a pequeños espacios ya que el jable, las zonas desérticas y las montañosas ocupan la mayor superficie. Apenas existe el regadío, en Vallebrón por ejemplo, estando la producción de secano en franco retroceso. Existen, sin embargo, enarenados y algunas gavias junto a los caseríos.

    Aspectos geográficos

    Supone todo el sector norte de Fuerteventura, limitando al sur únicamente con el municipio de Puerto del Rosario. La linde dibuja una línea casi recta, desde la Caleta del Buen Pobre en la costa oriental, subiendo hasta el Pico de la Muda (689 mts.), para llegar a la costa occidental en la Playa de la Mujer.

    A la variedad de materiales geológicos presentes, se une la diversidad que ofrece el relieve. En el occidente del municipio, asoman materiales correspondientes al Complejo Basal, rocas sobre las que se construiría la isla. Amplias rampas, de suave pendiente, glacis, descienden desde los relieves del interior hacia el mar, terminando en una costa acantilada. Descubierta y aislada por la erosión queda el impresionante pitón sálico de la Montaña de Tindaya.

    En la parte central del término, presenta amplios llanos, y es donde se localiza la capital municipal. Algunos conos, incluso recientes, como la Montaña de la Arena, con su malpaís, destacan en el paisaje.

    Al este se encuentran amplios valles en 'U', caso del de Vallebrón, separados por cuchillos y morros. Aparecen también una serie de conos. Sin embargo, es todo el área norteña la recubierta por emisiones recientes (Holoceno), surgidas a partir de varios centros de emisión, que se prolongan hasta la isla de Lobos. El jable, movido por el viento, cubre amplias extensiones desde El Cotillo hasta Corralejo, formando un extenso campo de dunas. La costa aquí se presenta baja y con amplias playas.

    Abierto claramente a la influencia de los alisios y de la brisa marina, la ausencia de relieves importantes determina unas características climáticasO de temperaturas suaves y escasas precipitaciones. Sin embargo, la torrencialidad de éstas y las condiciones del terreno, favorecen la presencia ocasional de áreas encharcadas en la zona central.

    Algunos reducidos espacios de tarajales y, sobre todo, la vegetación colonizadora de los malpaíses, mayormente el tabaibal, y del jable, suponen en buena medida el paisaje vegetal.

    Visitas de interés natural

    El Parque Natural de Corralejo e Isla de Lobos, añade a su interés paisajístico y geomorfológico la singularidad de su flora y fauna, tanto en las extensas áreas de jable, como en la pequeña isla del noreste majorero.

    El Malpaís de la Arena es otro Paraje Natural que reúne un cono volcánico y parte de su correspondiente malpaís.

    El Paraje Natural de la Montaña de Tindaya, intenta proteger este pitón volcánico, que añade el interés de ser un importante yacimiento arqueológico.

    Al sur, ya en el limite municipal, Vallebrón es una muestra de un característico y amplio valle en 'U', limitado por una serie de morros y cuchillos, con interesantes endemismos vegetales, y que constituyen un espacio protegido. Todo el amplio malpaís de Bayuyo o Mascona y el litoral occidental, al norte y al sur del Cotilla, suponen áreas de gran valor ecológico.

    Cultura popular

    La actividad pastoril, dominante en otras épocas, conserva aún muchos elementos que guardan interés etnográfico. Del pasado cerealista del municipio se conservan molinas y molinos.

    La pesca, en Corralejo y El Cotilla, es asímismo otra actividad tradicional. Precisamente en esta localidad se celebra la Fiesta de Ntra. Sra. del Buen Viaje, finales de agosto, que un año recibe la visita de S. Martín de Porres, residente en El Roque y al siguiente sucede al contrario.

    Cuentos y leyendas de brujas giran en torno a una montaña que incluso se llega a considerar mágica: Tindaya. Precisamente en la localidad de este nombre se trabaja la cerámica siguiendo las técnicas tradicionales. Asimismo, aquí se encuentran trabajos de palma. Los calados constituyen otra labor artes anal presente en el municipio. Los productos de la tierra y el mar, son los más representativos de la gastronomía local: quesos y pescados.

    Festividades locales

    19 de marzo: San José y Carnaval y 16 de julio: Ntra. Sra. del Carmen.
     

  • PÁJARA

  • Es uno de los poblamientos más antiguos, después del de Betancuria. Tuvo su nacimiento al parecer en el siglo XVI, aunque con anterioridad pudo ser un caserío en el que se levanta una ermita en la centuria precedente.

    Tras estos oscuros inicios, comienza su desarrollo poblacional, contando en el siglo XVIII con la presencia de un pequeño núcleo de milicias allí acantonado.

    Se convierte así Pájara en asentamiento para el marino que llegaba a los puertos del sur de la isla o el ganadero que guardaba sus rebaños en las inmensidades de Jandía.

    La parroquia, bajo la advocación de Nuestra Señora de Regla, se erige en 1711, justificándose por el número de habitantes y la distancia a Betancuria, de la que se segrega.

    Como municipio adquiere su independencia en 1812, como sucede con otros muchos ayuntamientos de las islas.

    A Pájara correspondió la defensa, en ocasiones, de los ataques piráticos contra. Fuerteventura que se aventuraban en la isla por estas costas sureñas.

    Visitas de interés cultural

    Sin lugar a dudas, el punto de visita de interés cultural más importante lo constituye el templo parroquial.

    De sus dos cuerpos, el primero se trazó antes de 1687, según figura en uno de los tirantes de la armadura del presbiterio. Posteriormente, en las Sinodales del Obispo Dávila y Cárdenas, el prelado afirma que «estábase haciendo una nave más en dicha iglesia, por no ser la que tenía capaz de su feligresía, que se ha aumentado. En este presente año se ha concluido y queda muy decente». Ocurría esto en la tercera década del siglo XVIII.

    Su interior es similar al de toda la arquitectura religiosa de las islas; pero lo que realmente llama la atención es la portada de la nave principal. Su esquema es clasicista, con frontón triangular enmarcado en un rosetón, sobre pilastras. Sin embargo, a este marco se han añadido motivos decorativos de clara inspiración azteca, datados al parecer en el siglo XVII y existiendo controversia sobre su origen.

    Citar finalmente, en el plano arqueológico, la llamada Pared de Jandía.

    Economía

    En Pájara se encuentran todas las actividades económicas que se dan en Fuerteventura. Pero la que constituye su núcleo fundamental es el turismo.

    Se concentra éste en la playa de El Matorral y en la desembocadura de la cañada de La Barca; se encuentran allí los hoteles y bloques de apartamentos, que se extienden luego por la costa hasta La Pared, en Costa Calma. Es Jandía el principal centro hotelero de la isla.

    Por lo que se refiere a la agricultura, es principalmente de regadío, ya que es ésta una de las zonas con más agua, como lo demuestra la bella toponimia. Los productos más importantes son el tomate, la alfalfa y las papas, de las que es una de las zonas más feraces.

    La ganadería es otro de los pilares de la economía municipal. Por las grandes zonas despobladas, pastan libremente los ganados de cabras que hacen de Pájara una de las principales zonas en abundancia de estos animales.

    Hemos de citar, por último, la pesca que se centra en Morro Jable (pese a que el turismo ha absorbido parte de su población laboral), La Lajita y Ajuy principalmente.

    Aspectos geográficos

    El municipio majorero de mayor extensión superficial, ocupa el sector meridional de la isla. Sus límites llegan, por el norte, con Betancuria, a partir de una línea que parte de Gran Montaña (708 metros), sigue una serie de cuchillos y riscos, para continuar por el barranco de Ajuy, que queda incluido dentro del término municipal. Por el este, se encuentra con Tuineje, a lo largo de una frontera que parte asimismo de Gran Montaña; desciende hacia el suroeste, siguiendo las alturas más relevantes, para a partir de la Montaña Hendida, tornar hacia el sur, adoptando finalmente el curso del barranco de Tisajorey, hasta la costa.

    Queda así definida una amplísima línea costera, mucho más extensa por su vertiente occidental. Esta presenta un área norteña acantilada y con pocas playas, mientras que más al sur, se desarrollan las playas de Barlovento de Jandía y eofete. Por el este, como elemento más destacado, aparecen las largas playas de sotavento, culminando en la Punta de Jandía.

    Se delimitan claramente dos espacios, unidos por el estrecho Istmo de La Pared: la Península de Jandía y el resto del término, que ocupa el sector meridional del Macizo de Betancuria. Dentro de este macizo se encuentran los materiales que componen el Complejo Basal, los más antiguos de la Isla. De esta forma, se catalogan desde sedimentos marinos mezosoicos, anteriores a la formación del Archipiélago, lavas submarinas, intrusiones volcánicas de distinto tipo, y series volcánicas más recientes.

    El relieve es una sucesión de barrancos y valles, separados por conos y cuchillos. El jable, en la zona de Vigocho, cubre una destacada superficie. Aproximadamente a partir del barranco de Amanay y hasta Jandía, dominan los materiales antiguos (miocénicos), correspondientes al primer Ciclo Volcánico. El istmo de la Pared es una estrecha franja (que llega a los 4 kilómetros), en buena parte cubierta por las dunas de jable.
    Jandía supone un macizo antiguo, originariamente formado aparte del resto de la isla. El modelado erosivo ha dado lugar a una crestería, en forma de arco, donde se encuentra la máxima altitud de Fuerteventura: el Pico de la Zarza (807 metros) .

    El carácter predominantemente árido del clima, con abundante insolación y escasas precipitaciones, tiene sus matices más húmedos, con los mayores aportes pluviométricos que introduce el relieve. De esta forma, las cumbres de Jandía conocen la presencia aislada de especies vegetales propias del monte verde, así como especies termófibs. Palmerales, comunidades de tarajales, cardona les y tabaibales, junto a la vegetación de arenales y saladares, constituyen la cubierta vegetal más representativa.

    Visitas de interés natural

    El Parque Natural de Jandía une a su interés paisajístico y geomorfológico, desde las cresterías a las superficies de jable, el hecho de conservar especies tan amenazadas como el cardón de Jandía y la hubara.

    En las cercanías de Morro Jable, se encuentra el espacio natural de El Saladar, que constituye un original y frágil ecosistema, muy amenazado.

    El Parque Natural de Betancuria, también forma parte del término, y reúne las formaciones geológicas más antiguas de Canarias.

    Montaña Cardones es un espacio natural que engloba uno de los mejores cardona les de la isla, en un área de interés arqueológico.

    Por otra parte, tanto la amplia línea costera, o enclaves como el Jable de Vigocho, son espacios de singular valor natural.

    Cultura popular

    Todos aquellos aspectos que giran en torno al mundo pastoril, tienen en el municipio y especialmente en Jandía, señalada importancia. Es el caso de las apañadas, en las que se reúne el ganado caprino que anda suelto. En ellas se capan los machos jóvenes y se marcan las nuevas crías.

    Entre las fiestas, hay una que destaca por su originalidad, y es la de El Tanquito, en El Cardón. Se rompe aquí la rigidez eclesiástica y son gentes del pueblo las que suben a hombros la imagen de la Virgen, hasta lo alto de la montaña, en una romería improvisada. El camino es largo y hay que detenerse para reponer fuerzas, pero sin que cese la música y el baile. Ya en la cima, colocan la Virgen en una cueva y sigue la fiesta y la celebración de un asadero.

    Festividades locales

    2 de junio: Ntra. Sra. de Regla y 16 de julio, Ntra. Sra. del Carmen.

  • PUERTO DEL ROSARIO

  • El nombre de Puerto del Rosario data sólo de 1956, siendo su anterior denominación la de Puerto Cabras, recogida de un vecino barranco en el que los pastores llevaban sus ganados a abrevar de las fuentes que allí existían.

    Nació esta localidad en 1797; con anterioridad, no existió poblamiento, debiéndose su fundación a peninsulares, extranjeros y habitantes de los contornos, que vieron sus posibilidades como puerto natural.

    Inicialmente pertenecía al municipio de T etir y conoció una época de fuerte crecimiento en las dos primeras décadas del siglo XIX, como puerto exportador de barrilla y cereales.

    La parroquia, según V. Sánchez Araña, fue erigida en 1806, bajo la advocación de la Virgen del Rosario, segregándose de la de Tetir; sin embargo, su emancipación de aquel municipio no se produjo hasta 1835, cuando el gran aumento de población que había experimentado exigía la separación.

    Aquí se establecen viceconsulados, órganos de gobierno insular y establecimientos comerciales, alcanzando así, hacia 1860, la capitalidad insular, la tercera que ha tenido Fuerteventura.

    En los años 1925-1926, absorbe los ayuntamientos de Tetir y Casillas del Angel y, desde su creación a principios de! presente siglo, en Puerto del Rosario reside el Cabildo Insular.

    Visitas de interés cultural

    Dentro del término municipal hay varios puntos de interés. Podemos citar el poblado de La Alcogida, con sus típicas edificaciones isleñas, que aún se pueden contemplar pese a su deterioro.

    Es de interés la iglesia parroquial de Casillas del Angel, dedicada a Santa Ana, en cuyo interior se guarda una bella talla de la titular.
    Igualmente, la parroquia de Tetir, inicialmente ermita dedicada a Santo Domingo, reconstruida en los siglos XVIII y XIX, que conserva un bello retablo e interesantes pinturas.

    La ermita de San Pedro de Alcántara, en La Ampuyenta, es una de las más bellas de la Isla, resguardada por una muralla.

    Habría que citar también las ermitas de La Matilla, La asomada, El Time, Puerto Lajas, Tefía, etc

    Economía

    Como corresponde a una capital insular, es el sector terciario el que absorbe mayor cantidad de activos laborales, destacando en él los Servicios, seguidos de Transporte y Comunicaciones y Comercio. El Turismo no es de gran peso, aunque todo e! que llega lo hace por el aeropuerto o el puerto, ambos dentro del municipio.

    Le sigue en importancia el sector secundario, especialmente en la Construcción, seguida de la Industria.

    Finalmente el sector primario, en el que destaca la Agricultura, seguida de la Pesca. Aquélla se da principalmente en los terrenos de regadío, inferiores en superficie a los de secano, con producciones de tomates y alfalfa. Los cereales y legumbres son frutos de secano. La ganadería es principalmente de cabras, existiendo algunas granjas de cerdos y aves.
    Citar por Último la pesca, en la que es el primer puerto de la Isla, con importantes capturas de sardinas.

    Aspectos geográficos

    Ocupa una franja, que va de costa a costa, en e! sector norteño de la Isla. Al sur, linda con Antigua, a través de una línea que parte de la Punta del Cangrejito en el oriente majorero, para continuar por una serie de morros y cuchillos. Siempre por el sur, y siguiendo hacia el oeste, se encuentra con Betancuria, subiendo dicha linde para tomar el cauce del barranco de Agua Fría y, posteriormente, de los Mozos, terminando por el oeste en la playa que lleva este mismo nombre.

    Por el norte aparece el municipio de La Oliva, de! que lo separa una línea casi recta que parte de la Caleta del Buen Pobre, en la costa oriental, sube hasta e! Pico de la Muda (689 metros), y termina en la costa occidental, en la Playa de la Mujer.

    El litoral oriental se corresponde con una terraza, que da lugar a una costa baja y con algunas playas, mientras que la zona costera occidental, se observa en e! tramo norteño una terraza, que desaparece hacia e! sur, presentando un acantilado, en el que se intercalan algunas calas y playas en la desembocadura de los barrancos.

    Geológicamente, se encuentran materiales correspondientes a las distintas fases constructivas de la Isla. En el sector occidental están los más antiguos, pertenecientes al Complejo Basal, y que forman parte del extremo norteño del Macizo de Betancuria. Espacio ampliamente modelado por la erosión y de relieve más complicado. El barranco más destacado es el de Los Molinos, que prácticamente marca el límite de esta formación, y donde existe una pequeña presa.

    En la zona central, se descubre parte de la amplia llanura interior majorera, planicie en la que sobresalen algunas montañas aisladas.

    Separando este sector occidental del oriental, aparece una línea de cumbres, de norte a sur, donde se reúnen las mayores alturas del término. El relieve se estructura hacia el este en una serie de valles, que quedan separados por morros y cuchillos. Una sucesión de barrancos, que adoptan distintos nombres a lo largo de su recorrido, drenan dichos espacios, caso de los de Guisguey, La Herradura, Goroy o el de Río Cabras, que recuerda el histórico nombre de la capital majorera.

    Por su parte, en el extremo noroccidental del municipio, aparecen los materiales volcánicos recientes (Malpaís del Sobaco), correspondientes a la erupción de Montaña Quemada, siendo también a lo largo del área occidental, donde se acumula el jable transportado por el viento desde la costa.

    La ausencia de relieves que supongan un obstáculo topográfico, determina que la aridez sea el aspecto relevante de su clima. Unicamente los puntos más altos reciben unos mayores aportes pluviométricos (La Muda, Aceitunal, ... ) que en general unen a su escasez, su irregularidad. La cubierta vegetal original se muestra muy alterada, presentándose en la actualidad una vegetación de sustitución, donde se destacan comunidades de tarajales y palmeras.

    Visitas de interés natural

    En el sector occidental se localiza el Parque Natural de Betancuria, espacio en el que se encuentran los materiales geológicos más antiguos, pertenecientes al Complejo Basal. En él se incluyen enclaves como el barranco de Los Molinos, donde corre el agua salobre, dando ocasión a que se desarrolle un denso saladar, siendo un lugar de interés florístico y faunístico (aves).

    Hacia el centro del municipio, y en su límite con La Oliva, se encuentra el espacio natural de Vallebrón, que presenta una larga crestería de morros y cuchillos, donde se encuentra la montaña de La Muda, y que alberga interesantes endemismos vegetales.
    A lo largo del municipio es posible encontrar diversos lugares de interés, caso del palmeral de El Matorral, el barranco de La Herradura, ... o la amplia extensión costera.

    Cultura popular

    Diseminadas en el abierto paisaje de Fuerteventura, aparecen una serie de construcciones, representativas de la arquitectura tradicional. Es el caso del poblado de La Alcogida, en Tefía, donde se reúne un conjunto de casas típicamente majoreras, a lo que se unen una serie de paredes de piedra, caminos, aprovechamientos hidráulicos y sistemas de cultivos, en las características gavias. Entre la producción artesanal se citan los calados y bordados, trabajos de palma y la alfarería.

    Aparte de las fiestas principales de la capital municipal, a lo largo de todo el término tienen lugar otras, muchas de ellas de gran tradición y arraigo popular: Casillas del Angel (Sta. Ana, 26 de julio), La Marilla (Ntra. Sra. del Socorro, agosto), Tetir (Sto. Domingo, 4 de agosto y San Andrés, 30 de noviembre), Puerto Lajas (Ntra. Sra. del Pino, 12 de octubre), ...

    Festividades locales

    Miércoles de Carnaval, y 7 de octubre, Ntra. Sra. del Rosario.

     

  • TUINEJE

  • El municipio tiene antecedentes de al menos dos poblaciones prehispánicas, una en e! propio Tuineje y otra en el Tarajal de Sancho.

    Tras la conquista, su historia permanece escondida hasta mediados de! siglo XVII. En 1590 era un pago que contaba con una ermita dedicada a San Miguel; esta ermita fue erigida en parroquia en 1790, segregándose de la de Betancuria. Pero dentro de sus actuales límites municipales, se levantaron más ermitas, algunas de ellas convertidas hoy en parroquia.

    Por Gran Tarajal, prácticamente despoblado hasta e! pasado siglo, se entraba y salía a estas tierras; por aquí arribaron corsarios y piratas, así como los obispos para sus visitas pastorales.

    Eran frecuentes las incursiones piráticas, que penetraban al interior saqueando y devastando campos y viviendas. Pero e! pueblo se defendía con sus escasos medios, alcanzando en ocasiones importantes victorias, como sucede con las obtenidas en las batallas de Tamacite y de Llano Florido, en las que los ingleses se vieron superados por los isleños que utilizaron sus camellos en la lucha.

    Tuineje obtiene en el siglo XIX su independencia municipal.

    Visitas de interés cultural

    Hay en este municipio huellas de su pasado prehispánico; así, e! tagoror y restos de población en el Tarajal de Sancho y en el barranco de Gran Valle.

    Es de interés, igualmente, la arquitectura doméstica, caracterizada antiguamente por la ausencia del color blanco, a fin de camuflar las viviendas en prevención de ataques exteriores.

    En la arquitectura religiosa destaca la iglesia parroquial de San Migue!, en cuyo retablo mayor se reproducen escenas conmemorativas de la batalla de Tamacite.

    La ermita de San Marcos, en Tiscamanita, es igualmente un punto de interés, por su carácter popular y en la que se nota la sobriedad no exenta de gracia de la influencia franciscana.

    Economía

    Son varios los pilares sobre los que descansa la economía de T uineje: agricultura, ganadería, turismo y pesca.

    En la agricultura, son los tomates los que ocupan un lugar preeminente, constituyendo el sustento de muchas familias; les siguen en importancia la alfalfa, millo, papas y cereales.

    Es también relevante la ganadería, presente en todo e! municipio. Prácticamente todos los caseríos crían cabras estabuladas; y, además, existen pequeños rebaños, cuidados como complemento a la actividad agrícola. La modalidad de ganado de costa aparece en las zonas cercanas al mar.

    Gran Tarajal es e! punto más representativo de la pesca, reducida hoy casi prácticamente a la de bajura. En invierno, la actividad pesquera se combina con e! empaquetado de tomates. Otros puntos pesqueros son Las Playitas, Giniginámar y Tarajalejo.

    El turismo se localiza principalmente en estos últimos puntos citados, con algunas urbanizacilones.

    Aspectos geográficos

    Municipio de! sur majorero, su límite septentrional con Antigua sigue un trazado rectilíneo, desde e! Morro Jorjado, hasta la Punta de! Cháfiro, en la costa. El corto tramo que enlaza dicho Morro con la cumbre de la Gran Montaña (708 metros), sirve de contacto con Betancuria. Mientras que, hacia el oeste, la divisoria con Pájara parte de la mencionada altura, siguiendo una serie de morros y cuchillos, adoptando finalmente e! barranco de Tisajorey, hasta su desembocadura.

    La línea costera meridional se muestra acantilada, con las mayores alturas hacia el este, donde se encuentra el Faro de la Entallada. Unas cuantas playas se descubren a lo largo de! litoral: Gran Tarajal, Giniginámar, Tarajalejo, ...

    Si bien son los materiales basálticos de la Serie Antigua (Primer Ciclo Volcánico) los que ocupan gran parte del espacio, están presentes en e! término, tanto materiales pertenecientes al Complejo Basal, que caracterizan e! sector occidental, como correspondientes a erupciones recientes; caso de los conos volcánicos y mal países que cubren parte de! área nororiental. No falta tampoco la presencia de formaciones intrusivas, de carácter sálico. En definitiva, es e! modelado erosivo e! que caracteriza el paisaje.

    Hacia el interior, al oeste, encontramos las estribaciones del Macizo de Betancuria, correspondiente al Complejo Basal o zócalo insular. Estos relieves, en forma de morros, lomos y cuchillos, sirven de límite a la extensa llanura interior de Fuerteventura, que alcanza en esta parte de la isla su mayor anchura. Es aquí donde se encuentra la capital municipal.

    Estos amplios espacios ofrecen una serie de llanos y tableros, que se ven surcados por numerosos barranquillos. En e! noreste, aparecen alineados varios conos volcánicos y un extenso campo de lavas: los Malpaíses Grande y de la Pierna.

    Hacia el este del municipio, se definen una serie de amplios valles, que se sitúan perpendiculares a la costa. Sus interfluvios se resuelven en morros o cuchillos, que en ocasiones llegan a formar acantilados en el litoral. Uno de estos anchos valles es el de Gran T arajal, donde se encuentra el núcleo del mismo nombre, y que constituye la entidad más poblada del municipio.

    La ausencia de relieves destacados determina unas características climáticas definidas por la aridez, con escasas e irregulares precipitaciones y moderadas temperaturas. La explotación ganadera extensiva y las roturaciones de terrenos han modificado sustancialmente la cubierta vegetal. De esta forma, son las especies de marcado carácter xerófilo, como aulagas, matas, o incluso los introducidas tuneras, las más abundantes. Tarajales y palmeras, a menudo asociadas a espacios cultivados, terminan de definir la vegetación.

    Visitas de interés natural

    El Parque Natural de Pozo Negro, en el sector oriental del municipio, espacio natural compartido con La Antigua, acoge parte de la superficie ocupada por los materiales recientes del Malpaís Grande y Malpaís de la Pierna, así como el cono vulcánico de la caldera de los Arrabales. La superficie protegida se extiende hacia la costa, incluyendo el barranco de Gran Valle y del Roque, que rodean el macizo de Vigan. Constituye un buen ejemplo de paisaje evolucionado de zona árida, donde se localizan raros ende mismos majoreros, como la Crambe sventenii. La acantilada costa ofrece el espectacular Cuchillo de la Entalla.'", que cae sobre el mar. En el área nororiental, se encuentra un pequeño sector del Parque Natural de Betancuria, donde aparecen los materiales geológicos más antiguos de la isla.

    Gran Tarajal supone un original espacio, donde crecen tarajales y palmeras, en un enclave amenazado por el crecimiento urbanístico.

    Cultura popular

    La Fiesta Jurada de San Miguel, celebrada cada 13 de Octubre, obedece a una promesa hecha al Santo, con motivo de la victoria que el pueblo majorero obtuvo ante las tropas inglesas, que atacaron Fuerteventura en 1740. Dicha promesa parte del que fuera gobernador de armas de Fuerteventura, Sánchez Umpiérrez. Si bien en 1946 y 1947, a iniciativa del cura de Tuineje, Santiago González, se decidió conmemorar estos hechos, con una escenificación de los mismos, dicha actividad no tendría continuación. La tradición se recuperaría de forma improvisada en 1967. Ya en 1974, y de la mano de Felipe Marrero Francés, se lleva a cabo una representación en los distintos lugares donde se desarrollaron los hechos. De esta forma, desde el día 8, hasta el 13 en T uineje, tienen lugar en Tarajalejo, Tiscamanita, Gran Tarajal, e incluso en otros municipios, caso de Antigua y Pájara, una cuidada puesta en escena, que recuerda estos importantes hechos históricos.

    La artesanía tiene cumplida representación en T uineje, con una labor de rescate de todos aquellos tejidos realizados en el telar tradicional. Junto a las traperas, aparecen otros tejidos de lana, de oveja, hilo, ... e incluso, con pelo de camello.

    Festividades locales

    El 2 de Febrero: Ntra. Sra. de la Candelaria, y 13 de Octubre: Fiesta Jurada en honor de San Miguel Arcángel.

TURISMO

La isla, los monumentos y los espacios naturales

Valle de Betancuria, Vega del Río Palmas, Mirador de Morro de Vellosa, Los molinos de viento, La Montaña de Tindaya...

 

ESCUDO DE FUERTEVENTURA

 

Escudo Heráldico de Fuerteventura

MAPA DE FUERTEVENTURA POR GOOGLE
 
 
 
 
   
 
Búsqueda personalizada

Principal Arriba Monumentos y Fiestas