Granada

La bellísima ciudad de la Alhambra se levanta sobre la confluencia de los ríos Darro y Genil, entre la falda de Sierra Nevada y la feraz vega que lleva el nombre de la ciudad. La población se asienta sobre dos colinas, El Albaicín y la Alhambra, y son muchos los viajeros que afirman que si en España sólo hubiera tiempo para visitar una ciudad, esta debería ser Granada. 

 

Granada - La Alhambra

 

GRANADA Y SU HISTORIA

Pinchando en la foto podrás acceder a la galería de imágenes de esta ciudad

Granada es una ciudad española, capital de la provincia homónima, en Andalucía, y antigua capital del medieval Reino de Granada. Cuenta, a 1 de enero de 2006, con una población de 238.000 habitantes y de 542.638 con su área metropolitana, que sumado a los cerca de 80.000 estudiantes foráneos hace que sobrepase los 620.000 habitantes, siendo así la octava urbe de España.

Con una altitud media de 666 m sobre el nivel del mar, está situada a los pies de Sierra Nevada, en la confluencia de los ríos Genil, Darro y Beiro, y al borde de una fértil planicie, la Vega de Granada, rodeada por tres macizos montañosos.

Limita con los municipios de Atarfe, Maracena, Pulianas, Jun, Víznar, Huétor Santillán, Beas de Granada, Dúdar, Pinos Genil, Cenes de la Vega, Huétor Vega, La Zubia, Ogíjares, Armilla, Churriana de la Vega, Vegas del Genil y Santa Fe. Entre sus barrios destacan el Albaicín, Sacromonte, Realejo, Zaidín-Vergeles, La Chana, Almanjáyar y Cartuja.

Recibe los títulos de "Muy noble, muy leal, nombrada, grande, celebérrima y heroica ciudad de Granada", que aparecen en el escudo municipal.  A la hora de contar la historia de Granada, se pueden hacer cuantas divisiones se quieran y se pueden establecer antecedentes, suposiciones, consecuencias, lecciones, explicaciones, etc. de todo tipo. En estas páginas no pretendemos sentar cátedra sobre nada ni nos atribuimos ninguna de las informaciones que aquí se dan, las cuales se han obtenido en otras fuentes.

Lo único que aquí intentamos es hacer un pequeño resumen de la historia de esta provincia y de su capital que sirva para, en unos minutos, tener una idea aproximada de cuál ha sido el camino que nos ha traído hasta donde estamos.

GRANADA ANTIGUA

Paleolítico / Neolítico  / Edad de los metales / Fenicios y griegos Iberos
Romanos / Visigodos

Poblada desde tiempos íberos (siglo VIII adC) al parecer con el nombre de "Ilturir", tiene contacto con la cultura de Tartessos y con los pueblos bastetanos. Se conservan restos de murallas defensivas del siglo VI adC del asentamiento que cambió su nombre por "Iliberri", que se mantiene hasta su sumisión a los romanos en 193 adC. Los romanos la llaman "Iliberia".

Iliberis fue fundada amurallada, sobre tierra no ocupada hasta esa fecha, por clientes y parientes de nativos de la costa que convivían con fenicios en Sexi, está a dos jornadas del mar en el camino de Linares, tras cruzar el río Genil, de imprevisible caudal, que era el gran obstáculo de la ruta. Vivía de surtir de mercadería indígena la costa afeniciada.

Paleolítico

En las planicies del noreste de la provincia se han realizado importantes excavaciones en las que se han encontrado restos de fauna de entre 0,8 y 2 millones de años de antigüedad entre las que hn aparecido restos que en un principio se atribuyeron a seres humanos pero, con el paso de los años, esta hipótesis parece perder fuerza. El alborozo con que al principio se recogieron los resultados de las investigaciones y excavaciones del profesor Gibert en el yacimiento de Vena Micena (en Orce, cerca de Baza) parece haber dado paso a cieto escepticismo aunque es de reconocer que la polémica ha despertado el interés por la paleontología en muchos granadisnos, ante el atisbo de que pudiera ser aquí en donde se encontrarran los restos de los primeros pobladores de la Península Ibérica. Este papel parece habérselo atribuido, sin paliativos el yacimieto de Atapuerca, bastante lejos de estos pagos.

Así, los primeros restos de antecesores del ser humano que parecen gozar de unanimidad en la comunidad cinetífica son los hallados en los yacimeintos de La Esperanza (Loja) y de La Solana del Zamborino (Fonelas), ambos del período paleolítico superior (hace alrededor de 600.000 años), al oeste de la capital y en los que parece apreciarse la existencia de alguna organización social y los primeros pasos de una economía de recolección y carroña a prácticas de caza mayor, mejor dominio de la fabricación de herramientas líticas y primeros signos de ritos funerarios.

Del paleolítico medio (hasta hace unos 40.000 años) se han descubierto ya numerosos restos en varios yacimientos en la Sierra de Harana y destaca el de La Carigüela (Píñar) del que parece deducirse la intensa presencia de individuos de ll género homo, especie Sapiens, género Neanderthalensis.

Neolítico

Reemplazados ya por el homo sapiens sapiens, nuestros antepasados directos, toda la provincia esta sembrada de yacimeintos del paleolítico inferior y del neolítico. En esta fase, la cultura de la recolección y la caza es reemplazada progresivamente por la agricultura y la ganadería y los yacimientos ya contienen restos de piezas de alfarería.

Entre los años 7.000 y 3.000 a.C. subsisten en la provincia nuerosos asentamientos de este tipo, en los que se va prefiriendo el terreno llano a las cuevas de las montañas (ya no había miedo a las fieras) y se empiezan a ocupar las vegas, ricas para la primitiva agricultura y el pastoreo. A pesar de esto, es lógico que, de haberse conservado algunos restos, hayan sido encontrados en su inmensa mayoría en cuevas, al abrigo de las inclemencias meteorológicas. Por eso los mayores yacimientos son los de La Carigüela y La Ventana (Píñar), la Cueva del Agua (Huétor Santillán), Las Majólicas (Alfacar), cuevas de La Mujer, del Agua, Los molinos y Sima Rica (Alhama) y las cuevas del Capitán, Los Intentos y Las Campanas (Motril). Del final de este período se han descubierto en la Cueva de ls Murciélagos (Albuñol) labores de cestería perfectamente conservadas, granos de trigo y piñones, fragementos de cerámica, punzones y objetos de uso personal en bastante buen estado de conservación.

Edad de los metales

La llegada de la Edad del Cobre trajo la expansión de los asentamientos (hay más de 500 datados entre el año 3.000 y el 1.800 a.C.) por toda la provincia y se caracterizó por el uso de este nuevo metal, de los que se han encontrado numerosísimas piezas, y por la construcción de grandes monumentos megalíticos y construcciones funerarias, entre los que destacan los existentes en Montefrío, en el paraje conocido como La Peña de los Gitanos y los que exiten en el valle del río Gor, éstos en íntimo contacto con la Cultura de los Millares, que se desarrolló en lo que hoy es la vecina provincia de Almería. En este etapa, se intensifica el desarrollo de la agricultura y con ella, se desarrollan nuevas técnicas y herramientas; de todo esto se conservan miles de piezas, entre las que destacan las hachas, los restos de molinos naviformes y de silos y la cerámica campaniforme. A esta época corresponden también los primeros restos descubiertos de pintura rupestre, cronológicamente bastante retrasados frente al resto de la península y de notable simplicidad; nuestras de este arte rupestre hay en la Piedera del Letrero de los Mártires (Huéscar) y en bastantes puntos diseminados por la Sierra de Harana o de los Llanos de Carchuna y en otros lugares dispersos por toda la provincia.

La edad del bronce (aproximadamente entre los años 1.800 y 1.000 a.C) está marcada por la notable influencia de la vecina Cultura de Argar que, desde Almería, se extendió por todo el sureste español, abarcando el territorio que hoy corresponde a las provincias de Almería, Murcia, Granada y Jaén. En esta época, los pobladores ya están distribuidos en poblados permanentes con viviendas hechas de madera y rodeadas en ocasiones de cercas de piedra. Se trata de poblaciones purramente agrícolas que cultivan el trigo, la cebada y las legumbres y a la vez practican la ganadería de ovejas, cabras y cerdos. Para mantener este modo de vida, aparecen construcciones especializadas como las cisternas de agua, incipientes regadíos, silos para almacenar el grano, viviendas elevadas sobre pilares, etc. Los principales asentamientos de esta época excavado hasta la fecha son los existentes en el Cerro de la Encina (Monachil), Cuesta del Negro (Purullena) y Cerro de la Virgen (Orce).

A partir del año 1.000, la cultura argárica almeriense va perdiendo peso en favor de la creciente importancia de la cultura tartésica que se está desarrollando en el vallle del Guadalquivir. Será por esta vía por donde entre el nuevo metal, el hierro, que va a marcar un cambio muy significativo en la historia de la provincia ya que de la mano de los tartésicos llegarán nuevas rutas de comercio, nuevas técnicas de cultivo y, simultáneamente se producirá la llegada a nuestras costas de viajeros de tierras lejanas, por el sur, y de nuevos pobladores iberos por el norte. Una de las consecuencias de estos nuevos tiempos fue que los poblados pasaron ahora a construirse en lugares que reuniesen dos condiciones: por un lado, que ocupasen lugares adecuados para promover el comercio y controlar las rutas comerciasles; por otro lado, debían ser lugares aptos para ser amurallados y defendidos. Con esta idea, por ejemplo, se desarrolló un poblado en el Cerro de los Infantes de Pinos Puente que mantenía contactos comerciales hacia Almería y hacia el valle del Guadalquivir.

Durante los primeros siglos de este milenio se va a producir también una definitiva pérdida de toda clase de identidad exclusiva porque, al igual que en el resto del Mediterráneo, el aumento de la población, las mejoras de las técnicas de navegación y la expansión de nuevas formas sociales y de organización política va a remover hasta los cimientos todo signo de cultura anterior, proceso que culmina poco antes de nuestra era con la expansión del imperio romano.

Fenicios y griegos

Fueron los fenicios los primeros en llegar a las costas del sur mediterráneo español, donde establecieron diversas factorías enlazadas entre sí a través de las cuales vendían sus productos y obtenían productos locales para exportarlos hacia sus ciudades de origen. Las principales colonias fueron las de Gadir (Cádiz), Malaca (Málaga), Sexi (Almuñécar) y Abdera (Adra). Tras la batalla de Alalia (250 a.C.) el centro de gravedad político y económico se desplazó desde Tiro hasta Cartago, lo que favoreció la entrada nuevos pobladores y comerciantes en todo el sur español.

En particular, en la provincia de Granada, de los restos descubiertos en las excavaciones de la antigua Sexi se deduce que existió un importante comercio de cerámica y de las mercancías propias del mediterráneo: trigo, aceite y vino. El cultivo del olivo y de la vid fue segurmente impulsado por los comerciantes fencios, ya que se trata de mercancías fácilmente almacenables y transportables; trajeron también notables adelantos técnicos como el uso del carro como medio de transporte y el perfeccionamiento del arado. En los yacimientos de Puente de Noy y de San Cristóbal se han encontrado, además, tumbas con un particular sistema de pozo con nichos laterales en las que se han encontrado ánforas de alabastro con inscripciones griegas, urnas funerarias y ajuares mortuorios.

Es posible que esta mayor presencia en la costa se tradujese en una penetración hacia el interior, teniendo en cuenta que para una implantación cultural no es necesaria la ocupación militar del terreno, sino que la simple aparición de nuevas técnicas de cultivo y mejores procesos de producción permite que las culturas se expandan lentamente mediante el comercio y la comunicación, por lo que no es difícil suponer que las tierras altas de la provincia también recibieran el influjo de los pueblos fenicios y se sumaran al comercio de los productos propiamente mediterráneos, trigo, aceite y vino, tomando de los fenicios sus técnicas de cultivo, su moneda, y estableciendo nuevas rutas comerciales hacia la costa a través del Boquete de Zafarraya y del rio Guadalfeo.

Esta pujanza de fenicios y cartagineses impidió que la otra potencia comercial de aquella época en el Mediterráneo, Gracia, llegase a implantarse en el sur de la península y aunque han aparecido algunos restos de cerámica de vidente origen griego (Necrópolis de Tútugi y Cerro del Real de Galera), no da la sensación de que hubiese existido un efectivo asentamiento sino una serie de contactos esporádicos e intercambios comerciales aislados.

Iberos

Al mismo tiempo que por el mar se producía la llegada de comerciantes y pobladores fenicios y cartagineses, desde el interior de la península se estaba expandiendo simultáneamente un grupo de pueblos agrupados bajo el nombre de iberos que, al parecer no guardaba entre sí ninguan cohesión sino que era el fruto de alginas ciudades que habían tenido cierto éxito agrícola, comercial o militar y habían conseguido prosperar y crecer hasta el punto de necesitar nuevas rutas comerciales, productos o, simplemente, territorio donde asentar su excedente de población. Como continuación (bastante lógica por otra parte) de las culturas argárica y tartésica, los iberos se organizaron en Andalucía oriental en dos grandes grupos: los bastetanos, en torno a su ciudad matriz Basti (la actua Baza) y los turdetanos, ligados a la zona comercial del Valle del Guadalquivir.

Prácticamente todo lo que hoy es la provincia de Granada estaba ligado al área comercial de los bastetanos, quienes disponían de un eficiente sistema de organización territorial basado en ciudades estratégicamente situadas junto a fértiles vegas y en las intersecciones de la rutas comerciales. Con un asombroso parecido al recorrido que actualmente tiene la autopista A92, las principales ciudades aliadas o controladas de los bastetanos eran Acci (Guadix), Illiberis e Ilurco (Pinos Puente). Hay que tener también en cuenta que junto a estas ciudades de cierta importancia (2.000/5.000 habitantes) coexistían numerosas aldeas diseminadas y pequeños núcleos dispersos de población y que el sistema político propio de cada uno de ellos podía variar desde la monarquía a la tribu más pura y simple.

En esta época se produce un enorme avance en la agricultura, definitivamente convertida en el modo principal de vida y en las técnicas de cultivo y transporte; el regadío se generaliza en fértiles vegas; se refuerza la importancia del caballo como medio de transporte y como medio de combate; la moneda se generaliza como medio de pago y la riqueza se convierte en divisa diferenciadora entre clases sociales. Es precisamente de los enterramientos de las clases altas de lo que más restos han quedado en yacimientos como los de Galera, Baza y El Cegarralejo. Destaca entre todos estos restos la hierática Dama de Baza por su excelente conservación y que da idea del grado de refinamiento a que habían llegado los pueblos iberos de la península.

Romanos

Durante el siglo IV a.C. aparece en el Mediterráneo un nuevo jugador dispuesto a tomar el relevo a cartaginenses, fenicios y griegos: Roma. Si con griegos y fenicios se trató de una disputa comercial y política que acabó con la absorcón de los territorios de ambos, Cartago disponía de suficiente poder militar para plantar cara a la nueva república y frenar sus ánimos expansionistas. Las primeras batallas se decantaron a favor de los romanos en Córcega, Cerdeña y Sicilia pero el verdadero campo de batalla fue la península ibñerica, en donde ambos contendientes emplearon buna parte de sus fuerzas.

La expusión de las islas italianas forzó al los cartaginenses a dirigir sus pasos, para garantizar su propia supervivencia como potencia comercial y militar, hacia la península. Amílcar Barca desembarca con sus tropas en Cádiz en el año 237 a.C. sometiendo todo el valle del Guadalquivir dirigiéndose entonces hacia el este, llegando al territorio de los bastetanos, dejando a un lado a los lusitanos que parecían un rival más difícil y tenían menos interés político y económico ya que estaban menos desarrollados y existían menos ciudades aptas para implantar un sistema de ciudades aliadas; además interesaba dirigirse hacia el este para frenar en lo posible el avance de los romanos.

Frente a Barca, los romanos envían a Publio Cornelio Escipión al frente de un notable ejército quien consigue derrotar al cartaginés e integra, aproximadamente hacia el año 200 a.C., toda la provincia de Granada en la órbita del imperio romano. Esta inicial ocupacion no fue, sin embargo, todo lo intensa que se podría esperar de un pueblo metódico y bien organizado como era el romano debido a que, por un lado, existió resistencia entre los pobladores hacia el conquistador y, por otro lado, a que la turbulenta situación política interna de la república romana de los siglos II y I a.C. tampoco favorecía la expansión. Existe, incluso, constancia de que alrededor del año 197 a.C se produjero revueltas contra el ocupante romano en la zona de la Alpujarra.

En cualquier caso la venida de Julio César hasta tierras hispanas para luchar contra su rival Pompeyo acabó determinando el estableciminto definitivo del Roma, con su cultura, su organiación, su mneda y su lengua en la provincia de Granada. Incluso algunas ciudades cambiaron temporalmente sus nombre para mayor gloria de los nuevos conquistadores: Iliturgi fue Forum Juluim, Artigi (Alhama) fue Juliense y Vesci (Huétor) fue Faventia.

El establecimiento del imperio en Roma, a partir del año 31 a.C. supuso la llegada definitiva de la pax romana a la península. La actual provincia de Granada quedó dividida entre las provincias romanas Tarraconensis (todo el noreste de la provincia) y Bética (el centro y oeste, el valle del Genil). En Guadix se estableció una importante colonia y puesto militar (Julia Gemella Acci) en la que se levantaron importantes templos y edificaciones siguiendo los cánones y la estética de la metrópoli. La agricultura conoció un avance notable con la incorporación de nuevas técnicas de regadío y del arado romano. Se establecieron caminos siguiendo el esquema romano de calzadas que enlazaban cada una de las ciudades y se construyeron pequelos circos y teatros conforme al signo de los tiempos.

La economía en su conjunto conoce un crecimiento significativo al abrigo del comercio interno y con la propia metrópoli y se explotan minas, se comercia con productos de la pesca hacie el interior, el vino y elaceite parten por mar hacia Roma.

La propia Illiberis crece durante esas fechas hasta disponer de foro, anfiteatro, y templos, santuarios, gimnasios y termas. Las construcciones civiles se extienden por toda la provincia y se generalizan los acueductos y baños (La Malaha, Alhama, Graena, Sierra Elvira, Lanjarón...).

Toda esta bonanza y prosperidad comienza a desmoronarse a finales del siglo II de nuestra era, a la par del propio debilitameinto de la Roma imperial bajo la presión de los publos bárbaros del norte: el comercio sufre una fuerte regresión y las ciudades empiezan a fortificarse para prevenir las hordas de vándalos que abren paso a la dominación visigoda sobre la península y sobre la provincia de Granada en particular. El cambio del sistema agrícola del colonato romano a la implantación de la esclavitud conlleva una enorme pérdida de productividad y a falta de un nuevo esquema de poder, las ciudades optan por cerrarse sobre sí mismas y se acaba un período de prosperidad de dos siglos.

Visigodos

Aunque ni remotamente podían compararse con los romanos en eficiencia y organización, los visigodos trajeron a la península un nuevo período de establidad, especialmente a partir de las campalas de Leovigildo, que pacificó el reino y derrotó a los díscolos vándalos. Este rey visigodo dividió el sur de la península en dos provincias, la de Hispalis, en tornoa Sevilla, y la Bética que ocupaba lo que ahora son las provincias de Málaga, Jaén, Almería y Granada.

El período visigodo se caracteriza, al igual que en el resto de la península por el establecimiento de un sistema político clientelar basado en la división del territorio en feudos y en la agricultura aunque la debilidad de la dominación no tuvo grandes efectos económicos o sociales sino que más bien fue una incrustación de los propios visigodos en el tejido social y político preexistente. A falta de un poder central verdaderamente organizado, la acuñación de moneda se hace en distintas cecas y hoy existen monedas acuñadas en Illiberis que dan fe de los hechos de la época.

El único rasgo verdaderamente significativo de la ocupacion visigoda fue el transito desde las religiones preexistentes, una mezcla de tradiciones iberas con formas romanas, hacia el cristianismo. La prueba más patente de esta transformación es el conocido Concilio de Elvira (o de Illiberis) en el que participaron 24 obispos de la Bética y cuyos cánones se han conservado hasta la actualidad. La iglesia católica, cuya fuerza se vio notablemente incrementada en esta época ante la ausencia de fuerzas de mayor peso, dividión la provincia en dos diócesis: la de Basti, dependiente de del Obispo metropolitano de Cartagena y la de Illiberis, dependiente del de la Bética, asentado ahora en Sevilla. De esta época es también la tradición de los Varones Apostólicos, seguidores directos del Apóstol Santiago que en medio de persecuciones extendieron la religión por estos pagos; San Torcuato en Guadix o San Cecilio en Granada son sus mejores ejemplos.

Junto a la pujanza de la nueva religión coexisten minorías como los judíos de Garnata Al-Yahud, un arrabal cercano a Illiberis emplazado en lo que hoy es el barrio del Realejo y es de suponer que seguiría existiendo una parte de la población que mantendría sus creencias tardorromanas, especialmente entre las clases más pudientes.

GRANADA MULSUMANA

Invasión musulmana   / Ziríes   / Almohades almorávides   / Reino Nazarí /   Reyes nazaríes  / Toma de Granada

Con la llegada de los musulmanes a la Península Ibérica, Granada vivirá su época de máximo esplendor, que comienza con su traslado, cerro arriba, desde la antigua Elvira hacia las más seguras y defendibles laderas del Albaicín alrededor del año 1000. Dos siglos más tarde, Ibn al-Ahmar, fundó la nueva dinastía de los Nazaríes que se encargaría de levantar la ciudadela de la Alhambra y que mantendría a Granada como capital de su reino.

Invasión musulmana

Para conocer los motivos que impulsaron a los musulmanes, es necesario consultar la historia del reino visigodo y concretamente la del último rey, Don Rodrigo. En estas fechas los árabes estaban plenamente establecidos en todo el Magreb y habían islamizado a las diferentes tribus bereberes que aqui se encontraban. Muy pronto empezaron a mostrar interes por las ricas tierras de la Península Ibérica y la conquista de las mismas sería cuestión de muy poco tiempo.

La primera incursión la realizó el gobernador musulmán del Magreb central, Musa b. Nusayr, quien en el 710, ordenó una expedición de 400 hombres al mando de un oficial bereber, Tarif, que ocuparía una pequeña isla a la que llamaron Yazirat Tarif (la isla de Tarif) y que todavía hoy coserva su nombre, eso si castellanizado, Tarifa.
La cosa pareció ir tan bien que animó al lugarteniente del mencionado Musa, el también bereber Tariq b. Ziyad, a organizar una gran expedición de 7000 hombres, en su mayoria bereberes, que desembarcaron e instalaron a los pies de una montaña a la que llamaron Yabal Tariq (La montaña de Tariq) y que así mismo conserva tambíen hoy dia su nombre castellanizado, Gibraltar.

La presencia de esta numerosa expedición musulmana, a la que se habían sumado nuevos refuerzos bereberes, en el sur constituía un serio peligro para el rey Rodrigo, quien se encontraba en el Norte tratando de apaciguar a los levantiscos vascones. Rapidamente Rodrigo y el ejército visigodo se desplazaron hacia el sur con el propósito de entrar en contienda con Tariq; el enfrentamiento tuvo lugar a orillas del rio Guadalete, el resultado es de sobra conocido: Rodrigo fue estrepitosamente derrotado; con ello se pondría fin al reino visigodo y la Península Ibérica quedaría abierta a la ocupación musulmana.

La conquista de Granada se produce entre los años 711 y 712 y la lleva a cabo un hijo de Musa llamado Abd Al-Aziz que venía de conquistar Lorca, Baza y Guadix. En ese momento se crea el distrito de Ilvira como circunscripción militar y administrativa. La islamización fue bastante rápida aunque es de suponer que debió existir alguna resistencia por parte de la población mozárabe (cristianos en tierra musulmana) y judía; ambas religiones fueron toleradas y sus practicantes simplemente tuvieron que pagar tributos al nuevo régimen.

Más adelante, en el año 755 la costa granadina recibió a Abd Al-Rahman, descendiente de la dinastía de los Omeyas, quien se asentó primero en Loja para luego ser nombrado emir de Archidona y posteriormente emir de Córdoba. Sin embargo su nueva autoridad, con la consiguiente implantaciónd e la dinastía de los Omeyas en Al-Andalus, no fue unánimemente reconocida y en la provincia de Elvira estallaron una serie de rebeliones incitadas por los mozárabes y a las que se unieron los muladíes (cristianos convertidos al islamismo) que se resolvieron por la vía militar. La culminación de estas revueltas es la ocupación de la qasba (alcazaba) de la Sabika que estaba situada en el lugar que ahora ocupa la Alhambra.

Una vez establecido Abd Al-Ramán como califa de Córdoba (Abderramán III) se inicia en la península una larga época de estabilidad durante la cual Córdoba alcanza su máximo esplendor y Granada se mantiene, hasta el año 1031, sumisa al califato.

Ziríes

A principios del SXI, el sistema de gobierno del califato sufre una importante crisis y sus territorios se rebelan y dividen en numerosos pequeños reinos, más de treinta, cada uno de los cuales reclama para sí la legitimidad en la sucesión del califa de Córdoba.

En Granada, se instala la casa de los ziríes que tuvo cuatro reyes hasta el año 1.090 y cuyos principales hitos fueron la elección de de Granada comocapital definitiva del reino y la construcción de edificios que demostraran y asentaran esa condición de capital. Entre estos edificios puede destacarse elpalacio real de la Casa del Gallo, los baños públicos de Al-Chauza (hoy Bañuelo) o el puent del Cadí que salva el rio Darro. Además contruyeron la acequia de Alfacar, que traía agua hasta la capital desde Aynadamar.

Bajo su monarquía también se produjo el primer florecimiento cultural de la ciudad durante el reinado de Ibn Maksan, en el que jugó un papel fundamental el político judío Samuel Ibn Nagrela quien, a la vez, era filósofo, matemático y literato.

Sin embargo, el reinado de los ziríes estuvo marcado de fondo por su falta de legitimidad y, en consecuencia, fueron constantes las disputas internas y las intrigas por hacerse con el poder. Fruto de este ánimo fratricida fueron las guerras vecinales, los asesinatos y la persecución y matanza de los judíos granadinos de 1.066.

Almohades almorávides

Al igual que en el resto de reinos de taifas de la península ibérica, el reino de Granada se caracterizó por su debilidad y por las constantes divisiones y luchas internas. Aprovechando esas ventajas, a finales del siglo XI los almorávides del norte de África desembarcaron en la península dirigidos por Yusuf Ibn Tasufin, quien en esos momentos gobernaba um imperio desde Argel hasta Senegal.

Con ciertas simpatías locales que no veían bien el desgobierno de los ziríes y el apoyo de personajes influyentes como el cadí Abu Yafar, Tasufin entra en Granada en el año 1.090 y destrona al último rey zirí, Abd Allah, e integra los territorios de Andalucía Oriental en su imperio, enfrentándose a otras taifas y a los propios reyes cristianos del norte de la península.

A su muerte, los mozárabes granadinos iniciaron serios levantamientos que pusieron en aprietos a su virrey, Alí Ibn Yusuf. Éstos pidieron apoyo al rey de Aragón Alfonso el Batallador quien al frente de sus tropas inició en el año 1.125 una turbulenta correría que le traería desde Valencia a Murcia y desde allí a asaltar y devastar Baza y Guadix, acampar en Diezma, recorrer tierras de Jaén y Córdoba para volver hacia Loja, saquear la Alpujarra y el Valle de Lecrín y finalmente intentar tomar la propia ciudad de Granada. Agotado tras quince meses de correrías y vislumbrando la dificultad de hacerse con la capital, el Batallador regresa a sus dominios mediterráneos y deja expuestos y sin apoyos a los mozárabes que le habían reclamado, lo que les supuso una severísima represión por parte de los gobernantes almorávides.

A la muerte de Tasufin, último de la dinastía almorávide, serán los almohades (hombres de la montaña) los que intenten ocupar el espacio político vacante y, partiendo del norte de África, ocupen de nuevo los territorios musulmanes de península tras doblegar una tras otra a todas las taifas. En concreto, conquistan la ciudad de Granada en el año 1.157.

Pese a la pretendida estabilidad política de los almohades, no faltaron intentosen diversas taifas por recobrar la indepenciamovidos por intereses locales y poderosas familiasdespojadas de sus anteriores privilegios. En Granada, el más conocido de estos episodios fue el protagonizado en 1.162 por Muhammamad Ibn Sad quien se enfrentó a los almohades en la sangrienta batalla de La Sabika con colaboración almorávide.

Pese a que los almohades consiguieron imponer cierta estabilidad e incluso frenar el impulso conquistador de los reinos cristianos, la victoria de las huestes cristianas en la batalla de Las Navas de Tolosa en 1.212 suponía la apertura de las vías de acceso hacia Andalucía Occidental y el fin del sueño de Al-Andalus.

Reino Nazarí

Tras la derrota de las Navas de Tolosa, los cristianos ocupan sucesivamente las ciudades de Córdoba, Sevilla y Valencia, reduciendo los dominios musulmanes a la actual Andalucía Oriental que, para más debilidad, se veían constantemente envultos en luchas intestinas de lo que se ha dado en llamar los terceros reinos de taifas. En esos momentos de crisis aparece la figura de Nasr, de la familia de ls Nasrí originarios de Arjona, que funda una nueva dinastía que traería momentos de estabilidad al último reino musulmán de la península con capital en Granada y con difíciles relaciones con el vecino cristiano.

El reino ocupaba en un principio las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería y, en la costa mediterránea, desde Algeciras hasta Águilas (Murcia). El reino se subdividía para su administración y control militar en tres sectores (oriental -Peyyna: Almería-, central -Ilbira: Granada- y occidental -Rayyo: Málaga-) con fortificaciones fronterizas y acuartelamientosque garantizasen el control efectivo del territorio.

En estos más de 30.000 kilómetros cuadrados vivía una población de entre 300 y 400.000 habitantes, muy densa para la época, fruto de diversas olas de inmigración desde el norte de África y desde el resto de la península al haberse convertido en el último refugio para los musulmanes. Étnicamente, la población se componía principalmente de árabes puros que descendían de los antiguos muladíes y bereberes norteafricanos. Había también algunos conversos al cristianismo y pocos mozárabes (recordemos que por cuestiones políticas habían sido prácticamente exterminados). Junto a ellos coexistían grupos muy minoritarios como los judíos o los comerciantes extranjeros, mayormente genoveses, y hasta algunos esclavos subsaharianos.

Durante este período, se produjo un fuerte impulso organizador que llevó a un notable crecimiento de las ciudades. Se estima que Granada pudo sobrepasar los cincuenta mil habitantes, Málaga los veinte mil y otras ciudades importantes como Almería, Ronda, Loja, Guadix y Baza se acercaban a los diez mil.

En la economía de este período, el agua se convirtió en un elemento central, tal vez por los orígenes desérticos no olvidados de la población. Todas las ciudades se asentaban junto a los cauces de los rios y generaron importantes infraestructuras para el manejo del agua, bien con fines agrícolas, bien para los usos urbanos. Este uso intensivo del agua junto a la habilidad para explotar los cultivos de secano, dio lugar a una riquísima agricultura y más allá del tradicional cultivo del cereal, el viñedo y el olivo, se intensifica la producción de almendras, higos, naranjas, limones, peras, manzanos, granados y todo lo que se adaptase al terreno. En ciertas zonas se produce una especialización; así en la Alpujarra y la Axarquía se cría el gusano de seda, en la costa se introduce con éxito la caña de azúcar, en el valle del Almanzora se recogen cantidades notables de miel... Losminerales son también explotados con intensidad y se extrae mármol de Macael, plomo de Berja, hierro de la Sierra de los Filabres, Mercurio de Bayarque, galena de Baza... Toda esta producción implica la existencia de una industria manufacturera capaz de transformarlos y de comercializarlos y en las ciudades aparecen alcaicerías en donde los artesanos tuercen la seda y elaboran toda clase de tejidos y donde se rodean de toda clase de artesanos: orfebres, talladores, curtidores... El comercio se realizaba en la moneda acuñada en la ceca de Málaga, el dínar, que según su valor se denominaba mizcal, pesante o seyén.

La cultura también conoció un importante auge durante el reinado de los nazaríes convirtiéndose en puente entre Oriente y Occidente y, junto a esa joya de la arquitectura universal que son los palacios de la Alhambra y el Generalife, florecieron las artes y las ciencias con personajes como Ibn Tufail (médico), Al-Garnatí (viajero y cronista), Ben Said (poeta) o Abú Hayyan (filólogo). Entre todos ellos destacan los sabios Ibn Al-Jatib e Ibn Zamrak quienes escribieron numerosas obras sobre historia, filosofía, relatos, poesía y todo lo que constituía el saber en la edad media.

Reyes nazaríes

La implantación de la monarquía nazarí en el nuevo Reino de Granada no fue tarea fácil. Muhammad I y su sucesor Al-Ahmar tuvieron que enfrentarse a sus propios hermanos y a numerosas insurgencias para conseguir estabilizar el régimen político. Éste último consiguió hacerse definitivamente con el porder en el año 1.238, cuando es por fin aclamado como rey y desde la colina de La Sabika (cuenta la leyenda) decidió iniciar la construcción de una alcazaba que con el paso de los siglos se convertiría en la Alhambra. Desde ese momento se dedica a pacificar el reino y a sofocar las continuas sublevaciones y culmina su tarea en el año 1.245 con la toma de Almería. Al año siguiente consiguió establecer un pacto con los pujantes reinos cristianos del norte, el Tratado de Jaén, por el que quedaban fijadas unas fronteras relativamente estables a cambio de prestar vasallaje y pagar tributo a Fernando III de Castilla. Con esto, en teoría, el nuevo y último reino musulmán de la península se aseguraba cierta estabilidad para los años venideros aunque la realidad fue que los dos siglos largos de monarquía nazarí en Granada fueron una sucesión de sublevaciones, represiones, correrías, traiciones, cambios de monarca y lenta pero constante pérdida de territorio.

Curiosamente, la pujanza socioeconómica de la ciudad y la construcción de los palacios y fortalezas de la Alhambra siguieron siempre adelante sin verse interrumpidos por el devenir político, lo que convertía a Granada en la más rica y activa ciudad de la península.

A Alhamar le sucedió en el trono Muhammad III “el ciego”, destronado al poco tiempo por su propio hermano quien, a su vez, fue destronado por su sobrino Ismail. Con Ismail I la ciudad conoció una época de particular esplendor y crecimiento del reino en el que se consiguió detener al enemigo cristiano e incluso hacerlo retroceder ligeramente. La mayor derrota de las huestes cristianas tuvo lugar en el año 1.319 en la batalla de Sierra Elvira, hecho que figura inscrito en el pórtico de entrada al Generalife. A Ismail I le sucedió Muhammad IV, el cual perdió la vida por los pactos e intrigas en que se vio envuelto con la tribu guerrera norteafricana de los meriníes, sucedido a su vez por Yusuf I “el justo” en 1.333 quien dio un especial impulso a la ciudad, al comercio y a las artes y las letras pese a verse sometido de nuevo a la intensa presión de los reinos cristianos y perder una parte sustancial de su territorio tras la calamitosa batalla del Salado en 1.340. Bajo Yusuf I la Alhambra recibió uno de los mayores impulsos y se edificaron el Cuarto de Comares, la Sala de la Barca, el Patio de los Arrayanes, la Puerta de la Justicia, la Torre de los Siete Suelo, los Baños Reales y la Torre de la Cautiva. Además, en la ciudad se construyeron la Madraza, la Gran Mezquita y la Fondak (actual Corral del Carbón) junto con otros edificios civiles y palacios construidos por la nobleza local al amparo de los notables progresos económicos y sociales manifestados en la publicación de un Código civil y religioso bajo el cual se regían todos los ciudadanos.

Asesinado Yusuf I en una mezquita en un momento de crisis interna, le sucidió Mohammad V, destronado a su vez por Muhammad VI mediante intrigas palaciegas, las mismas que le costaron la vida al ser asesinado por Don Pedro I en los Alcázares sevillanos. Esto permitió el regreso de Mohammad V quien en esta segunda oportunidad dio un nuevo impulso a la ciudad, a las letras y a la misma Alhambra, levantando el Patio de los Leones y la Puerta del Vino.

A partir de este momento, en el siglo justo que va desde la muerte de Mohammad V en 1.391 hasta la toma de la ciudad por las tropas cristianas, el reino es gobernado por emires carentes de autoridad y constantemente reemplazados por familiares envueltos en constantes intrigas palaciegas o dominados por poderosas familias como la de los Abencerrajes. Para hacerse una idea, en este siglo gobiernan, entre otros, Yusuf II, Muhammad VII, Muhammad VIII, Muhammad IX, Saad y Muley Hassan (Mulhacén). Todo este siglo está marcado por el lento goteo de plazas perdidas en favor de de los reinos cristianos que se dirigían lenta pero inexorablemente hacia la capital del reino, la propia Granada.

Toma de Granada

La toma de Granada es, en realidad, mucho más que el sitio y captura de la ciudad; es una auténtica guerra que dura once años (1.482-1.492) y que se inicia con la toma de la plaza de Alhama.

Los dos factores determinantes de la victoria cristiana fuero, por un lado, la pujanza económica y militar de los reinos cristianos peninsulares, acrecentada por la unión de las coronas de Castilla y Aragón en las personas de sus monarcas Isabel y Fernando y, por otro lado, la cada vez mayor debilidad del reino de Granada constantemente envuelto en intrigas palaciegas que impedían la estabilidad en el poder de los sucesivos emires.

En 1.483 el emir Muley Hassan es destronado, mientras intentaba en vano recuperar la ciudad de Alhama, en una conspiración urdida por su propia esposa Fátima con ayuda abencerraje para entronizar a su hujo Muhammad XII (conocido como Boabdil “el chico”). Muley Hassan se refugia con sus huestes en el castillo de Mondújar junto a su hermano y lugarteniente El Zagal y, con el apoyo de la poderosa falmilia de los Venegas, logra vencer a las tropas de Boabdil en la batalla de la Axarquía en 1.483. De este modo se inicia en Granada una guerra civil que consigue ganar Boabdil gracias al apoyo prestado por los Reyes Católicos a cambio de rendirles vasallaje.

Muerto Muley Hassan, Boabdil y El Zagal (sobrino y tio) acuerdan repartirse el reino por mitades; la oriental para Boabdil y la Occidental para El Zagal, lo que debilita aún más sus posibilidades de supervivencia. Al poco tiempo los Reyes Católicos consiguen el control de la zona occidental tomado Ronda en 1.485 y Málaga y las demás ciudades en los tres años siguientes, gracias a la rendición de El Zagal que acepta entregar los territorios, rendir vasallaje a los Reyes Católicos y prestar apoyo para la toma de Granada a cambio de conservar tierras y servidumbres.

Por su parte, Boabdil fue capturado en la defensa de la ciudad de Loja pero fue liberado con la condición de rendir la ciudad de Granada, pacto que evidentemente incumplió. Por ello, los Reyes Católicos establecen frente a la capital el Campamento de la Santa Fe en 1.489 el cual, tras un devastador incendio fue convertido en ciudad en 1.491.

El constante asedio de la capital y su consiguiente aislamiento y el descontento popular frente a las miserias del asedio, las hambres y las enfermedades, obligan a Boabdil a rendirse. La rendición se plasma en el histórico documento de las Capitulaciones que supone, además de la rendición y toma de Granada, el fin del último reino musulmán de la península y de ocho siglos de ocupación musulmana. En el lado cristiano, la toma de Granada significa el fin del avance hacia el sur lo que exigía la apertura de nuevos horizontes (casualmente andaba por allí un tal Cristóbal Colón).

GRANADA MODERNA

La Rendición de Granada a los Reyes Católicos en 1492 la sumerge de pronto en el mundo moderno. En un principio, el cambio no pretendía afectar más que a la cabeza del reino; un rey por otro rey. En este caso una reina. Las condiciones de la rendición fueron generosas y las personas encargadas de hacerlas respetar, sobre todo el arzobispo Hernando de Talavera, intentan administrar un mundo que les fascina y turba al mismo tiempo. Pero a partir de finales de 1499, con la aparición del Cardenal Cisneros, las Capitulaciones de Granada dejan de cumplirse, y empieza una etapa de represión y conversión forzosa[sin referencias].

En 1505 se traslada a Granada la Real Chancillería desde Ciudad Real, órgano jurídico fundamental, que se ocupaba del territorio de la Corona de Castilla al sur del río Tajo (las tierras al norte de éste estaban bajo la jurisdicción de la Real Chancillería de Valladolid). Esta institución será fundamental para el desarrollo de la ciudad y del Reino de Granada.

Cinco años antes surge el primer motín en el Albaicín y no pararon hasta que el ilustre Don Juan de Austria, en 1571, acabó con los moriscos sublevados en la Alpujarra y dio muerte a su rey, Abén Humeya o Don Fernando de Válor.

El exilio, la expulsión y la colonización por nuevos habitantes -procedentes del norte del país- preparó a la ciudad para la explosión religiosa contrarreformista que la convertiría en un permanente espectáculo barroco durante el siglo XVII.


GRANADA CONTEMPORÁNEA

No será hasta el siglo XIX cuando Granada experimente interesantes transformaciones en las que se mezclarán los espacios liberados por la Desamortización con los gustos franceses e ingleses en el tratamiento de parques, plazas y jardines. El Salón, la Bomba y otras plazas son el resultado de esta actividad, aunque para su construcción fuera necesario deshacer parte importante del antiguo trazado de la ciudad, como fue el caso de la construcción de la Gran Vía de Colón por la que se sacrificó el viejo barrio de la Mezquita Mayor.

En el siglo XX, Granada siguió deslizándose hacia el sur, hacia la vega, llegando a sobrepasar el frustrado intento de límite que se había proyectado con el Camino de Ronda. Un urbanismo desabrido y especulativo permitió la construcción de enormes bloques que se organizaron en torno a dos largos ejes paralelos: el Camino de Ronda y la calle Pedro Antonio de Alarcón. Ajenos a las tipologías habituales de la ciudad, los bloques se llenaron, en un vertiginoso proceso, de unos nuevos ciudadanos. Habían nacido los pisos de estudiantes. La trama se urdió de forma espontánea, densa y firme. De piso en piso, de bloque en bloque fluían relaciones que nacían al amparo de la conquista del desorden y generaban costumbres, usos y hábitos totalmente nuevos que ayudarían de forma importante a crear la ciudad que hoy es. Fuente de estos artículos: granadaenlared

LADA DEL QUE NUNCA FUE A GRANADA

¡Qué lejos por mares, campos y montañas!
Ya otros soles miran mi cabeza cana. Nunca fui a Granada.
Mi cabeza cana, los años perdidos.
Quiero hallar los viejos, borrados caminos.
Nunca vi Granada.

Dadle un ramo verde de luz a mi mano.
Una rienda corta y un galope largo.
Nunca entré en Granada.
¿Qué gente enemiga puebla sus adarves?
¿Quién los claros ecos libres de sus aires?
Nunca fui a Granada.

¿Quién hoy sus jardines aprisiona y pone
cadenas al habla de sus surtidores?
Nunca vi Granada.

Venid los que nunca fuisteis a Granada.
Hay sangre caída, sangre que me llama.
Nunca entré en Granada.

Hay sangre caída del mejor hermano.
Sangre por los mirtos y aguas de los patios.
Nunca fui a Granada.

Del mejor amigo, por los arrayanes.
Sangre por el Darro, por el Genil sangre.
Nunca vi Granada.
Si altas son las torres, el valor es alto.
Venid por montañas, por mares y campos.
Entraré en Granada.
 

Rafael Alberti

 

MONUMENTOS

Alhambra,  Abadía del Sacromonte,  Basílica de San Juan de Dios,  Basílica Nuestra Sra. de las Angustias,  Capilla Real de la Catedral de Granada,  Carmen de los Mártires, Casa de los Pisas,  Casa de los Tiros,  Casa del Chapiz o Escuela de Estudios Árabes,  Casa Museo Manuel de Falla, Catedral de Granada, Centro de Interpretación del Sacromonte, Convento de Santa Isabel la Real, Corral del Carbón,  El Bañuelo, El Generalife,  Hospital Real,  Iglesia de los Santos Justo y Pastor,  Iglesia de San Gil y Santa Ana,  Iglesia de San Jeronimo,  Iglesia de Santa Ana,  Iglesia de Santo Domingo, Jardín Botánico, La Chancillería Real, Monasterio de la Cartuja, Museo Arqueológico y Etnológico de Granada, Museo de Bellas Artes, Museo de la Alhambra, Museo del Sacromonte, Palacio de Dar Al-horra, Palacio de la Madraza, Palacio de Los Córdoba, Parque de las Ciencias, Real Monasterio de San Jerónimo, Silla del Moro.

Volver al inicio de Granada

FIESTAS

Cruces de Mayo,  Feria del Corpus,  San Cecilio,  Semana Santa,  Toma de Granada,  Virgen de las Angustias.

Volver al inicio de Granada

ECONOMÍA DE GRANADA

Su principal actividad es la terciaria, que se traduce en funciones administrativas, comerciales, financieras, culturales y turísticas, dado el gran valor histórico-artístico de la ciudad.

En la industria, de poca importancia, sobresalen la alimentaria, dedicada a la elaboración de aceites, azúcar, chocolates, productos lácteos, embutidos y harina; y la química, de aceites esenciales y fertilizantes. nciclopedia Universal DVD ©Micronet S.A. 1995-2006

El paisaje variopinto de la provincia de Granada varía desde las zonas áridas de Sierra Nevada, en el norte, hasta los valles fértiles y playas de la Costa, en el sur. Granada es una provincia relativamente rica. Su economía está predominantemente orientada a la agricultura, siendo los cereales la cosecha más cultivada, aunque también el tabaco y la caña de azúcar son importantes. También podemos encontrar olivos y árboles frutales (naranjos, limoneros, higueras, almendros y granados), además de algunas viñas.

Las principales industrias, por lo tanto, están basadas en la agricultura incluyen producción de azúcar, aunque el envasado se lleve a cabo en la ciudad de Granada, la capital de la provincia. En la provincia de Granada también encontramos minas de plomo en la Sierra de Gador (la más rica del mundo durante el siglo XIX). La región del Marquesado de Zenete es uno de los mayores productores de hierro de España.  En la Costa de Granada encontramos las bulliciosas playas de Motril, Salobreña, y Almuñecar. Otras ciudades importantes son Guadix, Loja, y Baza.  En Granada existen numerosas fábricas de licores, jabón, papel, lino y lana.

NOTICIA DE LA ECONOMÍA DE GRANADA - granadaenlared.com

La Junta de Andalucía, a través de la Red de Escuelas de Empresas, ha promovido en los últimos tres años la puesta en marcha de 137 empresas de economía social en la provincia de Granada. Estos centros, dependientes de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, han contribuido a que se creen 542 empleos estables (el 54 por ciento de ellos ocupados por jóvenes y el 33 por ciento por mujeres) y a que se genere una inversión total de 21,2 millones de euros.

En cuanto a los sectores de actividad en los que se encuadran las cooperativas y sociedades laborales constituidas con el apoyo de la administración andaluza, algo más del 52 por ciento pertenecen al sector servicios, el 24 por ciento al sector industrial, y el 19 por ciento al de la construcción.

Estos son algunos de los datos expuestos hoy por los responsables de la Red de Escuelas en Granada durante la comisión provincial de seguimiento, presidida por el director general de Economía Social y Emprendedores, Fernando Toscano.

A dicho encuentro, en el que se ha hecho balance de los resultados obtenidos por la Red, han acudido el delegado provincial de Innovación, Ciencia y Empresa, Alejandro Zubeldia, y alcaldes de los 18 municipios granadinos que cuentan con este dispositivo de apoyo a los emprendedores (Albolote, Albuñol, Alhama de Granada, Baza, Benalúa, Chauchina, Dúrcal, Guadix, Huéscar, Íllora, Iznalloz, La Zubia, Loja, Maracena, Montejicar, Motril, Pinos Puente y Salobreña).

El periodo de tutela y seguimiento de la gestión empresarial se puede prolongar durante los tres primeros años de vida de la empresa, un periodo de tiempo en el que las cooperativas y las sociedades laborales adscritas a la Red de Escuelas de Empresas se consolidan para abrirse paso en el mercado.

Este servicio es una de las principales características diferenciadoras de estos viveros de empresas. Su objetivo es evitar el fracaso del proyecto en su fase más crítica, que coincide precisamente con los primeros años de vida.

Actualmente, la Red en Granada cuenta con 26 naves y nueve oficinas que ponen a disposición de los emprendedores una superficie de casi 6.815 metros cuadrados.

Volver al inicio de Granada

COCINA CON ARTE

La provincia de Granada tiene una agricultura rica y variada, influencias árabes y una tradición sabiamente conservada. Abundan los guisos, las sopas, los potajes, los pescados, la caza y los dulces.

Dentro de la cocina de las Alpujarras se entrecruzan dos corrientes gastronómicas autóctonas: la morisca y la cristiana. En la vega que circunda a la capital se encuentran las materias primas para elaborar multitud de platos típicos: habas fritas con jamón, cardos, pipirrana, y el tradicional gazpacho, que aunque puede encontrarse en toda Andalucía aquí tiene una personalidad especial. El frío invernal de la Sierra Granadina ha dado lugar a una serie de platos, como la olla de San Antón, de consumo estacional en las primeras semanas del año, las gachas pimentoneras, las migas, el guiso de cordero segureño, y el choto frito con ajos.
Estrella de los productos gastronómicos granadinos es el jamón de Trevélez, curado al aire de la sierra, que se obtiene de cerdos blancos, a los que se somete a un régimen de explotación especial, que unido a unos minuciosos controles de calidad ha dado lugar a que tenga fama internacional, sobre todo en el mercado japonés. Pero a este jamón lo acompañan todo un elenco de chacinas, de buenos productos que hay que tener en cuenta como son: el lomo, morcilla, chorizo... otras estrellas que se pueden tomar con huevos fritos o patatas a lo pobre, en una unión que se conoce como Plato Alpujarreño y algunos quesos como el de cabra excelente y muy sabroso.

Recetas

Cazuela de Habas a la Granadina, Cordero con salsa de limón, aceitunas y pimentón, Ensalada a la Almoraima,  Ensalada de habas de mayo,  Garbanzos con Espinacas,  Potaje de Habas Granadino, Puré de cebollas, Remojón Granadino, Sopa de Picadillo, Sopa granadina, Tortas de Aceite, Tortilla Sacromonte . 

Volver al inicio de Granada

RESTAURANTES DE GRANADA

La Yedra Real - La Colina de Almazora - Meknes- Rahma - Las Pirámides del Gourmet - Rodizio Churrasquerias Saudade do Brasil - El Castillo (En Piñar) ...

Volver al inicio de Granada

TURISMO

Los monumentos arriba mencionados y los espacios naturales.

Volver al inicio de Granada

PERSONAJES CÉLEBRES

  • Alonso Cano es sin duda el artista más completo del Siglo de Oro, no sólo es conocido por ser un magnífico pintor, sino que su fama también es debida a sus excelentes dotes en la escultura y en la arquitectura, asimismo fue diseñador de muebles litúrgicos y un gran maestro en el dibujo. Posiblemente la gran cantidad de buenos artistas que se dieron cita en la España del siglo XVII sea la causa de que la obra y la vida de Alonso Cano, no hayan despertado el interés que sin duda merecen.

    Alonso nació en Granada el 19 de marzo de 1601. Su padre, de nombre Miguel, era constructor de retablos, daba trazas a otros artistas para su ejecución, y también elaboraba muebles y objetos de culto. No cabe duda que la actividad del padre marcó el devenir artístico de Alonso.

    En 1614 se trasladó toda la familia al centro económico más importante de Andalucía, es decir, Sevilla. Allí, Alonso completaría su formación y sin duda pudo desarrollar con más facilidad sus dotes artísticas. En agosto de 1616, entró como aprendiz en el importante taller de pintura de Francisco Pacheco, donde coincide con el joven Diego Velázquez durante unos meses. Posteriormente pudo completar su formación como escultor junto al gran maestro Juan Martínez Montañés, con quien parece que estuvo trabajando durante varios años (1626-1629).

    En su etapa sevillana lógicamente colabora en numerosos proyectos junto a su padre, y durante todo este período su fama como artista fue creciendo. Especialmente importante fue su intervención en el retablo mayor de la iglesia de Santa María de la Oliva en Lebrija, empresa que le fue traspasada por su padre. Trazó el retablo y ejecutó sus esculturas, sobresaliendo por su belleza y maestría la imagen de la Virgen de la Oliva.

    Tras una azarosa vida que le llevó incluso a prisión por deudas, en 1637 decide marcharse junto a su segunda mujer M.ª Magdalena de Uceda a Madrid. Recibió el apoyo del valido de Felipe IV, el conde-duque de Olivares, lo que le abrió la puertas de la Corte como ayudante y pintor de cámara. Pudo participar en las grandes empresas artísticas de la monarquía y así culminar su formación. El incendio del palacio del Buen Retiro en 1640, provocó que por una parte participase en la restauración de obras de grandes maestros, y por otra fuese comisionado junto a Diego Velázquez a viajar por las diferentes casas reales para seleccionar obras de arte que decorarían el palacio del Buen Retiro. De nuevo en Madrid se vio envuelto en historias turbulentas que le relacionan con un supuesto duelo con el pintor Sebastián de Llanos, e incluso sufrió un proceso judicial en el que no faltó la tortura, al ser acusado instigador del apuñalamiento de su mujer en junio de 1644.

    Tras una breve estancia en Valencia (1644-1645) vuelve a Madrid donde realizaría multitud de trabajos de pintura, escultura y arquitectura efímera de gran calidad, entre los que destacaríamos sus pinturas de los dos retablos, aún conservados in situ, que le son encargados para la iglesia parroquial de la Magdalena de Getafe, u otras importantes obras como el cuadro de El milagro en el pozo del Museo del Prado, o el Descenso al Limbo perteneciente a Los Angeles County Museum of Art.

    Posiblemente debido a problemas de salud, decidió volver en 1652 a su ciudad natal de Granada, donde consiguió el cargo de racionero de la catedral tras multitud de problemas con el cabildo, y gracias a la intercesión del propio rey Felipe IV. Su labor en la catedral, que aún estaba sin terminar, fue muy importante, y en ella hallamos algunas de sus obras emblemáticas, desde el conjunto de cuadros de la serie de la vida de la Virgen que se disponen en el presbiterio, a la celebérrima escultura de la Inmaculada, y sin olvidarnos de los objetos litúrgicos diseñados por él, o de sus trazas para la fachada principal del edificio, obra póstuma de Alonso Cano que supone su culminación como arquitecto.

  • Diego Hurtado de Mendoza, prosista e historiador. Hijo del conde de Tendilla, estudió en Granada y Salamanca. Don Diego tuvo una privilegiada infancia muy influenciada por la figura paterna. Su padre, Íñigo López de Mendoza y Quiñones, más conocido por el Gran Tendilla era Capitán General del reino de Granada al tiempo del nacimiento de Diego, y tenía su residencia fijada en La Alhambra. Además, siguiendo la tradición familiar de los Mendoza de unir las armas con las letras, quiso dar a sus hijos una educación esmerada, contando con los mejores preceptores de la época y se trajo desde Italia a Granada a Pedro Mártir de Anglería. Así el entorno morisco, por un lado, y el espíritu cultivado y renacentista, por otro, marcaron de por vida al joven.
    Marchó como embajador a la corte de Enrique VIII, rey de Inglaterra en 1537, que acababa de quedar viudo y donde se le encomendó negociar unas bodas reales que se frustraron. Tras ello fue nombrado embajador en Venecia (1539 - 1547) para representar además a Carlos I en el Concilio de Trento.
    Embajador en Roma (1547), fue luego gobernador de Siena, donde sofocó una sublevación. Se le acusó de irregularidades financieras, y el proceso que solicitó para demostrar su inocencia se falló treinta años después con su absolución (1578). De regreso a España, fue proveedor de la Armada de Laredo y en 1556 recibió el hábito de la Orden de Alcántara. Tres años después está en Bruselas; durante la agonía del príncipe Don Carlos (1568), tuvo una disputa violenta con un caballero que desembocó en su destierro a Medina del Campo por orden de Felipe II, destierro que meses después se le desplazó a Granada, donde su sobrino el marqués de Mondéjar le puso al frente del ejército que tuvo que combatir la sublevación de los moriscos. En Granada estuvo hasta 1574, año en que se le permitió el acceso a la Corte, si bien no a Palacio. Fue amigo de Santa Teresa de Jesús, con la que mantenía conversaciones piadosas.

  • Fray Luis de. Pedro Soto de Rojas.
  • Hijo del conde de Tendilla, estudió en Granada y Salamanca. Don Diego tuvo una privilegiada infancia muy influenciada por la figura paterna. Su padre, Íñigo López de Mendoza y Quiñones, más conocido por el Gran Tendilla era Capitán General del reino de Granada al tiempo del nacimiento de Diego, y tenía su residencia fijada en La Alhambra. Además, siguiendo la tradición familiar de los Mendoza de unir las armas con las letras, quiso dar a sus hijos una educación esmerada, contando con los mejores preceptores de la época y se trajo desde Italia a Granada a Pedro Mártir de Anglería. Así el entorno morisco, por un lado, y el espíritu cultivado y renacentista, por otro, marcaron de por vida al joven. Marchó como embajador a la corte de Enrique VIII, rey de Inglaterra en 1537, que acababa de quedar viudo y donde se le encomendó negociar unas bodas reales que se frustraron. Tras ello fue nombrado embajador en Venecia (1539 - 1547) para representar además a Carlos I en el Concilio de Trento. Embajador en Roma (1547), fue luego gobernador de Siena, donde sofocó una sublevación. Se le acusó de irregularidades financieras, y el proceso que solicitó para demostrar su inocencia se falló treinta años después con su absolución (1578). De regreso a España, fue proveedor de la Armada de Laredo y en 1556 recibió el hábito de la Orden de Alcántara. Tres años después está en Bruselas; durante la agonía del príncipe Don Carlos (1568), tuvo una disputa violenta con un caballero que desembocó en su destierro a Medina del Campo por orden de Felipe II, destierro que meses después se le desplazó a Granada, donde su sobrino el marqués de Mondéjar le puso al frente del ejército que tuvo que combatir la sublevación de los moriscos. En Granada estuvo hasta 1574, año en que se le permitió el acceso a la Corte, si bien no a Palacio. Fue amigo de Santa Teresa de Jesús, con la que mantenía conversaciones piadosas.

  • Eugenia de Montijo, que llegaría a ser emperatriz de Francia por su matrimonio con Napoleón III.

  • Nacimiento y juventud
    María Eugenia Palafox Portocarrero y Kirkpatrick, condesa de Teba, más conocida como Eugenia de Montijo (Granada, 5 de mayo de 1826 - Madrid, 11 de julio de 1920) fue emperatriz consorte de los franceses como esposa de Napoleón III. La que fuera última emperatriz de los franceses nació en Granada (España). Era hija de Cipriano Palafox y Portocarrero, conde de Teba y de Montijo, Grande de España, y de su esposa, María Manuela Kirkpatrick, de ascendencia escocesa. La hermana de Eugenia, María Francisca, se casó con el duque de Alba y falleció en 1860. Eugenia fue educada en París en el convento del Sacré Coeur donde recibió una educación católica. Cuando el príncipe Luis Napoléon se convirtió en presidente de la Segunda República apareció junto a su madre en los bailes que dio el príncipe-presidente en el Palacio del Elíseo.

  • Su matrimonio
    Ahí fue donde conoció al futuro emperador, con quien se casó el 30 de enero de 1853. Napoleón acababa de ser rechazado por la princesa Adelaida, sobrina de la reina Victoria. En un discurso que pronunció poco antes de su boda, Napoleón dijo: «Prefiero casarme con una mujer a la que amo y respeto que con una desconocida, con la que una alianza podría tener ventajas mezcladas con sacrificios». Este comentario fue visto con cierto sarcasmo desde Gran Bretaña. Los periódicos de ese país lanzaron comentarios sobre la unión entre una aristócrata de reconocido linaje con un miembro de la familia Bonaparte. El 16 de marzo de 1856, Eugenia dio a luz a su único hijo, Luis Napoleón, que recibió el título de Príncipe Imperial. Gracias a su belleza y elegancia, Eugenia contribuyó de forma destacada al encanto que desprendía el régimen imperial. Su forma de vestir era alabada e imitada en toda Europa. Su interés por la vida de la reina María Antonieta expandió la moda neoclásica, estilo muy popular durante el reinado de Luis XVI.

  • Participación en la política
    Eugenia era una mujer educada e inteligente. Después del nacimiento de su hijo, el príncipe imperial, Eugenia decidió tomar parte activa en la política del Segundo Imperio. Ferviente católica, se opuso a la política de su marido en lo tocante a Italia, y defendió los poderes y prerrogativas del Papa en dicho país. Desempeñó la regencia del imperio en tres ocasiones: durante las campañas de Italia en 1859; durante una visita de su marido a Argelia en 1865 y en los últimos momentos del Segundo Imperio, ya en 1870. La emperatriz Eugenia secundó las desafortunadas intervenciones exteriores del imperio: La derrotada Invasión francesa de México que costó la vida al emperador Maximiliano I de México. La guerra contra Prusia, que concluyó al año siguiente con la derrota de Sedán. En 1869 la emperatriz Eugenia asistió a la inauguración del canal de Suez, construido por su pariente lejano Fernando de Lesseps. Asimismo, apoyó las investigaciones de Louis Pasteur, que acabarían en la vacuna contra la rabia.

  • Exilio
    Eugenia era una mujer educada e inteligente. Después del nacimiento de su hijo, el príncipe imperial, Eugenia decidió tomar parte activa en la política del Segundo Imperio. Ferviente católica, se opuso a la política de su marido en lo tocante a Italia, y defendió los poderes y prerrogativas del Papa en dicho país. Desempeñó la regencia del imperio en tres ocasiones: durante las campañas de Italia en 1859; durante una visita de su marido a Argelia en 1865 y en los últimos momentos del Segundo Imperio, ya en 1870. La emperatriz Eugenia secundó las desafortunadas intervenciones exteriores del imperio: La derrotada Invasión francesa de México que costó la vida al emperador Maximiliano I de México. La guerra contra Prusia, que concluyó al año siguiente con la derrota de Sedán. En 1869 la emperatriz Eugenia asistió a la inauguración del canal de Suez, construido por su pariente lejano Fernando de Lesseps. Asimismo, apoyó las investigaciones de Louis Pasteur, que acabarían en la vacuna contra la rabia.

  • Ángel Ganivet García (Granada, 13 de diciembre de 1865 - Riga, Letonia, 29 de noviembre de 1898), escritor y diplomático español. Se le considera, por su incertidumbre vital y por su angustia espiritual, precursor simbólico de la Generación del 98, proyectando su lucha interior en su visión de España en su obra Idearium español, donde interpreta a España como Virgen dolorosa rodeada de la cultura positivista y escéptica del siglo XIX.

    Biografía
    Nacido en una familia de clase media, su padre murió cuando él tenía nueve años. A la edad de diez años, una fractura le lleva a punto de perder una pierna; poniendo en riesgo su vida, se niega a la amputación y, tras años de rehabilitación, consigue no quedarse cojo. Con retraso por esa convalecencia, inicia sus estudios cursando entre 1880 y 1890 el bachillerato y las carreras de Derecho y Filosofía y Letras, consiguiendo siempre notas de sobresaliente. En 1888 empieza el doctorado en Madrid; se doctora, con sobresaliente y premio extraordinario, con La importancia de la lengua sánscrita, tras no serle aceptada otra tesis titulada España filosófica contemporánea. Se presenta a las oposiciones al Cuerpo de Archivos, Bibliotecas y Museos, que gana, y es destinado a la biblioteca del Ministerio de Fomento en Madrid, España. Se integra poco a poco en el mundo literario madrileño, asistiendo al Ateneo y a diversas tertulias literarias. Inicia una relación de amistad con Miguel de Unamuno en 1891, cuando estudian juntos para las oposiciones a cátedra de griego (que Unamuno conseguiría por Salamanca y Ganivet perdería por Granada). En 1892 conoce a Amelia Roldán Llanos, de la que se enamora aunque no terminan casándose por razones desconocidas. De su relación, nacen dos hijos: Natalia, que muere al poco de nacer, y Ángel Tristán. En mayo de ese mismo año, Ganivet gana con el número uno unas oposiciones al cuerpo consular y es nombrado vicecónsul en Amberes, tomando posesión en julio; pasará cuatro años en la ciudad belga. Durante ese tiempo, se desarrolla intelectualmente: lee, aprende idiomas, aprende a tocar el piano y empieza a escribir. Por otro lado, su relación con Amelia se deteriora. En 1895 es ascendido a cónsul y destinado a Helsingfors (actual Helsinki). En los algo más de dos años que pasa en Finlandia produce la mayor parte de su obra literaria. Su estancia termina cuando el cuerpo diplomático suprime el consulado por escasa actividad comercial. Toma posesión del consulado de Riga en 1898. Allí, fruto de una crisis espiritual, sin su mujer, solo, tras las pérdidas de las últimas colonias de España y entristecido por la grave situación de su nación, cae en una profunda depresión que lo llevará a suicidarse tirándose al Río Dvina de Riga desde un barco (tras haber sido salvado en una primera intentona).

    Pensamiento
    Su fama la debe sobre todo a su Idearium español, un libro que, a pesar de su poca extensión, ocupa un puesto de honor en el pensamiento español moderno. La Enciclopedia Larousse lo califica como "obra capital de una gran profundidad filosófica". En el mismo momento en que España está al borde de la agonía y asiste a la derrota del desastre del 98, Ganivet se atreve a reivindicar nuestra cultura y nuestra manera de ser. Vuelve la mirada hacia atrás y arremete contra todo lo que ha desviado de lo que España hubiera podido ser: una Grecia cristiana. La cosmovisión ganivetiana es radicalmente espiritual. La misma espiritualidad subyace en su visión de España. De ahí que lamente el giro expansionista de los primeros Austrias. "Apenas constituida en Nación, nuestro espíritu se sale del cauce que le estaba marcado y se derrama por todo el mundo en busca de glorias externas y vanas, quedando la Nación convertida en un cuartel de reserva, en unn hospital de inválidos, en un semillero de mendigos". Alma irénica, rechaza la violencia como instrumento emancipatorio y siente una actitud de respeto hacia las clases humildes; de ahí que afirme que "Las inteligenciasmás humildes comprenden las ideas más elevadas"

  • Federico García Lorca, el gran poeta y dramaturgo nacido en la cercana localidad de Fuente Vaqueros.

  • Miguel Ríos Campaña (Granada, España, 7 de junio de 1944), conocido artísticamente simplemente como Miguel Ríos, es un cantante y compositor de rock, uno de los pioneros de este género en su país. En activo desde los años 1960, cuando fue conocido como Mike Ríos, el Rey del Twist, alcanzó su mayor éxito en 1970, cuando el "Himno de la alegría" vendió millones de discos en todo el mundo. Su álbum más vendido ha sido Rock and Ríos, un doble directo editado en 1982. Cinco años más tarde presentó en Televisión Española el programa ¡Qué noche la de aquel año!, un repaso por la historia de la música rock en castellano. Desde entonces ha colaborado con infinidad de artistas de España y Latinoamérica y ha participado en diversas giras con algunos de ellos, como Sabina, Víctor Manuel, Ana Belén o Serrat. A lo largo de estos años su estilo ha variado desde el rock and roll más primigenio al sinfónico o, en los últimos años, el jazz con big band o el blues.

    Los primeros años
    Miguel Ríos nació en el barrio de La Cartuja de Granada (Andalucía), el menor de los siete hijos de una familia de clase baja. Nada más acabar los estudios, en los Salesianos, tuvo que ponerse a trabajar. Su primera ocupación, a los quince años, fue como dependiente en un bar y posteriormente trabajó como empleado en la sección de discos de unos grandes almacenes, donde entraría en contacto con el rock and roll, lo que hizo nacer en él el deseo de convertirse en cantante. Acompañado de un grupo de amigos, se presentó al concurso Cenicienta 60 de Radio Granada, interpretando "You Are My Destiny", de Paul Anka, y ganó. Con el permiso materno, ya que su padre había muerto unos meses antes, se trasladó a Madrid en 1960, cuando sólo contaba 16 años, de la mano de un cazatalentos. Tras una primera etapa de apuros económicos, el 2 de enero de 1962 grabó con la compañía Polygram sus cuatro primeras canciones para un EP, trabajo por el que cobró 3.000 pesetas. Por entonces se decía que el rock and roll había muerto y que lo que triunfaría sería el twist, por lo que, deseoso de grabar a toda costa, accedió a ser bautizado comercialmente como Mike Rios, el Rey del Twist, nombre que dio título a esa primera grabación y con el que se haría popular durante la primera mitad de los años 60. Así pues, en este primer trabajo se incluyó "El twist", versión en español del original de Hank Ballard y "Twist de Saint-Tropez", pero también "Pera madura", un rock del italiano Pino Donaggio, lo que puede ser considerado el nacimiento del rock en España. Durante ese año graba tres EP más: "Mike Ríos" (que incluye el "Twist del reloj"), "Mike Ríos Locomoción" (con "La locomoción", versión del "The Loco-Motion" de Carole King y Gerry Golfin) y "Mike Ríos con Los Relámpagos. ¡Explosivo!" (con "Popotitos", versión del "Bonny Moronie" de Larry Williams) En 1963 comienza a participar en Las matinales del Price, galas de música juvenil celebradas los sábados por la mañana en el Circo Price, y publica un nuevo EP con Los Relámpagos y otros dos ya sin el grupo. En el primero de ellos se incluye "El ritmo de la lluvia", versión del "Rhythm of the Rain" del grupo The Cascades. En esta época participa en un concurso presentado por Joaquín Soler Serrano.  En 1964 graba sus dos últimos trabajos como Mike Ríos. En el primero de ellos, acompañado por el grupo Los Sonor, se inluye "Oh, mi señor" ("O mio signore" de Mogol, Vianello y Mapel). Para la grabación del tercer trabajo de ese año recupera por fin su nombre auténtico. En este disco se incluye el tema "Serenata bajo el sol", escrito por Waldo de los Ríos y para el que vuelven a compañarle Los Relámpagos. El tema se incluiría al año siguiente en su primera incursión en el cine, Dos chicas locas, locas. Durante ese 1965 graba otros dos EP, en el segundo de los cuales se incluye "Melodía encadenada", versión del "Unchained Melody" de Alex North, y "Ayer", versión del "Yesterday" de The Beatles.  En 1966 abandona la discográfica Philips y firma contrato con la española Sonoplay, con la que en ese año grabará varios temas originales en los que comienza a colaborar a la hora de escribir las letras. Estos temas se recogerán en cuatro sencillos y en su último EP, que incluye cuatro temas de la película Hamelín, en la que participa. Al año siguiente Philips publica un sencillo que incluye la ya publicada "¡Oh, mi señor! y "Tema para Rocío", de Herrero y Armenteros, de nuevo con Los Sonor.

    El gran éxito: el Himno a la alegría
    En 1968 Miguel ficha por Hispavox y su primer sencillo con la nueva discográfica es un gran éxito, con dos temas que se convierten en clásicos de su carrera: El río, de Fernando Arbex, y Vuelvo a Granada, un homenaje a su ciudad natal escrito por el propio Miguel. En los siguientes sencillos repite éxito con temas como Contra el cristal, El cartel y Mira hacia ti.  En 1969 graba el que sería el mayor éxito de toda su carrera, el Himno a la alegría, una adaptación del último movimiento de la novena sinfonía de Beethoven, arreglada y dirigida por el argentino Waldo de los Ríos, destacado por sus versiones pop de grandes obras de la música clásica. Surgido en plena era del rock sinfónico y grabado por Miguel en inglés con el título A Song of Joy, alcanzó fama mundial en 1970, vendiendo siete millones de copias en todo el mundo1 y llegando a n.º 1 en Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia y Reino Unido, además de tener gran éxito en otros países como Japón, Suecia, Austria, Holanda, Canadá...  Respecto al éxito obtenido, el propio Miguel Ríos declararía: «Supuso el que tomara conciencia de que podía cantar, escribir textos, utilizar la imaginación y construir algo sólido como un disco». Así pues, ese mismo año de 1969 publica Mira hacia ti, su primer elepé, en el que se incluyen los éxitos de sus sencillos con Hispavox más otros temas nuevos.  Con su carrera ya plenamente consolidada, en 1970 publica Despierta y en 1971 Unidos, trabajos que se mueven en el ámbito del rock sinfónico. En 1972 ofrece una gira de conciertos que, con el nombre de Conciertos de rock y amor, suponen el despegue en el país de la infraestructura necesaria para este tipo de eventos. Fruto de la gira es el disco Miguel Ríos en directo: Conciertos de Rock y amor, uno de los primeros discos en directo grabados en España y en el que vuelve a las raíces del rock and roll con temas clásicos que hizo famosos Elvis Presley como Hound Dog, Tutti Frutti y Rock de la cárcel (Jailhouse Rock), pero en el que también interpreta por ejemplo Cantares de Joan Manuel Serrat. Ese mismo año de 1972 es detenido por fumar marihuana y, tras pasar veintisiete días en la cárcel de Carabanchel, es puesto en libertad sin cargos.  En 1974 comienza su etapa más comprometida con el elepé Memorias de un ser humano, al que siguen en 1976 La huerta atómica, con reivindicaciones ecologistas, y, en 1977, Al-Andalus, que se anticipa a la futura fusión entre el rock y el flamenco.

    Las grandes giras: Rock and Ríos
    En 1978, patrocinada por la marca de vaqueros Red Box, organiza la gira La noche roja, que él mismo diseña, dirige y produce. Fue la primera gira con equipamiento traído desde Inglaterra, lo que permitió actuar con la misma calidad que las bandas anglosajonas, tanto en lo referente a la luz como al sonido, a los mejores grupos españoles del momento, como Triana, Iceberg, Tequila, Salvador, Guadalquivir...  En 1979 se publica Los viejos rokeros nunca mueren que, aunque tiene éxito, no hace predecir que en esta etapa, entre finales de los 70 y comienzos de los 80, Miguel vaya a volver a estar en lo más alto. Sin embargo, Santa Lucía, balada del argentino Roque Narvaja incluida en su siguiente elepé Rocanrol bumerang (1980), y posteriormente Año 2000, de Extraños en el escaparate (1981), anuncian el gran éxito del año siguiente que llevaría al cantante a brillar de nuevo en lo más alto.  En 1982 Miguel publica la gran joya del rock ibérico de los 80: Rock and Ríos, doble álbum grabado en directo en Madrid los días 5 y 6 de marzo, en compañía de conocidos músicos como Mario Argandoña, Sergio Castillo y Antonio García de Diego. El disco, preludio de una gira multitudinaria por todo el país que se convirtío en una celebración de la recién estrenada democracia, fue el de mayor éxito de su carrera, vendiendo 400.000 ejemplares. Este mismo año participa haciendo los coros en la canción Déjame en paz, del disco Por el camino de Víctor Manuel.  En 1983 publica El rock de una noche de verano y realiza la gira más exitosa de su carrera, con Luz Casal y Leño como teloneros. Ofrece 32 conciertos en campos de fútbol y plazas de toros que son presenciados por más de 700.000 personas. En 1984 publica La encrucijada y en 1985 Rock en el ruedo, un recopilatorio, con un tema nuevo, que daría paso a la gira del mismo nombre, un fracaso económico que no gozó del éxito de las anteriores. En 1986 publica el disco El año del cometa con producción internacional a cargo de Tom Dowd. Ese mismo año, con el deseo de acercar al público español la música rock del otro lado del Atlántico, organiza los Encuentros de Rock Iberoamericano en el Palacio de los Deportes de Madrid, en los que durante tres días se pueden escuchar a diversos grupos de Argentina, Brasil, Chile, España y Venezuela. Esta admiración de Miguel por el rock latinoamericano se pondrá una vez más de manifiesto en 1988 cuando realiza una gira por México, siendo el primero en llenar la plaza de toros de la capital.  Ese mismo año presenta en Televisión Española un programa sobre la historia de la música pop-rock española de 1962 a 1987, ¡Que noche la de aquel año!, que obtiene un gran éxito de público y gana un Premio Ondas. A lo largo de veintisiete programas, Miguel interpretó con diversos cantantes y grupos, algunos de los cuales se volvieron a unir para la ocasión, diversos temas que han conformado la historia del rock en castellano. También en 1987 recibe la Medalla de Oro de la Ciudad de Granada. En 1989 publica un nuevo elepé, titulado con su nombre, Miguel Ríos.

    Los años 1990
    En 1991 edita Directo al corazón. En esos años realiza varias giras por Latinoamérica, cerrando su contrato con Polydor en 1992 con la publicación del recopilatorio Así que pasen 30 años, que incluye una canción nueva y otra inédita. En 1993 recibe la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, la primera que se concede a un roquero en España, de manos del rey Juan Carlos. Durante ese año y el siguiente realiza y presenta para Canal Sur el programa Fiebre de sur.  En 1994, invitado por Víctor Manuel, participa en el concierto de la gira Mucho más que dos celebrado los días 8 y 9 de abril junto a Ana Belén, Serrat, Antonio Flores, Pablo Milanés, Manolo Tena, Sabina y Juan Echanove. Miguel participó en las canciones Luna, El blues del autobús y La puerta de Alcalá, aparte de hacer los coros a Ana Belén en España camisa blanca de mi esperanza.  En 1996, tras cinco años sin un nuevo trabajo, publica Como si fuera la primera vez, con Virgin Records. Ese mismo año realiza junto a Serrat, Ana Belén y Víctor Manuel la gira El gusto es nuestro, que se convierte en una de las más multitudinarias y exitosas realizadas en España.  En 1997, para comemorar sus 35 años en la música, realiza la gira Big Band Rios en compañía de una big band de dieciséis músicos, y realiza un gira por España y Latinoamérica. Posteriormente retoma con Serrat y Víctor y Ana la gira El gusto es nuestro para viajar a tierras americanas, cosechando grandes éxitos. Más tarde, se publicó un disco del mismo título, grabado durante la gira en España. Este mismo año, funda su sello discográfico, Rock & Rios Records, para publicar sus discos y los de otros artistas en castellano. El primer trabajo de la nueva compañía es el doble disco en directo Big Band Rios, de 1998. En 1999, año en que el Ministerio de Trabajo reconoce su larga trayectoria profesional con la concesión de la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, graba con Ana Belén un disco homenaje a Kurt Weill, Ana Belén, Miguel Rios: cantan a kurt Weill con una gira posterior con la Orquesta Ciudad de Granada, por auditorios de todo el país.

    En el siglo XXI
    El siglo XXI recibe a Miguel con el reconocimiento del sector discográfico andaluz, que le concede, dentro de los Premios de la Música de Andalucía de ese año, el Premio Especial al reconocimiento de una trayectoria musical, que le entregan dos de las figuras emergentes de la música andaluza, Estrella Morente y Marina Heredia. Ese mismo año 2000 es invitado por Álex Lora, vocalista de la banda de rock mexicana El Tri, para cantar un dueto con él, la canción Madre Tierra, de su álbum No podemos volar. Miguel había invitado a la banda a tocar en el Primer Encuentro Iberoamericano de 1986. También en este año participa en sendos discos de homenaje a Enrique Urquijo, Carlos Cano y Antonio Flores.  Un año después, en 2001, publicaría Miguel Ríos y las estrellas del rock latino, un disco de duetos con artistas españoles como Rosendo, Joaquín Sabina y Manolo García, y latinomericanos, como Charly García, Fito Páez, Aterciopelados, Maná o El Tri. El álbum recibe el premio de la Academia de las Artes y las Ciencias de la Música al Mejor Álbum de Rock, premios para los que también son nominados el tema Corren tiempos perros y el productor Carlos Narea. Además, es nominado para un Grammy Latino como mejor cantante de rock del año.  En noviembre de ese mismo año inicia una nueva gira que incluye la última tecnología e incorpora una novedad a nivel mundial, al contar con colaboradores representados mediante hologramas. Tras recibir el 28 de febrero del año siguiente la Medalla de Oro de Andalucía, termina en octubre la gira tras actuar en los mejores teatros de España, México y Venezuela. En el Zócalo de la capital mexicana actúa ante 100.000 personas en el marco del Festival Internacional del Centro Histórico.  El 10 de abril de 2003 recibe, de manos de José Saramago, el Premio de Honor de la Academia de las Artes y las Ciencias de la Música por su trayectoria. Ese mismo año regresa a vivir a Granada y el 6 de junio celebra con la Granada Big Band el concierto Vuelvo a granada a beneficio de la Asociación Parálisis Cerebral en el que participan Ana Belén, Víctor Manuel, Ketama, Raimundo Amador, Raúl Alcover, Marina Heredia y Balboa. El 1 de julio recibe la Medalla de Honor de la Fundación Rodríguez-Acosta. En 2004, para celebrar sus 60 años, publica el disco 60 mp3, dedicado al blues, que recibe el premio al mejor disco de rock en los Premios de Música en España. En el disco colaboran el guitarrista John Parsons y el poeta Luis García Montero. El álbum, presentado en una gira homónima por toda España y algunas ciudades latinoamericanas, obtiene el premio de la Academia de la Música como Mejor Álbum de Rock y el Premio de la Música 2005 de Canal Sur Radio. En ese mismo año, y cumpliendo con uno de sus deseos íntimos, Miguel actúa en el Festival de Jazz de Granada junto con la Granada Big Band y el saxofonista norteamericano Benny Golson. También en este año participa en el proyecto colectivo en homenaje al centenario del poeta Pablo Neruda Neruda en el corazón.  En 2007 recibe el Premio Ondas en reconocimiento de toda su carrera «por ser un referente en la historia del rock de España» y, durante el primer trimestre, dirige y presenta en Canal 2 Andalucía el programa Buenas noches, bienvenidos. El show de Miguel Ríos que, durante trece programas y sobre la base de la música, buscaba dar cabida al resto de las artes, así como abrir una ventana a la sociedad civil de Andalucía (contaba con la colaboración del Defensor del Pueblo Andaluz), y servir de soporte para la divulgación científica. En noviembre de este año es nombrado Hijo Predilecto de Granada, distinción otorgada por la Diputación de Granada que le entrega el presidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves. En diciembre publica el recopilatorio 45 Canciones Esenciales. Antología Audiovisual que incluye tres CD con canciones seleccionadas por Miguel y un DVD con actuaciones en televisión y conciertos ofrecidos a lo largo de sus 45 años de carrera.  En 2008 presenta su último trabajo, Solo o en compañía de otros, una retrospectiva con muchas colaboraciones, en el que destaca el nuevo tema "Memorias de la carretera".  En 2009 comenzó su gira "Memorias de la carretera", con la que anunció que pensaba dar fin a su carrera artística. La gira comenzó en el Festival Músicos en la Naturaleza, el 11 de julio en la Sierra de Gredos, y debe prolongarse unos dos años con actuaciones en España y Latinoamérica. En este mismo año Warner ha editado un disco homenaje, titulado Bienvenidos, con canciones de la carrera de Miguel Ríos cantadas por otros cantantes tales como Serrat, Víctor Manuel, Ana Belén, Loquillo, Bunbury, Amaral, Chambao o M Clan.  En 2010 inició una gira de despedida, a la que llama "Bye, bye Ríos", que comenzó en Granada, su ciudad natal, el día 17 de septiembre de 2010. Fuente: Wikipedia

Volver al inicio de Granada

PUEBLOS DE GRANADA

Abajo
 Acebuches
 Acequias
 Acula
 Agron
 Aguas Blancas
 Alamedilla
 Alamillo
 Albolote
 Albondon
 Albuñan
 Albuñol
 Albuñuelas
 Alcazar
 Alcudia De Guadix
 Alcutar
 Aldeire
 Alfacar
 Alfornon
 Algarinejo
 Alhama De Granada
 Alhendin
 Alicun De Ortega
 Almaciles
 Almegijar
 Almontaras
 Almuñecar
 Alomartes
 Alqueria Del Fargue
 Alquife
 Ambroz
 Anzola
 Arenas Del Rey
 Armilla
 Atajea
 Atalbeitar
 Atarfe
 Bacor
 Balax
 Barcinas
 Barrio De La Vega
 Barrio Nuevo (Huéscar)
 Barrio Nuevo (Cúllar)
 Baul
 Bayacas
 Baza
 Beas De Granada
 Beas De Guadix
 Belerda
 Belicena
 Benacebada
 Benalua De Guadix
 Benalua De Las Villas
 Benamaurel
 Berchules
 Beznar
 Bobadilla
 Bogarre
 Bracana
 Bubion
 Buenavista
 Busquistar
 Cacin
 Cadiar
 Cajar
 Calahonda
 Calicasas
 Campo Camara
 Campotejar
 Cañadas
 Canales
 Cañar
 Cañatabla
 Caniles
 Caparacena
 Capileira
 Carataunas
 Carchuna
 Carramaiza
 Casanueva
 Casarones
 Casas Bajas
 Castaras
 Castell De Ferro
 Castillejar
 Castillo De Baños
 Castillo De Tajarja
 Castril
 Cebas
 Cenascuras
 Cenes De La Vega
 Cerrillo De Maracena
 Charches
 Charcon Higuera
 Chauchina
 Cherin
 Chimeneas
 Chite
 Churriana De La Vega
 Cijuela
 Cogollos De Guadix
 Cogollos De La Vega
 Cojayar
 Colomera
 Conchar
 Cortes
 Cortes De Baza
 Cortijo Del Aire
 Cortijos Del Cura
 Cotilfar
 Cozvijar
 Cuesta Blanca
 Cuevas De Luna
 Cuevas Del Campo
 Cullar
 Cullar Vega
 Cumbres Verdes
 Cuquillo
 Darro
 Dehesas De Guadix
 Dehesas Viejas
 Deifontes
 Delgadillo
 Diezma
 Dilar
 Dolar
 Domingo Perez
 Dudar
 Durcal
 El Almendral
 El Almendro
 El Bejarin
 El Bujeo
 El Chaparral
 El Collado
 El Frances
 El Frontil
 El Jau
 El Margen
 El Molinillo

 El Peñon
 El Pocico
 El Pozuelo
 El Romeral
 El Sauco
 El Turro
 El Varadero
 El Ventorrillo
 Escoznar
 Escuzar
 Esfiliana
 Fatima
 Ferreira
 Ferreirola
 Fonelas
 Fornes
 Freila
 Fuensanta
 Fuente Camacho
 Fuente Grande
 Fuente Nueva
 Fuente Vaqueros
 Fuente Vera
 Fuentes De Cesna
 Gabia Chica
 Gabia Grande
 Galera
 Gobernador
 Gojar
 Golco
 Gor
 Gorafe
 Graena
 Granada
 Guadahortuna
 Guadix
 Guajar Alto
 Guajar Faragüit
 Guajar Fondon
 Gualchos
 Gumiel
 Güejar Sierra
 Güevejar
 Haza Del Trigo
 Hernan-Valle
 Hijar
 Huelago
 Hueneja
 Huescar
 Huetor Vega
 Huetor-Santillan
 Huetor-Tajar
 Illora
 Itrabo
 Izbor
 Iznalloz
 Jatar
 Jayena
 Jerez Del Marquesado
 Jete
 Jorairatar
 Jubar
 Jun
 Juviles
 La Alqueria
 La Calahorra
 La Caleta-Guardia
 La Carrera De La Viña
 La Colonia
 La Ermita
 La Esperanza
 La Fabrica
 La Garnatilla
 La Gorgoracha
 La Guapa
 La Herradura
 La Jamula
 La Jauca
 La Malaha
 La Mamola
 La Palma
 La Paz
 La Peza
 La Rabita
 La Rambla Del Banco
 La Saucedilla
 La Teja
 La Vega
 La Zubia
 Laborcillas
 Lachar
 Lagos
 Lancha Del Genil
 Lanjaron
 Lanteira
 Laroles
 Las Barreras
 Las Canteras
 Las Cucharetas
 Las Gabias
 Las Juntas
 Las Molineras
 Las Torres
 Las Ventillas
 Las Vertientes
 Las Viñas
 Lecrin
 Lentegi
 Limones
 Lobras
 Lobres
 Loja
 Lojilla
 Lopera
 Loreto
 Los Azores
 Los Balcones
 Los Baños
 Los Caballeros
 Los Carlos
 Los Carriones
 Los Castillas
 Los Chaulines
 Los Cozares
 Los Gallardos
 Los Galvez
 Los Laneros
 Los Llanos
 Los Montoros
 Los Olivos
 Los Olmos
 Los Pinillos
 Los Tablones (Motril)
 Los Tablones (Órgiva)
 Los Vargas
 Los Villares
 Los Yesos
 Lugros
 Lujar
 Mairena

Maracena
 Marchal
 Marchena
 Martin
 Matian
 Mecina Alfahar
 Mecina Bombaron
 Mecina Fondales
 Mecina Tedel
 Melegis
 Melicena
 Milanos
 Minas Del Marquesado
 Moclin
 Molvizar
 Monachil
 Mondujar
 Montefrio
 Montejicar
 Monteluz
 Montillana
 Moraleda De Zafayona
 Moreda
 Motril
 Murchas
 Murtas
 Narila
 Nechite
 Nieles
 Nigüelas
 Nivar
 Notaez
 Obeilar
 Ogijares
 Olivar
 Olivares
 Onitar
 Orce
 Orgiva
 Otivar
 Otura
 Padul
 Pago Y Benisalte
 Palancar
 Pampaneira
 Parque Del Cubillas
 Paulenca
 Pedro Martinez
 Pedro Ruiz
 Peligros
 Peñuelas
 Picena
 Pilas De Algaida
 Piñar
 Pinos Del Valle
 Pinos-Genil
 Pinos-Puente
 Pitres
 Policar
 Polopos
 Poloria
 Portugos
 Prado Negro
 Puebla De Don Fadrique
 Puente Arriba
 Puerto Lope
 Pulianas
 Pulianillas
 Pulpite
 Puntalon
 Purchil
 Purullena
 Quentar
 Rambla Del Agua
 Rejano
 Restabal
 Rio De Baza
 Riofrio
 Romilla
 Romilla La Nueva
 Rubite
 Salar
 Saleres
 Salobreña
 San Antonio
 San Clemente
 San Hermenegildo
 San Marcos
 Santa Cruz Del Comercio
 Santa Fe
 Santa Juliana
 Sierra De Ojete
 Sierra Elvira
 Sierra Nevada
 Sillar Baja
 Soportujar
 Sorvilan
 Talara
 Tarifa
 Terre
 Tiena
 Timar
 Tocon (Illora)
 Tocon (Quéntar)
 Torre-Cardela
 Torrenueva
 Torvizcon
 Tozar
 Trasmulas
 Trevelez
 Trujillos
 Turon
 Ugijar
 Valderrubio
 Valenzuela
 Valor
 Velez De Benaudalla
 Velilla-Taramay
 Venta De Andar
 Venta Del Peral
 Venta Micena
 Venta Nueva
 Venta Quemada
 Venta Santa Barbara
 Ventas De Huelma
 Ventas De Zafarraya
 Ventorros De Balerma
 Ventorros De La Laguna
 Ventorros De San Jose
 Villanueva De Las Torres
 Villanueva Mesia
 Virgen De Begoña
 Viznar
 Yator
 Yegen
 Zafarraya
 Zagra
 Zujaira
 Zujar

Volver al inicio de Córdoba

CURIOSIDADES DE GRANADA

El palacio del  rey moro

Jubiles fue uno de los pueblos árabes más ricos de la zona y, según dicen, su rey estaba casado con una hermosa mora que le traicionó con un cristiano. Como venganza, el rey construyó el palacio más hermoso para encerrarla de por vida y cuentan que sus torreones a veces se vislumbran en el paisaje. Si los ves no intentes acercarte, porque el palacio se irá alejando hasta perderse en los barrancos.

La fuente agria

En una deliciosa pradera cercana a Pórtugos, hay una rara fuente de aguas ferruginosas con propiedades curativas. Lo curioso es que tiene cinco caños y el agua de cada uno tiene una especialidad curativa.

Luego las aguas se juntan formando la encantadora catarata llamada el Chorreón. Para que no falte de nada en las cercanías hay una pequeña ermita encalada.

La princesa encantada

Advertencia para incautos.
Dicen que por los pueblos del barranco de Poqueira (Bubión, Capileira y Pampaneira) vaga una princesa encantada que es muy temida, sobre todo por los hombres, a los que espera al atardecer para saludarles.
Si respondes al saludo puede ser terrible, porque en ese mismo momento se apoderará de tu mente e invadirá tus sueños, hasta poner en peligro tu vida.

Las casillas

Habrá que preguntar en Polopos cómo encontrar la escarpada pista que lleva a esta mínima aldea abandonada. Apenas destacada en el paisaje por los muros blancos de sus casas, se asoma al espectacular valle de Polopos que cae abruptamente, desde la sierra de la Contraviesa hasta la costa granadina. En uno de los arroyos que corren por el fondo del valle hay un molino harinero del siglo XVIII.

ESCUDO DE GRANADA

 
Búsqueda personalizada
MAPA DE GRANADA POR GOOGLE

 
Volver al inicio de Córdoba

 

Principal Arriba Monumentos y Fiestas