La cocina sanadora

 

 

 

 

 

  No existe plato desdeñado en la cocina cuando se realiza de una manera auténtica
Cervantes
 

______________________

Lo importante no es lo que se come, sino cómo se come.
Epicteto

______________________

FRUTAS QUE CURAN

La composición de las frutas difiere en gran medida en función del tipo de fruto y de su grado de maduración. El agua es el componente mayoritario en todos los casos.

Constituye, en general, más del 80% del peso de la porción comestible, oscilando entre un 82% en las uvas, un 90% en las fresas y hasta un 93% en la sandía.

VALOR ENERGÉTICO

Las calorías de la fruta dependen casi exclusivamente de su contenido de hidratos de carbono, a excepción del caso del aguacate y del coco, frutas en las que el contenido graso determina su valor energético.

Hidratos de carbono: los azúcares o hidratos de carbono simples (fructosa, glucosa, sacarosa...) confieren el sabor dulce a las frutas maduras y suponen un 5-18% del peso de la porción comestible. Las manzanas y las peras son ricas en fructosa. En las frutas se encuentran también otros mono y disacáridos como la xilosa, la arabinosa, la manosa y la maltosa. Las ciruelas y las peras contienen cantidades relativamente altas de sorbitol, una sustancia emparentada con los azúcares, que posee un conocido efecto laxante. En menor presentan hidratos de carbono complejos (almidón). Las frutas no maduras poseen entre un 0,5-2% de almidón, pero conforme van madurando ese porcentaje disminuye hasta casi desaparecer, salvo en los plátanos maduros, en los que el almidón puede superar el 3% de su peso total.

Grasas: su contenido es casi inapreciable (0,1-0,5%), excepto en el aguacate, que aporta un 14% de grasa, especialmente ácido oleico, saludable (72% del total de grasa) y en el coco, con un 35% de grasa, mayoritariamente saturada (88,6% del total de grasa), menos saludable.

VALOR PLÁSTICO

Viene dado en función de su contenido en proteínas, que habitualmente representa menos del 1% del peso fresco de las frutas. Las proteínas están compuestas por aminoácidos, diez de los cuales (leucina, isoleucina, valina, treonina, triptófano, metionia, lisina, fenilalanina, histidina y arginina) son esenciales para el ser humano. El término esencial hace referencia a que el organismo no los puede producir por sí mismo y, por tanto, debe obtenerlos necesariamente de la alimentación cotidiana. Una proteína que contenga, en cantidad y calidad, los diez aminoácidos esenciales se considera completa o de alto valor biológico. En las frutas, las proteínas son de bajo valor biológico. En los cítricos y fresas abundan sustancias nitrogenadas simples como la asparagina y la glutamina y los ácidos aspártico y glutámico. En las manzanas y las peras abunda la asparagina y las naranjas son ricas en prolina.

VALOR REGULADOR

Las frutas son buena fuente de vitaminas y minerales.

Vitaminas: destaca el contenido de vitamina C (en cítricos, frutas tropicales, melón, fresas y grosellas negras) y de provitamina A (en albaricoques, cerezas, melón y melocotón...), ambas de acción antioxidante. En menor proporción, se encuentran otras vitaminas del grupo B solubles en agua, biotina y ácido pantoténico (albaricoques, cítricos, higos...). En general, son más ricas en vitaminas las variedades coloreadas, las de verano y las frutas expuestas al sol. Como curiosidad: dentro de un mismo árbol, los frutos orientados al sur son más ricos en vitaminas que los orientados al norte; los de la cúspide más ricos que los de las faldas y los exteriores. más ricos que los interiores.

Minerales: en las frutas abunda el potasio (necesario para la transmisión del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, contribuye al equilibrio de agua dentro y fuera de la célula). Son ricas en potasio el plátano, kiwi, nectarina, nísperos, melón, uva negra, cerezas, albaricoques, ciruelas, coco fresco, aguacate, piña, chirimoyas y papaya. También aportan magnesio (relacionado con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y la resistencia ante enfermedades degenerativas, posee un suave efecto laxante y es anti estrés).

Otros componentes no nutritivos pero también importantes

Fibra: parte de la que aportan las frutas son pectinas, un tipo de fibra soluble en agua que juega un papel fundamental en la consistencia de las frutas y que, asimismo, posee efectos beneficiosos para nuestra salud. La fibra en las frutas frescas se encuentra en una proporción entre el 0,7% y el 4,7%. Las frutas con un menor contenido de agua o cuya porción comestible contiene semillas, tienen valores de fibra dietética más elevados. El contenido de fibra se ve reducido con el pelado de la fruta. Así en las manzanas, se reduce en un 11% y en las peras, alrededor del 34%.

Ácidos orgánicos: (0,5% - 6%): influyen en el sabor y aroma de las frutas. El ácido cítrico (cítricos, fresas, peras...), potencia la acción de la vitamina C y ejerce una acción desinfectante y alcalinizadora de la orina. Otros ácidos orgánicos de las frutas son el málico (manzanas, cerezas, ciruelas, albaricoques) y el salicílico (fresas y fresones), este último de acción anticoagulante y antiinflamatoria.

Elementos fitoquímicos (colorantes, aromas y compuestos fenólicos): a pesar de estar presentes en muy bajas concentraciones, influyen decisivamente en la aceptación y apetencia por las frutas, y muchos de ellos son, además, antioxidantes que contribuyen a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso del cáncer.

MADURACIÓN DE LAS FRUTAS

La maduración de las frutas está ligada a complejos procesos de transformación de sus componentes. Las frutas, al ser recolectadas, quedan separadas de su fuente natural de nutrientes, pero sus tejidos todavía respiran y siguen activos. Los azúcares y otros componentes sufren importantes modificaciones, formándose anhídrido carbónico (CO2) y agua. Todos estos procesos tienen gran importancia porque influyen en los cambios que se producen durante el almacenamiento, transporte y comercialización de las frutas, afectando también en cierta medida a su valor nutritivo. Fenómenos especialmente destacados que se producen durante la maduración son la respiración, el endulzamiento, el ablandamiento y los cambios en el aroma, la coloración y el valor nutritivo.

La respiración: la intensidad respiratoria de un fruto depende de su grado de desarrollo y se mide como la cantidad de CO2 (miligramos) que desprende un kilogramo de fruta en una hora. A lo largo del crecimiento se produce, en primer lugar, un incremento de la respiración, que va disminuyendo lentamente hasta el estado de maduración. Sin embargo, en determinadas frutas después de alcanzarse el mínimo se produce un nuevo aumento de la intensidad respiratoria hasta alcanzar un valor máximo, llamado pico climatérico, después del cual la intensidad respiratoria disminuye de nuevo; estas frutas son llamadas "frutas climatéricas".

Las frutas climatéricas normalmente se recolectan antes del citado pico para su distribución comercial, de forma que terminan de madurar fuera del árbol. Esto evita que se produzcan pérdidas, ya que el periodo de conservación de la fruta madura es relativamente corto. Durante la respiración de todas las frutas se forma un compuesto gaseoso llamado etileno. Este compuesto acelera los procesos de maduración, por lo que es preciso evitar su acumulación mediante ventilación, a fin de aumentar el periodo de conservación de las frutas. Si este compuesto gaseoso, producido por una fruta madura, se acumula en las cercanías de frutas no maduras, desencadena rápidamente su maduración, lo que contribuye a acelerar el deterioro de todas ellas.

ENDULZAMIENTO

Azúcares: con la maduración aumenta el contenido de hidratos de carbono sencillos y el dulzor típico de las frutas maduras.

Ácidos: los ácidos van disminuyendo con la maduración. Desaparece el sabor agrio y la astringencia, para dar lugar al sabor suave y al equilibrio dulzor-acidez de los frutos maduros.

Ablandamiento: la textura de las frutas depende en gran medida de su contenido en pectinas; protopectina y pectina soluble en agua. La protopectina atrapa el agua formando una especie de malla, y es la que proporciona a la fruta no madura su particular textura. Con la maduración, esta sustancia disminuye y se va transformando en pectina soluble, que queda disuelta en el agua que contiene la fruta, produciéndose el característico ablandamiento de la fruta madura. En algunas como la manzana, la consistencia disminuye muy lentamente, pero en otras, como las peras, la disminución es muy rápida.

Cambios en el aroma: durante la maduración se producen ciertos compuestos volátiles que son los que proporcionan a cada fruta su aroma. La formación de aromas depende en gran medida de factores externos, tales como la temperatura y sus variaciones entre el día y la noche. Así, por ejemplo, los plátanos con un ritmo día/noche de 30/20ºC, producen un 60% más de compuestos volátiles responsables de aroma que a temperatura constante de 30ºC.

Cambios en el color: la maduración de las frutas generalmente va unida a una variación del color. La transición más habitual, de verde a otro color, está relacionada con la descomposición de la clorofila, de modo que quedan al descubierto otros colorantes que antes enmascaraba dicho compuesto. Además, aumenta la producción de colorantes rojos y amarillos característicos de las frutas maduras. El contenido de carotenos, por ejemplo, se incrementa fuertemente en los cítricos y el mango durante la maduración. La formación de otros colorantes como las antocianinas, suele estar activada por la luz.

Valor nutritivo:

Vitamina C: en general, las frutas pierden vitamina C cuando maduran en el árbol y durante el almacenamiento; en este caso, la pérdida depende en gran medida de la temperatura, siendo mucho menor si ésta es cercana a 0º C.

Provitamina A: esta vitamina es muy sensible a la oxidación por contacto con el oxígeno del aire, por lo que el pelado, troceado y batido de frutas, debe realizarse justo antes de su consumo.

CONSUMO DE FRUTAS PARA LA SALUD

Las frutas juegan un papel trascendental en el equilibrio de la dieta humana por sus cualidades nutritivas.

Fruta es sinónimo de salud. Veamos el porqué:

1. Su alto contenido de agua facilita la eliminación de toxinas de nuestro organismo y nos ayuda a mantenernos bien hidratados...

2. Su aporte de fibra, ayuda a regular la función de nuestro intestino y a evitar o corregir el estreñimiento. La fibra tiene un gran interés dietético ya que, además, posee efectos beneficiosos tanto en la prevención como en el tratamiento de ciertas enfermedades (exceso de colesterol, diabetes, obesidad, cálculos en la vesícula biliar, hemorroides y venas varicosas, divertículos, cáncer de colon y úlcera).

3. Son fuente casi exclusiva de vitamina C. Los expertos en nutrición recomiendan tomar como mínimo tres piezas de fruta al día, procurando que una de ellas sea rica en vitamina C (cítricos, kiwi, melón, fresas, tropicales...).

4. Contiene antioxidantes que protegen frente a enfermedades relacionadas con la degeneración del sistema nervioso, enfermedades cardiovasculares e incluso el cáncer. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confirmado en los últimos años los resultados de diversos estudios de investigación que ponen de manifiesto los efectos anticancerígenos de frutas y verduras, particularmente contra el cáncer del tracto gastrointestinal y contra el de pulmón. Según los estudios, uno de cada diez pacientes afectados por algún tipo de cáncer ha mantenido una insuficiente alimentación a base de frutas y verduras. Otras frutas muy saludables son los cítricos y algunas frutas tropicales ricas en vitamina C, beta-caroteno, vitamina E y otras sustancias con propiedades antioxidantes, que se utilizan contra enfermedades cardiovasculares, cataratas, cáncer de mama, ovarios o vejiga

SECCIÓN FRUTAS QUE CURAN

En todos los estudios se ha encontrado una alta correlación entre el elevado consumo de frutas y verduras y la baja incidencia de enfermedades.

Una buena costumbre es comenzar el día tomando fruta en pieza o en zumo natural. El agua, las vitaminas antioxidantes, los minerales, las enzimas y la fibra que contiene la fruta nos ayuda a hidratar, depurar y vitalizar nuestro organismo. Tienen un bajo contenido en calorías y carecen de colesterol. Todas las frutas y verduras frescas que consumamos son pocas.

Las frutas tienen la ventaja de que se comen crudas, por lo que se aprovechan todos sus nutrientes. Su gran contenido en vitaminas, minerales, oligoelementos y nutrientes como los bioflavonoides ayudan a regular nuestro sistema inmunitario. Tienen propiedades desintoxicantes : estimulan la función hepática y renal y ayudan a mejorar la pereza intestinal gracias a su contenido en fibra.

El valor energético de las frutas es generalmente muy bajo, debido a su elevado contenido en agua (80-90%). Aportan aproximadamente 50 calorías por 100 gramos, que se derivan principalmente de hidratos de carbono complejos, casi todo en forma de de fructosa. Su concentración aumenta cuanto más madura sea la fruta. Contienen cantidades mínimas de grasas que son siempre insaturadas y carecen de colesterol, excepto el coco que tiene una gran cantidad de grasa saturada.

El plátano tiene un valor calórico de unas 85 calorías por 100 gr. y contiene hidratos de carbono, fundamentalmente en forma de sacarosa, por lo que no es recomendable para los diabéticos.

El sabor ácido de las frutas es otra de sus características. Se debe a una serie de ácidos orgánicos que no son nutrientes esenciales para nuestro organismo y que contienen las frutas. En los cítricos, encontramos ácido cítrico, ácido málico en las manzanas, ciruelas, tomate y ácido tartárico en las uvas. Ninguno de estos ácidos es perjudicial para el organismo ni dañino para el estómago, dado que no alcanzan la acidez del jugo gástrico.

VITAMINAS ANTIOXIDANTES

El poder antioxidante de las vitaminas E y C, al igual que otras sustancias que dan color y sabor a las frutas y verduras como los flavonoides, polifenoles, betacarotenos, carotenos (estos dos últimos se transforman en el organismo en provitamina A) han demostrado un papel importante en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y el envejecimiento.

Hoy se sabe que el proceso de envejecimiento así como la aparición de algunas enfermedades, se debe al efecto de los "radicales libres". Es decir, a ciertas partículas que oxidan nuestras células. Tienen un cometido útil en el caso de que nuestro organismo deba luchar contra las bacterias, pero en contrapartida son responsables del endurecimiento de nuestras arterias (arteriosclerosis). Podemos combatir los radicales libres recurriendo a una alimentación rica en verduras y frutas frescas, aceite de oliva y vino tinto con moderación. Juegan un papel vital limpiando y desintoxicando los radicales libres.

Más de la mitad de la vitamina A y prácticamente toda la vitamina C que necesitamos, la proporcionan las frutas. Muchas verduras también contienen vitamina C, pero al cocerlas se destruye parte de esta vitamina, de ahí la importancia de consumir fruta o vegetales crudos. Hay que recordar que la vitamina C incrementa la asimilación de hierro, calcio y fósforo

Las más ricas en vitamina C | mg. por 100 gr.

Fresa, frambuesa, fresón| 60 mg
Naranja, pomelo, limones| de 40 a 50 mg
Melón | 25 mg
Piña | 20 mg
Albaricoque, melocotón, plátano| de 7 a 10 mg
Manzanas | 10 mg Disminución de las defensas, envejecimiento prematuro, debilidad, anemia, hemorragias, encías sangrantes, dolores articulares, alteraciones de los vasos sanguíneos, irritabilidad, tendencia a padecer gripes y catarros. Escorbuto.
Las más ricas en vitamina A | mg. por 100 gr. Trastornos por falta de vitamina A
Albaricoque | 250 mg
Melón | 220 mg
Melocotón| 105 mg
Mandarina | 44 mg
Naranja | 33 mg
Plátano| 33 mg
Nísperos | 27 mg
Ciruela | 25 mg

TRASTORNOS POR FALTA DE VITAMINA C

Disminución de las defensas, menor respuesta de los anticuerpos, problemas visuales, xeroftalmía, ceguera nocturna, infecciones de las vías respiratorias, urinarias, retraso en el crecimiento, piel seca, dificultad en la cicatrización de las heridas. Tendencia a padecer gripes y resfriados.

Cuando se toma la fruta en zumo, hay que tomar la precaución de tomarlo de inmediato. Las vitaminas que contienen los zumos recién hechos se oxidan con cierta facilidad al contacto con el aire, lo que conlleva una pérdida importante de su contenido vitamínico

LAS PROPIEDADES DE LAS FRUTAS

Albaricoque : Equilibra el sistema nervioso y es un eficaz antialérgico. Contiene fósforo, hierro, calcio y vitamina A. Está indicado para combatir la anemia.

Cítricos : Todos los cítricos y especialmente la naranja y el limón son ricos en vitamina C, contiene también minerales como el calcio, fósforo, magnesio y cinc y en en menor cantidad vitamina B1 y ácido fólico. Su consumo habitual fortalece nuestras defensas, mejorando el funcionamiento de nuestro sistema inmunitario. Su fibra nos ayuda a combatir el estreñimiento.

Fresas : Destacan por su vitamina C y por su hierro, pero su consumo no está recomendado en caso de ácido úrico.

Manzana : Es diurética, estimulante y ayuda a eliminar toxinas. Tiene un tipo de fibra suave llamada pectina que le da propiedades saciantes y contiene vitaminas C, B y PP, además de potasio.

Melocotón : Suave, jugoso y azucarado, el melocotón merecería más que la manzana la denominación de fruta prohibida". Tiene una buena cantidad de vitaminas A, B y C y oligoelementos que equilibran el metabolismo. Tiene propiedades suavemente laxantes y diuréticas.

Pera : Calma la tos y la congestión pulmonar. También alivia la gastritis y la ulcera gastrointestinal.

Piña : Contiene dos enzimas digestivas (la bromelia y la papaína) que permite digerir mejor las proteínas. Contiene una gran cantidad de vitamina A.

Plátano : Los hidratos de carbono son en forma de sacarosa, por lo que no es indicado para los diabéticos y su valor calórico es superior a otras frutas 85 calorías por 100 gr. Contiene magnesio, cinc, acido fólico, y vitaminas A y C.

Uva : Para aprovechar sus virtudes es necesario tomar la uva con su piel y pepitas. En la piel se encuentran diferentes sustancias antioxidantes, como las flavonas que protegen a los vasos sanguíneos, previenen la arteriosclerosis y estimulan el sistema inmunitario.

Otra sustancia que contiene la uva es el resveratrol que se ha mostrado eficaz para prevenir el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard ha demostrado que el resveratrol, que abunda en la piel de la uva negra, es capaz de estimular, las sirtuinas, unas enzimas celulares que retrasan el envejecimiento y que podrían prevenir enfermedades geriátricas como el Alzheimer.

La uva de mesa contiene agua en un 80% y azucares (glucosa y fructosa) en un 18%. Estos azucares se absorben rápidamente, proporcionando energía rápida e inmediata. Se puede decir que la uva es un excelente recuperador energético, que deportistas, niños y jóvenes pueden y deben utilizar. Sin embargo, por su alto contenido en azucares no es aconsejable para los diabéticos.

Los principales minerales que encontramos en la uva son el potasio y el hierro (0,50 mg por 100 gr) y en menor medida magnesio, selenio y cinc. Entre las vitaminas destacan la B1, B6 y C.

LA FRUCTOSA

La fructosa añadida a los alimentos puede favorecer la acumulación de grasa

A pesar de la buena imagen de este carbohidrato natural, el consumo de productos edulcorados con fructosa (mermeladas, productos integrales,..) puede resultar muy engordante, no sólo por su contenido en calorías sino también porque es metabolizada de una forma diferente a otros carbohidratos, favoreciendo en gran medida la acumulación de grasa.

Según un estudio realizado en la Universidad de Cincinnati (Estados Unidos) y en el Instituto Alemán de Nutrición Humana, publicado en la revista Obesity Research, el consumo de fructosa favorece el almacenamiento de grasa en el cuerpo. La fructosa es uno de los edulcorantes más utilizados, especialmente en los refrescos.

Los investigadores hicieron tres grupos con sus animales de laboratorio. Uno bebió agua, otro agua con fructosa, y un tercero refrescos. Estos dos últimos aumentaron significativamente de peso (sobre todo, el grupo que tomó agua con fructosa), aunque disminuyeron la ingesta de calorías procedente de comida sólida. Midiendo la grasa corporal mediante resonancia magnética, comprobaron que el grupo que había consumido agua con fructosa tenía en torno a un 90 % más de grasa que el que había tomado sólo agua.

SEGÚN LOS CIENTÍFICOS

Según los científicos que han realizado las investigaciones, parece que el incremento de peso producido por la fructosa no se debe sólo a las calorías que aporta. Matthias Tschöp, responsable del estudio, indica que la fructosa afecta a la tasa metabólica, favoreciendo el almacenamiento de las grasas en el organismo.

En un estudio anterior realizado sobre personas, el mencionado investigador había comprobado que la fructosa producía alteraciones en ciertas hormonas que participan en la regulación del peso corporal (leptina, insulina y grelina) de una forma diferente a como lo hacen otros carbohidratos, como la glucosa.

A modo de conclusión, parece que la fructosa engorda más que otros edulcorantes a igualdad de calorías, por lo que sería conveniente, si estas investigaciones se confirman, sustituirla en refrescos, mermeladas y otros productos. De momento, como consumidores, no estaría de más que miráramos las etiquetas de los productos en el supermercado, para intentar evitarla. Y, en lo posible, que cambiáramos la costumbre de tomar refrescos a todas horas. Tomemos, simplemente, agua.

La fructosa es un monosacárido, unidad más simple de los denominados hidratos de carbono. Por tanto, se trata de un nutriente calórico que aporta, en concreto, 4 calorías por gramo. Se encuentra de modo natural en las frutas y también en la miel. Así mismo, es un componente básico de la sacarosa o azúcar común, precedente de la caña de azúcar o de la remolacha azucarera. Se comercializa granulado, al igual que la sacarosa, para poder ser utilizado como azúcar de mesa. También se emplea en productos para personas que tienen diabetes.

VENTAJAS DE CONSUMO

* Es natural.
* Por su intenso sabor dulce, se requiere menos cantidad a la hora de endulzar los alimentos.
* Se emplea en productos especiales para diabéticos, ya que tras su ingesta, no se producen elevaciones bruscas del azúcar en sangre.

INCONVENIENTES

* Es cariogénico, es decir, puede provocar caries si no se mantiene una adecuada higiene buco-dental.
* Es calórico, por lo que su consumo se ha de moderar al igual que lo ocurre con otros azúcares sencillos, en especial, en situaciones de sobrepeso u obesidad.
* A dosis de más de 20 gramos como azúcar de mesa al día, tiende a elevar los niveles de triglicéridos sanguíneos, por lo que su empleo está desaconsejado en caso de hipertrigliceridemia.

Hay personas que sufren de intolerancia hereditaria a la fructosa, lo que se conoce con el nombre de fructosemia. En esta enfermedad, el consumo de cualquier fuente de fructosa, incluida la sacarosa, ocasiona hipoglucemia (niveles bajos de azúcar en sangre) y daño hepático progresivo, de no instaurar las medidas adecuadas.

Preguntas y respuestas:

¿QUÉ ES LA FRUCTOSA?

La fructosa es un monosacárido, o azúcar simple, que tiene la misma fórmula química que la glucosa pero con estructura molecular diferente. En ocasiones se la denomina azúcar de la fruta porque precisamente se la encuentra en las frutas, en algunas verduras, en la miel y en otras plantas. La fructosa y otros azúcares son carbohidratos; una importante fuente de energía para el cuerpo.

¿QUÉ OTROS TIPOS DE AZÚCARES EXISTEN?

Los alimentos contienen una variedad de azúcares llamados monosacáridos (unidades básicas de azúcar como la fructosa y la glucosa) y otros llamados disacáridos (la unión de dos monosacáridos). La glucosa es la fuente principal de energía para el cuerpo porque la mayoría de los azúcares y los carbohidratos complejos se descomponen formando glucosa durante la digestión. Los almidones se forman a partir de la unión de muchos átomos de azúcar. Los diferentes tipos de azúcares cumplen diferentes funciones en el cuerpo, aunque todos pueden proporcionar energía.

La sucrosa es un disacárido que contiene partes iguales de glucosa y fructosa. Se la conoce como azúcar de mesa o azúcar blanca, la sucrosa se extrae de la caña de azúcar y de las remolachas azucareras.

Otros tipos de azúcares que se hallan en los alimentos y en las bebidas son:

Lactosa
Disacárido que contiene glucosa y galactosa
Presente en la leche

Maltosa
Disacárido que contiene dos átomos de glucosa
Se cristaliza del almidón

Dextrosa
Otro nombre para la glucosa
Se cristaliza de la caña de azúcar, de las remolachas y de los almidones

Jarabe de maíz
Se trata de átomos simples de glucosa
Se obtiene del almidón de maíz

Jarabe de maíz de alta fructosa
Es una mezcla de átomos simples de glucosa y fructosa
Se obtiene del almidón de maíz

¿ES SEGURA LA FRUCTOSA?

El jarabe de maíz de alta fructosa, al igual que todos los azúcares son alimentos GRAS o ("generalmente reconocidos como seguros") según la Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

El Informe del Ministro de Salud sobre Nutrición y Salud, el informe a Dieta y la Salud de la Academia Nacional de Ciencias y el informe Objetivos Nacionales para la Promoción de la Salud y la Prevención de las Enfermedades Healthy People 2000 del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, respaldan esta conclusión.

En un informe científico de 2002, la Asociación Americana del Corazón llegó a la conclusión de que para la mayoría de las personas, el consumo de fructosa pura o en forma de sacarosa no tiene efectos ni negativos ni positivos.

¿Cuáles son las diferencias que existen en la forma en que el cuerpo metaboliza la glucosa y la fructosa?

Pese a que los azúcares de mayor consumo proporcionan básicamente la misma cantidad de calorías, el cuerpo las metaboliza y utiliza de diferentes maneras. Por ejemplo, la glucosa de fuentes dietéticas se digiere, se absorbe, se transporta hacia el hígado y luego se libera en el torrente sanguíneo. Muchos tejidos absorben la glucosa de la sangre para obtener así la energía que necesitan, y este proceso requiere insulina. La fructosa se metaboliza principalmente en el hígado pero, a diferencia de la glucosa, no requiere insulina para que el cuerpo pueda utilizarla.

¿LA FRUCTOSA CAUSA DIABETES?

La diabetes es un trastorno que afecta la manera en que el cuerpo produce y utiliza la insulina y la forma en que administra la glucosa de la sangre. La insulina es esencial para que la glucosa llegue a las células. Las personas que sufren de diabetes tipo I no producen insulina, mientras que los que tienen diabetes tipo II no producen la suficiente cantidad de insulina o sus cuerpos no pueden usar de manera eficiente la insulina que producen. Hay muchos factores que pueden aumentar el riesgo de padecer diabetes tipo II, por ejemplo, el sobrepeso y la obesidad y una predisposición genética.

Las personas con diabetes deben controlar con atención la cantidad de carbohidratos—azúcares y almidones—que consumen. Debido a que la fructosa no aumenta la glucosa de la sangre y no requiere insulina, las personas diabéticas pueden tolerarla mejor que otros azúcares. De hecho, hay estudios que han demostrado que pequeñas cantidades de fructosa oral puede mejorar el control glicémico en las personas con diabetes.

¿LA FRUCTOSA CAUSA OBESIDAD?

El exceso de grasa corporal aparece cuando no se equilibra la entrada de energía (calorías) con la salida de energía. Las calorías extra pueden venir de cualquier nutriente calórico—proteínas, grasas, bebidas alcohólicas y carbohidratos, incluyendo almidones y azúcares como por ejemplo la fructosa. La falta de actividad física juega un papel fundamental en la acumulación de grasa corporal y en el desarrollo de la obesidad.

Algunos investigadores han llegado a especular que la fructosa puede no saciar tanto como otros carbohidratos porque no estimula la secreción de insulina y leptina y porque no suprime la producción de grelina—hormonas que ayudan a regular el apetito y el consumo de alimentos. Sin embargo, es importante notar que esta especulación es basada en las investigaciones preliminares que probaron los niveles de fructosa que son entre tres y cuatro veces más elevados que la cantidad promedio que consumen los estadounidenses. Además, muy pocos americanos consumen la fructosa en aislamiento, sino en combinación con glucosa.

¿Existe una relación de causa y efecto entre el aumento en el uso de jarabe de maíz de alta fructosa de los últimos 20 años y los crecientes índices de obesidad?

No existen pruebas científicas de causa y efecto que relacionen el consumo de jarabe de maíz de alta fructosa en reemplazo de otros azúcares como la sucrosa y los índices de obesidad. Algunos estudios sugieren que estamos consumiendo más calorías pero, la falta de equilibrio entre las calorías consumidas y gastadas es lo que ha causado el aumento de peso—consumimos más calorías de las que necesitamos.

Las hipótesis que sugieren que el aumento de la obesidad comenzó cuando aumentó el uso del jarabe de maíz de alta fructosa en alimentos y bebidas son correlaciones—se basan en dos eventos que ocurren simultáneamente y se preguntan si puede existir una relación de causa y efecto. Podría parecer una cadena de eventos posible, pero no necesariamente demuestra una relación de causa y efecto. Hay otros eventos que no se han tomado en cuenta y que pueden ser igualmente importantes. Desde la década del 70 se modificaron muchos factores, como por ejemplo, los niveles de actividad.

¿EXISTE UNA DIFERENCIA ENTRE BEBER CALORÉIAS Y COMER CALORÍAS?

Continúa la discusión sobre si existe una diferencia en la manera en que el cuerpo maneja las calorías líquidas y las sólidas. Los estudios que analizaron este asunto no se replican entre sí. Algunos estudios muestran que existe el mismo nivel de saciedad cuando los sujetos consumen calorías en forma líquida que cuando las consumen en forma sólida. Otros estudios muestran que existe una diferencia de saciedad que depende de la fuente (bebida o alimento sólido) de las calorías. Se necesitan investigaciones adicionales para responder a esta pregunta.

¿LA FRUCTOSA CAUSA EL SÍNDROME DE RESISTENCIA A LA INSULINA?

La resistencia a la insulina es una condición en la que el cuerpo no usa la insulina que produce de manera efectiva. El cuerpo compensa esta situación produciendo mayores cantidades de insulina para mantener normales los niveles de glucosa en la sangre. La resistencia a la insulina—junto con la obesidad, la hipertensión y los desordenes de los lípidos en la sangre—forma parte del síndrome metabólico. En ocasiones, la resistencia a la insulina origina diabetes tipo II y enfermedades cardíacas.

Aunque los animales de laboratorio a los que se alimentó con grandes cantidades de fructosa desarrollaron resistencia a la insulina, los estudios que se realizaron con seres humanos jamás demostraron este efecto. El exceso de grasa corporal, la falta de actividad física y una predisposición genética son estimados ser las principales causas de la resistencia a la insulina, no así el consumo de fructosa.

¿QUÉ EFECTO TIENE LA FRUCTOSA EN LOS TRIGLICÉRIDOS DEL CUREPO?

La palabra triglicérido es un término técnico que designa a la grasa que existe en los alimentos y en el cuerpo. Tanto la grasa dietética como los carbohidratos contribuyen a la formación de triglicéridos en el cuerpo, pero de diferentes maneras. El consumo en exceso de calorías derivadas de las grasas, las proteínas o carbohidratos—incluyendo almidones y azúcares—promueve la acumulación de grasa corporal.

Las investigaciones en seres humanos han demostrado que la sucrosa y la fructosa tienen efectos inconsistentes sobre los triglicéridos presentes en el torrente sanguíneo. Dichos efectos variables pueden relacionarse con factores tales como la cantidad de fructosa que se consume, el peso corporal, y los niveles básicos de triglicéridos, insulina y glucosa en la sangre. El aumento de los triglicéridos en la sangre se observa principalmente en personas sedentarias con sobrepeso y en personas obesas con dietas altas en fructosa carbohidratos totales y bajas en fibra dietética y grasas. Algunos investigadores sugieren que el aumento crónico del nivel de triglicéridos en el torrente sanguíneo puede aumentar el riesgo de resistencia a la insulina y de enfermedades cardíacas coronarias.

¿QUÉ ALIMENTOS Y BEBEIDAS CONTIENEN FRUCTOSA?

Las fuentes naturales de fructosa incluyen son las frutas, algunas vegetales, la miel, el azúcar de caña y las remolachas. Debido a que también es un componente en los endulzantes como la sucrosa y el jarabe de maíz de alta fructosa, la fructosa también está presente en diferentes cantidades en una amplia variedad de alimentos y bebidas.

¿QUÉ ES EL JARABE DE MAÍZ DE ALTA FRUCTOSA?

El jarabe de maíz de alta fructosa (HFCS por la sigla de su nombre en inglés) es un endulzante líquido que se usa en la fabricación de alimentos y bebidas. A fines de la década del 60 los científicos desarrollaron un proceso enzimático que transforma la dextrosa (glucosa) de la fécula de maíz en una mezcla de fructosa y glucosa. La forma más común (presente en 70% de los alimentos) es el jarabe HFCS-55 que contiene 55% de fructosa y 45% de glucosa. La sucrosa contiene 50% de fructosa y 50% de glucosa. El jarabe HFCS-55 y la sucrosa tienen la misma intensidad de dulzor.

¿Qué alimentos y bebidas contienen jarabe de maíz de alta fructosa?

El jarabe de maíz de alta fructosa está presente en numerosos productos como por ejemplo, gaseosas, bebidas de fruta, bebidas deportivas, productos horneados, caramelos, mermeladas, yogures, condimentos, alimentos enlatados y empacados y otros alimentos endulzados.

¿Por qué se usa el jarabe de maíz de alta fructosa en tantos productos?

El jarabe de maíz de alta fructosa es un ingrediente muy útil debido a su dulzor y a la capacidad que tiene para combinarse fácilmente con otros ingredientes. Cuando mejoraron los métodos para producir el jarabe de maíz de alta fructosa, las compañías fabricantes de alimentos y bebidas reemplazaron a otros endulzantes por este producto.

El Servicio de Investigaciones Económicas del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos ha efectuado un seguimiento de la cantidad de endulzantes calóricos presentes en el abastecimiento de alimentos, medido en las entregas per cápita desde 1966. El azúcar refinada (sucrosa) es el endulzantes más usado, pero una porción de su uso ha sido reemplazado por el jarabe de maíz de alta fructosa. La entrega per cápita en los Estados Unidos en el 1966 era de 97,3 libras de azúcar refinada contra cero del jarabe de maíz de alta fructosa y de 60,9 libras para ambos el azúcar refinada y para el jarabe de maíz de alta fructosa, respectivamente en 2003. Las entregas totales del endulzantes calóricos aumentaron un 25% desde 1966 a 2003. Las entregas per cápita de endulzantes que realizan los productores y refinerías de los Estados Unidos, y las importaciones directas para el consumo de los fabricantes de alimentos, minoristas y otros usuarios finales representan la provisión per cápita de endulzantes calóricos. El consumo humano real de endulzantes calóricos es inferior y es el resultado de los alimentos no consumidos, los desechos y otras pérdidas.

¿CUÁNTA FRUCTOSA SE DEBERÍA CONSUMIR EN UN DÍA?

No existen recomendaciones ni requerimientos dietéticos específicos para la fructosa. El Instituto de Medicina (IOM) de la Academia Nacional de Ciencias recomienda que el consumo total de carbohidratos incluya entre 45 y 65% de consumo calórico. La mayoría de los carbohidratos deberían provenir de las frutas y sus jugos, vegetales, granos enteros, legumbres y productos lácteos, o de otras fuentes ricas en calcio.

El IOM también llegó a la conclusión de que las dietas con más de 25% de consumo calórico derivado de azúcares agregados estaban asociadas con niveles significativamente menores de nutrientes esenciales (por ejemplo, calcio, magnesio y zinc) en algunos grupos poblacionales. Los azúcares agregados son los azúcares y los jarabes que se agregan a los alimentos durante el proceso o preparación. El IOM no recomendó un nivel ideal de consumo de azúcares agregados.

Las Guías Dietarias nuevas de 2005 recomienda "elegir y preparar los alimentos y las bebidas con poco azucares agregados o endulzantes calóricos". El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos coloca a los azúcares agregados en la parte superior de la pirámide de la alimentación y recomienda un consumo "muy limitado". Debido a que la fructosa es un componente de la mayoría de los azúcares agregados, moderar la cantidad de azúcares agregados en la dieta automáticamente moderará el consumo de fructosa. Los azúcares agregados no incluyen a la fructosa presente naturalamente en las frutas y verduras, que son inculyendo debajo de los niveles de consumisión recomendada por las Guías Dietarias de 4,5 copas/día, 2 copas de frutas y 2,5 copas de verduras.

 

 
 

OTRAS NOTICIAS IMPORTANTES

Noticias de Recursos Didácticos

Estudian  los  recursos  didácticos  del  entorno natural...

Noticias de Cultura Española

Nacionalistas y maniqueos - Gran interés por la cultura española

Noticias de Literatura Española

El cantar de Mío Cid traducido al hebreo ocho siglos después...

Noticias de Lengua Castellana
Unos 15.000 visitantes conocerán el Camino de la Lengua ...
Noticias de Hispania
Castilla y León encabeza la lista roja que publica Hispania...
Noticias de Deportes
Brevemente  muchas  noticias  relacionadas a los deportes
Noticias de Arte e Historia

Con la finalidad de albergar en el Museo de Arte e Historia de

Noticias del Patrimonio Mundial de la Humanidad
Acuerdo permitirá mejorar oferta cultural de Ciudades...
Noticias de Gastronomía
Con buen pie empieza  este 10 de marzo el Instituto Peruano...
Noticias del Idioma Español
Estados  Unidos es el  país donde la  lengua  española puede...
Noticias de Poetas y Autores
Tengo  Algo de  Árbol ou  Tenho  Qualquer  Coisa de  Árvore
Noticias del Mundo Hispano
Los compromisos adquiridos por los líderes inmigrantes de...
Noticias de Economía
Economía/Fiscal.- Los contribuyentes pueden solicitar desde
Noticias de Recursos Didácticos
Estudian  los recursos  didácticos  del  entorno  natural de ...
Noticias de Ciencia y Tecnología
Tendrá  participación  el sector  privado en  el Ministerio...
Noticias de Espectáculos
Brevemente noticias de muchos tipos de espectáculos

__________________

Recopilado
de:


Fuente de estos artículos: alimentacion-sana.com.ar

 

 

                                     Principal Arriba Los alimentos funcionales La cocina a las brasas La cocina afrodisíaca La cocina internacional La cocina para adelgazar La cocina sanadora La cocina del mar La cocina sin gluten Los alimentos simples