Ávila - Murallas

Ávila

Principal
Acerca de Hispania
Acerca del Idioma
Lengua castellana
Cultura española
El arte y la historia
Patrimonio Histórico
Cocina con arte
Poesías sin fronteras
El mundo hispano
Diccionarios virtuales
Páginas amigas

 
 
Ávila - Murallas

   

ÁVILA - UN MAGNÍFICO PATRIMONIO HISTÓRICO DE LA HUMANIDAD

¿No encuentras lo que buscas? HAZLO EN EL BUSCADOR GOOGLE

   

¿No encuentras lo que buscas? HAZLO EN EL BUSCADOR GOOGLE

ORIGEN  - ÁVILA - ROMANIZACIÓN - DOMINIO - PERSONAJES FAMOSOS

Su origen se remonta a una colonia celtíbera que, según cita Ptolomeo, estaba situada en el extremo oriental de la Lusitania y era conocida con el nombre de Obila. A partir de finales del siglo III a.C. comenzó su proceso de romanización ya con el nuevo nombre de Abela. En el siglo I de nuestra era llegó a la ciudad el obispo San Segundo, uno de los siete varones apostólicos, que la convirtió al Cristianismo. Durante los primeros años de la Reconquista vivió períodos de dominio musulmán alternando con los de dominio cristiano hasta que fue definitivamente conquistada por Alfonso VI, hacia el año 1085. A partir de ahora comenzó su repoblación de manos del conde Raimundo de Borgoña, yerno del monarca. Se establecieron en la ciudad muchos nobles procedentes de León, Asturias y Galicia, por lo que pasó a denominarse Ávila de los Caballeros. Pronto se convirtió también en residencia de varios reyes castellanos y sede de todas las Juntas. Sus gentes desempeñaron importantes papeles en el levantamiento comunero contra Carlos I, e incluso contra Felipe II.

HISTORIA

EDAD ANTIGUA

La actual ciudad de Ávila fue una fundación ex-novo de los romanos, quienes le dieron el de Abila, Obila o Abela. La ciudad romana estaba formada casi exclusivamente por el actual casco viejo, la parte rodeada por las murallas, junto con puentes, calzadas, mosaicos o la plaza del Mercado Grande, o el Grande, o el Mercado Chico -el antiguo foro-, que son parte de los restos romanos que pueden contemplarse en la actualidad.
El interior de la ciudad aún mantiene el trazado típico de las ciudades romanas tipo hiberna (castros estables), de contorno rectangular, con dos calles principales (cardo y decumano) que se cortan ortogonalmente en el centro donde estaba el foro. Actualmente este trazado aparece sólo parcialmente modificado, reconociéndose fácilmente antiguas entradas romanas en las puertas de San Vicente y Gonzalo Dávila, donde los cubos defensivos originales fueron conglobados en la muralla medieval. También se mantienen las manzanas cuadrilongas recuerdo de las insulae romanas.

El Cardo máximo corresponde a la actual calle de Vallespín; mientras que el Decumano máximo lo constituirían la calle de los Caballeros y la calle de Bracamonte. Todas ellas confluyen en el «Mercado Chico» que fue el antiguo foro. Por su parte, la necrópolis romana estaba al este, más allá de la calle de San Segundo, de modo que en toda esa parte de la muralla se pueden observar piezas funerarias reaprovechadas como materiales de construcción: estelas, aras, cipos, «verraquitos» y cápsulas cinerarias de granito, incrustados en los lienzos del muro oriental. Aparte de estas muestras arquitectónicas, existen numerosos restos cerámicos, monedas y otros objetos arqueológicos representativos de la vida cotidiana en la Antigüedad.

EDAD MEDIA - VISIGODOS

Los primeros asentamientos visigodos en la península se consideran geográficamente muy cerrados. Según Palol y sus estudios[cita requerida], los asentamientos visigodos en España comprenden las ciudades de Burgos, Soria, Guadalajara, Toledo, Ávila, Cáceres, Madrid y Palencia, lo que induce a pensar que la elección de estos asentamientos fuera estratégica. Aunque su ubicación concreta no está determinada en la ciudad de Ávila, se cree que fue una de las plazas fuertes de la época visigoda. Durante los siglos VI y VII no hubo conflictos destacables en la ciudad. Los visigodos utilizaban la tierra para cultivar cereal y alimentar a la ganadería, según se puede observar en las pizarras encontradas en el municipio de Diego Álvaro. La importancia de Ávila en este periodo se debe a su carácter religioso, según la documentación existente que detalla la intervención de los prelados de Abela en los concilios toledanos. Corrobora el devenir visigodo en Ávila el templo de Santa María de la Antigua. Las crónicas registran que este monasterio fue fundado antes del año 687, siendo monasterio mixto (para ambos sexos) hasta la llegada de los árabes. Su importancia era tal que se cita como el lugar donde murió Santa Leocadia, hija del Rey Wamba. En esta iglesia estaría enterrado también el duque Severiano, un noble visigodo.

Invasión musulmana

No se puede precisar por falta de datos las circunstancias y vicisitudes durante la etapa de dominación musulmana ni tampoco concretar la relación social, económica, cultural, política y religiosa que pudieran tener esta creencia en Ávila, cuyo nombre árabe fue Ābila (آبلة). Lo único que parece seguro es que durante los primeros años de la invasión musulmana la ciudad se convirtió en un punto estratégico, siempre deseada por árabes y cristianos como enclave defensivo, y los enfrentamientos por su posesión fueron permanentes. Hubo incursiones de los reyes cristianos en la ciudad después de la ocupación musulmana pero no llegaron a asentarse. Alfonso I y su hijo Fruela llevaron a cabo varias expediciones llegando a entrar en la ciudad (740–742) sin ánimo de permanecer, más bien con intención de destruir las defensas, recaudar botín y a la vez, aprovechando que los pobladores cristianos de la ciudad seguían al rey en su repliegue, obtenían pobladores para las tierras ocupadas y guerreros para la defensa de los reinos cristianos.
Tras estas incursiones, se suceden en Ávila tres siglos de los que se conocen pocos aconteceres. Ávila, como otras poblaciones de la meseta, debido a que queda en tierra de nadie, sujeta a las sucesivas expediciones de unos y otros, con la consiguiente destrucción de campos y poblaciones, quedó prácticamente despoblada. Desde el siglo VIII estas zonas o ciudades pueden considerarse dentro del llamado «desierto estratégico» en el que hubo un fuerte despoblamiento, convirtiéndose a su vez en tierra de nadie y siendo escenario de las correrías de ambas fuerzas. En la reconquista exactamente en el siglo XI Don Raimundo de Borgoña, yerno de Alfonso VI de León y Castilla fue el encargado de la repoblación del centro de la península, y con el fin de proteger Toledo se repueblan y cercan las ciudades de Salamanca, Ávila y Segovia. Más tarde la repoblación de la península se va llevando más al sur dejando a Ávila en un segundo plano con poca relevancia en la época aunque, por su condición de ciudad, envía procuradores a las Cortes castellanas. Hubo muchas guerras cibieles castellanas, y durante estas entre los partidarios de Enrique IV y su medio hermano, el infante Alfonso, fue sede de los partidarios de Alfonso.

EDAD MODERNA - RENACIMIENTO

En la época de los Reyes Católicos (segunda mitad del siglo XV), de Carlos I y de su hijo Felipe II (XVI) la ciudad vuelve a renacer gracias a las idas y venidas de la corte. La ciudad y la provincia prosperaron y fueron el lugar de nacimiento de numerosos personajes religiosos, escritores y consejeros espirituales como Santa Teresa de Cepeda y Ahumada, más conocida como Santa Teresa de Jesús en la capital, y San Juan de la Cruz en la provincia (Fontiveros). Su concejo fue uno de los principales organizadores de la Guerra de las Comunidades y en ella se formó la primera junta de los comuneros.A partir del siglo XVII la ciudad empieza una larga decadencia y una despoblación que la dejó con apenas 4.000 habitantes.

EDAD CONTEMPORÁNEA

En siglo XIX se produce una lenta y dificil recuperación demográfica con la construcciónn del ferrocarril, haciendo de la ciudad un importante nudo en la línea de Madrid a la frontera francesa por Irún.

En el siglo XX se inicia un proceso de desarrollo e intensa urbanización que han conducido a la ciudad a un segundo plano de la realidad española.  En las primeras décadas del siglo se muestra una cierta tendencia de la ciudad a querer preservar sus tradiciones ante a los cambios sociales que se producirían inevitablemente en todo el país.

En 1936 tras el estallido la Guerra Civil, la ciudad enseguida pasa a formar parte de la zona ocupada por las tropas sublevadas, no produciéndose acontecimientos históricos de relevancia.

Durante la dictadura franquista se intensifica el proceso de despoblación de la provincia que ha de afectar necesariamente a la ciudad.

Tras la Guerra Civil la participación de Ávila en la sociedad española se restringe a pocas acciones, siendo quizá la de más relevancia, pero no por ella la más conocida, la aportación o el apoyo para el lanzamiento de políticos. Ya en el siglo XIX Mariano José de Larra obtuvo un escaño en las Cortes al presentarse por Ávila. Del mismo modo Adolfo Suárez (presidente español durante la Transición y primer presidente de la democracia posterior al Franquismo) realizó parte de su carrera política desde Ávila (nació en el pueblo de Cebreros); en la década siguiente José María Aznar (presidente entre 1996 y 2004) salió elegido diputado en las Cortes por Ávila, pese a no ser abulense. Se puede citar a otros ministros que han comenzado su andadura política desde esta ciudad como Agustín Rodríguez Sahagún, Agustín Díaz de Mera, o Ángel Acebes. Sin embargo estas aportaciones no reflejan en absoluto la influencia real de la ciudad o la provincia en la política española, que es muy inferior a la relevancia de estas personas.

ARQUITECTURA RELIGIOSA

La ciudad es «Conjunto Histórico-Artístico nacional» desde 1884 y está incluida en la lista del «Patrimonio de la Humanidad» de la Unesco desde 1985.

Catedral del Salvador de Ávila.
En arquitectura religiosa, destaca su catedral (siglo XII–XV) y con función militar gracias a su cabecera fortificada; las iglesias románicas de San Vicente (siglos XII–XIV) y San Pedro o el monasterio de Santo Tomás (siglo XV, residencia de verano de los Reyes Católicos). El maestro Fruchel comienza las obras inspirándose en la Abadía de Saint-Denis dándole al templo aspecto de sobriedad y clasicismo; trae consigo las primitivas estructuras góticas, convirtiéndola en la obra en la que se inicia la penetración del gótico francés. En el siglo XIV el Obispo D. Sancho Dávila reactiva las obras.

Fachada septentrional: estilo gótico a la izquierda y añadido renacentista a la derecha. Portada de los Apóstoles. Fachada occidental: de estilo Borgoñón, con dos torres formando un pórtico cubierto. Interior: Cruz latina con tres naves, crucero y girola. Capilla mayor: destaca el monumental retablo realizado por Pedro Berruguete desde 1499 hasta su muerte. Altar de San Segundo: adosado a una columna del crucero. De estilo renacentista. Altar de Santa Catalina: realizado en alabastro. Coro y trascoro: de estilo renacentista, están diseñados con dos alturas de asientos y decorado con relieves que muestran escenas de santos. El trascoro es una obra tallada en piedra caliza. Claustro: se accede desde la catedral por una puerta románica desde la nave sur. De estilo gótico.

Basílica de San Vicente
Su construcción se inició en el siglo XII y duró hasta el XIV. Su traza se atribuye al maestro francés Giral Fruchel, autor igualmente de la catedral e introductor del estilo gótico en España. La estructura general es similar a las basílicas latinas. Consta de planta de cruz latina, tres naves, cimborrio, tribunas, tres ábsides, atrio, dos torres y cripta. Toda su fachada y el entorno donde se ubica son de gran valor artístico. Interior: planta de cruz latina con tres naves. Los pilares son de cruz griega con semicolumnas en las cabezas. Cripta: consta de tres capillas, correspondientes a los tres ábsides de la iglesia, son esencialmente románicas y tienen los mejores capiteles del monumento. Destacar el sepulcro de San Pedro del Barco y, sobre todo, el Cenotafio de los Santos Hermanos Mártires, el titular del templo, San Vicente de Ávila, y sus hermanas, junto a las que sufrió el suplicio en el siglo IV, Santa Sabina y Santa Cristeta, una de las obras más importantes de la escultura románica en España.

Iglesia de San Pedro
Está situada fuera del recinto amurallado, en la plaza del Mercado Grande frente a la puerta del Alcázar. Presenta analogías con la de San Vicente. Planta de cruz latina y tres naves de cinco tramos. Capillas absidales: Capilla Mayor, Capilla del Ábside sur y Capilla del Ábside norte

Ermita de San Segundo
Preciosa ermita situada al oeste de Ávila, fuera del recinto amurallado, en la margen derecha del río Adaja. Destacan los capiteles esculpidos en los que se ve la huella del escultor de los ábsides de San Andrés. Estatua de alabastro hecha por Juan de Juni. Cuenta la creencia popular que introduciendo un pañuelo en el sepulcro y pidiendo tres deseos, el santo concede uno de ellos. Su romería se celebra el día dos de mayo, siendo el patrón de Ávila.

El Palacio de Don Diego del Águila
es un palacio del siglo XVI adosado a la muralla que rodea la ciudad de Ávila (España). El palacio perteneció a Diego del Águila. Tenía la responsabilidad de defender del ataque morisco el acceso a la ciudad por la puerta de San Vicente y todo el muro oriental hasta llegar al Torreón de la Mula. Incluía además en la defensa un gran tramo de la vertiente norte de la muralla. La calle del Palacio estaba ocupada por diferentes ramas de la familia de los Águila, primeramente fue solar vinculado al mayorazgo de Villaviciosa. Los Águila son descendientes de un gran repoblador, Sancho de Estrada, que fue capitán de Don Raimundo de Borgoña, que procedía de Asturias. Don Diego de Águila fue el primero de este apellido, a quien los portugueses llamaron «el Aguililla» por el águila que aparece en su escudo de armas. En 1551 la casa fue alquilada por las monjas clarisas, quienes se establecieron en esta a la espera de la terminación de las obras de construcción del convento de las Gordillas. El palacio se encuentra en la actualidad muy reformado y apenas quedan restos originales.

Real Monasterio de Santo Tomás
El Real Monasterio de Santo Tomás es un convento dominico de finales del siglo XV. A pesar de estar alejado del casco histórico, es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad.

El Convento de San José es un convento de clausura de monjas carmelitas descalzas que se encuentra en la ciudad española de Ávila, en la comunidad autónoma de Castilla y León. Se trata de la primera fundación conventual llevada a cabo por Santa Teresa de Jesús, quien contó con el apoyo de importantes personalidades, como el obispo Álvaro de Mendoza. Es Monumento Nacional desde 1968. Fue construido en el año 1562, si bien la iglesia, su elemento arquitectónico de mayor interés, comenzó a levantarse en 1607. Ésta fue diseñada por el arquitecto Francisco de Mora (1553-1610), quien concibió un templo de una única nave, cubierta con bóveda vaída y cúpula en el crucero. Su fachada principal, configurada en dos planos partidos, con frontón en la parte superior y pórtico de tres arcos en la inferior, fue una de las más imitadas en las construcciones religiosas del siglo XVII y fue adoptada como modelo de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo.1 En su interior se encuentra la Capilla de los Guillamas, donde se guardan los sepulcros orantes de esta familia. El edificio sirve de sede al Museo Teresiano de las Carmelitas Descalzas.

Santuario de Nuestra Señora de Sonsoles
El Santuario de Sonsoles se encuentra situado a unos cinco kilómetros al sudeste de la ciudad de Ávila. No se conoce con exactitud la etimología del nombre del santuario, pero se sospecha que el nombre de Sonsoles puede provenir de Fons Folis, "la fuente del sol", haciendo referencia al manantial de agua que existe en el lugar. El templo tuvo que ser reconstruido en el año 1480 debido a su ruinoso estado.5
Dentro del santuario se localiza una talla de la Virgen de Sonsoles, copatrona de Ávila y patrona de los campos de la provincia. Es tradición en la ciudad hacer peregrinación hasta el santuario, pidiendo un deseo a la Virgen y al llegar a la puerta descalzarse hasta entrar en la iglesia.

ARQUITECTURA CIVIL

Por último, en arquitectura civil, Ávila cuenta con un elevado número de palacios, casonas y casas fuertes, que datan en su gran mayoría de los siglos XV-XVIII, y que se distribuyen principalmente por la zona alta del recinto amurallado, y los barrios comprendidos entre la Iglesia de San Pedro y de San Vicente, así como sus aledaños. Podemos destacar entre el inmenso conjunto el Palacio de Pedro Dávila, el Palacio Episcopal, "Palacio del Rey Niño", el Episcopio, el Palacio del Marqués de Velada, el Palacio de Valderrábanos (siglo XV), la Casa de los Deanes (siglo XVI), el Torreón de los Guzmanes, el Palacio de los Bracamontes, el Palacio de los Lesquinas, la Casa de los Guillamas, el Palacio de los Rengifos, el Palacio de Polentinos, el Palacio de Nuñez Vela (actual Audiencia Provincial), el Palacio de Juan Henao (actual Parador Nacional de Turismo), el Palacio del Marqués de Fuente el Sol, la Casa de las Carnicerías, la Casa del Cordón, la Casa u Hospital del Caballo, y el Palacio de los Verdugo (siglos XV–XVI) son los edificios más importantes.

PATRIMONIO ARTÍSTICO

El amplio y rico conjunto monumental de la ciudad de Ávila le ha valido ser declarada Patrimonio de la Humanidad desde el año 1985.

PERSONAJES CÉLEBRES

- San Segundo es un santo del santoral católico cuya fiesta se celebra el 2 de mayo, Según una tradición cristiana tardía, fue uno de los siete varones apostólicos enviados por San Pedro y San Pablo a evangelizar España. Según la tradición, San Segundo evangelizó en Abula, población de localización discutida.

- Prisciliano (siglo IV). Obispo de Ávila. Fue, junto a otros compañeros, el primer hereje ajusticiado por la Iglesia Católica a través de una institución civil.

- Alonso Fernández de Madrigal, más conocido como «el Tostado» o «el Abulense» (Madrigal de las Altas Torres, Ávila, 1410 - Bonilla de la Sierra, Ávila, 3 de septiembre de 1455) fue un clérigo, académico y escritor español, Obispo de Ávila (1454 - 1455), sucesor del Obispo que hoy llamaríamos Alonso de Ulloa y de Fonseca (1445 - 1454) al pasar a ser éste en febrero de 1454 Arzobispo de Sevilla y más conocido como Alonso I de Fonseca (Toro, Zamora, 1418 - Coca, Segovia, 1473), a no confundir con el a veces llamado Alfonso III de Fonseca y que hoy llamaríamos (y era de verdad con nuestra forma de apellidar de hoy) un Alonso de Fonseca y Ulloa, nacido posteriormente (en 1476) a la muerte de tanto Alonso Fernández de Madrigal "El Tostado" como de Alfonso I de Fonseca a quien "El Tostado" sustituyó en la sede de AvilaIsabel I de Castilla, más conocida como Isabel la Católica nació en Madrigal de las Altas Torres el 22 de abril, Jueves Santo, de 1451. Fue hija de Juan II de Castilla y de su segunda mujer, Isabel de Portugal, asimismo hermana de su predecesor en el trono, Enrique IV.

- Fray Tomás de Torquemada es un personaje del siglo XV ligado a la ciudad de Ávila, donde falleció en el año 1498 a la edad de 78 años. En 1483 fue nombrado por los Reyes Católicos Inquisidor General de Castilla y Aragón, cargo que ejerció hasta su muerte. En 1492 ordenó la expulsión de los judíos del Reino de España.

- Blasco Núñez Vela y Villalba (Ávila, España, 1495 - Iñaquito, actual Ecuador, 1546), fue un militar y político español, Capitán General de la Armada de las Indias. En 1537, la primera flota de barcos que cruzó el Océano fue la del general Blasco Núñez de Vela, año en el que las noticias de corsarios a lo largo de toda la Carrera de Indias hacian peligrar a la corona de Carlos I sus cargamentos de Oro y plata.1 En 1543 se estableció en la Armada de los habsbúrgo españoles, por demanda de los comerciantes de Sevilla, la navegación de convoyes protegida por buques de guerra, sustituyendo por primera vez en la edad colonial las navegaciones sueltas. Blasco fue el primero que mandó una flota de este tipo en dicho año.

- Pedro de Ávila y Zúñiga  (1492-1567), primer Marqués de las Navas,  - Luis de Ávila y Zúñiga (1504-1573), hijos de Esteban Dávila y Toledo, XVII señor de Villafranca, estuvieron siempre al lado del Emperador del Sacro Imperio Romano Carlos V, alcanzando los más altos grados en la milicia y en la diplomacia.

- Sancho Dávila nacido en 1523, apodado el rayo de la guerra, general de las tropas de Felipe II; o Juan del Águila, maestre de los Tercios, nacido en 1545, que participó en grandes acontecimientos bélicos de la época.

- Santa Teresa de Jesús nació1515   y en un pueblo de la provincia, Fontiveros, nació San Juan de la Cruz (1542-1591), las dos figuras que protagonizaron la Reforma Carmelita.

- Gil González Dávila (1570–1658).Otro abulense ilustre es el religioso dominico y cronista de los reinos de Castilla y de Indias

- Jorge Santayana (1863–1952). Filósofo, ensayista, poeta, y novelista; pasó su infancia en Ávila. Su padre Agustín Ruiz de Santayana era diplomático, intelectual y pintor. Su madre Josefina Borrás, era hija de un oficial español en las Islas Filipinas.

- Nicasio Velayos, dirigente del Partido Agrario, ministro de agricultura en el gobierno presidido por Alejandro Lerroux en 1935, natural de Cardeñosa;

- Don Claudio Sánchez Albornoz, Presidente del gobierno de la República española en el exilio entre 1962 y 1971.

- José Luis López Aranguren, premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades de 1995.

- Jesús Encinar, fundador del portal de intercambio inmobiliario idealista.com, nació en Ávila en 1970. Su trayectoria empresarial ha sido reconocida con numerosos galardones, entre ellos el prestigioso premio Young Global Leader concedido por el Foro Económico Mundial en el año 2008.

ECONOMÍA

Funciones administrativas, derivadas de su carácter de capital. Importante centro comercial y el mayor foco industrial de toda la provincia, con la tradicional industria pañera, las derivadas de la agricultura (especialmente las dedicadas a la elaboración de chocolates, harinas y pastas alimenticias), así como las transformaciones metálicas, sobre todo la construcción de vehículos.

La economía de Ávila, más propia de un país emergente que de uno desarrollado - ELECONOMISTA.COM

La estructura económica y productiva de la provincia de Ávila se asemeja más a la de países emergentes que a la de países desarrollados.

Estos datos, que se recogen en el estudio del Observatorio socioeconómico puesto en marcha en julio de 2010 por la Universidad Católica y la Cámara de Comercio e Industria, alertan de la necesidad de un plan de choque para Ávila que aproxime sus indicadores a los niveles de Castilla y León y del conjunto de España

Entre las conclusiones del informe destaca que la distribución del PIB por sectores se corresponde con la propia de las economías de países emergentes, como países latinoamericanos. Otro dato preocupante que se desprende del estudio es la pérdida de renta disponible real de los residentes en Ávila y una disminución de la competitividad de sus empresas, debido a que en el periodo 2009-2011 el incremento experimentado por el Índice de Precios al Consumo, IPC, ha sido mayor en la provincia que en Castilla y León y en el resto del país.

En cuanto a la tasa de paro con la que Ávila cerró el pasado ejercici fue de un 24 por ciento, levemente superior a la media nacional (21,6 por ciento), pero es más de siete puntos porcentuales superior a la de Castilla y León. La mayor proporción de parados provienen de la agricultura y la construcción, sectores que además presentan una baja productividad debido en parte a que éste último se basa en pequeñas empresas que realizan obras de reducida dimensión con medios técnicos poco avanzados.

Los aspectos económicos positivos constatados por el Observatorio pasan por la alta productividad de la industria abulense, especializada y alejada de la industria productora o transformadora de materias primas; y por la alta productividad de sus servicios, de alto valor añadido, tanto respecto a la comunidad como al conjunto del país. Sin embargo, y a pesar de que en la provincia el número de actividades de hostelería por cada 1.000 habitantes supera al de su entorno, tanto el grado de ocupación como la estancia media hotelera se aproximan a la media de Castilla y León, pero son notablemente inferiores a las cifras de ocupación y estancias medias del conjunto de España.

El estudio del Observatorio define la población de la provincia como envejecida y dispersa. El despoblamiento rural es similar al de Castilla y León, pero muy superior a la media española; ocurre lo mismo con la dispersión con datos como que el 91,1 por ciento de los municipios cuentan con menos de 1.000 habitantes. Además, la distribución de la población por comarcas no atiende a su extensión territorial ya que casi la mitad se concentra en la comarca que incluye a la capital.

Por otra parte, el crecimiento vegetativo negativo que se constata pone de manifiesto la ausencia de un volumen suficiente de población joven capaz de garantizar el relevo generacional y la población residente extranjera es insuficiente para corregir este contexto demográfico. Una situación que agravan datos como que el 80,6 por ciento de los municipios han perdido población en la última década y la alta tasa de población dependiente, con un elevado índice de masculinización.

La peor situación se ha detectado en la comarca de El Barco- Piedrahita que cuenta con una pirámide poblacional invertida. En ella el índice de infancia es extremadamente bajo y el de vejez extremadamente alto. La tasa de mortalidad es doce puntos superior a la de natalidad y la densidad de población es de 7,5 habitantes por kilómetro cuadrado.

Las variables de índole social de la provincia de Ávila en el año 2011 sacan a la luz otras carencias como un notable déficit de médicos y personal sanitario, con excepción del personal de enfermería, respecto a la comunidad y al resto del país. En el aspecto sanitario, el estudio revela que la incidencia de tumores es un 11,3 por ciento menor que en Castilla y León y un 6,6 por ciento menor que en España. El gasto farmacéutico medio por habitante es superior a la media regional y nacional.

También se detecta un menor equipamiento relacionado con las TIC en los hogares abulenses. En Ávila, el 45,3 por ciento tiene ordenador y el 21,9 por ciento, acceso a Internet; mientras que para el conjunto de España los porcentajes respectivos son del 53,6 por ciento y del 42 por ciento.

ARTESANÍA

La Feria Nacional de Artesanía de Ávila Arteávila cuenta con la presencia de 53 profesionales de ocho comunidades distintas - EUROPRESS.COM

La Feria Nacional de Artesanía de Ávila (Arteávila), se celebrará desde el próximo viernes 5 al 16 de agosto. Según ha comentado la Asociación de Artesanías Varias de Ávila, organizadora de la vigésimo octava edición, habrá participación de hasta 35 oficios diferentes, desde la cerámica, el vidrio o el textil a la encuadernación, la joyería o el cuero, entre otros. Se trata de una feria con amplia trayectoria y calidad reconocida de los trabajos que se venden. En el marco de la feria se celebrará la undécima edición del concurso de artesanía entre los participantes, con premios de 700, 500 y 300 euros a las mejores obras. Desde el Ayuntamiento de Ávila, que colabora en la organización, la teniente de alcalde, Sonsoles Sánchez-Reyes, subrayó que más de 55.000 son las personas que acudieron a la edición del año anterior, y que más de la mitad de los ingresos se quedan en la provincia abulense.
 

FIESTAS Y FOLKLORE

San Segundo, el 2 de mayo. Romería. Virgen de Sonsoles, primer domingo de julio. Romería. Fiestas de verano, a mediados de julio. Festivales de música y folclore. Santa Teresa de Jesús, el 15 de octubre. Fiestas patronales.

ENTORNO NATURAL DE LA CIUDAD

El parque del Soto, a las afueras de la ciudad, es un gran espacio verde que cuenta con más de 100 especies vegetales, en el que se encuentra un bar-restaurante, columpios, ruta, el río Adaja, etc. El jardín de San Antonio, en la zona norte de la ciudad, cuenta con más de 50 especies vegetales, y con varias fuentes en los diferentes paseos. Los jardines de El Recreo, La Encarnación, San Roque y San Vicente son otros pequeños jardines en los que destaca el templete en el jardín de El Recreo donde se llevan a cabo conciertos en verano.

GASTRONOMÍA

Las yemas de Santa Teresa son piezas de repostería tradicionales de la capital.

CURIOSIDADES

La famosa farsa de Ávila tuvo lugar ante una de las puertas de las murallas, la Puerta del Alcázar. Allí el 5 de junio del año 1465 un grupo de prelados y nobles abulenses representaron el destronamiento del monarca Enrique IV con ayuda de un muñeco, al que le quitaron la corona, la espada y el cetro y le arrojaron del trono, en el que, a continuación, se sentó el infante don Alfonso, hermano y rival del monarca.
La Puerta de los Leales debe su nombre a la fiel defensa que los nobles abulenses mostraron al futuro monarca Alfonso VIII, aún niño, frente a las pretensiones de su padrastro Alfonso el Batallador, rey de Aragón, de hacerse con el trono.

Ayuntamiento

El actual edificio consistorial data de 1860, año en que tras las obras de conclusión y cerramiento de la Plaza del Mercado Chico en que se encuentra, el Concejo aprueba el levantamiento de esta nueva Casa Consistorial. Fue arquitecto encargado del proyecto Ildefonso Vázquez de Zúñiga y se tardó diez años en concluir la obra. El edificio, de inspiración isabelina, cuenta con una fachada construida en granito que asienta sobre un pórtico de cinco arcos de medio punto. En su interior destaca la escalera de granito y elegantes herrajes. También el retrato de Santa Teresa de cuerpo entero, del tipo del que hiciera el napolitano fray Juan de la Miseria, que preside el Salón de Sesiones.

Catedral de Ávila

Soberbio templo con aspecto de fortaleza que se encuentra dentro del recinto amurallado. Su construcción comenzó en el siglo XII sobre los restos de una antigua iglesia, en estilo románico con planta basilical de tres naves; más tarde se hizo cargo de las obras el arquitecto Fruchel, quien modificó los planos erigiendo la primera catedral gótica de la Península con el ábside adosado a la muralla. Las obras prosiguieron hasta mediados del siglo XIV, fecha en la que se concluyó la nave lateral en el más puro estilo renacentista. Presenta dos fachadas; la occidental, con dos torres, realizada por Juan Guas en el siglo XV y reformada a finales del siglo XVIII en estilo barroco; y la de los Apóstoles, o fachada norte, hermosa obra del siglo XIII con ornamentación escultórica, reformada por Juan Guas. En el interior, de tres naves, sobrecoge la esbeltez de la nave central iluminada con dos series de ventanales con hermosísimas vidrieras. La bóveda, el crucero y la girola son góticos, mientras que su ábside es románico y figura entre los más bellos ejemplos españoles de este estilo. En el centro de la nave central se encuentra el coro, con delicada sillería realizada en nogal por Cornelio de Holanda en estilo renacentista del siglo XVI. El trascoro cuenta con relieves con escenas de la infancia de Jesús, obra de Juan Rodríguez y Lucas Giraldo, del año 1536. La capilla mayor está presidida por un notable retablo con escenas de la vida de Jesús, obra de Pedro Berruguete, Juan de Borgoña y Santa Cruz. El elemento más destacado de todo el templo es la girola, doble espacio de piedra jaspeada separado por columnas románicas y con capillas en la zona del ábside. En su parte central, detrás del altar mayor, se encuentra el espléndido sepulcro renacentista del obispo Alonso de Madrigal, el Tostado, realizado en alabastro por Vasco de la Zarza en 1518.

De entre todas las capillas merecen especial atención la capilla de San Juan Evangelista, con dos interesantes sepulcros góticos; la de Nuestra Señora de Gracia, en la que se encuentran los dos sepulcros más antiguos de cuantos alberga el templo, de los siglos XII y XIII; y la de San Antolín, con retablo del siglo XVI. La sacristía, también denominada capilla de San Bernabé, está presidida por un excelente retablo de alabastro de mediados del siglo XVI. El claustro, del siglo XVI, es de estilo gótico con remates renacentistas. En el Museo Catedralicio se exponen notables tallas, como la imagen de la Virgen María del siglo XV; interesantes pinturas, como una tabla románica del siglo XII, junto a otras de los siglos XV y XVI; así como valiosas obras de orfebrería, como la majestuosa custodia de Juan de Arfe, el cáliz de San Segundo de Andrea Petruchi, junto a diversas cruces procesionales, vestiduras litúrgicas, y cantorales.

Capilla Mosén Rubí

En el siglo XV inició las obras de construcción Aldanza de Guzmán, y las continuó a su muerte su sobrina María Herrera hasta su terminación, ya en el XVI. Doña María nombró patrono a Diego de Bracamonte, quien muere decapitado por negarse a pagar los impuestos reales. Su hijo, Mosén Rubí, se hace cargo del patronazgo.

En 1565 un incendio destruyó gran parte del edificio, lo que justifica la diferencia de estilos que podemos observar: el ábside gótico tardío de planta poligonal, portada renacentista con columnas y arco de medio punto rematado en cornisa con balaustrada, nave renacentista con planta de cruz griega, cubierta con bóveda semiplana que recoge el sepulcro de los fundadores, retablo barroco de tres cuerpos,...

Castillo de la Adrada

En lo alto de una colina, y sobre restos de un castillo que fue estancia temporal de Enrique III, Juan II, Enrique IV y Reyes Católicos, se alza hoy este grandioso monumento felizmente restaurado gracias a su cesión al Ayuntamiento de La Adrada por parte de la familia García Moreno, antiguos propietarios del castillo, y al impulso de varias instituciones que lo han transformado en el Centro de Interpretación Histórica del Valle del Tiétar.

Aquel castillo, cuyas ruinas hasta hace bien poco contemplábamos, se debió construir sobre otro más antiguo de origen romano (quizás también sobre un castro celtíbero anterior ) y en donde, según la leyenda el rey Alfonso VI mantuvo un romance con la bellísima princesa Zaida, hija política de Abenabeth, rey de Sevilla, es decir Muhammad Abbad al´Mutamid (1040-1095). La bella dama se casó con el rey castellano, poco antes de conquistar Toledo;se acomodó en la corte castellana, renunció al islamismo, corriendo el riesgo de muerte que tal acción suponía entre los mahometanos, y se bautizó en Burgos con el nombre de Isabel.

Pero,según se relata en el libro Castillos de Segovia y Ávila de Javier Bernad Remon (Ediciones Lancia, 1990), el origen de este castillo, parece provenir de finales del siglo XIV cuando el rey Enrique III concede la villa de Adrada al Condestable Ruy López Dávalos quien debió edificar este castillo de sillería y mampostería granítica aprovechando los restos anteriores o incorporando una iglesia , sirviendo como lugar de esparcimiento de la realeza y nobleza castellana que encontraban en los hermoso valles y montes que le rodean abundante caza, más que para acciones guerreras.

Su posesión pasa a manos de D. Alvaro de Luna, en tiempos del rey Juan II y tras su caída en desgracia y ejecución en 1453 forma parte de los bienes de la corona, hasta que su sucesor Enrique IV lo vuelve a ceder a manos nobiliarias en la persona de su favorito D. Beltrán de la Cueva quien lo mantiene para sí y sus sucesores con el título de marquesado en el siglo XVI. En el XVII pasa a la casa de Montijo familia que lo detenta hasta mediados del siglo XIX en que pasa a la de Alba.

Según se relata en el libro "Castillos y fortalezas de Castilla y León", de Fernando Cobos Guerra y Jose Javier de Castro Fernández, publicado por Edilesa, parece ser que este castillo de La Adrada, junto con el de Arenas de San Pedro y otras posesiones, estuvo en litigio entre Juana Pimentel (la viuda de Álvaro de Luna, conocida como "la triste condesa") y el Marqués de Villena, que se quería casar a la fuerza con su hija María, y tomar posesión de sus tierras. La primera obtuvo la ayuda de Iñigo López de Mendoza (el futuro Marqués de Santillana, más famoso por su obra poética), que se casó primero con María. El rey Enrique IV requisó sus posesiones (incluyendo el castillo de La Adrada) el 10 de abril de 1461, pero Juana se sublevó. Según la crónica: "bastecio e pertrecho e puso gentes de armas de pie e de caballo en las fortalezas de Arenas e el Adrada ... fasiendo movimientos e poniendo mayores bolliçios e escandalos". Al final fue derrotada, y el hijo del Marqués de Villena se casó con su nieta, pero retuvo el castillo de Arenas de San Pedro, mientras que el de La Adrada parece que pasó a poder de los duques de Albuquerque, ya que fue donado por el mismo Enrique IV a D. Beltran de la Cueva (el supuesto padre de "la Beltraneja", según las malas lenguas). Junto con el de Mombeltran (propiedad de la misma familia) controlaba la ruta entre Castilla la Vieja y Toledo.

De este castillo solo quedaban ruinas, pero se ha podido restaurar gracias a la intervención de varios organismos europeos y españoles, con fondos F.E.D.E.R , con las aportaciones y el entusiasmo de La Junta de Castilla y León , La Diputación Provincial de Ávila y el Ayuntamiento de La Adrada .

El resultado final de esta impresionante restauración, ha sido más espectacular de lo que en un principio esperaban quienes participaron en este proyecto, y ahora una vez concluido, nos permite hacernos idea de la importancia que ha podido tener esta fortaleza en la historia de La Adrada.

La fortaleza se compone de un doble recinto amurallado y un foso exterior. En el primero de ellos se encuentra el núcleo fundacional del conjunto, la iglesia, de tres naves, mientras que sobre el ábside se construyó posteriormente un torreón que se configura como parte de la Torre del Homenaje.

La idea del proyecto que se tiene para el Castillo, en la que ha sido fundamental la presencia de la Institución Gran Duque de Alba, es la de convertirlo en Centro de Interpretación Histórica, que propague la cultura, turismo y entorno medioambiental del Valle del Tiétar, así como la historia y el proceso rehabilitador del propio castillo y que acoja una gran cantidad de actos culturales, como conciertos, obras de teatro, etc. Otro de los objetivos es fomentar la tradición y la cultura del Valle entre los propios habitantes y extenderla al mismo tiempo al resto de Castilla y León.

Convento de Santa Teresa

Construido en el año 1636 en el solar que ocupara la casa natal de la Santa. Posee fachada barroca con un pórtico de tres arcos y frontón triangular proyectada por el arquitecto Juan Gómez de Mora. La iglesia, de tres naves, alberga en su interior sendas obras de Gregorio Fernández y un museo de recuerdos teresianos.
Convento de Nuestra Señora de Gracia, muy cercano al anterior. Aquí fue bautizada Santa Teresa y fue el primero en el que comenzó su vida retirada. Posee un fabuloso retablo del siglo XVI.

Cuatro Postes

En las afueras de la ciudad, en la carretera de Ávila a Salamanca, se encuentra un lugar denominado Los Cuatro Postes.

Según cuenta la historia, aquí encontró Don Pedro a sus sobrinos Teresa de Cepeda (Teresa de Jesús), y a su hermano Rodrigo cuando, siendo niños, huían a tierra de moros buscando el martirio.

No se sabe la funcionalidad que tuvo este templete, pero es un excelente mirador desde el que se contempla una de las mejores perspectivas de Ávila. Miguel Delibes lo refleja en varias ocasiones en su obra La sombra del ciprés es alargada.

Este humilladero se creó en la Edad Media como hito de la romería de San Leonardo. La actual estructura se levantó en el siglo XVI, a las afueras de la ciudad, sobre el río Adaja y cerca de la ermita de San Segundo. La construcción es simple: se alza sobre un podium, con cuatro columnas dóricas que soportan un entablamiento adornado por escudos. En el interior, se levanta una sencilla cruz de granito. Según cuenta la historia, aquí encontró Don Pedro a sus sobrinos Teresa y Rodrigo, cuando huían a tierra de moros buscando el martirio. Este lugar ofrece una de las mejores perspectivas de la ciudad.

Iglesia de San Pedro

De estilo románico cluniacense, su construcción se inició en 1.100 durante la repoblación de la ciudad. En su bellísimo atrio descubierto se llevaban a cabo las recepciones de los monarcas que visitaban la ciudad por primera vez; y aquí juraron respetar sus fueros los Reyes Católicos en junio de 1.475 y el emperador Carlos I en mayo de 1.534. La estatua de S. Pedro, corona el conjunto. La linterna del crucero es una obra de arte y los capiteles del interior, representan aves, sirenas y grifos. Posee un rico ornamento litúrgico.

Murallas

Las murallas son, sin duda, una de las señas de identidad más emblemáticas de la ciudad, que le confieren un sorprendente aspecto medieval con monumental recinto amurallado. Son las más antiguas y las mejor conservadas de toda España. Su construcción se llevó a cabo por iniciativa de Raimundo de Borgoña, y las obras se prolongaron hasta el siglo XII. Tiene una longitud de unos 2.500 m, altura media en torno a los 12, y espesor de unos 3 m. Su trazado, en forma de trapecio, está fortificado con casi un centenar de torres y cubos coronados por unas 2.500 almenas. En ellas se abren nueve puertas de ingreso a la ciudad, entre las que merecen especial atención: la Puerta de San Vicente y la Puerta del Alcázar, en el sector oriental de la muralla, el más antiguo de todos y en el que sobresale especialmente el magnífico cimborrio, que es el monumental ábside de la catedral, convertido en el baluarte más poderoso del conjunto defensivo; el Arco de Mariscal, la entrada más antigua, y la Puerta del Carmen, ambas en la parte norte de la muralla; la Puerta del Puente o Puerta de San Segundo, flanqueada por dos torres, en el lado occidental; y en la parte meridional, donde la fortaleza pierde altura y robustez, se encuentran el Portillo de la Mala Ventura, la Puerta de Santa Teresa o de Montenegro, y la Puerta del Rastro.

Palacio de los Deanes

Palacio de Los Deanes Deán se llamaba el clérigo que dirigía administrativamente la catedral (mandaba sobre el cabildo catedralicio), y esta monumental casa, precisamente alojaba a los sucesivos deanes que pasaron por Ávila, y de ahí su nombre.
Es una típica edificación castellana del S. XVI excelentemente conservada, que consta de un edificio principal y otras auxiliares que constituyen las caballerizas, todo ello rodea a un patio de dos alturas. Posee bellas columnas y capiteles de zapata, las rejas son de estilo "rococó" y luce en su fachada los escudos de diferentes cabildos. Está coronada por pináculos barrocos y medallones platerescos.
Desde 1.969 es museo provincial de Ávila, cuyo fondo lo constituye la aportación del Marqués de Benavites añadiendo posteriormente otras donaciones, así como aportaciones, adquisiciones, depósitos y legados de iniciativa privada.
También posee una sala de investigación y una completa biblioteca sobre temas abulenses. En 1.986 fue reinaugurado este bello edificio.

Puerta del Alcázar

Se trata del elemento más solemne del conjunto defensivo.
Las modestas dimensiones del principal arco de entrada a la ciudad resultan especialmente empequeñecidas al lado de los dos inmensos cubos o torres paralelas que lo limitan. Estas torres se hallan unidas en su parte superior por un espectacular puente que avanza más allá de la línea de los muros. Este puente, como el de la puerta de San Vicente, es único y singular entre las murallas europeas. Aunque pueda ser considerado con una especie de arco triunfal, no cabe duda que su función primordial fue la de reforzar la protección de la puerta. De los costados de los cubos sobresalen unas piedras o mensulones cuyo significado pudo ser alguno de los siguientes: apoyo para un cadalso de madera (los cadalsos eran tinglados defensivos desmontables), pieza del puente levadizo o punto de apoyo del quicio de una puerta exterior. Además hubo otros complementos defensivos hoy desaparecidos como el foso o cava y la barbacana; ésta era una barrera de poca altura que servía para impedir que las máquinas de guerra rodantes se pudieran acercar a los muros y para dificultar las labores de zapa de los sitiadores.

El conjunto defensivo se completaba con los elementos existentes en la puerta. El túnel de entrada contaba en sus extremos con sendas puertas de madera chapadas de hierro y reforzadas con una tranca. Entre ellas se abatía el rastrillo (una pesada reja de hierro) y el órgano (maderos verticales). Para hostigar a quienes hubieran forzado la puerta exterior había unas cámaras laterales y una buhedera en la parte superior del túnel que servían para arrojarles proyectiles. Si se salvaban todos estos obstáculos se llegaba a una especie de patio de armas que se convertía en una ratonera para los asaltantes.

Esta puerta ha sido reparada y restaurada en varias ocasiones. La de 1596 nos ha dejado una inscripción que se conserva sobre la entrada. La de 1907, obra de Repullés, dotó al conjunto de unas almenas que nunca tuvo y que imitan a las de la Puerta de San Vicente.

En la mentalidad colectiva medieval las puertas de las murallas eran percibidas de manera ambivalente ya que por una parte significaban franqueza, alianza entre quienes vienen de fuera y quienes viven dentro, y por otra peligro, vulnerabilidad, por ser el contacto con el mundo exterior. Por ello, cuando las Crónicas describen el ritual con el que el primer obispo de Ávila bendijo el trazado de la cerca dicen: “onde las puertas de la çibdad avían de fincar, fazían ende más detenencia, e bendecían e oravan más que en los otros lugares, diziendo exorcismos contra los enemigos del linaje humanal”.

La Puerta del Alcázar siempre fue considerada por los abulenses como el emblema de su ciudad (en el primer escudo de la ciudad, fechado en 1221, aparece un cubo de la muralla con su puerta y sus almenas) y el lugar más cargado de simbolismo. Cuando el Concejo abulense quería hacer ostentación de su poder escogía este marco para la ceremonia. Ni siquiera los reyes pueden traspasar la puerta sin que previamente hayan aceptado las normas marcadas por la ciudad. Cuando Isabel la Católica vino a Ávila recién coronada reina de Castilla “entrando la muy alta e muy poderosa, esclarecida Reyna doña Isabel, nuestra señora, en la dicha çibdad de Ávila e estando su Alteza a la puerta de San Pedro por partes de fuera, queriendo entrar en ella, estando cavalgando en una mula... los regidores le suplicaron que confirmase a esta çibdad e su tierra los previllejos e franquezas e libertades, esençiones... que tenían de los Reyes... E luego la Reyna dixo que le plazía e plogo de ello e que ge lo otorgava... e confirmava...”.

Puerta de San Vicente

Esta puerta es similar, respecto a los elementos defensivos, a la del Alcázar y prácticamente conserva los mismos testimonios de sus artilugios militares que aquélla. Pero el hecho de que las restauraciones hayan sido menos ostentosas le otorga una pátina de total autenticidad.

Las recientes excavaciones efectuadas en torno al cubo sur de la puerta han proporcionado resultados espectaculares. Ha aparecido, unos tres metros debajo del suelo actual, la anterior puerta de la muralla romana junto con cinco hiladas de sillares además de muchos fragmentoscerámicos de los siglos I a V después de Cristo. También se ha comprobado que la torre que emerge del suelo actual está adosada a la muralla romana siendo, por tanto, del siglo XII.

Real Monasterio de Santo Tomás

Fundación de los Reyes Católicos, construido entre los años 1482 y 1494. El conjunto, de estilo gótico tardío, con detalles mudéjares, está constituido por la iglesia, los claustros, las dependencias conventuales y las antiguas salas palaciegas, convertidas en la actualidad en museo. El templo tiene una sencilla fachada con portada adornada con escudos, esculturas y relieves. Consta de una sola nave con cubierta de bóveda de crucería y capillas laterales. El retablo del altar mayor presenta escenas de la vida de Santo Tomás de Aquino y está considerado como la mejor obra de Pedro de Berruguete. El coro es probablemente de Martín Sánchez y está provisto de una excelente sillería de nogal y elevado sobre un arco carpanel. Cuenta, además, con tres espléndidos sepulcros: el del infante don Juan, único hijo varón de los Reyes Católicos, obra en alabastro realizada en 1515 por el artista florentino Doménico Fancelli; el de Núñez de Arnalte, obra de Vasco de la Zarza; y el de Juan Dávila y su esposa. A la derecha de la iglesia se extiende la zona conventual que se encuentra dispuesta en torno a tres claustros: el claustro de los Novios, con arquerías sobre columnas octogonales de armoniosa sencillez; el del Silencio, ricamente ornamentado con emblemas de los Reyes Católicos; y el de los Reyes, de mayores dimensiones que los otros y con profusa decoración renacentista. En el piso superior de este último claustro se ha instalado un interesante Museo de Arte Oriental que alberga piezas de bronce, porcelanas, marfiles, joyas, y otras, procedentes su mayor parte de China, Japón y Filipinas.

Torre de los Guzmanes

Situado en la Plaza del General Mola, es hoy sede de la Diputación Provincial y anteriormente perteneció a las familias de los Guzmán, Bracamonte y Mújica.

Fue construida en el siglo XIV, gótica, con aspecto evidentemente defensivo. Tiene planta cuadrada en fábrica mixta de sillería y mampostería, coronado por almenas y atalayas con aspilleras en las cuatro esquinas. Un matacán protege la portada de arco de medio punto. El interior conserva escalinata gótica y patio, así como su artesonado mudéjar. cuerpos,...

Fuente de algunos de estos artículos: Wikipedia  / CVC.cervantes.es 

.GALERÍA DE IMÁGENES

Fuente de las fotos de esta web y de algunos artículos: Patrimonio-humanidad.com/ Wipidedia - Miguel A. B. González - Colaborador español - Jorge Tutor - www.jorgetutor.com/

_______________________________

Esta es una página de recopilación de los mejores datos del idioma español que he encontrado en Internet. He intentado dentro de mis posibilidades poner todas las fuentes relacionadas con artículos y fotos, pero, puede que me haya olvidado de alguna, de ser así, os pido que por favor me ayudéis, avísandome de la autoría de los mismos enviándome un correo a: esf@espanolsinfronteras.com

_______________________________

CLASES  DE  ESPAÑOL  POR  INTERNET -  TUTORÍA Y  ETC -  Otras informaciones  a través  del  correo electrónico  de esta  página  web

 

NOTICIAS EN PORTADA - GOOGLE NOTICIAS

Noticias de Recursos Didácticos

        

Noticias de Cultura Española

Noticias de Literatura Española
 
Noticias de Lengua Castellana

Vargas Llosa,  pide  defender  el español - la lengua más pujante

Noticias de Hispania

El Rey de España dice que el país da ganas de llorar. El monarca

Noticias de Deportes

Gabriel Muniz, el niño  futbolista brasileño que  nació  sin  pies..

Noticias de Arte e Historia

La Luz de  las Imágenes recupera obras de arte de los siglos XV    

Noticias del Patrimonio Mundial de la Humanidad
    
Noticias de Gastronomía
 
Noticias del Idioma Español
    
Noticias de Poetas y Autores
      
Noticias del Mundo Hispano
 
Noticias de Economía
     
Noticias de Recursos Didácticos
         
Noticias de Ciencia y Tecnología
         
Noticias de Espectáculos
       

 

CLASES  DE  ESPAÑOL  POR  INTERNET -  TUTORÍA Y  ETC -  Otras informaciones  a través  del  correo electrónico  de esta  página  web

   
 
Búsqueda personalizada
 

Principal Arriba Acalá de Henares Antigua Guatemala Ávila Arequipa Cáceres Campeche Córdoba Caracas Cuenca Eivissa Salamanca Santiago de Compostela S. Cristóbal de la Laguna San Millán de la Cogolla

gif5