De Hispania a España

 

DEL NOMBRE HISPANIA A ESPAÑA - ESPANYA - PENÍNSULA IBÉRICA - SPANIA

¿No  has encontrado  lo  que estabas buscando?  HAZLO  EN  EL  BUSCADOR GOOGLE

¿No  has encontrado  lo  que estabas buscando?  HAZLO  EN  EL  BUSCADOR GOOGLE

 

          En épocas históricas pasadas relacionadas a la Península Ibérica, una cantidad enorme de pueblos asentó en ella sus instituciones políticas e ideológicas. Muchas con el paso del tiempo desaparecieron, otras entretanto evolucionaron, se desarrollaron, de maneras que actualmente es muy difícil saber concretamente el momento exacto de la creación del país-estado tal y como lo conocemos hoy com España. Este artículo pretende exponer las teorías más representativas sobre el tema y también las más difundidas. En algunos casos estas pueden ser contradictorias incluso entre sí mismas, aun así una lectura crítico reflexiva sobre el tema puede arrojar luz a muchas dudas que quizás hayamos tenido a lo largo del tiempo. 

          Además este artículo hizo una buena recopilación de los diferentes significados etimológicos del nombre de España, así como los distintos matices del concepto tanto geográfico como político que se ha ido asociando con España a lo largo de su historia en la Península Ibérica.  El hecho de que no haya una fecha exacta de la “fundación” de España, hay muchas diferencias con respecto a considerar ese momento histórico. Muchos estudiosos consideran que sería conveniente situarlo a partir de un cambio desde del punto de vista organizativo o político como es el caso del “centralismo” impuesto por Felipe V o también e igualmente importante la constitución de Cádiz.

          Sin embargo otros estudiosos creen que poner o escoger tal fecha sería imposible, puesto que España es fruto de un proceso de historia que ha ido evolucionando con el paso del tiempo. La concepción de “España”,  muchas veces puede variar de acuerdo con el lugar o también de acuerdo con el contexto histórico y muy recientemente se trata además de un tema controversial con implicaciones políticas, lo que se entiende que también se trata de la génesis de la actual España.  “El artículo pretende proporcionar argumentos al lector para que pueda establecer desde cuando España se puede considerar como un Estado (Forma de organización política, dotada de poder soberano e independiente, que integra la población de un territorio)”.

Volver al inicio de Hispania a España

EDAD ANTIGUA

Etimología de España

El origen del nombre de la península en la que se encuentran actualmente España y Portugal, Iberia, es de origen griego, probablemente en alusión al río Iber, actual Ebro. Cuando los romanos ocupan Iberia, la denominan Hispania, un vocablo derivado del púnico que posiblemente significa "tierra de conejos". La nueva denominación pervivió más allá del fin del Imperio Romano y por evolución lingüística fue transformándose, primero en Spania o Spanna y finalmente, en España. Durante el Imperio Romano, la diócesis de Hispania (dependiente de la prefectura de las Galias) fue dividida administrativamente en diferentes provincias, que fueron variando en número y delimitaciones, y sobrepasaron los límites geográficos de la península ibérica.

Ninguna de esas provincias coincide con las actuales fronteras entre Portugal y España más allá de la frontera natural del río Guadiana. Sin embargo, para los portugueses, Portugal y Lusitania son sinónimos, y consideran que sus raíces están en la antigua Lusitania, que, según Estrabón, ocupaba el actual Portugal y la actual Galicia.

Existen pruebas documentales de la época de que en algunos casos se identifican como "hispanos" a las personas originarias de la península con ciudadanía romana, mientras que a la población autóctona sin ciudadanía romana se les denominaban por el nombre de la tribu íbera o celta a la que pertenecían (ilercavones, edetanos, contestanos, etc...), mientras que en otros casos, se emplea la denominación de "hispanos" para todos los habitantes de la Hispania romana, como en el famoso dicho para ridiculizar su pronunciación de b y v: "Beati Hispani quibus vivere bibere est".

Aunque las fronteras geográficas de estas divisiones administrativas fueron algo parecidas a las que hay hoy entre España y Portugal, e influyeron en la génesis de los futuros Estados, está claro que las Hispanias romanas no son un antecedente del actual Estado español.

Volver al inicio de Hispania a España

EDAD MEDIA

La Hispania visigoda

Reino visigodo 500 d.C.Con la invasión de los visigodos para proteger Hispania de ataques Bárbaros, se establece una unidad política que abarca a toda la península y a parte del sur de Francia, se excepciona el reino de Suevia (actual Galicia), donde los Suevos fueron confinados. Llega a abarcar a toda la península Ibérica, y hay algunas referencias a la Hispania romana, que, en general, se pueden considerar como geográficas, ya que el nombre adoptado para el reino es Reino de los Godos y de los Suevos. Algunos consideran que éste fue el primer Estado Hispano. Muchos historiadores consideran la conversión de Recaredo al cristianismo como la primera españolización de un rey y la fusión de la España federal romana y la central visigoda.

Al Andalus

Durante el Califato de Córdoba la parte de la península ocupada por los musulmanes formó un único Estado.

Desde los reinos cristianos europeos en el principio de la conquista musulmana se hace referencia a Spania como la tierra ocupada por los musulmanes, y no curiosamente a los reinos cristianos de la península que ganarán posteriormente el nombre de españoles conforme avance la reconquista. Se consideraba entonces que la capital de Spania era Córdoba. Por su parte los musulmanes en la mayoría de los casos se refieren a la antigua Hispania romana como Al Andalus, pero en ocasiones este término se restringe a la parte que ocupan ellos (el cual va variando en función de la reconquista) y usan el término Isbaniya para referirse a los territorios cristianos.

Así pues para referirse a España prima la geografía, esté ocupada por romanos (Hispania), visigodos, musulmanes (Spania) o los reinos cristianos (España).

Reinos cristianos

Reinos cristianos y Al-Andalus (Reinos de Taifas) año 1030
Reinos cristianos y Al-Andalus (Almohades) año 1210La islamización de España

D. Rodrigo es el último rey visigodo, derrotado en Guadalete. Desde entonces todos los reinos cristianos se considerarán herederos del reino godo y con derecho a recuperarlo mediante la reconquista. P Tomich (S. XV) sobre la reconquista:

Perderem, oh dolor, la Espanya [...] les comtes e reys ab lurs inmortals virtuts la recobraran
A la victoria de Covadonga en el 722 se le comienza a conocer en su tiempo como la salus Hispaniae (la salvación de España).

La Reconquista

Ya en el año 906 Alfonso III de Asturias encabeza una carta con el texto In Dei nomine Adefonsus pro Chisti natu atque patentia Hispaniae rex. , autodenominándose rey de España.

La Marca Hispánica se constituye a principios del siglo IX para evitar la penetración de los musulmanes en el territorio del Reino de los Francos. Ramón Berenguer I, Conde de Barcelona era conocido como Hispaniae subjugator.

Los reinos de León, Castilla, Navarra, Aragón y Portugal se consideraban reinos hispanos (de Hispania, en castellano España) y todos sus reyes se consideraban españoles, lo que no les impedía aliarse en ocasiones con los reinos de la España musulmana para guerrear entre ellos.

Cuando por razones dinásticas o de conquista uno de ellos conseguía tener bajo su cetro la mayor parte de la España cristiana, se autotitulaba Imperator Totus Hispaniae, como fue el caso de Sancho el Mayor de Navarra, o de Alfonso VI  y Alfonso VII de Castilla y León. Como se puede apreciar, existía un espíritu de unidad entre los diferentes reinos cristianos, apoyado en un concepto unitario de España heredado de Godos y Romanos. Sin embargo, no se puede considerar que hubiese un único Estado, ni siquiera en el caso de Sancho el Mayor, ya que en sus testamentos, repartían ese conjunto de reinos que habían dominado entre sus hijos.

En el S. XIII, con Alfonso X el Sabio aparece la Estoria de España:

Entre todas las tierras del mundo Espanna a una estremança de abondamiento et de bondad más que otra tierra ninguna.

¡Ay Espanna! non a lengua ni engenno que pueda contar tu bien
Y en el prólogo de las Partidas, dice Éste es el libro de las leyes que fizo el muy noble rey don Alfonso, ... , bisnieto de don Alfonso, Emperador de España...

Volver al inicio de Hispania a España

Cambios fonéticos y semánticos de la palabra

Cambios fonéticos

Palatalización de la /n/ en /ñ/ antes del diptongo ia.
Pérdida de la H inicial aspirada junto con la /i/ (mecanismo similar a la Ley de Grassmann de las consonantes aspiradas) y posterior epéntesis con una /e/ inicial.
De acuerdo con las leyes de Grimm y Verner estos cambios deberían ser uniformes en todo el idioma. En concreto, hay un buen ejemplo del segundo que es la Estoria de España de Alfonso X. Esto nos permite saber que en esa época ya se habían producido los dos cambios y que la palabra Historia en su forma actual ha sido reintroducida posteriormente en el lenguaje.

El fonema /ñ/ se ha escrito con distintas grafías en la edad media, incluyendo ny y nn, aunque su existencia fonética es lógicamente anterior a la escrita.

Cambios semánticos

Perdida del sentido geográfico de la palabra

Desde la caída del reino visigodo la palabra Hispania/España no vuelve a usarse con su significado de península ibérica. En su lugar, los reinos de la reconquista comienzan a usarla para referirse a la parte cristiana de la península. Por ejemplo, en tiempos del rey Mauregato fue compuesto el himno O Dei Verbum en el que se califica al apóstol de "áurea cabeza de España"

Identificación con las coronas de Castilla y Aragón
A medida que avanza la reconquista varios reyes se proclamaron principes de España, tratando de reflejar la importancia de sus reinos en la peninsula.

Tras la unión dinástica de Castilla y Aragón, se comienza a usar en estos dos reinos el nombre de España para referirse a ambos (ver más abajo, en Reyes católicos)

Parece ser que en Portugal siguió por un tiempo usándose para referirse a la península.

Volver al inicio de Hispania a España

España: Descubierta desde el exterior

Ya desde temprano se comienza a hablar de España en el exterior. La palabra español es un término provenzal que se comienza a usar en el S. XI. Antes de que aparezca el concepto de español entre los reinos peninsulares cristianos, en Europa ya se habla de España en términos adulatorios o despectivos cuando sus reinos comienzan a extenderse. Giucciardini y Castiglioni en el S. XVI se refieren a una nación española. Los territorios italianos extienden los tópicos negativos que tenían hacia los catalanes desde el S. XIII al resto de españoles (hispani semibarbari).

El francés Rober Gauguin en 1468 se refiere despectivamente a los españoles (Españoles, negados para artes e ignorantes), y le seguirá la leyenda negra alimentada desde Inglaterra con ejemplos como Apología (Orange, 1581) o Antiespañol (Arnauld, 1590) . Esta crítica externa tendrá como respuesta una mayor unidad interna, una conciencia unitaria y una defensa de los caracteres españoles. Juan Pablo Mártir (1626):

Los españoles son ejemplo que no parece excepción, pues siendo generalmente de estatura pequeña, la grandeza del corazón es tan grande que les da aliento, de forma que con su propio valor se han hecho dueños del mundo.

A Francia se le responde sus ataques aduciendo la riqueza geográfica de España, su industriosidad (lanas y telas) y su riqueza cultural e histórica, como muestra los siguientes términos:

Tú Francia, fuiste sujeta por Césare, antes de 3 años, Hispania lo fue por Catones, Escipiones, Sertorios, Pompeyos y Césares no antes de 200 [...] Si amas poetas oradores a Séneca, Quintiliano, Lucano, Marcial, Trogo, Pompeyo.

REYES CATÓLICOS

Corona de Castilla, Corona de Aragón, Reinos de Navarra y Granada (1360)El historiador de la época Hernando del Pulgar comenta como en 1479 se plantea en el Consejo Real si designar a los Reyes Católicos como Reyes de España, finalmente se acordó no usar dicha titulación:

Como quiera que los votos de algunos de su consejo eran que se intitulasen reyes o señores de España, pues sucediendo en aquellos reinos del rey de Aragón, eran señores de toda la mayor parte de ella. Pero entendieron de lo no hacer. Aunque los Reyes Católicos no quisieron tomar el título de Reyes de España, ya que preferían utilizar todos sus títulos:

Don fernando é dona ysabel, por la graçia de dios Rey é Reyna de castilla, de león, de aragón, de seçilia, de granada, de toledo, de valençia, de gallizia, de mallorcas, de sevilla, [de çerdeña], de córdova, de corçega, de murçia, de jahén, de los algarbes, de algezira, de gibraltar é de las yslas de canaria, conde é condesa de barçelona, é señores de vizcaya é de molina, duques de atenas é de neopatria, condes de Rusellón é de cerdania, é marqueses de oristán ó de goçiano aceptaban que sus súbditos les diesen dicho tratamiento.

En 1485, Fray Ambrosio Montesino, compone a petición de la reina Isabel unas coplas In Honore Sancti Johanis Evangelista que dice realizadas por mandado de la reyna de españa nuestra señora . En 1493 el gobierno municipal de Barcelona se refirió a don Fernando como el rey de Spanya, nostre senyor.

En El recebimiento que se fizo al rey don Fernando en Valladolid también se le cita como Rey de España:

Esto digo porque en todas las çibdadese e villas de nuestra spaña lean e vean el reçebimiento de la muy noble e muy leal villa hecho al muy alto e muy poderoso don Fernando Cathólico, rey despaña. rey de las dos Cecilias e de Iherusalen. Porque leyendo sepan lo que en ella se fizo e uiendo a su alteza nos ymiten con seruiyios muy más altos: pues no son para el más alto prinçipe de los que hauemos leydo ni visto. Martes a teynta días de enero día tan alegre e sereno que bien se mostró el rey del cielo servido en que síruiessemos al rey de la tierra: año de quinientos e nueve entre la una e las dos su alteza llegó a media legua de la villa donde la fiesta se començo.

Los Reyes Católicos unificaron la política exterior, la hacienda real y el ejército, respetando los fueros y privilegios de sus reinos. Reservan para la Corona los temas políticos, y actúan conjuntamente en política interior, si bien ninguno fue realmente "propietario" de la parte aportada por el cónyuge, en el testamento de Isabel la Católica nombra heredera a su hija Juana, nombrando regente a Fernando en caso de que Juana no quisiere o pudiere entender en la gobernación de ellos (Isabel ya sabía acerca de la locura de su hija). Aunque no quisieron adoptar el título de Reyes de España, tenían de hecho ese título, y se puede considerar al conjunto de reinos que gobernaban el primer esbozo de la España que hoy conocemos.

En el poder que Fernando II de Aragón da a su esposa, Isabel I de Castilla dice Podáis en todo caso, cualesquier castillos y fortalezas, incluso aunque se tangan al uso y costumbre de España, pedirlos a sus alcaldes, castellanos, vicecastellanos y guardianes, y en vuestras manos haberlos, tenerlos y encomendarlos a ellos o a otros, a quien quisierais.

Volver al inicio de Hispania a España

LOS AUSTRIAS

Llegada de los Habsburgo: Carlos I

Reinos españoles y sus dominios europeos bajo Carlos I

El rey extranjero

Carlos I a su llegada fue recibido con hostilidad: apenas sabía castellano y los puestos importantes fueron ocupados por flamencos. Al comienzo de su reinado se encuentra con la oposición de las Cortes castellanas, le niegan subsidios, y cuando soborna representantes, éstos son atacados por el pueblo. La Castilla del momento era una de las regiones más ricas y dinámicas de Europa, y Carlos I tenía claro que tenía que someter las cortes para acceder a la riqueza castellana. La derrota de los comuneros sería la excusa perfecta y Carlos I reduce las Cortes de Castilla a mero órgano consultivo.

A los pocos años de su nombramiento como rey de España, recibe el de emperador (bajo Carlos V), España se ve inmersa en una idea imperial por el que no estaba entusiasmada y que a la larga sería la principal causa de la profunda crisis castellana del S. XVII. La Guerra de las Comunidades de Castilla y las Germanías son muestra de su oposición al imperio tanto desde la corona de Castilla como de la de Aragón respectivamente.

Tras sofocar un levantamiento con motivos similares de los comuneros, las Germanías valencianas, muestra una actitud más respetuosa con los fueros de los reinos de la Corona de Aragón, con tal de evitar que la crisis valenciana se extienda a Cataluña, habiéndose ya extendido a Mallorca. Al contrario que en Castilla, mantiene la división de poderes de las Cortes de cada reino, en los cuales le correspondía un tercio de la cámara como "brazo real", siendo necesaria la aprobación de las Cortes para disponer de sus recursos económicos y humanos.

Los españoles querían un rey que se ocupase de las necesidades e intereses de sus respectivos reinos y no un emperador que utilizase sus recursos económicos y ejércitos en guerras que les eran ajenas a sus intereses.

El rey español

Carlos I debe demostrar su españolidad, aprende de la revuelta de los comuneros y tras ella, pasa 7 años en España, el idioma que comienza a usar el monarca y la corte es el castellano y se casa con Isabel de Portugal para satisfacer a sus súbditos españoles, con todo lo cual acaba ganando la lealtad de los españoles.

Sus súbditos se dirigían a él como Rey de España, como se puede comprobar en las Actas de las Cortes de Santiago y La Coruña de 1520 donde, entre otras muchas menciones a España, dice y nuestro Rey de España es fecho par la gracia de Dios, Rey de Romanos y Emperador del mundo. Junto con su madre Juana emite monedas con la leyenda CAROLUS ET JOHANA REGES HISPANIARUM ET INDIARUM.

Hay unanimidad en referirse a Carlos I como Rey de España o Rey de las Españas, ya que:

Lope de Vega le cita como rey de España, en Los Reales alcázares de Sevilla en la Puerta del Privilegio se puede ver el escudo imperial con el águila bicéfala y una cinta roja con la inscripción: "CAROLUS V IMPERATOR HISPANIARI REX". [16], en 1994 la Universidad de Granada establece el diseño de su Medalla de Oro, en la que inscribe la leyenda "CAROLUS ROMANUS IMPERATOR SEMPER AUGUSTUS HISPANIARUM REX FUNDATOR UNIVERSITATIS GRANATENSIS".

En 1520 reconoce como "Grandes de España" a los 25 poseedores de los más antiguos y principales títulos nobiliarios españoles de aquella época. A partir de Carlos I, todos los demás reyes de España adoptan el título de Rey de las Españas como título abreviado, empleando todos sus títulos en las ocasiones solemnes.

Con Carlos I, España es un Estado independiente, al que su pueblo y sus reyes llaman así, que engloba a los demás reinos de la Península, excepto Portugal, y que impone a los mismos la Política Exterior, respetando sus fueros. Y que España no es parte del Sacro Imperio Romano Germánico, sino que apoya a su Rey en sus guerras imperiales.

Felipe II

Desde su nacimiento, Felipe II es denominado Príncipe de España. Sus títulos oficiales son Príncipe de Asturias y de Gerona y Primogénito de los reinos de Castilla, Aragón, etc... Se sigue utilizando, como Carlos I, el título abreviado de Rey de las Españas, como puede comprobarse en las acuñaciones de monedas durante sus reinados. En los documentos oficiales utilizan todos sus títulos, desde Rey de Castilla hasta Señor de Molina.

Felipe II es un rey criado y educado en España e intenta dedicarse principalmente a los intereses de sus reinos, a diferencia de su padre Carlos I que gobernó España como un emperador y viendo España (mayormente Castilla) como una fuente de recursos para su proyecto imperial y sus inacabables guerras europeas. Felipe II debía de considerar las particularidades de sus reinos y provincias, así su padre le deja escrito acerca de la mayor dificultad de gobernar la corona de Aragón, como muestra, el siguiente consejo:

He ordenado aquí el Consejo de Aragón, y también se os harán instrucciones sobre la gobernación de los reinos de la Corona y sobre la manera del firmar, a lo cual me remito, y usaréis conforme a lo contenido en ellas y a lo susodicho. Salvo os aviso que es necesario que en ello seáis muy sobre aviso, porque más presto podríades errar en esta gobernación que en la de Castilla, así por ser los fueros y constituciones tales, como porque sus pasiones no son menores que las de otros, y ósenlas más mostrar y tienen más disculpas, y hay menos maneras de poderlas averiguar y castigar.

En 1572, el escritor Luís de Camões después de más de 25 años de trabajo, termina su obra Os Lusíadas (Los de Lusitania), canto épico sobre la hazaña de Vasco de Gama. En ella dice, en su canto tercero:

Tem o Tarragonês, que se fez claro
Sujeitando Parténope inquieta;
O Navarro, as Astúrias, que reparo
Já foram contra a gente Mahometa;
Tem o Galego cauto, e o grande e raro
Castelhano, a quem fez o seu Planeta
Restituidor de Espanha e senhor dela,
Bétis, Lião, Granada, com Castela.

Algunos consideran que en esa época los portugueses se consideraban españoles pese a ser un reino independiente, y ven en esta cita una señal de que empiezan a percibir como un peligro para su lusidad los intereses castellanos con y para la península. Sin embargo, la cita menciona a todos los reinos de la península salvo al lusitano, del que habla a continuación, diciendo:

Eis aqui, quase cume da cabeça
De Europa toda, o Reino Lusitano,
Onde a terra se acaba e o mar começa,
E onde Febo repousa no Oceano.
Este quis o Céu justo que floresça
Nas armas contra o torpe Mauritano,
Deitando-o de si fora, e lá na ardente
África estar quieto o não consente.

En tiempos de Felipe II, por un exceso de celo en la aplicación de los fueros, y discrepancias sobre ests aplicación entre el rey y el Justicia Mayor, se produjeron las Turbaciones de Aragón (1590 a 1591).

Anexión de Portugal

En 1580, con Felipe II, los Austria extienden su dominio a la totalidad de la península, al acceder Felipe II al trono de Reino de Portugal.

Felipe II mantiene la separación de los reinos de España y Portugal, utilizando en sus sellos el título de PHILIPPUS DEI GRATIA REX HISPANIARVM VTRIVSQVE SICILIAE HIERVSALEM ET PORTVGALLIAE

De Felipe III a Carlos II: Intentos centralizadores y sublevaciones independentistas

En la España de los Austrias, los reinos disponían de sus propias leyes y particularidades constitucionales e incluso existían fronteras entre los diversos territorios, Gracián escribe en la Monarquía de España, donde las provincias son muchas, las naciones diferentes, las lenguas varias, las inclinaciones opuestas, los climas encontrados, así como es menester gran capacidad para conservar, así mucha para unir.

Otro ejemplo lo tenemos en Francisco de Gilabert:

La monarquía de España, por ser tan extendida, se forma de diversos temperamentos de tierras, cuyas calidades dan diversas inclinaciones a sus habitadores.

El poder real era más absoluto en Castilla, debiendo el rey respetar los fueros de Aragón y las provincias vascas, así como de Portugal, Flandes, etc... por ello desde la monarquía se perseguirán medidas homogeneizadores a semejanza de las leyes castellanas, aunque desde de Castilla no se contempla una homogeneización legislativa ni fronteriza como atestigua el siguiente extracto del Consejo de Finanzas (1622), solo se solicita equidad fiscal:

El mayor beneficio de las fronteras son las provincias mismas, y por ello, es razonable el mantenerlas, si bien Castilla no debe llevar en solitario la carga fiscal [...] los castellanos están oprimidos y ahogados en tributos.

Pues existía una asimetría en cuanto las cargas del imperio, así Castilla cargaba exclusivamente con el peso de los enormes gastos de defensa. Por ello desde la corona de Castilla se considera que hay una disfunción fiscal y se busca un reparto de cargas, así lo atestigua el siguiente extracto de las Cortes castellanas de 1622:

La mejor solución sería un acuerdo mediante el cual los reinos y provincias de Aragón, Portugal, Navarra, Vizcaya y Guipúzcoa hagan una contribución equivalente de tropas, pues aunque todas se benefician de la defensa y conservación de la monarquía es un hecho que han escapado a sus costes. No hay justificiación para la exención. Por justicia natural, todos los que se benefician de algo común deben realizar sus apropiadas contribuciones. Es más, no poseen fueros o leyes que les conceda esa exención, y si el caso fuera, no sería justo invocarlas.

Pero, además, las desigualdades y diferencias no eran únicamente fiscales, sino también en cuanto a derechos y deberes de los ciudadanos con respecto a las instituciones a las que dependen. De hecho, los ciudadanos de un reino eran considerados extranjeros en otro, como por ejemplo los castellanos y portugueses para cargos institucionales, políticos y administrativos de la Corona de Aragón, lo cual no estaba permitido por sus constituciones. La naturalidad local fue un freno a la construcción de un Estado-nación español. Pero hubo nombramientos de castellanos eclesiásticos en Cataluña en el S. XVI lo que dio lugar a argumentos como menjar el pa de nostres fills, beure la sang de nostres pares los cans de Castella.

Como consecuencia, el Conde Duque de Olivares Gaspar Guzmán, intenta llevar a cabo una serie de proyectos de homogeneización y centralización de todos los reinos hispánicos emulando el absolutismo monárquico predominante en la época, su proyecto principal para alcanzar dicho objertivo será la Unión de Armas.

Así mismo, Gaspar de Guzmán escribe sus Papeles dados a Felipe IV sobre materias de gobierno de España y sus agregados (año 1625)[8], en el que, entre otras, y después de unas consideraciones previas sobre la importancia de que todos sus súbditos tengan los mismos derechos que los castellanos, para que estos dejen de ser vistos con celos y rencores en los demás reinos de España, Italia y Flandes, le hace llegar al rey la siguiente reflexión:

Tenga V. M. por el negocio más importante de su Monarquía, el hacerse Rey de España; quiero decir, Señor, que no se contente V. M. con ser Rey de Portugal, de Aragón, de Valencia, Conde de Barcelona sino que trabaje y piense con consejo mudado y secreto, por reducir 'estos reinos de que se compone España, al estilo y leyes de Castilla sin ninguna diferencia, que si V. M. lo alcanza será el Príncipe más poderoso del mundo.

Sin embargo, desde el resto de los reinos hispánicos se perciben los planes del Conde Duque como una pretensión de Castilla de dominar toda la península, es decir, España.

Los intentos absolutistas homegenizadores de los Austrias tuvieron como respuestas las dos grandes sublevaciones que tendrían lugar en 1640, la Guerra de Restauración por la que Portugal cambia de rey para reforzar su independencia, la frustrada Guerra de los segadores catalana (de esta última Francia se quedó con el Rosellón), así como el intento de secesión de Andalucía liderado por el Duque de Medina Sidonia.

El año 1674, cuando se intenta en Cádiz que, para comerciar con Indias, los catalanes tengan consulado propio, al igual que franceses, genoveses y demás extranjeros, el representante de los marinos catalanes escribe a la Reina en los siguientes términos:

Tener cónsul en una parte y tierra es por las naciones, que son propiamente naciones, pero no por aquellas que son inmediatas vasallas de una Corona, como lo son las cathalanas de la Real Corona de S. M. (q.D.g.), los quales como a propios vasallos son y se nombran españoles, siendo como es indubitable que Cathaluña es España» (...) «No ha sido ni es de quitar a los cathalanes al ser tenidos por españoles, como lo son, y no por naciones...

Se puede concluir que el nacionalismo español con los Austrias estaba profundamene vinculado a la monarquía. La organización era compleja pues cada territorio continuaba con leyes propias y organización medievales. Esto último chocaría en ocasiones con una monarquía cada vez más influida por el creciente absolutismo en Europa.

Volver al inicio de Hispania a España

Llegada de los Borbones: Felipe V y la guerra de sucesión

La Guerra de Sucesión no comienza en territorio español hasta 1704, pues hasta ese momento no se discute la legitimidad de Felipe V al trono español (al que accede en 1700 por el testamento de Carlos II). La oposición al nuevo rey se produce tras la alianza antifrancesa que en 1702 unen a Inglaterra, Holanda, Austria y Portugal para defender sus propios intereses. El mayor problema que se le ve al delfín es que es francés y se le contempla con recelo desde sectores de las dos coronas, existe un recelo hacia Francia y se teme por España:

Franceses y más franceses 
se ven por todas las calles y nos dice cata Francia
España que ya acabaste

Si bien la mayor hostilidad la encontrará Felipe V en la corona de Aragón, pero ni aún cuando la propaganda proborbónica hace alusión al origen carolingio de la marca hispánica consigue convencer de la naturalidad de un rey francés para Cataluña:

Felipe V no es extraño sino patricio, natural y buen catalán cuando la real sangre que alimenta sus venas ha salido de los cristales transparentes de este prerenne y claro frente de nobleza del Principado de Cataluña [...] El rey de Francia, Pepino (sic), hijo de Carlos Martel y padre de Carlomagno envió a Cataluña para gobernar a su sobrino Wilfredo.

E incluso en el Reino de Valencia, la animadversión no sólo se debía por su origen francés, sino también por el apoyo que éste brinda a los intereses de la nobleza castellana, del que recientemente se tuvo conflictos sobre la propiedad agraria en la Segunda Germanía (1690). Así lo atestiguaba el grito de los cuarenta y siete soldados de la Relación de Miqueletes de Villarreal que partían a luchar en el bando austriacista:

Ni França ni Espanya, sinó visca la terra y muyra malgovern
Como transfondo de este conflicto dinástico también estaba el choque de intereses en el comercio con América, entre la monarquía francesa y española, por un lado, y la monarquía inglesa y holandesa por otro lado.

Todo se lo llevarían los ingleses y los holandeses y no serviría de nada aquel vasto mundo a los españoles a quienes ha costado tantos trabajos, tanta sangre y tantas vidas.

Otra muestra es este extracto de La locura holandesa:

Todos saben que los holandeses no desean sino enflaquecer la Monarquía de España, pues de ciento y cuarenta años a esta parte, su aplicación principal ha sido trabajar en su abatimientos.

El tratado de Utrecht daría la razón a ambas posturas, los dominios europeos de la Corona española se reducirían en gran medida, repartiéndose entre los diferentes contendientes los dominios extrapeninsulares: Menorca y Gibraltar (a Inglaterra), Sicilia (a Francia), el Milasenado, Nápoles y Cerdeña (a Austria), Gueldres del Norte (a Brandenburgo) y la barrera flamenca (a los Países Bajos), además de la pérdida del monopolio comercial con América. La concepción territorial actual de España ya se asemeja con el nuevo conjunto de dominios territoriales bajo una misma soberanía, depositaria en el rey Felipe V, a excepción de Menorca y de las colonias americanas.

Aunque Felipe V gozó de apoyos en ambas coronas, al igual que la apuesta por el archiduque Carlos, el pueblo castellano se decide mayormente por el candidato francés y la corona aragonesa por el archiduque Carlos. El objetivo de la apuesta aragonesa (catalana mayormente) era conseguir una mayor influencia sobre el conjunto de España a través de la corona, en un principio la apuesta con más probabilidades de éxito parecía ser la del archiduque Carlos y la alianza. A lo que hay que añadir la experiencia negativa del yugo francés en el periodo 1641-52, debido a que la Generalidad, vista la inviabilidad de su recientemente proclamada República Catalana independiente, nombra a Luis XIII Conde de Barcelona. Castilla por su parte, aparte de considerar a Felipe V como la opción legítima, no había tenido una buena experiencia con los Austrias en el aspecto económico y fiscal.

Tras la derrota del pretendiente austriaco a la sucesión del trono, Felipe V de España se van publicando decretos de Nueva Planta, diferentas para Aragón y Valencia (1707), Aragón (1711), Baleares (1715), y Cataluña (1716). En ellos, como castigo por su rebelión, deroga parte de los fueros y derechos de los territorios de la Corona de Aragón sobre los que considera tener derecho de conquista. Algunos interpretan que, de esta manera, con el nuevo rey Borbón, se sientan las bases fundamentales del proceso de unificación política, administrativa y jurídica de España, con la aplicación de las Cortes, Leyes, y Costumbres del Reino de Castilla a la Corona de Aragón. Sin embargo, los decretos tenían matices y efectos diferentes según el territorio histórico (por ejemplo, Valencia, y Aragón mantienen su derecho civil y parte de sus fueros e instituciones, mientras que Catalunya no, y es duramente reprimida) y, además, no afectaron al Valle de Arán, Navarra y las Provincias Vascongadas, los cuales mantienen sus fueros por haber sido leales a Felipe de Anjou.

Volver al inicio de Hispania a España

EDAD CONTEMPORÁNEA

En 1802, mediante el Tratado de Amiens se incorpora a España Menorca quedando por primera vez todo el territorio actual de España gobernado por las mismas cortes.

Hasta Isabel II, los reyes siguen utilizando normalmente todos sus títulos, y la forma abreviada de Rey de las Españas y de las Indias.

La constitución de 1808

La constitución de 1808 es la primera Constitución promulgada en España, aunque muchos no la consideran Constitución, sino Carta Otorgada.
Pese a que aboga por la supresión de las aduanas interiores, deja este aspecto para más adelante, al decir

Art. 144. Los fueros particulares de las provincias de Navarra, Vizcaya, Guipúzcoa y Alava se examinarán en las primeras Cortes, para determinar lo que se juzgue más conveniente al interés de las mismas provincias y al de la nación
Por primera vez en la historia de España, establece que el Rey solo utilizará el título abreviado.

Art. 4. En todos los edictos, leyes y reglamentos, los títulos del Rey de las Españas serán: D. N..., por la gracia de Dios y por la Constitución del Estado, Rey de las Españas y de las Indias.

La Constitución de 1812

En la La Constitución de 1812, referente a la organización territorial, se reconocía la integración del Estado en comarcas y provincias con cierta descentralización incipiente de carácter administrativo. El gobierno se articulaba a través de Diputaciones y Ayuntamientos y se preveía la figura del Jefe Superior, nombrado por el Rey, al que se le confería el gobierno político de las provincias y presidencia de los Ayuntamientos (donde hubiere). Es una excepción al principio electivo, interferencia del poder central en las instituciones locales y un precedente de la institución del Gobernador civil.

En las Cortes de Cádiz participan representantes de las provincias españolas y también de los territorios americanos y de Filipinas. Se derogan los señoríos jurisdiccionales, desapareciendo así la división entre señorío y realengo.

Fernando VII e Isabel II

Artículos relacioandos: Ilustración en España y Reinado de Isabel II de España
Fernando VII vuelve a usar todos sus títulos, manteniendo la forma de Rey de la Españas y de las Indias como forma abreviada.
Su hija Isabel II, bajo la regencia de su madre, también utiliza todos sus títulos hasta la Constitución de 1837 en cuyo preámbulo dice:

Doña Isabel II, por la gracia de Dios y la Constitución de la Monarquía española, Reina de las Españas; y en su Real nombre, y durante su menor edad, la Reina viuda su madre Doña María Cristina de Borbón, Gobernadora del Reino;

La división provincial de Javier de Burgos

Se sustituyen la organización de reinos y principados de hasta entonces por una organización únicamente provincial.

Del Real Decreto de 30 de noviembre de 1833. Art. 2º:

"La Andalucía, que comprende los reinos de Córdoba, Granada, Jaén y Sevilla, se divide en las ocho provincias siguientes: Córdoba, Jaén, Granada, Almería, Málaga, Sevilla, Cádiz y Huelva.

El de Aragón se divide en tres provincias, a saber: Zaragoza, Huesca y Teruel.

El principado de Asturias forma la provincia de Oviedo.

Castilla la Nueva continúa dividida en la cinco provincias de Madrid, Toledo, Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara.

Castilla la Vieja se divide en ocho provincias, a saber: Burgos, Valladolid, Palencia, Ávila, Segovia, Soria, Logroño y Santander.

Cataluña se divide en cuatro provincias, a saber: Barcelona, Tarragona, Lérida y Gerona.

Extremadura se divide en las de Badajoz y Cáceres.

El Reino de León en las de León, Salamanca y Zamora.

El de Murcia en las de Murcia y Albacete.

El de Valencia en las de Valencia, Alicante y Castellón de la Plana.

Pamplona, Vitoria, Bilbao y San Sebastián son las capitales de las provincias de Navarra, Álava, Vizcaya y Guipúzcoa.

Palma la de las Islas Baleares.

Santa Cruz de Tenerife la de las Islas Canarias".

La ley paccionada

Al finalizar la Primera Guerra Carlista (1839), en el Convenio de Vergara el General Espartero se compromete a que los fueros de Navarra se mantendrían o modificarían, pero no se suprimirían.

El resultado final de este compromiso es la Ley Paccionada, por la que Navarra pasa a ser provincia en vez de reino, pero mantiene algunos de sus privilegios.

Como se puede apreciar en el mapa de la derecha, extraído de la publicación Cartografía hispano-científica o sea los mapas españoles : en que se representa a España bajo todas sus diferentes fases de D. Francisco Jorge Torres Villegas editada en Madrid en 1852 y 1857. España, según el régimen especial común de sus provincias, se podía considerar compuesta por una España Uniforme o Puramente Constitucional, que corresponde a los antiguos territorios del Reino de Castilla y León, una España Incorporada o Asimilada, que corresponde a los antiguos reinos de la Corona de Aragón, y una España Foral, formada por Navarra y las Provincias Vascongadas.

Revolución de 1868

Tras la revolución de septiembre de 1868 que supuso el destronamiento de la reina Isabel II, se empieza a utilizar oficialmente la denominación España, en singular. Las monedas emitidas en esa época llevan la leyenda España.

Amadeo de Saboya

Es el primero en denominarse Rey de España. A partir de él, todos los demás reyes de España mantienen esa denominación.

HISTORIA RECIENTE

El 1975 se descoloniza el Sahara Occidental, adquiriendo España la extensión territorial que ha perdurado hasta la actualidad.

Por la constitución de 1978 se crean las Comunidades Autónomas. El estado se irá descentralizando progresivamente, relegando competencias a las comunidades autónomas.

Referencias

  • Saint James's Catapult: The Life and Times of Diego Gelmírez of Santiago de Compostela R. A. Fletcher

  • "Oh verdaderamente digno y más Santo Apóstol que refulge como áurea cabeza de España, nuestro protector y patrono nacional, evitando la peste, se del cielo salvación, aleja toda enfermedad, calamidad y crimen. Muéstrate piadoso, protegiendo al rebaño a ti encomendado, se manso pastor para el rey, el clero y el pueblo, que con tu ayuda disfrutemos de los gozos de lo alto, que nos revistamos de la gloria del reino conquistado, que por ti nos libremos del infierno eterno."

  • Saint James's Catapult: The Life and Times of Diego Gelmírez of Santiago de Compostela R. A. Fletcher

  • Fita Colomé, Fidel. "Carta-puebla de Monterreal en la provincia de Pontevedra. Diploma inédito de los Reyes Católicos". Boletín de la Real Academia de la Historia, tomo 19 (1891), pp. 457-475. Publicación electrónica en 2005 de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Universidad de Alicante. Dirección web:

  • Instrucciones de Carlos V a Felipe II (Palamós, 4 de mayo de 1543)

  • http://asv.vatican.va/es/doc/1556-1598.htm Sello de Felipe II de España del Archivo Secreto Vaticano

  • Intervención de José Antonio Labordeta en el Debate de investidura de Aznar.

  • Páginas 18, 19 y 20 de Martín Sanz, Francisco. "La Política Internacional de Felipe IV", Segovia 1998, Depósito Legal SG-42/1.998. Versión web: http://latindex.com/cultura/FelipeIV/index.htm

  • Página 18, penúltimo párrafo de El fet Català. Pierre Vilar.1983

  • Gil, Vicent. "Rectors, maultes i militars", Mayo de 2000, Villarreal.

  • Revista de Vila-real "CADAFAL".

  • Dirección web:

  • http://vila-real.com/cadafal/maig00/rectors.htm

  • Fuente: wikpedia.org

He recopilado estas fotos y estos artículos de Internet desde hace tiempo. Cuando engendré esta página, ya no me acordaba de qué sitios me los había recopilado y al publicarlos creía que los autores me iban a encontrar y pedirme que les hiciera referencia, o que retirara las imágenes y los artículos, por esto pongo el siguiente anuncio: Si eres autor de alguna de estas imágenes o artículos te pido que me disculpes si la fuente no aparece debidamente citada aquí, es que tras haber hecho tantas recopilaciones, puede que me haya olvidado de alguna fuente. De ser así te pido que me avises de la autoría de los mismos para ponerla en el menor plazo posible.                    esf@espanolsinfronteras.com

....................................................................................

 

Búsqueda personalizada

 

                                   Principal Arriba Introducción De Hispania a España Historia de España Los Reyes de España Arquitectura de España Mapa de España Indicadores Infraestructura Medio ambiente Población Política Economía Banderas y Escudos